Una joven de México creó unos pañales reutilizables que se convirtieron en un negocio millonario
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC

Una joven de México creó unos pañales reutilizables que se convirtieron en un negocio millonario

Ixchel Ayala quería una alternativa a los pañales desechables que le causaron irritación a su bebé. Y con su abuela creó unos pañales reutilizables que no solo funcionaron bien: fueron el inicio de un gran negocio.
BBC
Por Natasha Pizzey-Siegert BBC, Irapuato, México
15 de marzo, 2018
Comparte

Cuando Ixchel Anaya quedó embarazada a los 22 años, poco sabía que con la llegada de su bebé también nacería una idea de negocio que se haría global.

Era 2009 y la joven estudiaba diseño de interiores cuando tuvo a su primer hijo.

Los pañales desechables causaron terribles erupciones al bebé, por lo que decidió probar pañales lavables reutilizables.

Vivía en la ciudad mexicana de Irapuato, a unos 300 kilómetros al noroeste de Ciudad de México.

Y aunque tenía un montón de opciones para comprar pañales reutilizables en internet, de sitios de Europa y EE.UU., estaba decepcionada de no poder encontrar ninguno bueno de fabricación casera.

Por ello decidió iniciar su propio diseño con la ayuda de su abuela.

Creó pañales de varios tamaños y telas hasta que llegó a un diseño que la dejó contenta.

Sus amigas que también tenían bebés quedaron asombradas con los diseños de Ixchel, así que la joven empezó a fabricar más y más para venderlos.

Muestra de pañales Ecopipo
BBC

Los pañales que Ixchel Ayala comercializa actualmente nacieron de los diseños que hizo junto con su abuela hace varios años.

Al recordar eso, Ixchel dice que estaba encantada con su negocio que le daba dinero.

“Desde que era chica quería tener un negocio. Vendía todo lo que te puedas imaginar, vendía hasta los dulces de las piñatas”, dice.

Ixchel pronto se dio cuenta del potencial de ventas que tenían los pañales caseros, por lo que junto con su esposo puso en marcha Ecopipo.

El nombre es una combinación de “eco”, por la palabra “ecológico”, y “pipo”, el nombre del oso de peluche que ha pasado de generación a generación en su familia.

Hoy la empresa goza de ventas anuales por US$1,3 millones y exporta a países de todo el mundo.

Costura delicada

En un lunes por la mañana en la fábrica de Ecopipo en Irapuato, Ixchel va por ahí hablando con algunos de sus 25 empleados.

Las costureras trabajan hábilmente con tejidos brillantes, mientras que una joven corta parches de velcro de color rosa.

Trabajadoras en la fábrica de Ecopipo

BBC
Para Ecopipo no fue fácil encontrar costureras con la habilidad necesaria para estos pañales.

Parece que todo marcha bien, pero Ixchel admite que hay un montón de obstáculos en el camino, comenzando con una lucha constante por entrenar bien a las costureras.

México tiene una gran industria textil, pero estos pequeños pañales de Ecopipo requieren un tipo de costura más delicado que el que muchas trabajadoras en el estado de Guanajuato dominan.

El padre de Ixchel tuvo que, literalmente, ir tocando de puerta en puerta en 2009 hasta que encontró a la señora “Yolis”, María Yolanda Benítez.

Es una costurera que “hace que las cosas en mi cabeza sean una realidad”, dice la empresaria.

Las empleadas que llegaron después fueron entrenadas lentamente hasta que fueron capaces de realizar el trabajo.

Estrategia en línea

Una vez estaba en marcha la producción a escala comercial, el siguiente reto para Ixchel era llegar a los clientes sin tener que abrir una tienda física en todos lados.

La respuesta fue el comercio electrónico, por lo que lanzó rápidamente una página, ecopipo.com, y usó las redes sociales para promover la marca.

Una empleada de Ecopipo

BBC
Con 25 empleados, Ecopipo produce suficientes pañales para la demanda nacional y de otros países.

En un año ya estaba recibiendo órdenes desde el extranjero: “Me estaba llegando pedidos de Canadá, fue genial. Se puede llegar a cualquier lugar con internet“, dice Ixchel.

“Lo maravilloso de las redes sociales y la web es que no hay límites, y es de bajo costo en comparación con otras formas de publicidad, o la apertura de una oficina en otro país”, señala.

Hoy Ecopipo todavía hace el 90% de sus ventas a través de su página web, mientras que el 20% del producto se exporta.

Ahora ya cuenta con la ayuda de una agencia externa que coloca sus anuncios en Google y se encarga de sus ajetreadas cuentas de redes sociales.

Exporta a países como España, Reino Unido, Canadá, Bélgica, Alemania, Perú, Ecuador y Argentina.

Los pañales tienen una capa exterior impermeable de poliuretano, una interior suave de poliéster, y fibras absorbentes hechas a base de bambú.

Un pañal de Ecopipo

BBC
Los pañales son reutilizables, por lo que además de representar un ahorro de dinero para los padres son buenos para el medio ambiente.

Hay una gama amplia de colores y diseños que son totalmente lavables.

