Desplazados por la violencia en Ciudad Juárez buscan refugio en Estados Unidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Desplazados por la violencia en Ciudad Juárez buscan refugio en Estados Unidos

Mariana y su familia fueron amenazadas por el líder de un grupo criminal en Ciudad Juárez, por lo que decidió huir de la violencia, y desplazarse hacia EU.
Cuartoscuro Archivo
Por Jonathan Álvarez / YoCiudadano
20 de febrero, 2018
Comparte

El 6 de febrero de 2016, Mariana fue secuestrada por su expareja, Jesús Rodríguez, líder de la banda criminal Los Mexicles, brazo armado del Cártel de Sinaloa.

Rodríguez, quien purgaba una condena de 250 años por secuestro en el Cereso estatal número 3, retuvo y golpeó a Mariana dentro del reclusorio. La joven logró salir cuando su madre denunció el caso ante los medios de comunicación.

Durante meses, Mariana y su familia habían sido amenazadas por el líder de los Mexicles. Después del secuestro, Mariana evidenció la corrupción existente dentro del penal, pues varios reos gozaban de privilegios; sin embargo, ni la Fiscalía General del Estado ni la Fiscalía de Género en Chihuahua lograron garantizar la seguridad de Mariana y su familia. Fue entonces cuando decidieron huir del país.

Mariana cuenta que cuando llegó al cruce internacional con Estados Unidos, le brindaron todo lo necesario para ella y su bebé, sin embargo, a los días siguientes la mantuvieron detenida durante ocho meses en el campamento del Servicio de Inmigración y Control de Aduana (ICE, por sus siglas en inglés) de El Paso, Texas.

Cuando la dejaron salir, le colocaron un brazalete electrónico para vigilar sus movimientos; se mantuvo con el dispositivo durante 15 meses, hasta que el abogado Carlos Spector, de la asociación Mexicanos en Exilio, llevó su caso a la corte de inmigración y lograron que el dispositivo de vigilancia fuera removido.

Desde que Mariana ingresó a Estados Unidos, Mexicanos en Exilio atrajo su caso logrando que ella y su madre entraran dentro del programa de la Convención Contra la Tortura, que les permite vivir en Estados Unidos, tener acceso a seguro social y un permiso de trabajo. No obstante, estos beneficios no son permanentes.

Vivir en el exilio no ha sido sencillo para Mariana. “Yo me siento muy rara porque no pertenezco aquí, pero tampoco puedo estar en mi país”, relató.

Los ocho meses que permaneció en el centro de detención del ICE, tuvo que portar un uniforme y habitar en una barraca con 52 personas más: “ellos dicen que es un campamento, pero es una cárcel (…) no te tratan bien las oficiales de ahí”.

Mariana dijo que desea que la corrupción en México desaparezca, pues considera que en lugar de apoyar a las personas que lo necesitan, sólo apoyan a quien tiene dinero.

A pesar de que Mariana demandó los hechos ocurridos en el interior del Cereso estatal número 3, su expareja fue absuelta del delito de secuestro. Después de las denuncias, su integridad y la de su familia aún corrían peligro, lo que la obligó a vivir en el exilio.

Negadas, el 98% de las solicitudes de asilo

De acuerdo con Gloria Amesquita, coordinadora de Mexicanos en Exilio y asistente legal de Carlos Spector, existen tres opciones cuando una persona huye de su país por cuestiones diversas y pide ayuda al gobierno estadounidense: asilo político, retención de remoción y la Convención Contra Tortura.

En lo que respecta al asilo político, las personas pueden solicitar la residencia, pero con las otras figuras los beneficios no son permanentes, pues el caso se puede abrir una vez que las condiciones del país del que huyeron mejoren.

El asilo político para los mexicanos es muy difícil, asegura Amesquita, pues aproximadamente el 98% de los casos son negados. La coordinadora de Mexicanos en Exilio considera que si Estados Unidos acepta a demasiadas personas a través de asilo político, el gobierno tendría que aceptar que México no es un país seguro, y afectaría a los acuerdos económicos entre ambos países.

