close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A más de 50 millones de mexicanos el salario no les alcanza para comprar una canasta alimentaria

Coneval revela que el el ingreso laboral per cápita real pasó de mil 711 pesos mensuales a mil 669 pesos en tan solo un año. En 20 de las 32 entidades trabajadores no son capaces de adquirir los productos básicos.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
14 de febrero, 2018
Comparte

Más de 50 millones de mexicanos, que equivale aproximadamente al 41% de la población, perciben ingresos económicos inferiores al costo de una canasta alimentaria, lo que los coloca en una situación de pobreza laboral. Esto se debe a que los ingresos laborales per cápita disminuyeron un 2.5% entre 2016 y 2017.

De acuerdo con el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza, presentado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en al menos 20 de las 32 entidades del país, la población es incapaz de adquirir la canasta alimentaria, pues el ingreso laboral real pasó de mil 711 pesos mensuales a mil 669 pesos en tan solo un año.

El Coneval detalla que “si el precio de los alimentos de la canasta alimentaria, aumenta más que el ingreso laboral, el poder adquisitivo de los trabajadores y por ende de las familias disminuye”.

Sin embargo en el documento se aclara que esta “no constituye mediciones de pobreza, toda vez que no incluye todas las dimensiones y conceptos que señala la Ley General de Desarrollo Social”.  Pero advierte que los datos revelados sirven como una señal preventiva a corto plazo sobre el ingreso de las familias “y su relación con la evolución del valor de la canasta alimentaria, es decir, sobre el poder adquisitivo del ingreso laboral de los hogares”.

El por qué del aumento de la población en condición de pobreza salarial, radica principalmente en el aumento del valor de la canasta alimentaria, que presentó in incremento de 9% en zonas urbanas y 8.7% en áreas rurales. Además de una disminución del 2.5% en el ingreso laboral real.

El ingreso laboral por persona se define como la suma de todos los ingresos derivados del trabajo de los miembros de un hogar, dividido entre el total de miembros ese hogar.

Los estados con el mayor número de población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria son: Chiapas 71.3%; Guerrero 65.6%; Oaxaca 64.5%; Veracruz 54.4%, y San Luis Potosí 46.8%. Mientras que las entidades con el menor número de casos son: Baja California25.2%; Nuevo León 24.3% y baja California Sur 17.6%.

Los únicos estados en los que se registró una disminución de población en situación de pobreza salarial son: Zacatecas, Michoacán y San Luis Potosí. Sin embargo esta última entidad sigue entre los peores casos. En la Ciudad de México, un 37.9% de la población no logra adquirir una canasta básica alimentaria.

México hundido en la pobreza

El mismo Coneval publicó en 2016 su estudio sobre la Medición de la Pobreza en México. Para dicho año, los números registraban un total de 53.4 millones de mexicanos en situación de pobreza, de los cuales 44 millones atravesaban pobreza moderada y 9.4 millones en pobreza extrema.

En tanto que el estudio demostró que la población con ingreso inferior a la línea de bienestar (valor total de la canasta alimentaria y de la canasta no alimentaria por persona al mes) ascendía a los 62 millones de mexicanos.

Esta medición no solo demostró las carencias económicas, sino también señaló otros aspectos como las carencias sociales.

En total, 21 millones de mexicanos viven con rezago educativo; 19 millones tienen carencias para acceso a servicios de salud; 24 millones tienen carencias de alimentación y al menos 68 millones tienen poco o nulo acceso a la seguridad social.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El hombre transgénero que dio a luz

Freddy McConnell nació mujer, pero desde pequeño se sentía más niño que niña. A los 25 años empezó a hacer la transición de género, sin embargo, a los 30 dejó de tomar hormonas para que su cuerpo volviese a funcionar como el de una mujer y concebir un hijo.
10 de septiembre, 2019
Comparte

Cuando llegó a los 30 años, Freddy McConnell se dio cuenta de que había llegado el momento de formar una familia.

