Cuatro documentales muestran la vida más allá de la violencia en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cuatro documentales muestran la vida más allá de la violencia en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca

Durante un año, los 16 jóvenes que fueron seleccionados por Ambulante filmaron cinco documentales que van más allá de la violencia en sus comunidades.
Por Verónica Santamaría
17 de marzo, 2018
Comparte

En la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca no todo es violencia. Cuatro jóvenes cineastas – que pertenecen a la quinta generación de Ambulante Más Allá – muestran el otro lado de esta región abordando varios temas: el autoreconocimiento en las mujeres afrodescendientes, discriminación, arte urbano, discapacidad y el rap.

La región de Costa Chica no cuenta con una delimitación exacta y abarca el Puerto de Acapulco hasta las costas oaxaqueñas en los estados de Oaxaca y Guerrero, donde hay gran concentración de “grupos afrodescendientes, mixtecos, amuzgos, y los llamados mestizos”, apunta el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

Los cuatro directores de estos cortometrajes coinciden en que hablar de Guerrero y Oaxaca es importante, más allá de la violencia que viven ambas entidades. Contar historias de personas haciendo algo positivo por su comunidad, sin importar el estatus socioeconómico o los altos índices de delincuencia, puede sensibilizar a la gente.

Los títulos que la 13° edición de Ambulante presenta en la sección Más Allá son: El sonar de las olas de Vanesa Ishel Ortega Castillo; Rojo de Maria Candelaria Palma Marcelino; Tita, tejedora de raíces de Mónica Morales García; Weck, la palabra es mi voz de Aldo Arellanes Antonio.

Animal Político tuvo la oportunidad de platicar con los directores y productores de cada uno de los documentales que fueron exhibidos en Oaxaca y que llegarán a las pantallas de cine de la Ciudad de México en el mes de mayo.

Tita, tejedora de raíces (México, 2018, Español)

Tita es la protagonista de esta historia. Ella es una mexicana afrodescendiente de la isla de Chacahua que pertenece a la Costa Chica de Oaxaca. Se dedica a la pesca y al ser madre soltera debe realizar largos recorridos para vender su pescado de pueblo en pueblo.

Monica Morales García, directora de este documental comentó que durante el tiempo que convivió con Tita, ella le habló de sus orígenes y de por qué se dedica a esta actividad “me decía que era una herencia de su padre, él le enseñó a trabajar y no le queda de otra”.

Como madre soltera y para poder sostener a su familia, Tita también lava ropa o vende tamales en la playa ya que, vender el pescado en su comunidad no era muy viable ya que “el kilo de pescado estaba entre 10 y 15 pesos”.

Para Mónica, hablar de Tita es enmarcar las raíces de nuestro país. “México tiene una deuda histórica con nosotros los afrodescendientes tiene un reconocimiento que no se nos da, ya que somos una de las primeras tres raíces en México”.

En Tita, tejedora de raíces no solo presentan la herencia cultural de Costa Chica con danzas, gastronomía y un sin fin de historias. La directora, Mónica Morales muestra “el recorrido, el cansancio, la angustia y desesperación que una mujer hace para generar un poco más de ingresos y la angustia de que ir dos o tres horas caminando en una comunidad y que no quieren tu pescado o no quieren tu producto”.

documentales

El equipo de producción.

Rojo ( México, 2018, Español)

Al principio, este documental parece condicionar al espectador a ver un escenario violento en la Costa Chica de Guerrero resulta ser todo lo contrario. En Rojo, el personaje central es un niño que canta rap en los cruceros de Acapulco.

“Rojo es el apodo del personaje, él se llama Mikel pero le dicen rojo porque él tiene su pelo pelirrojo”, dijo María Candelaria Palma, directora del cortometraje. Rojo también está en el color del semáforo porque él se dedica a hacer malabares en los semáforos de Acapulco,.

Para él, “el rojo en los camellones es un escenario más donde pueden expresar su arte pero también es su solvencia económica con lo que pueden pagar su comida o su renta. Es un trabajo más para él”.

Los creadores de Rojo, consideran que es un cortometraje “muy metafórico”.

“Me quedo con la frase que dijo en el documental: somos como una flor y le tenemos que poner color a la vida”, dice María.

Rojo es una persona muy positiva ante toda la violencia que se vive. “Cantar rap sin hablar de violencia es lo que él hace. Rojo es el niño que canta en el documental, tiene nueve años y habla de las cosas positivas que hace con su papá para florecer como debe ser”, agregó Enrique Smith, productor en Rojo y originario de San Pedro Amuzgos, Oaxaca.

documentales

La directora María Candelaria (der).

