close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

No vamos a perdonar lo que le hicieron: tías de Calcetitas Rojas narran maltratos que sufrió

Las tías de Lupita, la niña asesinada a golpes que nadie reclamó durante nueve meses, piden castigo para su hermana por permitir que la mataran. Activistas exigen poner foco a los crímenes contra menores.
Cuartoscuro
Por Claudia Altamirano
11 de enero, 2018
Comparte

Antes de ser asesinada a golpes, presuntamente por su padrastro, la vida de la pequeña Lupita, cuyo cadáver fue encontrado el pasado 18 de marzo en las inmediaciones del Bordo de Xochiaca, no fue mucho mejor. A los nueve meses de nacida, su madre fue detenida por robo y estuvo presa dos años. La niña vivió en casa de su abuela, de una amiga de la familia y en la calle. Padeció hambre, pobreza, violencia y abandono. Ni siquiera tuvo una identidad jurídica porque nunca fue registrada. “Anduvo de aquí para allá”, dicen Marina y Luz María Medina, quienes aseguran ser sus tías y buscan justicia para su sobrina.

El cuerpo de Lupita (como fue identificada por sus familiares), de aproximadamente 4 años, fue hallado semidesnudo hace ya 10 meses con golpes y quemaduras en el municipio de Netzahualcóyotl, Estado de México. Sólo llevaba puesta una sudadera, una cobija en la cabeza y una calcetas, motivo por el cual su caso fue conocido como ‘calcetitas rojas’.

Pasó mucho tiempo antes de que sus restos fueran identificados. Fue hasta diciembre pasado que la Fiscalía del Estado de México inició un proceso contra su madre y su padrastro (Yadira y Pablo) identificados como los supuestos asesinos, esto gracias a las investigaciones y denuncias de organizaciones civiles.

Este miércoles, las tías de la pequeña, Marina y Luz Marina Medina, ofrecieron una conferencia de prensa acompañadas por la activista Frida Guerrera y el sacerdote Alejandro Solalinde, quienes siguieron el casos desde un inicio. En ésta dieron detalles sobre la menor; la vida de Lupita no fue nada fácil.

Un año antes de su asesinato, en 2016, la pequeña buscó una familia tocando puertas. “Llegué yo solita”, dice en un video presentado este miércoles por sus tías. En enero de 2017 pasó su último día de Reyes en una casa, donde le tomaron fotografías que presentaron como evidencia de su relación con ella. De la misma forma, en esta conferencia sus familiares confirmaron la identidad de la menor: su nombre era Lupita, el próximo 16 de enero iba a cumplir cinco años y este era su rostro.

De acuerdo con las autoridades mexiquenses, la niña fue reconocida por sus prendas. Por su parte, la activista Frida Guerrera, en noviembre pasado divulgó un retrato de la niña hecho por una artista forense, junto con un nombre tentativo: Lupita. Gracias a esta imagen, Marina Medina se enteró y contactó a Frida, confirmaron que se trataba de su sobrina y este miércoles revelaron su identidad y su historia.

Según con las tías de Lupita; Yadira, madre de la menor, tiene 30 años y cuatro hijos, la mayor de 14 años y la menor de cuatro, Lupita. Relatan que Yadira se fue de su casa desde los 12 años y desde entonces ha vivido en la calle y temporalmente con alguna vecina, de vuelta con su madre y más recientemente, con su pareja, Pablo.

Yadira y Pablo, están detenidos en el penal de Nezahualcóyotl por el delito de feminicidio desde finales de diciembre pasado, ya que según la primera versión surgida de sus declaraciones, reprendieron a la niña por no avisar que necesitaba ir al baño y porque no dejaba de llorar, y fue Pablo quien la golpeó hasta matarla.

Yadira es adicta a los inhalantes desde hace muchos años, pero según sus hermanas, empezó a robar hasta que se relacionó con Pablo, y vendían lo que robaban en la estación Pantitlán del Metro. “Antes le trabajábamos a una señora, vendíamos verdura en la calle”, cuenta Luz María Medina a Animal Político. Las hermanas de Yadira, a quien su familia llama “Montse”, afirman que sus padres no tuvieron una relación estable sino intermitente, mientras que su situación económica siempre fue precaria.

Marina también vive aparte de la familia y no tenía contacto frecuente con Yadira, razón por la cual tardó meses en notar la ausencia de Lupita. “Yo sí la veía en la calle y nos saludábamos como lo que somos, como hermanas, a veces iba a la casa pero no hablábamos mucho. Luego la volvía a ver a lo mejor hasta el otro año”, asegura.

