Human Uber, la extraña tecnología inventada en Japón para sustituir a personas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jun Rekimoto

Human Uber, la extraña tecnología inventada en Japón para sustituir a personas

Podría parecer un capítulo de Black Mirror... pero no lo es. El Uber humano permite que una persona pueda "reemplazar" a otra en eventos.
Jun Rekimoto
Por BBC Mundo
7 de febrero, 2018
Comparte

 

El japonés detrás de este invento dice que es un sistema nuevo de telepresencia. (Foto: Jun Rekimoto).

BBC
El japonés detrás de este invento dice que es un sistema nuevo de telepresencia. (Foto: Jun Rekimoto).

Lo que viene a continuación podría parecer un capítulo de la premiada serie futurista Black Mirror... pero no lo es.

Se trata de una nueva tecnología conocida como “Human Uber” (Uber humano) que permite que una persona pueda “reemplazar” a otra en eventos y otras situaciones sociales colocándose una pantalla en la cara y un dispositivo que proyecte su voz en tiempo real.

La idea es que cualquiera pueda estar “presente” en otros lugares usando el cuerpo de otra persona. Algo así como hacer una llamada de Skype con los gestos de otra persona.

El producto se llama Chameleon Mask (máscara camaleónica) y fue presentado hace unos días en la conferencia EmTech Asia, organizada por la revista MIT Technology Review en Singapur.

Su creador, Jun Rekimoto, un investigador de la Universidad de Tokio, trabajó como director en Sony Computer Science Laboratories, el más grande de todos los laboratorios “secretos” de la multinacional japonesa, y asegura que su sistema es “sorprendentemente natural”.

Pero el lema del producto es algo extraño: “Viste la personalidad de otra persona”, reclama en un video informativo publicado en Vimeo.

(Foto: Jun Rekimoto).

BBC
¿Demasiado extraño para ser real? (Foto: Jun Rekimoto).

“Humanos subrogados”

“Es un sistema de telepresencia que muestra el rostro de un usuario en el de otro. La mayoría de los sistemas han sido diseñados para usar un robot, pero este utiliza un humano real como subrogado“, explica Rekimoto en el sitio web del proyecto.

https://twitter.com/willknight/status/958231499509149697

El “humano subrogado” debe ponerse una máscara en la que se muestra la cara del “usuario remoto” o “director”. Un canal de voz transmite su voz.

Esa persona tiene que seguir las instrucciones de quien la contrató para dirigirse a distintos lugares y reproducir sus movimientos.

“El diseño se basa en la hipótesis de que la telepresencia social y física puede personificarse por un humano subrogado que imite al usuario remoto”, dice Rekimoto. “Eso también elimina muchas dificultades de robots teleoperados a la hora de moverse en el entorno”.

Según el investigador, en varias pruebas en la calle y en lugares de trabajo “se confirmó que la gente percibe a la persona de la máscara como la persona real“.

(Foto: Jun Rekimoto).

BBC
El “humano subrogado” imita los movimientos del “humano remoto”. (Foto: Jun Rekimoto).

La tecnología funciona colocando una tableta en la cara de la persona “subrogada”, además de un altavoz. Del otro lado, verá a través de unas gafas inteligentes las indicaciones del “director”.

La persona que “dirige” al subrogado debe indicarle hacia dónde ir y qué acciones ejecutar mientras su rostro se proyecta en la pantalla y su voz se escucha en el dispositivo.

La idea es proyectar la sensación real de que la persona está allí.

Foto: Chameleon Mask).

BBC
La idea puede ser especialmente interesante para quienes tienen problemas de movilidad. (Foto: Jun Rekimoto).

Muchos usuarios de Twitter comentaron que la idea no es nueva y que ha emergido en la cultura popular a lo largo de los años. Por ejemplo, en series de televisión de hace más de una década, como la estadounidense “Arrested Development” (conocida en Hispanoamérica como Sacrificios de familia).

Más recientemente, Sheldon Cooper, el científico protagonista de “The Big Bang Theory”, representó algo parecido en un episodio de 2010, aunque con un robot en lugar de un humano.

https://twitter.com/jnaran94/status/958366923544244225

Pero lo cierto es que hasta ahora no se había presentado ningún producto similar.

Rekimoto sostiene que su invento supone toda una innovación en tecnologías de telepresencia. ¿Será así como terminemos haciendo llamadas de Skype en un futuro no muy lejano?

(Foto: Jun Rekimoto).

BBC
Hasta ahora, no se había presentado ningún proyecto similar con humanos, aunque ya hay robots con estas funciones. (Foto: Jun Rekimoto).

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Las clases por televisión para los niños no funcionaron en el ejido”

Muchas mamás y papás son gente de muy bajos recursos, y si no tienen casi para comer, pues menos van a tener para andar comprando una televisión, o para pagar el servicio de internet.
23 de mayo, 2021
Comparte

Jazmín Flores, 31 años, indígena tenek. 

Pues acá en mi rancho no se ha sentido tanto lo del virus, la verdad. No ha habido contagios que sepamos, nadie ha estado en cuarentena, y nadie ha perdido el trabajo en la fábrica de carnes, que es la que más empleo da aquí en el ejido Francisco Villa de San Vicente Tancuayalab, en San Luis Potosí.

