close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
No vamos a perdonar lo que le hicieron: tías de Calcetitas Rojas narran maltratos que sufrió
Las tías de Lupita, la niña asesinada a golpes que nadie reclamó durante nueve meses, piden castigo para su hermana por permitir que la mataran. Activistas exigen poner foco a los crímenes contra menores.
Cuartoscuro
Por Claudia Altamirano
11 de enero, 2018
Comparte

Antes de ser asesinada a golpes, presuntamente por su padrastro, la vida de la pequeña Lupita, cuyo cadáver fue encontrado el pasado 18 de marzo en las inmediaciones del Bordo de Xochiaca, no fue mucho mejor. A los nueve meses de nacida, su madre fue detenida por robo y estuvo presa dos años. La niña vivió en casa de su abuela, de una amiga de la familia y en la calle. Padeció hambre, pobreza, violencia y abandono. Ni siquiera tuvo una identidad jurídica porque nunca fue registrada. “Anduvo de aquí para allá”, dicen Marina y Luz María Medina, quienes aseguran ser sus tías y buscan justicia para su sobrina.

El cuerpo de Lupita (como fue identificada por sus familiares), de aproximadamente 4 años, fue hallado semidesnudo hace ya 10 meses con golpes y quemaduras en el municipio de Netzahualcóyotl, Estado de México. Sólo llevaba puesta una sudadera, una cobija en la cabeza y una calcetas, motivo por el cual su caso fue conocido como ‘calcetitas rojas’.

Pasó mucho tiempo antes de que sus restos fueran identificados. Fue hasta diciembre pasado que la Fiscalía del Estado de México inició un proceso contra su madre y su padrastro (Yadira y Pablo) identificados como los supuestos asesinos, esto gracias a las investigaciones y denuncias de organizaciones civiles.

Este miércoles, las tías de la pequeña, Marina y Luz Marina Medina, ofrecieron una conferencia de prensa acompañadas por la activista Frida Guerrera y el sacerdote Alejandro Solalinde, quienes siguieron el casos desde un inicio. En ésta dieron detalles sobre la menor; la vida de Lupita no fue nada fácil.

Un año antes de su asesinato, en 2016, la pequeña buscó una familia tocando puertas. “Llegué yo solita”, dice en un video presentado este miércoles por sus tías. En enero de 2017 pasó su último día de Reyes en una casa, donde le tomaron fotografías que presentaron como evidencia de su relación con ella. De la misma forma, en esta conferencia sus familiares confirmaron la identidad de la menor: su nombre era Lupita, el próximo 16 de enero iba a cumplir cinco años y este era su rostro.

De acuerdo con las autoridades mexiquenses, la niña fue reconocida por sus prendas. Por su parte, la activista Frida Guerrera, en noviembre pasado divulgó un retrato de la niña hecho por una artista forense, junto con un nombre tentativo: Lupita. Gracias a esta imagen, Marina Medina se enteró y contactó a Frida, confirmaron que se trataba de su sobrina y este miércoles revelaron su identidad y su historia.

Según con las tías de Lupita; Yadira, madre de la menor, tiene 30 años y cuatro hijos, la mayor de 14 años y la menor de cuatro, Lupita. Relatan que Yadira se fue de su casa desde los 12 años y desde entonces ha vivido en la calle y temporalmente con alguna vecina, de vuelta con su madre y más recientemente, con su pareja, Pablo.

Yadira y Pablo, están detenidos en el penal de Nezahualcóyotl por el delito de feminicidio desde finales de diciembre pasado, ya que según la primera versión surgida de sus declaraciones, reprendieron a la niña por no avisar que necesitaba ir al baño y porque no dejaba de llorar, y fue Pablo quien la golpeó hasta matarla.

Yadira es adicta a los inhalantes desde hace muchos años, pero según sus hermanas, empezó a robar hasta que se relacionó con Pablo, y vendían lo que robaban en la estación Pantitlán del Metro. “Antes le trabajábamos a una señora, vendíamos verdura en la calle”, cuenta Luz María Medina a Animal Político. Las hermanas de Yadira, a quien su familia llama “Montse”, afirman que sus padres no tuvieron una relación estable sino intermitente, mientras que su situación económica siempre fue precaria.

