Todos somos susceptibles de creer en noticias falsas, advierte el libro del periodista Esteban Illades
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Portada del libro

Todos somos susceptibles de creer en noticias falsas, advierte el libro del periodista Esteban Illades

Durante las elecciones, las noticias falsas no vendrán de los medios sino de las campañas políticas, advierte el autor del libro.
Portada del libro
Por Liliana Chávez
10 de marzo, 2018
Comparte

Durante la convención republicana de 2016, el periodista mexicano Esteban Illades confirmó lo alarmante del problema de las noticias falsas al observar en vivo la influencia que el entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump ejercía sobre sus seguidores. Sin importar que los datos que ofreciera no pudieran ser comprobados, la gente se dejaba llevar por sus sentimientos y creencias.

Illades ya había identificado que algo similar sucedía en México cuando en 2015 publicó su primer libro, La noche más triste, sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Para verificar o descartar hipótesis oficiales sobre el caso, Illades consultó a John DeHaan, un experto en crímenes e incendios. La información de DeHaan fue descartada por otros investigadores y resultó ser la parte más polémica de su libro. Las creencias personales, considera Illades, determinan qué información consideramos falsa o verdadera. Así surgió la idea de escribir su segundo libro, Fake News. La nueva realidad, lanzado este mes en México por editorial Grijalbo.

En la primera parte del libro, Illades analiza el origen y contexto de las noticias falsas en Estados Unidos, para después enfocarse en los casos mexicanos: de las viejas prácticas del periodismo político a la creciente influencia de los memes, Facebook y Twitter en la opinión pública, para finalizar con la historia de la inexistente niña Frida Sofía durante el terremoto del año pasado.

En México, intuye Illades con humor, el problema de las noticias falsas ofrece un caso atípico: “En lugar de ser un sistema de medios donde la verdad sea reemplazada por mentiras, las mentiras, tal vez, serán remplazadas por la verdad. Hasta que las mentiras las remplacen otra vez”. Mientras tanto, el autor mantiene esperanza en los sitios de periodismo independiente. Al analizar medios digitales como Animal Político, resalta en el libro cómo ciertas investigaciones periodísticas han logrado influir de manera positiva en la sociedad y el gobierno de nuestro país.

Si tuvieras que incorporar el concepto “noticia falsa” a un diccionario, ¿cómo lo definirías?

El diccionario de la Real Academia Española tiene una palabra muy chistosa para definirlo: “Paparrucha”. Noticia falsa es, por un lado, lo que dice ser: una noticia que no es verdadera. Por otro, es un concepto más complejo: una manera de no debatir. Si tú le dices noticia falsa a algo, es negarte a ver los hechos, negarte a ver datos y convertir la verdad en una cuestión ideológica.

Mencionas eso en el libro: cómo la gente ahora se entera sólo de las noticias que están alineadas a su ideología, a sus preferencias o gustos…

Sí, ahora me rodeo de toda esta gente que piensa igual y que repite más o menos las cosas que yo creo. Es muy difícil a través de las redes informarse de las cosas de las cuales no nos queremos informar. Y claro, como buscamos comprobar lo que ya creemos, tenemos más apertura a creer en la desinformación con tal de que confirme nuestras creencias.

¿Influye el nivel socioeconómico y educativo de las personas en la tendencia a creer en noticias falsas?

Yo creo que, sin importar el estrato social, todos somos igual de susceptibles. Ha pasado en Estados Unidos; por ejemplo, en el libro narro el caso de un profesor de derecho constitucional de Harvard que tiene propensión a divulgar noticias falsas.

Dedicas gran parte del libro a las fake news en Estados Unidos, ¿por qué esto es importante para el lector mexicano?

Porque en México no habíamos tenido un caso de noticias falsas como lo que estamos viendo ahora. En la prensa tradicional mexicana del siglo XX lo que teníamos eran versiones: estaba la versión oficial y si acaso había uno que otro medio de comunicación que difería de esa versión oficial, pero eran muy pocos.

¿No son noticias falsas este tipo de fenómenos?

Eh… eso es algo que he estado pensando después del libro. Originalmente yo los categorizaba como noticias falsas, pero creo que más bien son como versiones políticas. En México no se comparten noticias, sino que se comparten declaraciones. El periodismo mexicano está obsesionado con la política; lo que tenemos son notas sobre declaraciones de políticos hablando de otros políticos. No están reportando algo falso, están reportando lo que alguien dice, pero lo que esa persona dice sí puede ser falso. En Estados Unidos sí estamos viendo cómo se crean noticias falsas con el propósito claro de desinformar; en unos casos para generar dinero y en otros para influir políticamente.

