11 grandes urbes del mundo podrían quedarse sin agua como Ciudad del Cabo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

11 grandes urbes del mundo podrían quedarse sin agua como Ciudad del Cabo

La sequía que enfrenta Ciudad del Cabo es apenas uno de los ejemplos extremos de un problema del que muchos expertos llevan tiempo advirtiendo: la escasez de agua.
Cuartoscuro
Por BBC Mundo
7 de febrero, 2018
Comparte

Ciudad del Cabo enfrenta la poco envidiable situación de poder convertirse en unas semanas en la primera gran ciudad del mundo moderno en quedarse sin agua potable.

No obstante, la sequía que enfrenta esta ciudad sudafricana es apenas uno de los ejemplos extremos de un problema del que muchos expertos llevan tiempo advirtiendo: la escasez de agua.

A pesar de que el agua cubre 70% de la superficie de la Tierra, el agua dulce no es tan abundante como se piensa: sólo representa 3%.

Más de 1.000 millones de personas no tienen acceso a agua y a otros 2.700 millones les hace falta por lo menos un mes del año.

Una investigación de las 500 ciudades más grandes del mundo publicada en 2014 estimó que una de cada cuatro de esas municipalidades atraviesan una situación de “estrés de agua”, lo que según Naciones Unidas sucede cuando los suministros anuales descienden por debajo de 1.700 metros cúbicos por persona.

Grifo de agua

Getty Images
Una cuarta parte de las principales ciudades del mundo enfrentan una situación de estrés de agua.

Según las proyecciones de expertos respaldados por la ONU, la demanda global de agua potable sobrepasará el suministro en 40%, para el año 2030, gracias a una combinación de factores como el cambio climático, la acción humana y el crecimiento demográfico.

No debería sorprender, entonces, que Ciudad del Cabo sea la punta del iceberg.

En cada continente, importantes centros urbanos enfrentan escasez en una carrera contra el tiempo para encontrar una solución. Aquí te presentamos 11 de las ciudades con mayor probabilidad de quedarse sin agua en un futuro próximo:

Sequía en Sao Paulo

Getty Images
En el punto más crítico de la sequía, los embalses de Sao Paulo parecían unos paisajes desolados.

Sao Paulo

La capital fianciera de Brasil y una de las ciudades más populosas del mundo (con más de 21,7 millones de habitantes), atravesó una crisis parecida a la de Ciudad del Cabo en 2015, cuando la capacidad de su principal embalse cayó por debajo de 4%.

En el punto más crítico de la sequía, la ciudad tenía menos de 20 días de suministro de agua y la policía tenía que escoltar los camiones que transportaban este líquido para evitar los saqueos.

Se cree que el problema se debió a la sequía afectó el sureste de Brasil entre 2014 y 2017, pero una misión de la ONU enviada a Sao Paulo criticó a las autoridades estatales por la “falta de planeación e inversión”.

El fin de la crisis se declaró en 2016, pero en enero del año siguiente, las reservas principales estaban 15% por debajo de lo esperado para esa época, poniendo una vez más en entredicho los suministros de agua.

Lago contaminado en Bangalore

Getty Images
La contaminación en los lagos de Bangalore es extensa.

Bangalore

Los funcionarios locales en esta ciudad de India están desconcertados por el crecimiento de nueva urbanizaciones, tras el auge de este lugar como un centro tecnológico, y están trabajando para administrar de la mejor manera posible la red de agua y el sistema de alcantarillado de la ciudad.

Las anticuadas tuberías de la ciudad necesitan una urgente y total renovación: un informe del gobierno nacional encontró que más de la mitad del agua potable de la ciudad se desperdicia.

Al igual que China, India enfrenta un problema de contaminación de agua y las cosas en Bangalore no son diferentes: una investigación de los lagos de la ciudad descubrió que 85% de estos tenía agua que únicamente servía para irrigación y refrigeración industrial.

Ni un sólo lago tenía agua adecuada para ser bebida o parael baño.

Cabras pastando en el lecho de un río seco

Getty Images
Las sequías han afectado las vías fluviales cerca de Pekín.

Pekín

El Banco Mundial considera que hay escasez de agua cuando se reciben menos de 1.000 metros cúbicos de agua potable anuales por persona.

En 2014, cada uno de los más de 20 millones de habitantes de Pekín recibieron sólo 145 metros cúbicos.