En algún momento la familia intentó recuperar a ‘Montse’, incluso ella pasó una temporada en un centro de rehabilitación, pero recayó al salir. Cuando intentó hacerse cargo de la niña no se lo permitieron, ya que sólo comparte con sus hermanas el primer apellido porque su padre la registró con los suyos. “Por eso luego tengo muchos problemas cuando las quiero ayudar porque Yadira no sabe escribir ni leer, no estudió. Cuando tienen algún papel que tienen que arreglar es cuando van y me buscan, pero a veces se complica por los apellidos”, explica Marina. Esta es una de las razones por las que la fiscalía mexiquense se niega a reconocerla como familiar de Lupita y otorgarle con ello la calidad de víctima, lo que les daría la protección de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Sus tías se enteraban esporádicamente de su paradero por familiares o conocidos, y cuando le preguntaban a Yadira por ella les decía que estaba bien, por lo que en los meses que el cuerpo de Lupita permaneció en el forense, Marina y Luz María aseguran que no sabían que estaba muerta. “Yo una ocasión le pregunté por la niña, no recuerdo en qué mes, y me dijo que estaba con su cuñada”, refiere Marina. “Yo cuando la vi le dije ‘quiero ver a Lupita’, y me dijo que ya se la había llevado Chiquis”, agrega Luz María refiriéndose al padre biológico de la niña, quien nunca asumió su paternidad. “A través de mi hija le pregunté a su prima y dijo que no era cierto porque Chiquis está anexado. De ahí ya no supimos nada, creíamos que la niña estaba bien porque eso nos dijo mi hermana”.

No han tenido ningún contacto con ella desde que supieron del asesinato y la postura de toda la familia es no ayudarla sino al contrario: exigen castigo para ella y su pareja. “Yo no le voy a perdonar lo que hizo con la niña. Es mi sangre, sí, pero yo no perdono porque tengo una hija adolescente y no me gustaría que el día de mañana mi hija pasara por lo mismo. Yo ni quiero verla ni a ella ni a él. A lo mejor si ella hubiera hablado no hubiera pasado esto, ella tiene que pagar. Yo no quiero verla”, sentencia Luz María Medina.

Familiares habían alertado a las autoridades

Según relataron en la conferencia la familia y sus acompañantes legales -Frida Guerrera, la criminalista Cecilia Cruz y el Padre Alejandro Solalinde-, la madre de Pablo avisó al DIF local que la niña había recibido golpes muy fuertes desde el día de los hechos, pero nadie acudió. Un día después, el 18 de marzo de 2017, fue encontrado el cuerpo en el Bordo de Xochiaca con una cobija y las calcetas rojas con las que se le identificó en los medios. Esta desatención, advierten los activistas, no es un caso aislado. Los crímenes contra niños son cada vez más frecuentes, por lo que exigen atender el problema en su justa dimensión.

“El caso de Lupita debería ser un parteaguas en el tema de la niñez en el país, se dice muchísimo que hay un Sistema de protección a la niñez que lidera Ricardo Bucio a nivel nacional, que todos los DIF están vigilantes de los niños y eso es mentira. Nosotros por el caso de la niña estuvimos en Nezahualcóyotl y en Chimalhuacán y hay muchas niñas en esta situación. Todo el país es así, y el DIF no hace mucho, esto debe ser un parteaguas para ellos como instituciones y para nosotros como sociedad”, demandó Frida Guerrera durante la conferencia, en referencia al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y el SIPINNA (Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes).

Apenas en agosto de 2017, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong –quien renunció al cargo este miércoles– lanzó junto con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la ‘Alianza por una Niñez sin Violencia’ para combatir el maltrato infantil en todas sus modalidades: abusos físicos, emocionales, la trata, la tortura, el castigo, el abuso escolar y virtual. En el evento, el funcionario dijo que el gobierno mexicano está comprometido a poner fin a este flagelo, del cual ofreció cifras concretas: en México el 60% de los menores de 14 años han recibido algún tipo de castigo físico o psicológico en su casa, y en ocho de cada 10 casos de maltrato infantil los padres son señalados como culpables. Sin embargo, después de este evento ha ocurrido por lo menos una decena de homicidios de menores de edad en varios estados del país.

“No es posible que estemos viendo cómo asesinan niños y no estemos haciendo nada”, advierte Frida Guerrera.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo es posible que Uber sobreviva con pérdidas de 1.2 millones de dólares sin obtener beneficios

Según el último informe trimestral de la empresa sus ingresos subieron pero mucho más sus pérdidas, y sus acciones cayeron hasta un 7% al abrirse los mercados. ¿Registrará Uber ganancias alguna vez?
Getty Images
6 de noviembre, 2019
Comparte

Los inversionistas de Uber han esperado pacientemente un retorno de ganancias. Sin embargo, a juzgar por el último informe trimestral, tendrán que esperar un poco más.

La app de transporte compartido que se ha expandido al reparto de comida a domicilio, ya lleva 10 años en un creciente mercado global y sigue perdiendo dinero.

Aunque su clientela de base ha crecido y sus ingresos han mejorado, el balance sigue siendo negativo.

Las últimas cifras destacan que sus ingresos subieron casi 30% hasta US$3.810 millones pero sus pérdidas netas están en casi US$1.200 millones.

La empresa se caracteriza por permitir que pasajeros y conductores se califiquen a sí mismos. ¿Qué calificación recibiría Uber hoy?

¿Fin de los subsidios?

Hay que tener en cuenta que lo que hace Uber es proveer un software que elimina intermediarios.