Actualmente, Mexicanos en Exilio atiende 100 solicitudes de asilo político, la mayoría provenientes de Ciudad Juárez. Estos casos podrían tardar cinco años en resolverse, pues ese es el tiempo promedio.

Amesquita comenta que anteriormente las personas podían llevar su proceso en “libertad bajo palabra”, sin embargo, desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, esto ya no es posible.

Dado el contexto de violencia e inseguridad que se vivió en Ciudad Juárez en 2011 y 2012, Amesquita agrega que llegó un momento en el que se registraron hasta 12 mil individuos que buscaban el asilo político en Estados Unidos.

Entre las causas principales que llevan a las personas a solicitar asilo político, se encuentran homicidios, desaparición, secuestro y otras violaciones a los derechos humanos. La coordinadora de Mexicanos en Exilio informa que además del acompañamiento jurídico, también se les brinda apoyo psicológico para superar las afectaciones emocionales producidas por la violencia.

Violencia y desplazamiento aún permanecen en Juárez

La población con el deseo de abandonar Ciudad Juárez ha disminuido en los últimos seis años, sin embargo, la problemática permanece.

De acuerdo con la Encuesta de Percepción Ciudadana “Así Estamos Juárez”, el porcentaje de personas que contempló en algún momento abandonar la ciudad fue de 55%, en 2011; 35% en 2012; 38% en 2013; 29.7% en 2014; 30.8% en 2015 y 29.4% en 2016.

A pesar de que la encuesta no proporciona los motivos por los que los encuestados contemplaron abandonar la ciudad, los porcentajes más altos corresponden a los años en donde la violencia e inseguridad en Ciudad Juárez era mayor.

De acuerdo con el informe de desplazamiento interno forzado en México de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, se estima que aproximadamente 230 mil personas fueron desplazadas sólo de Ciudad Juárez, de las cuales por lo menos 115 mil cruzaron la frontera para llegar a Estados Unidos.

La incidencia delictiva hace que las personas busquen dejar Ciudad Juárez, aunque es el homicidio doloso el delito predominante y por el que hay más desplazados.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, el estado cerró el año 2017 con 2 mil 15 homicidios, de los cuales casi el 89% corresponde a hombres, y el resto a mujeres.

La mayoría de dichos homicidios se cometieron en Ciudad Juárez, pues de acuerdo con el Observatorio Ciudadano del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana, en esta ciudad fueron asesinadas 794 personas en 2017.

El vocero de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Juárez, Arturo Sandoval, comentó que el número de homicidios responden a un único factor: el narcotráfico.

Según Sandoval, en 2017 se detuvieron a 150 personas ligadas a los homicidios perpetuados en Ciudad Juárez y se decomisaron 112 mil 636 dosis de diferentes tipos de drogas, de las cuales 72 mil 424 dosis corresponden a mariguana.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"A Monterrey le llegó el día cero": la grave crisis de agua que vive la segunda ciudad más poblada de México

Más de 5 millones de personas enfrentan la crisis de sequía "extrema" en la ciudad industrial de Monterrey.
28 de junio, 2022
Comparte

Monterrey vive una sequía como no se ha visto en las últimas décadas.

La segunda ciudad más grande de México, en la que viven más de 5.3 millones de personas, padece desde principios de año una sequía que ahora es catalogada como “extrema” y que ha llegado a su punto más álgido este mes.

Con temperaturas que superan los 40°C, sus habitantes tienen que arreglárselas para subsistir con solo seis horas al día de bombeo de agua potable, una restricción nunca antes vista e implementada por las autoridades para racionar lo que queda en sus represas.

Las reservas están prácticamente secas, como la presa de Cerro Prieto (2%) o La Boca (9%).

Por si fuera poco, en las tiendas hay días en que no se consigue agua embotellada para beber, incluso en los barrios más ricos de una urbe industrial que siempre se ha preciado de tener un nivel de desarrollo superior al resto de México.

“Ya estamos en una crisis climática extrema”, dice resignado el gobernador Samuel García, quien incluso ha ordenado el bombardeo de nubes con yoduro de plata para generar lluvias.