Aunque China tiene 20% de la población mundial, cuanta con apenas 7% del agua potable global.

Un estudio de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, estimó que las reservas del país cayeron en un 13% entre 2000 y 2009.

También hay contaminación: las cifras oficiales de 2015 muestran que 40% del agua superficial de Pekín estaba contaminada hasta el punto de ni siquiera servir para la agricultura o la industria.

Las autoridades chinas han intentado atacar el problema con la creación de proyectos masivos de desviación de agua y con programas educacionales, así como el alza de tarifas para los grandes consumidores.

Contaminación en el Nilo

Getty Images
El Nilo aporta 97% del suministro de agua de Egipto.

El Cairo

El río Nilo fue crucial en la creación de una de las grandes civilizaciones del mundo antiguo, pero en tiempos modernos atraviesa problemas.

Es la fuente de 97% del suministro de agua en Egipto, como también es el receptor de crecientes cantidades de desperdicios no tratados provenientes de la agricultura y las zonas residenciales.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, Egipto está catalogado como uno de los países de ingresos medianos bajos con más alta tasa de muertes relacionadas a la contaminación de agua.

La ONU vaticina que el país enfrentará escasez crítica para 2025.

Un vecindario inundado en Yakarta

Getty Images
La perforación ilegal de de pozos hacen a la capital de Indonesia más vulnerable a las inundaciones.

Yakarta

Como muchas ciudades costeras del mundo, la capital de Indonesia enfrenta la amenaza creciente de la subida del nivel del mar.

En Yakarta el problema es grave por la acción humana directa: debido a que menos de la mitad de los 10 millones de habitantes de la ciudad tienen acceso a la red de agua pública, la perforación ilegal de pozos está diezmando los acuíferos subterráneos, literalmente encogiéndolos.

Como consecuencia, 40% de Yakarta está bajo el nivel del mar, según las estimaciones del Banco Mundial.

A este problema se le añade que los acuíferos no se están rellenados a pesar de las fuertes precipitaciones porque la prevalencia del asfalto no permite que los campos abiertos absorban la lluvias.

Panorama de Moscú

Getty Images
Moscú y Rusia están plagadas de problemas de contaminación de agua.

Moscú

Una cuarta parte de las reservas de agua dulce del mundo están en Rusia, pero el país está plagado de problemas de contaminación causados por el legado industrial de la época soviética.

Es algo que específicamente atañe a Moscú, cuyo suministro de agua dependen en un 70% del agua superficial.

Los entes reguladores oficiales reconocen que entre 35% y 60% de todas las reservas de agua potable no cumplen con los estándares sanitarios.

Lago seco

AFP
Una sequía de 10 meses secó este lago cerca de Estambul.

Estambul

De acuerdo a las cifras oficiales del gobierno de Turquía, el país técnicamente atraviesa un período de estrés de agua, ya que el suministro per cápita cayó por debajo de 1.700 metros cúbicos en 2016.

Los expertos locales han advertido que la situación podría empeorar y llegar a la escasez para 2030.

En años recientes, las zonas densamente pobladas como Estambul (con 14 millones de habitantes) han empezado a experimentar cortes de agua durante los meses más áridos.

Los niveles de los embalses de la ciudad se redujeron a más de 30% de su capacidad a comienzos de 2014.

Burros cargando agua

AFP
La falta de acceso al acueducto es algo común en la Ciudad de México.

Ciudad de México

La escasez de agua no es nada nuevo para muchos de los 21 millones de habitantes en la Ciudad de México.

Uno de cada cinco reciben apenas unas horas de agua del grifo y 20% tienen agua corriente durante sólo parte del día.

La ciudad importa hasta 40% de su agua de fuentes distantes pero no cuenta con la infraestructura para el reciclaje de agua desperdiciada.

La pérdida de agua debido a problemas en el sistema de tuberías se estima en 40%.

Una tubería rota en el centro de Londres

Getty Images
La tasa de desperdicio de agua en Londres es de 25%.

Londres

De entre todas las ciudades del mundo, la capital británica no es la primera que se viene a la mente cuando se piensa en la escasez de agua.

La realidad es otra: con unas precipitaciones anuales de unos 600 mm (menos que París y sólo la mitad de Nueva York) Londres toma 80% de su agua para el consumo de los ríos.