Pronosticas que los mayores productores de noticias falsas durante las próximas elecciones en México no serán los medios sino las campañas políticas… 

Claro, eso se ha dado siempre, pero lo que está pasando ahora es que a través sobre todo del Internet estamos viendo noticias falsas no hechas necesariamente por publicistas, sino subcontratadas por campañas políticas, por candidatos que quieren influir. Esto es una manera distinta de tratar de influir en la elección y se hace de dos maneras: a través de la difusión de noticias falsas sobre candidatos y sobre partidos; es decir, el candidato tal está asociado con X persona, que en Estados Unidos funcionó mucho.

Luego está una variante particularmente mexicana: noticias falsas sobre las propias instituciones, noticias que atacan directamente a cómo se hace la elección, que te digan que no puedes votar cuando sí puedes, que tu casilla no existe, que se están robando las boletas en tal o cual lado. Esas noticias son mucho más preocupantes porque en México la confianza en las instituciones es de por sí baja.

Uno de los grandes temas de tu libro es precisamente la credibilidad. Estados Unidos tiene una historia de mayor confianza en sus medios tradicionales. Sin embargo, hay una crisis de credibilidad mediática en todo el mundo, ¿cuáles son las particularidades de esa crisis en México?

En México, tradicionalmente, la confianza en los medios de comunicación ha sido baja, sobre todo en prensa escrita. No se puede minar mucho la credibilidad en los medios porque ya está minada. En general, la gente no consume periódicos, consume más televisión y radio, pero con muchísima desconfianza. Ese es un contraste muy importante con Estados Unidos, donde hay ciertos periódicos que se consideran instituciones sólidas, como el Washington Post y el New York Times.

 ¿Tienes un método para que el consumidor común de contenidos mediáticos pueda identificar las noticias falsas?

El principal es ver de dónde viene la noticia. Se ha comprobado que los medios tradicionales muchas veces publican noticias falsas, pero sí hay que tener una desconfianza mayor hacia las redes sociales en general y hacia los servicios de mensajería. Lo principal es pensar en esas cadenas que llegan por Whats app, en mi experiencia por ahí llegan la mayor cantidad de noticias falsas. Cuando nos llega algo por ahí hay que tener más sospechas, sobre todo si la nota misma no trae una liga a contenido, si es nada más un párrafo que empiece con “El gobierno no quiere que veas esto”, “La televisión no quiere que veas esto porque esta es información verdadera”. En redes sociales, donde nos llega la información directamente, hay que detenernos un poquito más y ver quién está compartiendo la nota, si esa persona tiene un sesgo político particular; de dónde viene la nota, es decir, si se está compartiendo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Por qué la enorme crisis de COVID-19 en India preocupa al mundo

Mientras en algunas partes del mundo se levantan restricciones, el brote en India está registrando un número récord de casos cada día.
AFP
29 de abril, 2021
Comparte
Una paciente en India en una unidad de cuidados intensivos.

AFP
Una paciente en India en una unidad de cuidados intensivos.

“Nunca había visto una situación tan aterradora. No puedo creer que estemos en la capital de India”, afirma Jayant Malhotra a la BBC.

“Las personas no reciben oxígeno y mueren como animales”, añade.

Malhotra se encuentra ayudando en un crematorio en Nueva Delhi, la ciudad donde los hospitales están colapsados ante un aumento sin precedentes de infecciones por coronavirus.

El país reportó un récord mundial de nuevos casos diarios confirmados por quinto día consecutivo el lunes.

Mientras India sufre por esta última ola, China, EE.UU., gran parte de Europa occidental y partes de África y del sudeste asiático registraron una disminución de las muertes durante las dos semanas anteriores al 25 de abril.

De hecho, algunos países están levantando las restricciones e incluso la Unión Europea llegó a insinuar una reapertura para los viajeros estadounidenses que ya fueron vacunados.

Por eso surge la pregunta, ¿puede la terrible situación de India convertirse en un problema importante para el resto del mundo?

¿Qué tan grande es la crisis de India?

Crematorio en India

Reuters
Hay crematorios que trabajan las 24 horas del día.

En febrero, cuando las muertes por covid-19 diarias eran de unos cientos y los casos nuevos por día oscilaban alrededor de 12.000, muchos en India tenían razones para creer de que el país había logrado escapar de lo peor de la pandemia.

Pero poco a poco comenzaron a ver cómo los contagios reportados aumentaban, llegando a superar los del punto más alto de la primera ola (93.000 por día).

Así se llegó a la crisis actual, tan fulminante que se pasó de 200.000 infecciones confirmadas a mediados de abril a más de 350.000 esta semana.

Las muertes también se multiplicaron. Un promedio de 2.336 personas murieron diariamente en la semana que concluyó el 25 de abril, el doble de los fallecimientos en la peor parte de la primera ola.