“No solo a las mujeres les surge el instinto maternal”, dice este joven británico cuyo camino hacia la paternidad fue retratado por el documental Seahorse que se presenta esta semana en la BBC.

Lo que hace diferente a la historia de McConnell es que tras haber hecho la transición de mujer a hombre hace algunos años, fue quien dio a luz a su bebé.

No fue una decisión fácil, pero tener su propio hijo era “lo más pragmático, la opción más simple”, dice el periodista que trabaja para el medio británico The Guardian.

Congelar óvulos y conseguir un vientre de alquiler o iniciar un proceso de adopción (sobre todo como hombre transgénero soltero), apunta, no siempre resulta un proceso exitoso.

Tratamiento

En una entrevista con The Guardian, McConnell recuerda su infancia feliz pero compleja, a raíz de sus problemas de identidad de género.

De pequeño, McConnell experimentó disforia de género, un término que se utiliza para describir la ansiedad que sufre una persona que se identifica con el género opuesto al que nació.

Como les ocurre a muchas personas transgénero, fue víctima de bullying en la escuela y de las burlas crueles de sus compañeros, porque su comportamiento no se correspondía con el que se esperaba de una niña.

El malestar con su propio cuerpo se fue intensificando hasta que, a los 25 años, decidió hacer la transición tomando testosterona.

Un año después se sometió a una cirugía en la parte superior de su cuerpo para quitarse tejido mamario.

Sin embargo, se detuvo al momento de considerar una histerectomía, la intervención para extraer el útero. No quería eliminar definitivamente la posibilidad de tener hijos.

Freddy McConnell

Danny Burrows
Al dejar de tomar testosterona, McConnell volvió a menstruar.

Su madre, Esme Chilton, recuerda el día en el que su hijo le contó cómo se sentía.

“Estaba en la universidad, en Edimburgo, y se sentía bastante infeliz. Y me dijo: ‘Soy niño y quiero ser un niño, me he sentido así toda la vida'”.

De hombre a mujer y de mujer a padre

El documental relata el estrés que empezó a sentir McConnell cuando dejó de tomar testosterona con la idea de concebir, y su cuerpo empezó a hacer el camino inverso.

La falta de esta hormona hizo que, entre otras cosas, volviese a tener la regla. Esto hizo posible que empezase un tratamiento de fertilidad con el esperma de un donante.

Después de haber buscado información en internet y haber visto que parejas trans en Estados Unidos habían logrado concebir con éxito, McConnell se atrevió a intentarlo.

La primera tentativa no dio resultados, pero a la segunda se confirmó que estaba esperando un bebé.

Freddy McConnell

Freddy McConnell
McConnell se sentía niño desde pequeño, pero también tenía claro que quería formar una familia.

Seahorse (caballito de mar, en español, una especie en la que el macho lleva a sus hijos dentro su vientre) muestra también el momento en que McConnell da a luz en una piscina del hospital, acompañado de su madre.

Jack hoy tiene un año y vive junto a su padre en un municipio costero de Inglaterra.

Vivir en un pueblo pequeño rodeado del apoyo de su familia y amigos, dice, le resulta mucho más cómodo que, por ejemplo, hacerlo en una gran ciudad como Londres.

El futuro

Pero pese a que él cuenta con el apoyo de su núcleo cercano, sabe del rechazo y la incomprensión que sufre la comunidad transgénero, y de ahí su decisión —pese a ser una persona tímida y reservada— de hacer un documental tan íntimo como éste.

Su idea con esta película, le dice McConnell a The Guardian, es normalizar la vida de los transexuales.

“Suena un poco tibio, pero pensé que podía ser una buena oportunidad para promover empatía”, dijo.

“Creo que la empatía es clave para convencer a la gente de que los transexuales son, de hecho, bastante normales y llevan vidas que no son sensacionales ni aterradoras”.

En cuanto a tener más hijos, McConnell no lo descarta, pero cree puede aumentar su familia sin ser necesariamente él quien lleve al próximo niño en su vientre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw&t

https://www.youtube.com/watch?v=cKtEr6wc8L4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.