Supongo que es lo bueno de estar aislados del mundo, ¿no? Algo bueno debía tener vivir sin casi nadie a tu alrededor y con puro campo por todas partes.

El único detalle aquí ha sido el tema de la escuela de los niños. Mire, yo tengo tres hijos: la chiquita de seis años, el mediano de ocho, y el mayorcito de diez. A los tres los llevaba a la primaria del ejido. Es una escuela con muchos problemas porque ya está muy viejita. No tiene drenaje, ni agua en los sanitarios, y varias aulas están, literal, a punto de caerse porque necesitan de mucho mantenimiento. Pero, con todo y todo, es la escuela donde nuestros niños tenían una educación con sus maestros y donde jugaban con sus compañeritos, y estaban entretenidos. Ahora, en cambio, con la pandemia los niños llevan un año escolar prácticamente perdido.

Lee: ‘Familias indígenas, o comen, o le ponen saldo al celular para las clases de los niños’

En la comunidad se intentó lo de las clases por televisión, pero nunca funcionó.

Primero, porque acá la mayoría de las mamás y de los papás son gente de muy bajos recursos, que apenas y les alcanza para ir sobreviviendo dignamente. Y si no tienen casi para comer, pues menos van a tener para andar comprando una televisión, o para pagar el servicio de cable, o el internet, que casi no llega.

Y segundo, porque en la comunidad hay muchas mamás que no saben leer ni escribir, o que, como mucho, solo tienen hasta tercero o cuarto de primaria. En mi caso, yo sí pude estudiar un poco más. Medio me defiendo, vaya. Por eso luego muchas madres vienen conmigo a pedirme que yo les eche la mano con sus niños. Y bueno, hago lo que puedo y les ayudo. Pero también les digo que no soy maestra. Y que si apenas puedo con mis niños… imagínese para andar atendiendo a tanto chamaco. No, no. Está imposible.

Además, yo tengo que trabajar también, ¿verdad? Tengo que atender mi casa, hacer mis mandados, y muchas veces dejo todo aparcado porque tengo que estar sentada con mis tres hijos delante de la televisión para tratar de que cachen algo.

Porque, verá, esa es otra situación: las materias, los ejercicios, y las preguntas pasan súper rápido. A los niños no les da tiempo de anotar todo en sus cuadernos. Y no tenemos internet para luego buscar las clases repetidas y verlas otra vez con calma.

Por si fuera poco, también se nos complicó mucho conseguir los libros de las materias. De hecho, fue un desmadre encontrarlos, aunque hará cosa de un mes que ya nos llegaron. Pero, imagínese, sin maestros y sin libros, estábamos atados por todos lados. En la televisión les decían a los niños que hicieran ejercicios de desafío matemático de tal página a tal página, pero nosotros no teníamos los mismos libros que usaban en la tele. ¿Entonces cómo íbamos a hacer esos ejercicios? Estaba imposible.

Por eso, como le digo, no tuvo nada de éxito lo de la televisión, acá no resultó. Al contrario, está siendo un desbarajuste, la mera verdad. Yo siento que los niños, en lugar de ir mejorando, han empeorado mucho su educación en lo que llevamos de pandemia. Algunos incluso ya mejor dejaron la escuela.

Te puede interesar: Sin internet, tele o radio, tres hermanos en Chiapas terminan el año escolar solo con un celular

Por ejemplo, en la primaria del ejido se dio de baja un niño porque su mamá, de plano, ya no pudo seguir costeando las copias de los cuadernillos con las tareas. Y pues el niño ya perdió el interés por seguir estudiando y prefirió irse al campo, a trabajar con su padre. Y en los niveles superiores también he sabido de jóvenes que prefirieron dejar la escuela porque no estaban aprendiendo y en sus casas necesitan manos que ayuden a traer un plato de comida.

La situación económica, que de por sí ya era mala y con la pandemia tantito peor, tampoco está ayudando a que los papás mantengan a sus niños estudiando. Porque mire, es cierto que no todos los papás tienen el mismo interés en darles una educación a sus hijos. Pero también es cierto que en muchos casos, aunque los papás quieran, llega un punto en que ya no se puede.

Tienen que salir trabajar tanto el padre como  la madre, y no pueden dejar a los niños solos en la casa todo el día. Así que a muchos no les queda de otra más que llevárselos con ellos, y eso hace que todo se descuide y que los niños ya no quieran seguir estudiando.

Ahora, en el ejido ya se empieza a escuchar que para finales de agosto tal vez regresen las clases presenciales, aunque aún no hay nada concreto. Yo, la verdad, no sé muy bien qué pensar sobre esto, porque no sé qué tan seguro vaya a ser para los niños en cuanto a los contagios.

De hecho, se está diciendo que nos van a dar a firmar una responsiva a cada papá donde las autoridades se deslindan de cualquier posible contagio que haya, y que los únicos responsables seríamos nosotros.

Son cosas que se escuchan, ¿verdad? Nadie nos ha dicho nada de manera formal. Pero entre los papás ya hay mucho temor por esta situación. Aunque, por otro lado, también tenemos mucha necesidad de que nuestros hijos regresen a sus clases normales. Por su educación, claro, pero también para que nosotros podamos seguir con nuestros trabajos.

Así que, como puede ver, estamos ante un gran dilema.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.