Policías liberaron a Marco Antonio a los 11 minutos, dice Procuraduría; sus padres rechazan la versión

Los padres de Marco Antonio señalan que su hijo no es el que aparece en los videos que presentó la PGJ; y que su publicación viola la integridad del joven.

marco antonio
En la imagen, el padre de Marco Antonio durante una protesta Cuartoscuro Archivo

La Procuraduría capitalina presentó videos que muestran la trayectoria que siguió la patrulla que detuvo a Marco Antonio el pasado 23 de enero y la ruta que supuestamente él hizo después de ser liberado, por lo que –según la versión oficial– el joven sólo estuvo detenido aproximadamente 11 minutos en la unidad policiaca. Pero aún no se sabe nada sobre su paradero durante los tres días posteriores.

De acuerdo con las grabaciones, a las 16:55 horas cuando el joven se ve caminando por avenida del Rosario, la patrulla que lo detuvo se encuentra a un kilómetro de distancia. Sin embargo, la Procuraduría no mostró algún video donde se observe que Marco Antonio baje de la patrulla porque justamente en ese punto “no hay cámara”, dijo el procurador Edmundo Garrido.

Horas después de la difusión de dicho material, el equipo jurídico del joven informó que la Procuraduría violó la suspensión provisional al amparo 66/2018 concedido por un juez federal en el que se pide a las autoridades abstenerse de proporcionar información que atentara contra la integridad del joven o proporcione información confidencial.

Pese a ello, el procurador Edmundo Garrido dio una conferencia de prensa este lunes 5 de febrero para mostrar los videos como parte del avance de la investigación. Con la revisión de 23 horas de grabación de 53 cámaras y el GPS de la patrulla donde fue trasladado sólo por 11 minutos aproximadamente, la Procuraduría concluyó que el joven fue liberado y caminó por la zona hasta pasadas las 5 de la tarde.

Informó que la investigación continua, pero hasta el momento no informó nada sobre el paradero de Marco desde las 17:15 horas del 23 de enero hasta las 20 horas del 27, cuando aparece en una plaza comercial de Tlalnepantla, Estado de México.

En las grabaciones mostradas ayer sólo se ve a un joven en avenida del Rosario en dirección a Aquiles Serdán hasta pasadas las 17 horas, pero no se mostró que la procuraduría hubiese repetido el ejercicio de seguimiento a través de las cámaras de seguridad de la Ciudad de México para descubrir la ruta del joven al menos del resto del día.

El de los videos “no es mi hijo”

En los videos de la tarde del 23 de febrero, se ve a un joven con pantalón claro y sudadera oscura con la capucha en la cabeza caminando por la avenida Aztacalco desde las 16:54 hasta que a las 17:15 horas llega a avenida del Rosario y es captado por las cámaras por última vez. Sin embargo, en la última fotografía que tomó su amigo en el momento de la detención, a las 16:42 horas, Marco Antonio llevaba un suéter azul encima de una sudadera negra.

Sin embargo, los abogados que llevan el caso informaron que ese “préstamo” de ropa no estaba asentada en la declaración que el amigo de Marco hizo el 26 de febrero ante la Procuraduría. En tanto, Edith Flores, madre del joven, aseguró a Animal Político que desde el momento de la desaparición y en los días posteriores, el amigo de su hijo nunca les mencionó nada sobre dicho préstamo.

Tras la difusión de los videos, Marco Antonio Sánchez, padre del joven, aseguró que quien aparece en la imagen no es su hijo y se trata de “un montaje muy burdo; es un show” porque la Procuraduría busca “cerrar el caso, quieren lavarse las manos”, dijo a Animal Político.

Para el equipo asesor jurídico del joven, con esta difusión de videos “es como si estuvieran haciendo una defensa pública de los policías. La misma Procuraduría o la misma Secretaría de Seguridad Pública hace una defensa a ellos, litigando en los medios”, aseguró Mariana Gil Bartomeu, integrante de la Oficina de Defensoría de los derechos de la infancia (ODI).

Sobre la situación de los cuatro policías implicados en la detención del joven, el procurador Garrido informó que están en calidad de “imputados”, aunque no precisó bajo qué delitos porque “depende del análisis de las carpetas de investigación para determinar la responsabilidad que se les pueda fincar”, dijo.

“Violación a la integridad”

El equipo jurídico asesor del caso, informó en videoconferencia realizada la noche de este lunes, que la Procuraduría violó la suspensión provisional a favor de Marco Antonio en el que se instaba a las autoridades a no difundir información sensible que atentara contra “su integridad y dignidad”.

Dicho recurso fue concedido por el Juzgado Decimosexto de Distrito en Materia de Amparo Penal como parte del amparo 66/2018 que buscaba evitar la filtración de información sobre el caso como ocurrió la semana pasada, cuando medios de comunicación publicaron un dictamen sobre la primera valoración médica realizada a Marco Antonio.

El juez concedió la suspensión provisional para que las autoridades “se abstengan de proporcionar datos confidenciales e información sensible del menor quejoso, así como todo aquello que lo haga identificable o que atente contra su integridad y dignidad humana”.

Además, obligaba a las autoridades a “tomar las medidas pertinentes para que no sea revictimizado ante los medios de comunicación a través de la difusión de su imagen o datos sensibles que permitan su identificación”, se lee en el documento judicial.

Por tanto, tras la difusión, el equipo jurídico denunciará esta violación ante el juez federal y de darle entrada, el procurador tendría que “salir a subsanar el daño que hizo, pero también existen sanciones como multas”, aseguró la abogada Mariana Gil Bartomeu.

De las grabaciones presentadas, hay un vacío desde la tarde del 23 de enero a la noche del 27. De acuerdo con cámaras de vigilancia del tren Suburbano de Tlalnepantla, Estado de México, se ve a Marco Antonio con un suéter oscuro largo, playera blanca y pants claro, y camina por negocios desde las 20 a las 21:30 horas del 27 de enero.

A las 23:30 horas se ve en un establecimiento de comida. En tanto, a las 3:30 horas se le ve tocando el timbre de un domicilio particular, según lo registra la cámara de esa casa ubicada en Tlalnepantla, según informó el procurador.

La siguiente aparición de Marco ocurrió el domingo 28 de enero a las 19 horas aproximadamente en una tiendita en el municipio de Melchor Ocampo, Estado de México, donde porsteriormente fue ubicado por las las autoridades, informó la Procuraduría. En cada caso según los testigos y las grabaciones, dijo el procurador, Marco Antonio no presenta marcas de golpes.

Close
Comentarios