Para el investigador José Antonio Ordoñez Díaz, “Monterrey llegó a su día cero”, ese punto que se avizoraba desde hace años en el que la población viviría la escasez de agua por la sobreexplotación de los recursos y la falta de gestión del líquido.

En conversación con BBC Mundo, el académico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México explica cómo se llegó a este punto y qué posibilidades tiene la capital de Nuevo León de sortear la crisis.

Personas extran agua de un pozo

Reuters
Las cisternas de distribución de agua en Monterrey están en sus niveles más bajos.

¿Por qué dice que Monterrey llegó a su “día cero”?

La gente en Monterrey no tiene en este momento agua para lavar la ropa, para usar en el baño. La mayor parte de los hogares están recibiendo solo tandas de agua. Es lo que les queda en las presas.

Antes nunca tenían que pensar si tendrían agua para lavar, o si tenían que tomar un baño de máximo 5 minutos. Y ahora sí.

A Monterrey le llegó el día cero, es el momento que te das cuenta que ya no tienes agua para hacer las cosas.

Este año está pasando algo extraordinario en Monterrey, una ciudad que nunca se había quedado sin agua. Ahorita tiene un déficit hídrico de más de 31 millones de metros cúbicos.

Ya dependen solo de la lluvia.

El día cero también es el momento en que debes cambiar los paradigmas de la forma en que se está utilizando el agua, que sepas que debes darle tratamiento para reciclarla y filtrarla. Pero es algo que no se está haciendo.

Un hombre vierte agua en un tanque de baño

Reuters

¿Es un problema generado por el consumo de una población que ha crecido exponencialmente, o por el tipo de ciudad industrial que es Monterrey?

Nuevo León está entre los puntos más álgidos, con incrementos hasta 48°C o casi 50°C. Por razones de vientos y otras cosas.

Pero también estamos explotando nuestro país, alterando nuestro territorio, dando concesiones a industrias en el norte. Y en particular los corredores industriales de Monterrey consumen mucha, mucha agua y no dan tratamiento.

Una refresquera consume en un año lo que las personas consumen en 10 años. Y una cervecera más.

Tener actividades agrícolas, pecuarias o industriales en una zona con un estrés hídrico requiere de una buena administración para que no pasen lo que vemos ahora en Monterrey.

Y ahí, si las industrias consumen 100 litros, esos 100 litros se van al drenaje. No les dan tratamiento.

Una cisterna de la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma

Getty Images
En Monterrey se asientan varias plantas de producción de cerveza y refrescos.

El actual gobierno de Nuevo León dice que es un problema heredado, que se dejaron de hacer cosas para evitarlo en los últimos 30 años, ¿es esa la explicación?

El gobierno de Nuevo León es un gobierno de selfie, de tomarse fotos aquí y allá, no entienden una situación de crisis hídrica.

Dicen que no pueden quitar las concesiones de agua ni las compañías que están produciendo en su territorio, porque pagan impuestos y generan empleo. Pero están acabando el agua.

Así que optan por cerrar la llave a la gente, pero no a las empresas. Hay un conflicto de intereses muy serio y ahí es donde les llega el día cero.

Es como si una persona que administra los recursos de tu casa te dice no te voy a dar el agua a ti, mejor la uso para lavar el coche. Un gobierno no debería culpar a que es una herencia del pasado, sino dar soluciones.

Samuel García

Getty Images
El gobernador de Nuevo León, Samuel García, de 34 años, es conocido por su estilo de comunicarse vía las redes sociales.

Revisando las imágenes satelitales históricas, hay momentos en que las represas se ven más vacías que en la actualidad, ¿por qué no se había presentado una crisis similar?

Las presas son las cisternas que te permiten guardar agua para la época de estiaje. Pero una presa tarda, muchas veces, entre uno y diez años, en llenarse porque recibe toda el agua que le estás tomando a la naturaleza para hacer un ahorro energético.

Pero aquí, , el volumen total del agua lo comprometen para menos de un año. No se puede hacer eso, pero lo están haciendo.

