Que mi hermana juegue futbol y yo lavo los platos: las maneras en que los jóvenes colombianos luchan contra el machismo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC

Que mi hermana juegue futbol y yo lavo los platos: las maneras en que los jóvenes colombianos luchan contra el machismo

Ante las actitudes autoritarias que afectan a las mujeres en Colombia, jóvenes caleños encontraron en el deporte una solución para empoderar a las niñas.
BBC
3 de febrero, 2018
Comparte

Machismo es que, después de comer, la hija tenga que lavar los platos mientras el hermano sale a jugar futbol.

Así define Luis Daniel, un colombiano de 16 años, a este fenómeno que se reproduce en muchas familias de su país.

Por eso, este joven cree que su forma de combatir la desigualdad de género tan expandida en América Latina es luchar contra los estereotipos (“la niña hace las labores de la casa”) y hablar mucho con sus compañeros de clase para que no reproduzcan los valores machistas que heredan de la sociedad.

Luis Daniel está convencido que el machismo comienza en la casa y que desmontarlo solo será posible con la participación de los jóvenes.

“Somos la nueva generación y no debemos tener una actitud pasiva ante el machismo. Cuando tengamos una familia ese cambio se verá reflejado en nuestros hogares y con nuestros hijos“, le dice el joven a BBC Mundo .

Hombres hablando de machismo

No todos los días se ven a jóvenes varones como activistas contra el machismo y eso hizo que a mucha gente le llame la atención la charla “La igualdad de género también es con los hombres”, que se realizó el fin de semana en el Hay Festival de Cartagena.

Allí, ante un auditorio numeroso, muchachos de menos de 18 años conversaron de cómo reducir las brechas de género y erradicar las actitudes machistas en su vida cotidiana.

Luis Daniel

BBC
Luis Daniel fue uno de los disertantes en la charla sobre equidad de género y varones.

Entre los disertantes estaba Arnulfo, quién todavía no terminó el colegio, pero que participa de actividades para combatir al machismo.

“Nosotros los hombres podemos hacer mucho. Actuar diferente, hablar diferente, tomar decisiones diferentes. Tenemos que comenzar a actuar sin agraviar a nadie“, afirma el joven a BBC Mundo.

Arnulfo añade que una de las acciones que él lleva adelante en su vida diaria es tratar de cambiar la forma en la que sus amigos de clase hablan sobre las mujeres.

“Debemos entender que eso está mal hecho”, señala.


Datos: la inequidad de género en Colombia

  • Colombia ocupa el puesto 95 de 188 en el último índice de inequidad de género elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
  • Mientras el 60% de los varones alcanza la educación secundaria, solo el 50% de las mujeres lo hace.
  • 80% de los hombres colombianos tienen acceso al empleo, mientras apenas el 57% de las mujeres es parte de la fuerza laboral del país.

Mujeres con un balón de fútbol

BBC
El fútbol se ha convertido en una herramienta para combatir el machismo en Colombia (foto: Fundación Plan Internacional).

“Tengo una hermana y primas”

Por su parte, Tomás propone que se debe intervenir en el momento que sucede un acto machista.

“Lo más importante es identificar el machismo cuando sucede y tratar de frenarlo. Cuando uno calla se va normalizando y expandiendo”, señala el joven a BBC Mundo.

Tomas añade que “si uno ve que alguien en la calle está insultando a una mujer o acosándola hay que parar eso”.

Hay que denunciarlo“, insiste.

Tomas

BBC
Tomas afirma que los actos machistas deben ser denunciados inmediatamente.

Consultado sobre por qué decidío convertirse en una parte activa en la lucha contra la desigualdad de género, el joven apunta que tiene una hermana y varias primas a las que no les desea una vida en una sociedad machista.

“Las labores de la casa las tienen que hacer todos. Todos debemos ayudar en la cocina, barrer, sacar la basura o tender la cama”.

Tomas añade un ejemplo de lo que sería un cambio en su casa: “Que mi hermana juegue futbol y yo lavo los platos“,

Empoderar a las niñas

Una de las propuestas que salió de la conversación de los jóvenes es la necesidad de empoderar a las niñas.