“India claramente está luchando”, señala el corresponsal de Salud y Ciencia de la BBC, James Gallagher. “El miedo palpable me recuerda al comienzo de la pandemia, cuando el coronavirus aún era una enfermedad desconocida”.

“La covid-19 puede ser mortal incluso con una atención médica perfecta, pero cuando los hospitales se ven sobrepasados, se pierden vidas que podrían haberse salvado”, añade.

La situación es particularmente grave en Nueva Delhi, donde no quedan camas de unidad de cuidados intensivos (UCI).

Hospital en India colapsado.

AFP
Hospital en India están al borde del colapso.

Muchos hospitales están rechazando a nuevos pacientes y al menos en dos de ellos fallecieron personas internadas después de que se agotaran los suministros de oxígeno.

Los familiares de gente que contrajo el virus piden en redes sociales ayuda para conseguir espacio en hospitales, suministros de oxígeno y ventiladores.

El panorama se complica más debido a que los laboratorios también están saturados y los resultados de las pruebas demoran hasta tres días en entregarse.

Mientras tanto, los crematorios tienen que funcionar las 24 horas del día.

Los familiares de contagiados piden ayuda.

Getty Images
Los familiares de contagiados piden ayuda.

Escenas similares se producen en otras ciudades importantes. En total, India confirmó casi 17 millones de infecciones y 192.000 muertes desde que empezó la pandemia.

Pero es muy probable que estas cifras estén por debajo de la realidad.

La enorme población del país y los problemas logísticos hacen que sea realmente difícil realizar pruebas de covid-19 masivas o registrar muertes con precisión, lo que vuelve mucho más difícil conocer la magnitud exacta de la crisis en India en comparación con las que atravesó Europa o Estados Unidos, por ejemplo.

¿Qué tan difícil se puede poner la situación?

Paciente recibe oxígeno

Getty Images
Muchos en India no tienen acceso a atención médica en absoluto.

Para Gallagher, “lamentablemente en las próximas semanas la situación empeorará significativamente”.

“Una lección, aprendida una y otra vez, es que un aumento en los casos conduce a un aumento en las muertes unas semanas después”, indica.

“Incluso si India pudiera detener la propagación del virus de la noche a la mañana, las muertes seguirían aumentando exponencialmente, ya que muchas personas ya fueron infectadas. Y no hay señales de que los contagios se vayan a estabilizar”, afirma el periodista.

Gallagher señala que el aumento o no de los casos dependerá del éxito de los cierres y el ritmo de la inmunización.

India no tiene el mayor número de casos ni muertes registrados. Estados Unidos reportó hasta el 26 de abril alrededor de 32 millones de contagios y 572.000 muertes, según los datos compilados por la Universidad Johns Hopkins.

Tampoco encabeza las listas de infecciones o muertes por cada millón de habitantes. Gran parte de Europa y América Latina reportaron márgenes superiores.

Pero es el tamaño de la población en India y el dramático aumento de casos y muertes lo que causa tanta preocupación.

“Nunca habíamos visto una situación como esta, en la que el sistema de salud sea incapaz de hacer frente a la magnitud de las cifras en el contexto de un fuerte y continuo aumento de nuevos contagios”, señala a la BBC Gautam Menon, profesor de Física y Biología y experto en el modelos de medición de enfermedades infecciosas.

Cuando los servicios de salud colapsan, la gente muere por todas las causas en un número mucho mayor. Son muertes que no se reflejan en las estadísticas del coronavirus.

Además, los proveedores de atención médica en India tienen el gran desafío de alcanzar a su vasta población y, por ello, muchos en ese país no tienen acceso a atención médica en absoluto.

¿Qué significa para el resto del mundo?

La pandemia es una amenaza mundial, eso se sabe.

Desde los primeros días, los científicos y los expertos en salud han rastreado cómo la infección se mueve de un país a otro, impulsada sobretodo por los viajes aéreos y una economía mundial altamente globalizada.

Viajeros hacen fila

Getty Images
Los viajes son una causa de la propagación del virus.

Hasta ahora, las fronteras nacionales representaron una barrera muy limitada para la propagación y se vio que es casi imposible imponer prohibiciones de viaje y cerrar accesos de forma indefinida.

Entonces, lo que sucede en India muy probablemente se extenderá por todo el mundo, especialmente porque el país tiene la diáspora más grande del planeta.

James Gallagher opina que “la pandemia nos enseñó que el problema de un país es el problema de todos”.

“El coronavirus se detectó por primera vez en una ciudad de China y ahora está en todas partes. El número récord de casos en India podría extenderse a otros países, por lo que muchos ya introdujeron restricciones de viaje. Y estos altos niveles de infección son un caldo de cultivo para nuevas variantes”, señala.