Marina también vive aparte de la familia y no tenía contacto frecuente con Yadira, razón por la cual tardó meses en notar la ausencia de Lupita. “Yo sí la veía en la calle y nos saludábamos como lo que somos, como hermanas, a veces iba a la casa pero no hablábamos mucho. Luego la volvía a ver a lo mejor hasta el otro año”, asegura.

En algún momento la familia intentó recuperar a ‘Montse’, incluso ella pasó una temporada en un centro de rehabilitación, pero recayó al salir. Cuando intentó hacerse cargo de la niña no se lo permitieron, ya que sólo comparte con sus hermanas el primer apellido porque su padre la registró con los suyos. “Por eso luego tengo muchos problemas cuando las quiero ayudar porque Yadira no sabe escribir ni leer, no estudió. Cuando tienen algún papel que tienen que arreglar es cuando van y me buscan, pero a veces se complica por los apellidos”, explica Marina. Esta es una de las razones por las que la fiscalía mexiquense se niega a reconocerla como familiar de Lupita y otorgarle con ello la calidad de víctima, lo que les daría la protección de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Sus tías se enteraban esporádicamente de su paradero por familiares o conocidos, y cuando le preguntaban a Yadira por ella les decía que estaba bien, por lo que en los meses que el cuerpo de Lupita permaneció en el forense, Marina y Luz María aseguran que no sabían que estaba muerta. “Yo una ocasión le pregunté por la niña, no recuerdo en qué mes, y me dijo que estaba con su cuñada”, refiere Marina. “Yo cuando la vi le dije ‘quiero ver a Lupita’, y me dijo que ya se la había llevado Chiquis”, agrega Luz María refiriéndose al padre biológico de la niña, quien nunca asumió su paternidad. “A través de mi hija le pregunté a su prima y dijo que no era cierto porque Chiquis está anexado. De ahí ya no supimos nada, creíamos que la niña estaba bien porque eso nos dijo mi hermana”.

No han tenido ningún contacto con ella desde que supieron del asesinato y la postura de toda la familia es no ayudarla sino al contrario: exigen castigo para ella y su pareja. “Yo no le voy a perdonar lo que hizo con la niña. Es mi sangre, sí, pero yo no perdono porque tengo una hija adolescente y no me gustaría que el día de mañana mi hija pasara por lo mismo. Yo ni quiero verla ni a ella ni a él. A lo mejor si ella hubiera hablado no hubiera pasado esto, ella tiene que pagar. Yo no quiero verla”, sentencia Luz María Medina.

Familiares habían alertado a las autoridades

Según relataron en la conferencia la familia y sus acompañantes legales -Frida Guerrera, la criminalista Cecilia Cruz y el Padre Alejandro Solalinde-, la madre de Pablo avisó al DIF local que la niña había recibido golpes muy fuertes desde el día de los hechos, pero nadie acudió. Un día después, el 18 de marzo de 2017, fue encontrado el cuerpo en el Bordo de Xochiaca con una cobija y las calcetas rojas con las que se le identificó en los medios. Esta desatención, advierten los activistas, no es un caso aislado. Los crímenes contra niños son cada vez más frecuentes, por lo que exigen atender el problema en su justa dimensión.

“El caso de Lupita debería ser un parteaguas en el tema de la niñez en el país, se dice muchísimo que hay un Sistema de protección a la niñez que lidera Ricardo Bucio a nivel nacional, que todos los DIF están vigilantes de los niños y eso es mentira. Nosotros por el caso de la niña estuvimos en Nezahualcóyotl y en Chimalhuacán y hay muchas niñas en esta situación. Todo el país es así, y el DIF no hace mucho, esto debe ser un parteaguas para ellos como instituciones y para nosotros como sociedad”, demandó Frida Guerrera durante la conferencia, en referencia al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y el SIPINNA (Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes).

Apenas en agosto de 2017, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong –quien renunció al cargo este miércoles– lanzó junto con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la ‘Alianza por una Niñez sin Violencia’ para combatir el maltrato infantil en todas sus modalidades: abusos físicos, emocionales, la trata, la tortura, el castigo, el abuso escolar y virtual. En el evento, el funcionario dijo que el gobierno mexicano está comprometido a poner fin a este flagelo, del cual ofreció cifras concretas: en México el 60% de los menores de 14 años han recibido algún tipo de castigo físico o psicológico en su casa, y en ocho de cada 10 casos de maltrato infantil los padres son señalados como culpables. Sin embargo, después de este evento ha ocurrido por lo menos una decena de homicidios de menores de edad en varios estados del país.