Weck, la palabra en mi voz

Aldo Arellanes, se dedicaba a vender tortillas en la comunidad de Cuajinicuilapa, en el estado de Guerrero, le gusta gestionar eventos de rap en diferentes comunidades y en 2013 asistió al Congreso de la Unión, con la Universidad de los Pueblos del Sur, para exigir el reconocimiento de los derechos de la población afrodescendiente de México.

Ahora, es el director de Weck, la palabra es mi voz. En este cortometraje narra la historia de un chavo que canta hip hop y rap en la ciudad de Pinotepa Nacional, Oaxaca donde también organiza en su comunidad para “sobresalir a través de la música y así poder dejar un buen mensaje a la sociedad, que se terminen los estereotipos y los estigmas que tienen de este tipo de música”.

En el proceso del documental se ve el compañerismo y la creatividad que tienen. “La ola de violencia en el país siempre ha estado pero siento que este año se desató mucho más y eso afecta bastante”.

Con este documental, Aldo quiere dar a entender que “todos deseamos la paz porque no queremos más violencia, no queremos que todo siga creciendo y lo que queremos hacer es sacar la cultura y dejar un buen mensaje para los chicos que vienen detrás de nosotros”.

documental

El director Aldo Arellanes.

El sonar de las olas (México, 2018, Español)

Elida toca para la orquesta Bonfil, tiene 15 años y con una mano interpreta grandes melodías con su violín. Ella es una adolescente a quien le gusta tener nuevos retos cada día, a pesar de lo que su mamá pueda decirle.

Ishel Ortega, directora de este cortometraje cuenta que conoció a Elida en “las orquestas infantiles que hay en Guerrero. Teníamos el ambiente del mar y la música”.

Para estos jóvenes cineastas hablar de Costa Chica, más allá de la violencia, es mencionar las artes y la cultura, como la música, “hay muchos jóvenes que están aprendiendo a tocar, incluso hay compositores jóvenes que no se conocen”, comentó Armando Quiñonez sonorista en el documental.

En el caso de Elida, ella se enfrenta a diversos retos, desde la negativa de su madre para cumplir sus metas, el interpretar diversas melodías con el violín y surfear. “Ella, con una mano, pues tiene una discapacidad, puede hacer lo que quiere y muy bien. No se limita en eso”.

documental

La directora Vanessa Ishel Ortega.

La gira de documentales Ambulante 2018 inició por primera vez en Oaxaca y continuará recorriendo siete ciudades más. La siguiente escala será en Veracruz del 15 al 22 de marzo; Michoacán del 22 al 29 de marzo.

También visitarán Puebla del 29 de marzo al 5 de abril; Jalisco del 5 al 12 de abril; Querétaro del 12 al 19 de abril; Chihuahua del 19 al 26 de abril y finalmente cierran en Ciudad de México del 3 al 17 de mayo con proyecciones al aire libre, talleres y charlas con los directores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Mi esposa me lo pidió": hombres recurren a las vasectomías en EU tras eliminación del derecho constitucional al aborto

A raíz de la decisión de la Corte Suprema de EU de revocar el fallo Roe vs Wade, muchos hombres han tomado la decisión de responsabilizarse de su salud sexual y reproductiva, pero ¿será un cambio sostenible?
27 de octubre, 2022
Comparte

El próximo enero, Lyon Lenk visitará la oficina de su urólogo en la ciudad de Kansas, en el estado de Misuri, para hacerse una vasectomía.

Es una operación simple y ambulatoria, que se reduce a que un cirujano corta el conducto deferente, el lugar por donde se transporta el semen, para evitar que este sea expulsado.

Lenk tiene 35 años, vive con su pareja y ambos habían ya tomado la decisión de no tener más hijos. Sin embargo, después de que la Corte Suprema de EE.UU. revirtiera en junio el fallo conocido como Roe versus Wade que garantizaba el derecho constitucional al aborto desde 1973 en el país, él decidió hacerse la vasectomía.

“Creo que, como mucha gente en mi situación, esto es algo sobre lo que probablemente estábamos indecisos antes de que Roe vs. Wade fuera anulado”, explica Lenk.

“Pero es la única opción para mantener a salvo a mi pareja en este momento, porque vivo en Misuri. Y Misuri tenía una de las ‘leyes de activación’ que entró en vigor justo cuando el fallo fue anulado. Se volvió aterrador y muy real a la vez”, agrega.