¿Una nueva amenaza nació en India?

Las condiciones en India pueden ser muy malas noticias para la lucha global contra la covid-19.

“La numerosa población y su densidad es una incubadora perfecta para que este virus experimente mutaciones”, sostiene Ravi Gupta, profesor de microbiología clínica en la Universidad de Cambridge.

Si se deja tiempo para que el virus mute en tales condiciones “ideales“, podría alargar y aumentar considerablemente la gravedad de la pandemia en todo el mundo.

“Cuantas más oportunidades tenga el virus de mutar, más probable será que encuentre una forma de infectar incluso a las personas que han sido vacunadas”, añade James Gallagher.

Multitud de gente en India

Getty Images
¿Cómo puede India (y el resto del mundo) detener la propagación?

Las nuevas variantes de Reino Unido, Brasil y Sudáfrica ya causaron problemas durante esta pandemia, extendiéndose por todo el mundo.

El profesor Menon cree que ese peligro es latente con India y señala que “es realmente imposible poner un límite a la propagación de variantes”.

“La variante B.1.617 (que se identificó por primera vez en India) se encontró ya en varios países y llegó muy probablemente como un virus importado”, explica.

El experto advierte que las mutaciones y evoluciones continuarán y serán un obstáculo para la inmunidad que podría dar una infección anterior o la vacunación.

La pregunta ahora es qué tan rápido podría suceder eso.

“Sabemos que la covid-19 puede mutar para lograr una mayor transmisibilidad a partir de nuestra observación de las múltiples variantes en todo el mundo. Hasta ahora creemos que las vacunas deben seguir siendo eficaces contra estas nuevas variantes, pero esto puede cambiar en el futuro”, sostiene Menon

¿Cómo pueden India (y el resto del mundo) detener la propagación?

Ya se realizan esfuerzos internacionales para ayudar a India a gestionar su crítica escasez de oxígeno y combatir el devastador aumento de casos.

Reino Unido comenzó a enviar ventiladores y dispositivos concentradores de oxígeno, mientras Estados Unidos levantó la prohibición de enviar ciertas materias primas al extranjero, lo que permite a India producir más vacunas de AstraZeneca.

Oxígeno

AFP
El oxígeno se convirtió en un recurso vital en India.

Varios países también ofrecen enviar personal médico y equipamiento para ayudar.

El gobierno de India aprobó planes para instalar más de 500 plantas de generación de oxígeno en todo el país y contar con más suministros.

Pero estas son medidas para tratar de prevenir muertes, no infecciones.

Los expertos señalan que el mundo necesita un aumento espectacular de la capacidad de lndia para vacunar a su población y prevenir la propagación del virus.

A su favor el país tiene que es una potencia en lo que respecta a la fabricación de vacunas.

Ejecuta un programa de inmunización masiva, produce el 60% de las vacunas del mundo y es el hogar de media docena de fabricantes importantes.

Mujer es vacunada en India

AFP
A su favor el país tiene que es una potencia en lo que respecta a la fabricación de vacunas.

“Un programa de vacunación de adultos a gran escala contra un patógeno virulento como el SARS-Cov2, el virus que causa la covid-19, plantea desafíos sin precedentes”, según el corresponsal de la BBC en India, Soutik Biswas.

La campaña de vacunación de India, la más grande del mundo, comenzó el 16 de enero y tiene como objetivo alcanzar a 250 millones de personas hasta julio.

Se estima que alrededor de 118 millones de personas recibieron una primera dosis hasta abril y esto representa menos del 9% de la población.

Inicialmente limitado a los trabajadores de la salud y al personal de primera línea, el plan masivo se fue ampliando en etapas hasta llegar a los mayores de 45 años.

Pero la magnitud de la tarea de inmunizar a una población tan grande y los problemas logísticos y de infraestructura que plantea el país no dejan de complicar el despliegue.

Por todo ello se señala que la campaña de vacunación debe acelerarse mucho más para alcanzar sus objetivos.

“No está claro si el país tiene suficientes vacunas y capacidad estatal para acelerar y ampliar la cobertura para incluir a los jóvenes”, indica Biswas.

Filas para vacunación.

Getty Images
Filas para vacunación.

Hasta que una población tan grande no se vacune con éxito, India representa un riesgo para todo el mundo.

“El problema de las enfermedades infecciosas como la covid-19 no es asunto de una sola nación o incluso de un pequeño grupo de naciones. Es verdaderamente global en sus implicaciones”, sostiene el profesor Menon.

“Necesitamos más cooperación internacional en pruebas, vacunas e investigación para el bien del mundo“, concluye.

Como han dicho los funcionarios de salud pública y los políticos desde los primeros días de la pandemia: “Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=e3P7FMxmnEY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.