La autoridad administrativa del Gran Londres dice que la ciudad está llegando casi al límite de su capacidad y probablemente tendrá problemas de suministro para 2025 y “seria escasez” para 2040.

Parece que el veto a las mangueras se volverá más común en un futuro, en Londres.

La arena de sumo Ryogoku Kokugikan

BBC
La arena de sumo de Ryogoku Kokugikan es uno de cientos de edificos públicos en Tokio que reciclan agua de lluvia.

Tokio

La capital japonesa goza de unas precipitaciones anuales parecidas a las de Seattle, un ciudad que se conoce en Estados Unidos como la “lluviosa”.

Sin embargo, estas precipitaciones en Tokio está concentrada en únicamente cuatro meses del año.

Esa agua debe ser recolectada pues una temporada lluviosa menos intensa podría generar sequía.

Así lo hacen las autoridades de la ciudad: por lo menos 750 edificios públicos y privados en Tokio tienen un sistema de recolección y utilización de aguas lluvia.

Con sus más de 30 millones de habitantes, la red de agua de Tokio depende en 70% del agua superficial (ríos, lagos o nieve derretida).

Se han realizado recientemente inversiones en la renovación del sistema de tuberías de la ciudad para reducir el desperdicio por fugas a sólo 3% en un futuro cercano.

El mar frente a Miami

Getty Images
La contaminación marina amenaza los suministros de agua de Miami.

Miami

El estado de Florida se encuentra entre los más lluviosos en EE.UU. Sin embargo, en su ciudad más famosa, Miami, se está gestando un problema.

El agua del océano Atlántico ha contaminado el acuífero de Vizcaya, la principal fuente de agua dulce de la ciudad.

Aunque el problema se detectó en los años 30 del siglo pasado, el agua salada todavía se filtra, particularmente porque en esa ciudad estadounidense el nivel del mar está subiendo más de lo esperado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Gobierno adjudicó sin licitar 9 de cada 10 contratos el primer año de pandemia

En medio de la emergencia de COVID, hubo sobreprecios, o no se cuenta con evidencia de que los proveedores cumplieran la entrega de materiales y equipos, o bien, fueron contratadas empresas sin el perfil adecuado, detectó la ASF.
Cuartoscuro
22 de febrero, 2022
Comparte

En 2020, el primer año de la pandemia, el gobierno federal otorgó 9 de cada 10 contratos sin licitación de por medio, como establece la ley, y cometió irregularidades al registrarlos en el sistema CompraNet, de acuerdo con un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

El órgano fiscalizador detalló que, de los 154 mil 297 contratos suscritos en 2020, el 88.3% no se sujetó a procedimientos de licitación pública como regla general, tal como lo mandata la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

El gobierno federal adjudicó de manera directa −sin licitar−el 78.8% de los contratos; otro 6.5% lo asignó por invitaciones a cuando menos tres personas, y en el 3% recurrió a “otras figuras”. Sólo en el 11.7% de las contrataciones totales se convocó a licitación pública, esto es, en sólo 1 de cada 10 casos, según la ASF.

Lee: La ASF encuentra irregularidades millonarias en obras clave de AMLO: Santa Lucía, Dos Bocas, Tren Maya…

El artículo 26 de la Ley de Adquisiciones establece que, “por regla general”, las compras, arrendamientos y servicios se deben adjudicar a través de licitaciones públicas, con el objeto de favorecer la competencia y asegurar al Estado las mejores condiciones en cuanto precio, calidad y financiamiento.

Además, en el sistema CompraNet se detectaron deficiencias en el registro de los contratos suscritos en 2020, puesto que el 21.2% de los casos (32 mil 661 contrataciones) presentó al menos una de sus 24 características sin información, amén de que hubo discrepancias entre columnas en más de 18 mil contratos, por lo que la ASF urgió a establecer mecanismos que aseguren la confiabilidad y actualización de los datos contenidos en la plataforma, a fin de llevar a cabo el seguimiento del ciclo de contrataciones públicas.

En medio de la emergencia que significó la pandemia de COVID-19, la falta de procesos de licitación pública para adquirir insumos médicos generó daños al erario, pues en muchos casos –detectados por la propia ASF— hubo sobreprecios, o no se cuenta con evidencia de que los proveedores cumplieran la entrega de materiales y equipos, o bien, fueron contratadas empresas sin el perfil adecuado.

