Pezóngate: el polémico regreso de Timberlake al Super Bowl 14 años después del incidente con Janet Jackson
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Pezóngate: el polémico regreso de Timberlake al Super Bowl 14 años después del incidente con Janet Jackson

Lo ocurrido en el Super Bowl de 2004 es considerado uno de los momentos más controversiales de la historia de la televisión estadounidense.
Getty Images
Por BBC Mundo
4 de febrero, 2018
Comparte

 

janet y justin

Getty Images
El incidente fue uno de los más polémicos de la televisión estadounidense hasta ese entonces.

La última vez que Justin Timberlake actuó en un Super Bowl, el evento deportivo anual con más audiencia en Estados Unidos, las cosas no terminaron bien.

Al final de una vibrante presentación de medio tiempo junto a la entonces muy popular Janet Jackson, el exintegrante de NSYNC subió la mano hacia el pecho de su compañera, le agarró una esquina del vestido y, de un tirón, le dejó el pezón derecho al aire.

Era 2004 y, hasta hoy, es considerado uno de los momentos más controversiales de la historia de la televisión estadounidense, un incidente por el que todos los implicados tuvieron que pedir disculpas y soportar burlas, amonestaciones y hasta demandas.

Este domingo, 14 años después, Timberlake volverá a actuar en los esperados 12 minutos del medio tiempo del Super Bowl y, nuevamente, la polémica está servida.

Medios estadounidenses y organizaciones feministas han cuestionado la invitación al artista, no por su actuación en sí, sino por la “exclusión” y el supuesto “machismo” contra Jackson, cuya carrera, según los especialistas en el mundo del espectáculo, se desplomó a partir de lo que se bautizó como “Nipplegate” (Pezóngate, en español).

Para The New York Times, “en el contexto del movimiento #MeToo (que reivindica a las mujeres víctimas de acoso), la situación se presenta como una demostración de cómo la culpa de la víctima sostiene el privilegio masculino”.

janet y justin

Getty Images
La carrera de Janet Jackson entró en declive tras el incidente.

Mientras, los seguidores de la artista -hermana del fallecido Michael Jackson- iniciaron una campaña para denunciar su supuesta “marginación” y exigir a Timberlake que la invite a cantar con él en Minneapolis sobre el escenario, como hizo ella con él en 2004.

Nunca han estado claras las circunstancias de aquellos hechos, pero en entrevistas recientes y a partir del anuncio de su participación en el medio tiempo del domingo, el músico sugirió que ambos acordaron hacerlo, aunque se lamentó nuevamente y dijo que sería algo que no volvería a hacer.

Pero ¿qué pasó con los dos intérpretes después de aquella actuación que todavía sigue generando controversia en la memoria de muchos?

Consecuencias

Las consecuencias de aquella tarde de febrero de 2004 todavía se sienten en Estados Unidos.

El gobierno impuso una serie de restricciones en la difusión de estos eventos televisivos en vivo, que van desde restringir el contenido sexual permitido a algunas cadenas hasta la trasmisión de los programas con una demora de unos segundos, para posibilitar su censura en los casos en los que se requiriera.

Uno de los creadores de YouTube, que apareció un año después, comentó que la dificultad de encontrar un sitio en internet con la repetición del video del espectáculo fue lo que lo inspiraró a crear la plataforma.

En términos lingüísticos, la terminación “gate” (puerta, en inglés) comenzó también a utilizarse para definir términos relacionados con controversias políticas y culturales, como no había sucedido desde el caso de Watergate, en la década de 1970, que le costó la presidencia a Richard Nixon.

Se dice, además, que nunca tanto se habló de pezones en los medios estadounidenses como entonces.

Beyoncé, Chris Marin y Bruno Mars, en el show del Super Bowl 50

Getty Images
A las artistas femeninas les tomó más de una década volver al espectáculo del medio tiempo.

Varios estudios sugieren que la publicidad del espectáculo también se hizo más aburrida y “puritana” a partir de entonces.