Camilo, un joven de Cali, apunta que para ello es importante que los varones dejen de asumir roles autoritarios hacia las mujeres dentro de las familias.

Añade que para ello es muy importante empezar por el respeto, después mantener una comunicación fluida y finalmente generar confianza y autoestima en las hijas, hermanas o primas.

“Debe haber mucha comunicación para que el cambio sea de todos, en la casa o en el grupo de amigos”, indica Camilo.

El caleño añade que empoderar a las niñas es “darles nuevos conceptos sobre cómo pueden desarrollarse plenamente frente a una sociedad machista“.

Camilo

BBC
Camilo viajó desde Cali a Cartagena para participar de una charla sobre equidad de género y hombres.

El fútbol para la transformación social

Desde la iniciativa “Campeonas y campeones del cambio”, promovido por la Fundación Plan, jóvenes como Luis Daniel y Arnulfo realizan diferentes actividades orientadas a promover la equidad de género entre la niñez y la juventud colombiana.

Y para sorpresa de muchos, ellos encontraron en el futbol a una herramienta muy poderosa para la transformación social.

El proyecto cuenta con el apoyo de nada menos que el Chelsea F.C. de la Premier League inglesa y aprovecha la popularidad del deporte para enseñarles a los jóvenes acerca de la igualdad de género, el respeto y la tolerancia

El futbol así se convierte en la metáfora de una sociedad en la que niñas y niños tienen las mismas oportunidades de marcar un gol.


Este artículo forma parte de la versión digital del Hay Festival Cartagena, un encuentro de escritores y pensadores que se realizó en esa ciudad colombiana entre el 22 y el 28 de enero de 2018.

Sigue toda la información relacionada con el Hay Festival

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

ONU: El mundo está en un ‘callejón sin salida’ por la COVID y la crisis climática

El jefe de la ONU, António Guterres, lamenta que "la solidaridad está ausente justo cuando más se necesita”; insta al mundo a "despertar".
AFP
Por Europa Press
21 de septiembre, 2021
Comparte

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, alertó del “callejón sin salida” ante el que está el mundo, motivado por la pandemia de COVID-19 y la crisis climática.

“Estamos al borde del abismo y avanzamos en la dirección equivocada”, advirtió Guterres, para abogar por un “multilateralismo” para un mundo “más pacífico”.

En su discurso inaugural de la 76º Asamblea General de Naciones Unidas, Guterres defendió que el mundo debe “despertar”, ya que está “más amenazado y dividido que nunca”, con la pandemia “sobredimensionando las flagrantes desigualdades” del planeta, que a la vez “está siendo golpeado por la crisis climática”.

A ello se suma, “la agitación” que desde Afganistán hasta Etiopía y Yemen está “frustrando la paz” mientras una “oleada de desconfianza y desinformación está polarizando a la gente y paralizando las sociedades”. Todo esto con “los Derechos Humanos bajo amenaza” y la ciencia “siendo atacada”.

Guterres, en su discurso, criticó que “la solidaridad está ausente, justo cuando más se necesita”, mientras que las “ayudas económicas para los más vulnerables llegan demasiado poco y demasiado tarde, si es que llegan”.

La paz, los Derechos Humanos, la dignidad para todos, la igualdad, la justicia y la solidaridad, los “valores fundamentales”, están “en el punto de mira” mientras “la falta de resultados” proporciona “oxígeno para soluciones fáciles y las teorías de la conspiración”, convirtiéndose en “el combustible para avivar antiguos agravios”, como la supremacía cultural o la dominación ideológica, ejemplificó Guterres.

En referencia a la geopolítica mundial, precisó que se está viviendo “una explosión de tomas de poder por la fuerza”, con el regreso de los golpes militares, y con una imposición de la “sensación de impunidad”, al mismo tiempo que es “imposible” abordar los retos económicos y de desarrollo mientras “las dos mayores eocnomías del mundo estén enfrentadas”. Para abordar estos problemas se necesita “cooperación, diálogo y entendimiento”, ultimó.

Frente a todo esto, el máximo responsable de la ONU indicó que esta es una “época para reavivar el futuro”, una “era de posibilidades” y un “momento de transformación”. “Este es nuestro momento. (…) Reconstruyamos la confianza. Inspiremos la esperanza”, agregó, para incidir de que se debe empezar “ahora mismo”.