“No es posible que estemos viendo cómo asesinan niños y no estemos haciendo nada”, advierte Frida Guerrera.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
6 métodos extraños que usaban en el pasado para evitar los embarazos
Te contamos algunos de los métodos más raros que empleaban muchas mujeres de antaño.
28 de abril, 2019
Comparte

Quienes quieren disfrutar del sexo sin riesgo de embarazo tienen, hoy día, numerosos métodos anticonceptivos a su disposición.

Muchas mujeres prefieren la píldora mientras que otras se inclinan por un dispositivo intrauterino hormonal o un diafragma, y hay quienes optan por el condón ya que además de servir para evitar el embarazo, ofrece protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

¿Pero cómo se cuidaban las mujeres o las parejas en el pasado, antes de que se desarrollaran estos métodos científicos con resultados probados?

Aquí compartimos algunos de los métodos más llamativos (y algunos incluso peligrosos).

Heces de cocodrilo

Para evitar el embarazo, las mujeres en el antiguo Egipto recurrían a un método tan curioso como oloroso.

Se insertaban dentro de la vagina o en la vulva una sustancia pastosa hecha con excremento de cocodrilo y leche ácida.

Lo que se buscaba con este ungüento era crear una barrera ácida que impidiese el paso del esperma.

Es difícil creer que este método antihigiénico haya resultado efectivo, a menos que su eficacia haya radicado en el olor de la mezcla, o incluso en la idea misma, capaz de quitarle el deseo hasta al más apasionado.

Otro método empleado por aquellas reacias a introducirse heces en la vagina era una mezcla de miel y bicarbonato de soda.

Pesario de bloque

El pesario de bloque se utilizaba como método anticonceptivo hacia finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX en Europa.

Este incómodo dispositivo se colocaba en el cuello del útero de la mujer por hasta cuatro meses.

Se creía que evitaba que los embriones fertilizados recién formados se implantaran en el útero y comenzaran a desarrollarse.

Algunos estaban hechos de goma, metal o hueso.

Además de ser dolorosos, provocaban infecciones y, con frecuencia, eran expulsados por el cuerpo de las mujeres.

Saltar hacia atrás

El ginecólogo griego Soranus recomendaba a las mujeres en el siglo II a saltar hacia atrás siete veces y a estornudar inmediatamente después de mantener relaciones sexuales para evitar el embarazo.

Si bien Soranus no explica en detalle cómo debe hacer la mujer para provocarse un estornudo, el argumento detrás de esta idea es que la fuerza del estornudo provoca la expulsión del semen del cuerpo de la mujer.

Demás está decir que se trata de un método completamente inútil.

Condones de oveja y pescado

Durante la Revolución inglesa (entre 1642 y 1688), los soldados del rey Carlos I fueron provistos de condones hechos con intestinos de pescado y oveja para protegerlos de enfermedades de transmisión sexual.

Pero no solo los soldados los usaban.

Hacia finales del siglo XVIII, en Londres, por ejemplo, había dos tiendas dedicadas exclusivamente a la venta de condones.

Estos adminículos de intestino de oveja debían ser remojados en agua por un par de horas antes de usarse, para que hacerlos más flexibles y fáciles de colocar.

Se los ataba en la base del pene con un cordón para mantenerlos en el lugar y, después de usarlos, se los lavaba cuidadosamente, se los dejaba secar, y se los guardaba para la próxima ocasión.

En el siglo XVIII, el mujeriego y seductor Casanova optó por los condones de lino.

Siempre los inflaba primero para verificar que no hubiese filtraciones.

Beber mercurio

En el siglo VII en China, se les recomendaba a las mujeres beber una tintura de metal tóxico para evitar el embarazo.

Una de las recetas médicas indicaba freír mercurio con aceite.

Esta poción debía ingerirse con el estómago vacío.

Es posible que haya servido para evitar el embarazo, pero esta mezcla venenosa provocaba esterilidad y, en muchos casos, una muerte agónica.

Testículos de comadreja

En Europa, durante la Edad Media los testículos de la comadreja eran apreciados como anticonceptivos.

La Trotula, una guía médica femenina escrita en el siglo XII, recomienda cortar los testículos de estos animales vivos, envolverlos en piel de ganso, y usarlos como amuletos para evitar el embarazo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.