Las imágenes de satélite muestran un momento en el que no había una población ni una cantidad de industrias como las que hay hoy. Al aumentar esto, aumentas el consumo.

Pero el problema es que tampoco hay plantas de tratamientos de aguas.

En el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) se otorgaron 7.000 concesiones mineras, de un día a otro, 7.000. Y con Zedillo (1994-2000) y con Fox (2000-2006) se dieron las concesiones de las zonas más importantes de agua a las refresqueras y cerveceras.

Es muy claro que el abuso de unos cuantos intereses afecta completamente el desarrollo de la nación.

Y nunca habían tomado en cuenta la deforestación. En este momento ya no se tienen las zonas viables para la recarga de agua y con eso se está perdiendo muchísima más.

La represa La Boca

Getty Images
La represa La Boca, una de las principales fuentes de agua de la ciudad, está prácticamente seca.

¿Cómo se explica la sequía del norte del país como la actual?

Tenemos regiones naturales muy secas. Hay regiones de México con menos de 100 milímetros, es decir, que lo máximo que caerá de agua en un año son 100 litros por metro cuadrado. No hay más.

En el 70% del país, la cantidad de agua es menor a 500 milímetros. Estacionalmente, el país es seco, donde no abunda el agua.

Entonces el 70% de todo este territorio no es apto para el establecimiento de grandes ciudades ni de plantaciones comerciales.

Es decir, tiene un balance muy fino entre el agua que llueve y el agua subterránea. Y si sobreexplotas cualquier tipo de manto acuífero, rompes el equilibrio.

Y en este momento se están explotando de manera inconcebible los acuíferos subterráneos y se están llenando de fertilizantes, lo que cambia las condiciones naturales del agua. Prácticamente nos estamos pegando un balazo, no en un pie, sino en ambas piernas.

Una protesta en Monterrey por la falta de agua

Reuters
Habitantes de Monterrey han realizado varias protestas por la falta de agua en las viviendas.

Y la orografía del país crea una barrera natural perfectamente bien franqueada y no hay manera para que las nubes pasen y alimenten de agua a esas regiones.

Y está el factor de población, cómo ha crecido y cómo se distribuye el agua.

En mis investigaciones muestro que Brasil en 1962 tenía 73 millones de metros cúbicos para cada habitante y para 2014 ya solo unos 73.000 metros cúbicos. Esto quiere decir que el agua potable disponible disminuyó 70% en promedio.

México tenía 10.000 millones metros cúbicos y bajó a 3000.

Y el agua potable que se divide entre los habitantes del planeta no considera la flora y la fauna, a ninguna otra especie. Entonces asumes que todo el agua es para los humanos y no se toma en cuenta los ecosistemas naturales.

Otro componente es la deforestación.

En el periodo de 1985 a 2002, en México se deforestar aproximadamente 1,5 millones de hectáreas al año de diferentes ecosistemas. Si sobreponemos un mapa de deforestación al de temperatura máxima y al del clima y al de la precipitación, sale la explicación.

Ahí se demuestra por qué esas regiones tienen ese déficit hídrico y por qué se acentuó.

Una mujer carga bidones de agua

Reuters
Los habitantes de Monterrey deben buscar agua a través de carros cisterna que llegan a los barrios obreros.

¿Hay alguna solución en el corto plazo para crisis de sequía extrema como la de Monterrey?

Monterrey podría ser una ciudad próspera, la más bonita, con los bosques y las bajadas de agua de sus montañas, pero la mala planeación, el abuso del crecimiento humano y lo que se está viendo, pues prácticamente lo echa a perder.

Se requiere la intervención de especialistas. Así empiezas a entender qué pasa y la necesidad de restaurar los sistemas naturales.

Y falta educación ambiental, porque la gente se está adaptando a esta situación, pero no está pensando qué va a pasar el año que viene.

Somos tan egoístas en todo esto que vemos al planeta como si fuera nuestro, cuando en realidad es un planeta compartido. Y Monterrey ha crecido, se ha desbordado, invadiendo ecosistemas y este es el costo del deterioro ambiental.

Hoy solo están esperanzados en que llueva.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oQURzJvayXU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.