“Los problemas que hemos creado son problemas que podemos resolver”, continuó, para apuntar a “seis grandes divisiones”. Entre ellas, “salvar la brecha de la paz”, en la que ha hecho especial mención a Afganistán, donde se debe “impulsar la ayuda humanitaria”, y también Etiopía, donde deben cesar las hostilidades “inmediatamente”, así como Yemen, Haití o el Sahel, entre otros territorios.

Un triunfo “deshecho por la tragedia del egoísmo”

“Tal vez una imagen explique la historia de nuestro tiempo”, denunció Guterres, en referencia a cómo en algunas partes del mundo las vacunas contra la COVID-19 han acabado “en la basura” o “caducadas y sin usar”, un “triunfo deshecho por la tragedia de la falta de voluntad política, el egoísmo y la desconfianza”

“Una mayoría del mundo más rico vacunada”, mientras “más del 90 por ciento de los africanos que siguen esperando su primera dosis”, manifestó el secretario general, para considerar que se trata de una “obscenidad” y de “una acusación moral del estado de nuestro mundo”. “Hemos aprobado el examen científico. Pero estamos suspendiendo en Ética”.

“La ventana se está cerrando rápidamente”

“Temperaturas abrasadoras. Pérdida escandalosa de biodiversidad. Aire, agua y espacios naturales contaminados. Y desastres relacionados con el clima a cada paso”, argumentó el máximo responsable de la ONU, para advertir de que “las campanas de alarma del clima también están sonando a toda velocidad”, especialmente tras el reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que ha activado el “código rojo” para la humanidad.

“Los científicos climáticos nos dicen que no es demasiado tarde para mantener vivo el objetivo de 1,5 grados del Acuerdo de París”, pero “la ventana se está cerrando rápidamente”, por lo que Guterres defendió un “recorte del 45 por ciento de las emisiones para 2023”. Algo que según los recientes informes de la ONU no sucederá, sino que “las emisiones aumentarán un 16 por ciento para 2030”.

Esto condenaría al planeta a “un infierno de subidas de temperatura de al menos 2,7 grados por encima de los niveles preindustriales: una catástrofe”, avisó.

Brecha de género y juventud

Otra de las consecuencias de la COVID-19 ha sido el agravamiento de “la injusticia más antigua del mundo: el desequilibrio de poder entre hombres y mujeres”, ya que estas han constituido “la mayoría de los trabajadores de primer línea” en la crisis sanitaria a la vez que han sido “las primeras en perder su trabajo y dejar su carrera en suspenso para cuidar de sus seres queridos”.

En el caso de las niñas, el cierre de escuelas ha afectado “de forma despropocionada a las niñas, frenando su progreso y aumentando el riesgo de abusos, violencia y matrimonio infantil”.

“Acabar con la brecha de género no es sólo cuestión de justicia para las mujeres y las niñas”, sino que es un “cambio de juego para toda la humanidad”, ya que “las sociedad más igualitarias son también más estables y pacíficas”, además de tener “mejores sistemas sanitarios y economías más dinámicas”.

Por último, Guterres abogó por “salvar la brecha entre generaciones”, ya que “los jóvenes heredarán las consecuencias” de las decisiones que se tomen en el presenten, tanto “las buenas como las malas”, que también afectarán a as 10.900 millones de personas que se espera que nazcan antes de que termine el siglo.

“Los jóvenes necesitan algo más que apoyo. Necesitan tener un asiento en la mesa”, por lo que el secretario general anunció que nombrará a un enviado especial para las Generaciones Futuras, además de crear la Oficina de la Juventud de Naciones Unidas.

En su alocución, Guterres defendió que “la juventud necesita una visión de esperanza para el futuro”, ya que la mayoría de los jóvenes sufre “altos niveles de ansiedad y angustia por el estado de nuestro planeta”, mientras que un 60 por ciento “se sienten traicionados por sus gobiernos”.

Frente a esto, se debe demostrar a los jóvenes que “a pesar de la gravedad de la situación, el mundo tiene un plan, y que los gobiernos están comprometidos con su aplicación”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.