Pero la imagen de la mujer en este tipo de eventos también se vio afectada.

El medio tiempo del Super Bowl se convirtió durante el resto de la década en un espectáculo para rockeros masculinos de otra época (desde Paul McCartney hasta The Rolling Stones) y no fue hasta 2011 cuando recuperó el aura juvenil y pop que lo había caracterizado en sus inicios.

De acuerdo con la revista Variety, la peor parte le tocó a Jackson, que vio su carrera “hundirse” a partir de entonces, mientras que la de Timberlake florecía.

Si el ex NSYNC utilizó los Grammy de 2004 para arrepentirse por lo sucedido, a Jackson le cancelaron la invitación al evento e incluso, según Variety, le negaron cualquier plataforma para que hiciera pública su disculpa.

Logo de la NFL

Getty Images
El Super Bowl es uno de los eventos más vistos de la televisión estadounidense.

Y mientras las disqueras continuaron ofreciendo contratos y proponiendo giras al joven, la cantante vio cómo compañías como MTV y otras plataformas de radio y video incluyeron su música en su lista negra.

Jackson, que hasta entonces había colocado varios de sus temas en el número 1 de la lista de Billboard, nunca volvió a situar una de sus canciones entre las más populares.

Mientras, Timberlake ha ubicado cuatro sencillos en la cabeza de esa lista desde el incidente.

Implicaciones

De acuerdo con la publicación online The Daily Beast, no fue hasta el lanzamiento de su último álbum, Unbreakable (2015), su embarazo y su regreso a los escenarios con su gira State of the World, que finalmente, Jackson “se libró de más de una década de culpa indebida”.

“Mientras, el artista blanco en el centro de la controversia no recibió ninguna de las consecuencias”, señala el medio especializado en cultura pop.

Pelota

Getty Images
El Super Bowl es el espectáculo con más audiencia de la televisión de Estados Unidos

Otros medios especializados, como Reffinery29, cuestionaban cómo la polémica en torno a lo sucedido se centró en cuestiones de puritanismo, moralidad o vergüenza en lugar de criticar la imagen que se trasmitió del cuerpo de la mujer como algo “desechable” y “utilizable” al antojo de la figura masculina.

Pero las acusaciones de machismo en torno al Super Bowl no terminan ahí.

Para algunos, el uso de una publicidad marcadamente masculina también constituye un lastre para el evento que, según sondeos, tuvo a las mujeres como el 49% de su audiencia en 2017.

Hasta el momento se desconoce quiénes serán los invitados de Timberlake para compartir los 12 minutos que constituyen la parte central del espectáculo deportivo más popular en Estados Unidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Opacidad, nula formación inicial y despliegue sin estrategia en la Guardia Nacional, confirma Auditoría

La ASF destaca que pese a tratarse de una fuerza civil, el 70% de elementos de la Guardia Nacional son militares y la nueva fuerza carece de bases e infraestructura propia.
Cuartoscuro
21 de febrero, 2021
Comparte

Con militares transferidos a sus filas sin acreditar los cursos de formación inicial ni la certificación de que eran aptos para poder hacer ese trabajo; con recursos manejados sin reglas claras y en procesos poco transparentes; y con un despliegue masivo, pero sin atender ninguna lógica criminal ni de incidencia delictiva.

Así fue como el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador puso en marcha a la nueva Guardia Nacional (GN), de acuerdo con las conclusiones de tres auditorias de desempeño y financieras realizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a dicha fuerza.

Lee: 47 elementos de la Guardia Nacional han sido detenidos por delitos que van del robo al feminicidio

Los informes de resultados dados a conocer como parte del análisis de la Cuenta Pública 2019 arrojan que el actual gobierno ha cumplido con la premisa básica de desplegar una fuerza de seguridad nacional superior en estado de fuerza a la ya extinta Policía Federal: en 2020 contaba ya con más de 90 mil elementos.

