CNDH emite recomendación al IMSS por muerte de bebé que fue mal diagnosticado en Tecate

Desde el inicio el pequeño presentaba vómito pero médicos de dos clínicas nunca le detectaron la neumonía y epliesía que tenía, murió en 12 días.

muerte de bebé
Archivo Cuartoscuro

El 24 de abril 2016 un bebé de un año y un mes de nacido de Tecate, Baja California, presentó vómito y malestar estomacal por lo que fue llevado a dos hospitales distintos del IMSS y una clínica particular, tras varios diagnósticos erróneos el menor murió 12 días después a causa de neumonía y epilepsia frontal izquierda.

Debido a esto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 1/2018, dirigida al director general del IMSS, Tuffic Miguel Ortega por las negligencias y omisiones que cuatro de sus médicos cometieron en la atención del menor en el Hospital regional de Tijuana y Hospital General Regional de Tecate, ambos ubicados en Baja California.

De acuerdo con los familiares el bebé fue atendido en primera instancia por un médico particular quien determinó que el pequeño solo presentaba una infección en la garganta.

Al no mejorar, el 25 de abril, sus padres lo llevaron a la Unidad de Medicina Familiar 39, del IMSS. Ahí los médicos decidieron mandarlo al Hospital Regional del IMSS en Tecate donde fue diagnosticado con meningitis y trasladado al Hospital General de Tijuana donde le realizarían diversos estudios.

Dos días después dicha institución lo dio de alta son prescripción médica alguna y solo con una hoja que otorgaba cota abierta a urgencias.

El 29 de abril el menor recayó solo que además del vómito presentaba desvanecimientos. Sus padres lo llevaron a urgencias del Hospital general de Tijuana, pero les negaron el ingreso. Optaron entonces por un médico particular quien los canalizó con un neurólogo y éste finalmente le diagnosticó actividad epiléptica frontal izquierda y le prescribió algunos medicamentos.

Para el 5 de mayo, a pesar de los medicamentos, el bebé presentaba crisis epilépticas cada 5 minutos por lo que buscaron nuevamente ayuda en el Hospital General Tecate, donde lo ingresaron, pero a pesar de su condición, el médico de guardia se negó a darle atención bajo el argumento de que no era pediatra.

Horas después un especialista atendió el caso y determinó que aunado a la epilepsia el pequeño presentaba neumonía, por lo que fue entubado y posteriormente trasladado al Hospital General Tijuana, lugar donde falleció el 7 de mayo de 2016.

Ante esta situación, la familia de la víctima buscó ayuda y finalmente acudieron a la CNDH donde investigaron el caso y encontraron varias irregularidades respecto a la atención y diagnósticos que recibió el pequeño.

Según el órgano defensor, “el hecho de que el niño ingresara, fuera dado de alta y nuevamente internado en ambos hospitales, sin que se atendiera el problema real que presentaba por falta de un diagnóstico adecuado”, provocó el deterioro de su salud y su fallecimiento 12 días después de sus primeros síntomas.

Durante la investigación la CNDH encontró que los cuatro médicos involucrados cometieron una serie de faltas en los protocolos de atención en urgencias ya que las recetas del menor no contaban con horarios de ingreso y estaban hechas con letra ilegible, además carecen del nombre del médico responsable que la hacía.

Por ello piden al director del IMSS, Tuffic Miguel Ortega la reparación total del daño causado a los familiares del niño, “que incluya compensación, atención médica, psicológica y tanatológica, y se les inscriba en el Registro Nacional de Víctimas, para que accedan en lo conducente al fondo de ayuda, asistencia y reparación integral”.

Por su parte el IMSS emitió un comunicado donde argumenta dará cabal cumplimiento a la Recomendación de la CNDH por el caso ocurrido en la Unidad de Medicina Familiar No. 39 y en el Hospital General de Subzona No. 6 en Tecate, así como en el Hospital General Regional No. 1 en Tijuana, Baja California, sobre la posible “violación a los derechos a la protección de la salud, a la vida, al principio del interés superior de la niñez y a la verdad”.

Mientras tanto, casi a dos años de la pérdida, la familia sigue en espera de justicia para que los médicos que cometieron las omisiones sean castigados.

Close
Comentarios