#EmpleoJustoEnCasa: la campaña que impulsa los derechos de las trabajadoras del hogar

El 96% de las 19.8 millones de mexicanas que se emplean como trabajadoras domésticas no cuentan con contrato y el 97% no tienen acceso a atención médica. Una de cada 7 denuncian maltrato verbal y físico.

aguinaldo
Cuartoscuro

Las casi 2.4 millones de personas que se emplean como trabajadoras y trabajadores del hogar atraviesan por situaciones de explotación laboral, discriminación y violencia dentro de su entorno laboral, además de soportar los bajos salarios y no contar con seguridad social.

De acuerdo con cifras de distintas ONG del total de este sector, un 95% son mujeres, lo que equivale a 19.8 millones de mexicanas. De las cuales, 1 de cada 7 ha sufrido maltrato verbal y 1 de cada 7 maltrato físico.

Respecto a las condiciones laborales que deben soportar, las cifras demuestran que el 96% de las casi 20 millones de trabajadoras tienen que emplearse sin contrato laboral en tanto que el 97% no tienen acceso a atención médica como parte de las prestaciones, el 92% no tienen seguridad social e incluso el 30% reportaron no contar con descansos dentro de sus jornadas.

A pesar de que se dedican principalmente a labores como el aseo, la preparación de alimentos y el cuidado de niñas, niños y personas de la tercera edad, sus salarios son deplorables.  El 42% de las trabajadoras, casi la mitad en todo el país, reciben apenas entre uno y dos salarios mínimos mientras que el 37% percibe solo hasta un salario mínimo. Además 6 de cada 10 no tienen vacaciones y 5 de cada 10 no reciben aguinaldo.

Uno de los sectores más vulnerables dentro de este grupo de trabajo es el de las mujeres indígenas que conforman al menos el 11% de las trabajadoras.

Estas condiciones laborales profundizan las desigualdades sociales que se traducen en bajos ingresos económicos y mínimas posibilidades de progreso para ellas y sus familias.

Por estas razones, el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ISLB); la organización Hogar Justo Hogar; ONU Mujeres México y la OIT México, impulsadas por otras organizaciones sociales presentaron la campaña #EmpleoJustoenCasa, que tendrá la finalidad de promover los derechos laborales  de las trabajadoras del hogar y generar conciencia para impulsar la justicia social que ayude a hacer vales sus derechos humanos.

“La campaña pretende recuperar la visibilidad de las trabajadoras del hogar y de las problemáticas que enfrentan de manera frontal, ya que el trabajo doméstico continúa siendo invisible y desvalorado social y laboralmente, pese a todos los beneficios que genera y a las millones de mujeres mexicanas que se emplean en dicho sector”, se lee en el comunicado emitido por #EmpleoJustoenCasa.

Para las ONG que forman este proyecto “los salarios precarios, la falta de prestaciones sociales y la condición de discriminación representa empobrecimiento y mínimas posibilidades para enfrentar situaciones emergentes en su futuro” para las mujeres mexicanas.

La campaña #EmpleoJustoenCasa, está dirigida principalmente a los hogares empleadores de trabajo y tiene tres objetivos principales:

– Hacer visible y revalorar el trabajo del hogar y a las trabajadoras que lo realizan.

– Promover la protección de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar en la legislación y por parte de los hogares empleadores, y,

– Crear conciencia de que los hogares son agentes activos para promover la justicia social.

Para lograr esto, el colectivo presentó un decálogo “para ser una persona empleadora justa” la cual consiste en 10 puntos:

  1. Firma un contrato con la trabajadora del hogar
  2. Respeta las jornadas de 8 horas.
  3. Da al menos 15 días de aguinaldo.
  4. Paga un salario justo. (Mínimo 250 pesos por 8 horas).
  5. Otorga seguridad social o bien da apoyo para consultas médicas tanto de la trabajadora como de sus familiares y también para medicamentos.
  6. Ofrece a la trabajadora de planta un espacio limpio y digno para dormir.
  7. Da vacaciones no solo a las trabajadoras de planta sino también a las de entrada por salida.
  8. Paga horas extras.
  9. Da alimentos de buena calidad y en suficiente proporción.
  10. Permite a la trabajadora capacitarse tanto en cuestiones de trabajo del hogar como en otras que sean de su interés.

Para mayor información puedes seguir la conversación #EmpleoJustoenCasa.

Close
Comentarios