A su vez se cumplió con un diseño que en el papel luce completo: se trata de una fuerza conformada con apoyo de las fuerzas armadas pero que por definición debe ser una policía civil, y que contempla todos los requisitos y candados legales para ser profesional: exámenes, capacitaciones, certificaciones, servicio profesional de carrera, fuertes cláusulas anticorrupción, etcétera.

Sin embargo, en los hechos el proceso a cargo de la Secretarías de Seguridad, Defensa y Marina ha incumplido con varias de las disposiciones legales planteadas. Se trata de anomalías que, según la ASF, deben corregirse para garantizar que la GN resulte útil en su labor de fortalecer la seguridad y combatir al crimen.

“Se identificó que existieron elementos asignados que no cumplieron con la totalidad de requisitos de ingreso ni con la Formación Inicial Policial; asimismo, también se observó que el despliegue operativo no se realizó en función de la incidencia delictiva como lo prevé la planeación de mediano plazo; por lo que si bien, la GN se encuentra en etapa de conformación; si no corrige las deficiencias, se corre el riesgo de que los elementos responsables de la seguridad pública no cuenten con una formación policial civil; y de que el despliegue de los efectivos no contribuya a la baja de incidencia delictiva”, concluyó la ASF.

Si no se trata de una auditoría forense, las dependencias cuentan con un lapso de 30 días, desde que son notificadas, para aclarar y solventar las observaciones. De no hacerlo, la Auditoría procederá con la interposición de denuncias penales en contra de quien resulte responsable, según la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación.

A continuación, se detallan los principales hallazgos reportados por los auditores en los informes de resultados:

Estado de fuerza: nula formación policial

Los informes confirman que la Guardia Nacional es una corporación preponderantemente militar, pese a que por definición debería ser una policía civil. El reclutamiento de soldados y marinos son transferidos a esta nueva fuerza se ha convertido en la regla y no en la excepción.

Prueba de ello es que, de acuerdo con la ASF, de los 90 mil 162 elementos con los que contaba esta fuerza al cierre del primer cuatrimestre de 2020, el 71.3% (7 de cada 10), son en realidad policías militares y navales enviados desde el Ejército y la Armada.

Animal Político adelantó en agosto de 2020 que ni los nuevos reclutas de la GN eran civiles. En realidad, se trataba de personal reclutado, adiestrado y contratado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que luego era asignado a las filas de la guardia.

De hecho, el informe de la ASF confirma que la Guardia Nacional solo ha contratado por sí sola al 0.1% de su personal. El otro 28.7%  de sus elementos son expolicías federales transferidos a la GN cuando la Policía Federal fue desarticulada.

Pero mas allá del perfil militar, lo que la ASF destaca como un punto de alerta es la deficiencia en la formación de los militares uniformados como policías.

Por ejemplo, del universo de 33 mil 971 elementos de la Sedena transferidos a la GN al cierre de 2019, los auditores revisaron los expedientes de 380 efectivos a manera de muestra. Se corroboró que 346 de ellos equivalentes al 93.8% no contaban con la constancia haber pasado siquiera el curso inicial para ser policía.

De la misma muestra seleccionada, apenas 23 elementos equivalentes al 6.2%  contaba con el curso inicial acreditado. Además 11 elementos ya habían sido dados de baja.

En el caso de 9 mil 415 policías navales de la Secretaría de Marina asignados a la GN al cierre de 2019, los auditores analizaron una muestra de 370 efectivos y encontraron que 146 equivalentes al 40%  tampoco contaban con el curso básico de formación policial acreditado.

A lo anterior se suma que más del 95% de la muestra de soldados y marinos examinados por los auditores tampoco contaban con todos los requisitos que marca la ley para su ingreso.

En respuesta a estas observaciones la Guardia Nacional informó que al cierre de 2020 ya contaba con “avances en la impartición” del curso inicial para sus efectivos, pero sin precisar cifras de ello.

