CNDH emite recomendación al IMSS por muerte de bebé que fue mal diagnosticado en Tecate
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

CNDH emite recomendación al IMSS por muerte de bebé que fue mal diagnosticado en Tecate

Desde el inicio el pequeño presentaba vómito pero médicos de dos clínicas nunca le detectaron la neumonía y epliesía que tenía, murió en 12 días.
Archivo Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
9 de febrero, 2018
Comparte

El 24 de abril 2016 un bebé de un año y un mes de nacido de Tecate, Baja California, presentó vómito y malestar estomacal por lo que fue llevado a dos hospitales distintos del IMSS y una clínica particular, tras varios diagnósticos erróneos el menor murió 12 días después a causa de neumonía y epilepsia frontal izquierda.

Debido a esto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 1/2018, dirigida al director general del IMSS, Tuffic Miguel Ortega por las negligencias y omisiones que cuatro de sus médicos cometieron en la atención del menor en el Hospital regional de Tijuana y Hospital General Regional de Tecate, ambos ubicados en Baja California.

De acuerdo con los familiares el bebé fue atendido en primera instancia por un médico particular quien determinó que el pequeño solo presentaba una infección en la garganta.

Al no mejorar, el 25 de abril, sus padres lo llevaron a la Unidad de Medicina Familiar 39, del IMSS. Ahí los médicos decidieron mandarlo al Hospital Regional del IMSS en Tecate donde fue diagnosticado con meningitis y trasladado al Hospital General de Tijuana donde le realizarían diversos estudios.

Dos días después dicha institución lo dio de alta son prescripción médica alguna y solo con una hoja que otorgaba cota abierta a urgencias.

El 29 de abril el menor recayó solo que además del vómito presentaba desvanecimientos. Sus padres lo llevaron a urgencias del Hospital general de Tijuana, pero les negaron el ingreso. Optaron entonces por un médico particular quien los canalizó con un neurólogo y éste finalmente le diagnosticó actividad epiléptica frontal izquierda y le prescribió algunos medicamentos.

Para el 5 de mayo, a pesar de los medicamentos, el bebé presentaba crisis epilépticas cada 5 minutos por lo que buscaron nuevamente ayuda en el Hospital General Tecate, donde lo ingresaron, pero a pesar de su condición, el médico de guardia se negó a darle atención bajo el argumento de que no era pediatra.

Horas después un especialista atendió el caso y determinó que aunado a la epilepsia el pequeño presentaba neumonía, por lo que fue entubado y posteriormente trasladado al Hospital General Tijuana, lugar donde falleció el 7 de mayo de 2016.

Ante esta situación, la familia de la víctima buscó ayuda y finalmente acudieron a la CNDH donde investigaron el caso y encontraron varias irregularidades respecto a la atención y diagnósticos que recibió el pequeño.

Según el órgano defensor, “el hecho de que el niño ingresara, fuera dado de alta y nuevamente internado en ambos hospitales, sin que se atendiera el problema real que presentaba por falta de un diagnóstico adecuado”, provocó el deterioro de su salud y su fallecimiento 12 días después de sus primeros síntomas.

Durante la investigación la CNDH encontró que los cuatro médicos involucrados cometieron una serie de faltas en los protocolos de atención en urgencias ya que las recetas del menor no contaban con horarios de ingreso y estaban hechas con letra ilegible, además carecen del nombre del médico responsable que la hacía.

Por ello piden al director del IMSS, Tuffic Miguel Ortega la reparación total del daño causado a los familiares del niño, “que incluya compensación, atención médica, psicológica y tanatológica, y se les inscriba en el Registro Nacional de Víctimas, para que accedan en lo conducente al fondo de ayuda, asistencia y reparación integral”.

Por su parte el IMSS emitió un comunicado donde argumenta dará cabal cumplimiento a la Recomendación de la CNDH por el caso ocurrido en la Unidad de Medicina Familiar No. 39 y en el Hospital General de Subzona No. 6 en Tecate, así como en el Hospital General Regional No. 1 en Tijuana, Baja California, sobre la posible “violación a los derechos a la protección de la salud, a la vida, al principio del interés superior de la niñez y a la verdad”.

Mientras tanto, casi a dos años de la pérdida, la familia sigue en espera de justicia para que los médicos que cometieron las omisiones sean castigados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2021
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.