Aunque los Ecopipo pueden parecer de entrada caros –cada uno cuesta alrededor de US$18 y se necesitan hasta 20 durante el crecimiento de un bebé– Ixchel dice que esto es más rentable que los pañales desechables.

Y es una opción mucho más amigable para el medio ambiente.

A lo largo de sus primeros meses de desarrollo, un bebé necesita unos 6.000 pañales desechables antes de que sepa ir al baño.

Cada uno de esos productos puede tardar unos 300 años en desintegrarse.

“¡Imagina cuántos bebés hay en el mundo y la cantidad de residuos que genera!”, dice Ixchel.

Cruzando fronteras

Para entrar a los mercados de la Unión Europea, y en particular a Reino Unido, Ixchel echó mano de su tía Laura Finnegan, quien vive en Irlanda del Norte y quien trabaja en la promoción de la marca.

Sin embargo, debido a que en la Unión Europea los pañales están sujetos a una estricta regulación, el producto originalmente enfrentó dificultades para entrar a esa región económica.

Laura Finnegan con una cliente y su bebé

BBC
Laura Finnegan (derecha) es la representante de Ecopipo en Reino Unido y maneja la marca en la Unión Europea.

“Una de las primeras cajas de pañales que enviamos a la Unión Europea quedó atascada en la aduana durante un año”, dice Ixchel.

“Tuvimos que conseguir una certificación de que no son tóxicos. Tomó un año para pasar todas las pruebas”, explica la joven empresaria.

Ecopipo también tenía que asegurarse de que todas sus etiquetas cumplieran con los requisitos europeos.

Cecilia Montano, una experta de comercio exterior, dice que el uso de internet para exportar productos permite a las pequeñas empresas como Ecopipo crecer y prosperar.

“La exportación es una opción excelente para este tipo de empresas en el aumento de sus ventas y el acceso a mejores mercados”, señala.

Una muestra de la publicidad de Ecopipo Foto: Ecopipo

BBC
Ecopipo maneja publicidad para el público extranjero a través de sus anuncios en internet. (Foto: Ecopipo)

Ecopipo se ha diversificado en los últimos años para vender también toallitas húmedas para bebés, baberos y otros accesorios.

Ixchel, que ahora tiene cuatro hijos, navega en internet para buscar tendencias e inspiración para crear nuevos colores y patrones para los pañales.

“Al final del día, los pañales son como la ropa, una cosa de moda“, dice.

Mientras las costureras están bien ocupadas con los pañales en sus máquinas de coser, Ixchel está pensando en grande estos días.

“Quiero que Ecopipo esté en todos los países donde hay bebés”, sueña la joven emprendedora.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Archivo Cuartoscuro

Posponen el traslado del narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo a un domicilio; permanece en penal Puente Grande

El traslado de Miguel Ángel Félix Gallardo se prevé que sea hasta el 23 de septiembre; el narcotraficante está diagnosticado con 22 enfermedades.
Archivo Cuartoscuro
16 de septiembre, 2022
Comparte

La salida del narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo del penal de Puente Grande, Jalisco, para cumplir la prisión domiciliaria que le fue otorgada se pospuso la noche de este jueves y será hasta el 23 de septiembre cuando se lleve a cabo.

José Antonio Pérez Juárez, director General de Prevención y Reinserción Social de Jalisco, dijo que el traslado se pospuso porque la Guardia Nacional señaló que no existían condiciones para el traslado al domicilio del llamado “Jefe de jefes”, informó Milenio.

Un juez autorizó que Félix Gallardo cumpla los tres años que le restan de su condena en un domicilio particular debido a su edad -76 años- y los problemas de salud que padece, toda vez que fue diagnosticado con 22 enfermedades, entre ellas cáncer facial y neumonía.

La abogada del fundados del cártel Guadalajara, María Teresa Vallejo Pérez, aseguró que la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, fue la que argumentó que la Guardia Nacional no tenía personal suficiente para trasladar a su cliente a un domicilio particular.

Por lo que responsabilizo a “todo México” si se muere Miguel Ángel Félix Gallardo, señaló el diario Reforma.

“Es una cuestión política donde crean, donde construyen la imagen de una persona, hay que matarlo para ofrecerlo como sacrificio”, dijo la abogada.

Lee: Dan 37 años de prisión a Félix Gallardo, a tres décadas del homicidio de un agente de la DEA

Durante este jueves se realizó una audiencia para probarle el brazalete electrónico que portará el narcotraficante y que lo mantendrá vigilado; sin embargo, se determinó que ésta se repetirá el 23 de septiembre a las 18:00 horas.

Este jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó dar atención médica a Miguel Ángel Félix Gallardo, mientras se encuentre en prisión debido a su estado de salud.

El narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo es considerado uno de los delincuentes más poderosos de México en la década de los 80; está en prisión desde 1989, en en penal Puente Grande.

Fue detenido y después condenado por el asesinato de Enrique Camarena, un agente de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) que investigó las operaciones del extinto Cártel de Guadalajara.

Félix Gallardo fue apodado “el Jefe de Jefes” por el poderío que se le atribuía en el tráfico de drogas desde México hacia Estados Unidos en las últimas décadas del siglo pasado.

 

Con información de Reforma y Milenio. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.