La Auditoría explicó que no existen leyes y reglamentos que permitan a la Secretaría de Hacienda supervisar adquisiciones en contextos de emergencia, garantizar la transparencia y combatir la corrupción.

“No se identificaron ordenamientos jurídicos específicos para regular y supervisar el proceso de compras y contrataciones ante situaciones de emergencia, a fin de garantizar que las condiciones de contratación sean las óptimas y que se apliquen los principios de economía, eficiencia y austeridad”, indicó la ASF en la auditoría de desempeño 39-GB.

“(Esto impidió) a la SHCP, como conductora de la política general de compras y contrataciones del Sector Público, asegurar la transparencia y seguimiento ante emergencias, debido a que no se cuenta con una definición en la normativa vigente que detalle, establezca y determine los supuestos y criterios de una contratación emergente, así como las facultades y atribuciones para operar, supervisar, dar seguimiento y vigilar dichas contrataciones, lo que provocó que no contara con elementos para medir su contribución en la atención del problema público relativo a que las adquisiciones, contrataciones y servicios y obras públicas relacionados con las mismas del sector público son una fuente potencial de corrupción”.

Entérate: La ASF detecta posibles daños al erario por 2 mil 754.8 mdp en la atención a la pandemia

Señalan irregularidades presupuestales

La Auditoría señaló que tanto la Secretaría de la Función Pública (SFP) como la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) incurrieron en irregularidades de gasto al cumplir su función de conducir y vigilar la política general de contrataciones.

Mientras que Hacienda es la encargada de planear, establecer, conducir y realizar el control presupuestario de las contrataciones públicas, la SFP tiene la facultad de conducir y aplicar la política de control interno, prevención, vigilancia, inspección y revisión de dichas contrataciones.

Para cumplir sus funciones, la SHCP operó en 2020 el programa presupuestario “Regulación del proceso de compras y contrataciones” con un presupuesto de 23.6 millones de pesos, que tenía el objetivo de vigilar que las dependencias contraten bienes, servicios y obra pública propiciando la competencia y evitando actos de corrupción.

No obstante, indicó la ASF, Hacienda “no ejerció recursos por medio del programa debido a que no contó con un reglamento interior en el que se definieran las atribuciones de las unidades responsables de la política, por lo que las acciones en materia de compras públicas las realizó mediante el programa presupuestario ‘Actividades de apoyo administrativo’”, lo que constituye una irregularidad.

Por su parte, para conducir la política de vigilancia interna de las compras públicas, la SFP ejecutó el programa “Políticas de austeridad republicana y eficacia gubernamental”, que contaba con presupuesto de 2.7 millones de pesos; no obstante, lo gastado por la dependencia en este rubro fue de 107.6 millones de pesos, lo que significó un sobreejercicio presupuestal.

La ASF recomendó a la Cámara de Diputados dotar a la SHCP de un marco legal que le permita robustecer la conducción de las compras ante situaciones de emergencia, a fin de asegurar su transparencia y seguimiento.

Adjudicaciones directas, signo del gobierno

Las adjudicaciones de contratos sin licitación es una constante en la actual administración obradorista.

Informes elaborados por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) señalan que, de 2018 a 2019, hubo un repunte en la cantidad adjudicaciones directas y una caída en las licitaciones públicas.

En 2019, la institución que más contratos por adjudicación directa otorgó fue el IMSS, seguido de Diconsa y el ISSSTE.

En el caso de Diconsa, la propia ASF documentó irregularidades millonarias en el ejercicio de recursos públicos, especialmente en lo relativo a las contrataciones. Incluso, tanto la SFP como la Fiscalía General de la República (FGR) investigan a exfuncionarios de esa empresa paraestatal, así como de Segalmex y Liconsa, por posibles actos de corrupción.

En un reciente informe con datos de 2021, MCCI indicó que la práctica de brincarse las licitaciones públicas también es replicada por los gobiernos estatales.

El estudio señala que, de los 5 mil 534 contratos asignados a nivel estatal, el 36% se entregó por adjudicación directa, el 35% por licitación pública y el 28% por invitación restringida.

Colima, Oaxaca y Michoacán fueron los estados que más contratos otorgaron por adjudicación directa, mientras que Guerrero, Tlaxcala, Tamaulipas y Jalisco son los que más recurrieron a la invitación restringida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.