No hay que llamar a un conmutador para que luego despache un taxi, se hace todo online. Esa tecnología corta los gastos mucho, pero no lo suficiente.

Pasajeros esperando un vehículo de Uber en un aeropuerto
Getty Images

La revolución de Uber fue haber eliminado el intermediario en el mundo del taxi, lo que bajó los costos del transporte.

“A medida que pasa el tiempo, esa tecnología ha quedado a disposición de casi todos, incluyendo las empresas de taxi y eso minimiza la ventaja de Uber“, le dijo a la BBC Adam Leshinsky, autor de “Wild Ride: Inside Uber´s Quest for World Domination” (“Viaje salvaje: la búsqueda de Uber por dominar el mundo”).

“Lo que tiene Uber es un tamaño tremendo y facilidad de uso”, añadió.

Ese tamaño lo ha logrado volviéndose muy competitivo en los mercados donde opera porque subsidia los viajes. Pero, para Adam Leshinsky eso tiene que acabar.

“La principal manera que Uber y sus competidores como Lift podrían hacer dinero es si su brutal competencia en precios termina. Actualmente subsidian sus viajes en muchos mercados alrededor del mundo y lo han estado haciendo durante muchos años. Si sus precios suben, tendrían mejores perspectivas de ganancia”, considera el autor.

Al mismo tiempo, sin embargo, si suben los precios no gozaría de una base de clientela tan grande, pues ese es el fuerte que presentan. Pero Leshinsky considera que Uber tendrá mucha dificultad para lograr beneficios en un futuro.

“Si llegaran a registrar ganancias, eso vendrá a cambio de crecimiento. Ya están tratando de recortar gastos en un esfuerzo por llegar a beneficios. Cuanto más recortan los gastos se hace más difícil desarrollar el negocio. Los veo trastabillando así durante mucho tiempo”.

Problemas laborales y competencia

Por otra parte, a la empresa se la ha criticado por el pago a los choferes y la relación con los empleados, si son, en efecto, empleados o no.

Protesta frente a Wall Street contra el trato de las empresas de transporte compartido con sus empleados

Getty Images
Los conductores han protestado contra varias empresas de transporte compartido.

Eso ha significado una lucha constante con los reguladores y legisladores. En California, uno de los mercados principales de Uber, aprobaron una ley que exige que trate a sus conductores como empleados.

Uber está luchando por conseguir una exención en ese aspecto. “Si no lo logran y tienen que pagar a sus conductores como empleados de planta o restringir las horas que trabajan será otra razón por la cual tendrán dificultades para hacer dinero”, explicó Adam Leshinsky.

El otro desafío para la empresa, naturalmente, es la competencia.

“Siempre habrá alguien que llegue ofreciendo un mejor acuerdo, tanto a los conductores como a los consumidores, lo que reducirá tus ingresos en el mercado”, expresó a la BBC Peter Morici, profesor de economía de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

“Mi opinión es que será un espacio que por mucho tiempo será muy difícil para hacer dinero”.

El app de Lyft en un móvil

Getty Images
Muchas otras compañías han entrado en el mercado.

En EE.UU. hay alternativas como Lyft, y en Europa Via, que se basa en varios pasajeros compartiendo un mismo vehículo.

“Contrario a Uber, no se han ido por otros sectores como los vehículos automatizados, ni han intentado entrar en América Latina”, señala Morici.

Una considerable fuente de problemas para Uber han sido sus otras cuatro divisiones que también están perdiendo dinero.

Por ejemplo, Uber Eats -que despacha comidas a domicilio- es la segunda división más importante de la empresa. Representa 17% de los ingresos registró y un crecimiento de 64%, pero sus pérdidas fueron 67% más altas que el año pasado.

El modelo Amazon

Para una empresa tecnológica que ha tenido tantos problemas alcanzar un punto de ganancias la promesa del director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, de que la compañía reportaría ganancias para 2021 podría generar dudas.

El director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi

Getty Images
Khosrowshahi prometió que la empresa generaría ganancias para 2021.

Pero otras empresas en el pasado invirtieron grandes sumas con el objetivo de lograr una competitividad futura.

Uno de los ejemplos obvios es Amazon, a la que le tomó muchísimo tiempo registrar ganancias, aunque sus pérdidas se debían a que invertía en la construcción de infraestructura, como bodegas de almacenamiento, y para sentar las bases de lo que sería una barrera impenetrable en torno a la empresa.

En el caso de Uber, los expertos se preguntan si sus subsidios e inversiones están creando una creciente clientela leal y un sistema más fuerte necesarios para garantizar ganancias.

Tanto el profesor Peter Morici como Adam Leshinsky coinciden en que más empresas entrarán en este mercado del transporte compartido.

Leshinsky, sin embargo, vaticina que todas se fusionarán en un solo producto.

“No se cuándo ni cómo será, pero estoy bastante seguro de que así se verá en el futuro, y reiremos de este período intenso y desordenado en el que nos encontramos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dkYbXmjFBn0

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

https://www.youtube.com/watch?v=WwvLDxhYclw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.