En cuanto a las evaluaciones de control de confianza y la certificación de que cuentan con el perfil y habilidades para realizar una función policial, ambos requisitos obligatorios para ser policía en México, el nivel de avance en la GN es nulo: ni un solo elemento contaba con estos procedimientos aprobados.

Por el momento esto no coloca a los guardias en una situación ilegal dado que la reforma que dio paso a la creación de la GN dio un margen de tolerancia de dos años para cumplir con las evaluaciones. No obstante, para los auditores llamó la atención el nulo avance en los procesos.

“Se requiere fortalecer el desempeño en cuanto a garantizar que el personal que integra e ingrese a la GN cumpla con los requisitos para formar parte de la misma, como lo son las evaluaciones de controles de confianza y con ello, obtener su Certificado Único Policial, como elemento indispensable para que la GN logre constituirse en una corporación de seguridad pública de carácter civil, con las capacidades necesarias y con personal profesional y disciplinado”, indicaron los auditores.

Entérate: Guardia Nacional acumula cinco casos de presunto abuso de la fuerza en solo 6 meses

Dudoso despliegue

El informe de los auditores destaca que si bien, la Guardia Nacional fue desplegada en distinta proporción en todo el país, no hay evidencia que acredite que esta movilización se ha hecho para atender algún fenómeno criminal en particular.

En su análisis la ASF destaca que al cierre de 2019 la nueva fuerza ya había sido delimitada a través de 32 coordinaciones territoriales y se avanzó en la puesta en marcha de 150 regiones de las 266 previstas en total. No obstante, los auditores destacaron que este despliegue no siguió una lógica de combate a zonas de alta criminalidad.

“Se verificó que la delimitación de las regiones de 2019 no se realizó en función de la incidencia delictiva de las entidades federativas, tal es el caso de Aguascalientes y Colima, entidades que de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2019 registraron un total de 39,130 y 27,453 averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas por delitos del fuero común y federal y, para ese año, sólo se delimitó una región en cada estado”, indica el informe.

Los auditores emitieron una recomendación a la Guardia Nacional para que se afinen criterios que justifiquen el despliegue operativo y que, a su vez, esto permita definir una estrategia efectiva de combate al crimen.

La ASF también llamó la atención al hecho de que los cuarteles y bases operativas de la GN se estén construyendo en todo el país a cargo de la infraestructura de la Sedena. En ese sentido recomendó al gobierno que se analice la factibilidad de dotar de equipo propio a la GN para que al término de los cinco años planteados para su formación cuente con una infraestructura propia e independiente.

Dinero opaco e irregular

Otra advertencia hecha por los auditores tiene que ver con los recursos públicos que se han implementado para la conformación de la GN, sobre todo por la participación de varias dependencias en el procedimiento.  En su análisis, la ASF ha detectado inconsistencias como falta de reglas y acuerdo que garanticen que le dinero transferido se gaste adecuadamente.

Por ejemplo, los auditores encontraron omisiones en los registros relacionados con la transferencia de más de 15 mil millones de pesos y 202 mil bienes que pertenecían a Policía Federal y fueron enviados a la Guardia Nacional.

A su vez se han detectado inconsistencias o requisitos incumplidos en diversos procesos de adjudicación o firma de contratos. Por ejemplo, en la firma de dos convenios con la Universidad de Ciencias de la Seguridad del estado de Nuevo León para la formación de instructores no se garantizaron las mejores condiciones para el Estado pues la documentación que justifica el procedimiento se realizó luego del pago.

A ellos se agregan múltiples pagos sin justificación o de los que no hay soporte documental suficiente, como 15 millones erogados en conceptos de supuestas compensaciones para cinco mil elementos que la dependencia debe aclarar en qué se gastaron.

“Es necesario dar mayor transparencia al proceso, en específico, a la transferencia de recursos a la Secretaría de Seguridad, así como a los transferidos por la Policía Federal”, concluyeron los auditores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.