Cada vez más hombres jóvenes están buscando la forma de acceder a una vasectomía. Aunque es una tendencia que ha sido observada de modo informal en muchos países, ha tenido un particular aumento en EE.UU. después de la decisión de la Corte Suprema sobre Roe vs. Wade, el 24 de junio de 2022.

Por ejemplo, desde entonces las palabras más buscadas en Estados Unidos a través de Google han sido “Roe”, “aborto” y “vasectomía”. Y ha sido así especialmente en los estados que tenían lo que se conoce como “leyes de activación”, que establecían que una vez se anulara Roe vs. Wade la penalización del aborto se activaría de manera casi inmediata.

Pergamino con las palabras Roe vs Wade

Getty Images
En junio de este año, la Corte Suprema de EE.UU. anuló la protección constitucional que tenía el aborto.

Un reporte del Centro de Investigación Innerbody mostró que las búsquedas sobre “cómo puedo hacerme una vasectomía” aumentaron cerca de un 850% los días que siguieron a la decisión, especialmente en estados de tinte conservador como Florida y Texas.

Un consultorio médico en Florida le dijo a la cadena CBS que el número de hombres sin hijos que se someten a una vasectomía se ha duplicado.

Estos números van en sentido contrario a las tendencias habituales. La responsabilidad del control de los métodos anticonceptivos ha recaído, de forma desproporcionada, en las mujeres.

La ligadura de trompas, las pastillas anticonceptivas, los dispositivos intrauterinos y otras opciones para las mujeres siguen siendo los métodos de control más comunes en EE.UU., pero el reciente interés en las vasectomías a raíz de la decisión de la Corte Suprema puede ser un factor de cambio en sentido de que los hombres tomen mayor responsabilidad en los temas reproductivos.

El miedo es un factor real

En muchos países, la vasectomía ha sido una práctica limitada en ciertos sectores de la sociedad. Las tasas son especialmente bajas en países en desarrollo, donde los índices apenas llegan al 2%.

Pero en países como Canadá y Reino Unido, esa prevalencia llega casi al 21%. En EE.UU., el porcentaje de hombres que se la practica es de 10,8%.

Si bien las vasectomías en EE.UU. se redujeron considerablemente en hombres de entre 18 y 45 años entre 2002 y 2017, estudios sugieren que hubo algunas subidas, especialmente durante la recesión económica que sacudió al país entre 2007 y 2009.

“En esos dos años se notó un aumento del 34% en las solicitudes de vasectomías. Muchos de esos casos tenían alguna relación con el alto nivel de desempleo que se vivía por entonces”, se puede leer en una investigación hecha por la Universidad de Stanford.

Vasectomìa explicada

Getty Images
El procedimiento de la vasectomía es bastante sencillo.

Pero las condiciones económicas no son el único factor.

Otras razones están asociadas con el temor: a la sobrepoblación y a la crisis climática.

En Australia, donde los índices de vasectomía son altos comparados con los de otros países en desarrollo, los médicos también han reportado un aumento en hombres menores de 30 años que buscan someterse al procedimiento.

Entre 2020 y 2021, “se ha notado un incremento del 20% en el número de hombres menores de 30 años, sin hijos”, le explicó un médico a la cadena SBS News de Australia.

También se han conocido historias incluso en países como China, donde la esterilización todavía es un tema tabú.

En Estados Unidos, señala el profesor Alexander Pastuszak, de la Universidad de Utah, la razón más frecuente que expresan quienes solicitan una vasectomía es “mi esposa me lo pidió”.

Sin embargo, la decisión tomada por la Corte Suprema, añade Pastuszak, indica que los hombres están tomando un rol más activo en las opciones reproductivas ahora que las de las mujeres se han visto limitadas.

“Particularmente en los estados donde las leyes contra el aborto realmente se han restablecido, mis colegas han visto un aumento en la cantidad de hombres que acuden a solicitar una vasectomía”, aclara el profesor.

El profesor de medicina sexual y reproductiva de la Universidad de Yale Stanton Honig también cree que el clima político es un factor en el incremento de las vasectomías.

“Vimos un aumento inicial en las peticiones con la revocación de Roe vs. Wade”, señala.

“Muchos urólogos ahora tienen una lista de espera de meses para hacerlas”, agrega.

Y la mayoría de estas solicitudes se concentran en los llamados “estados rojos” como Wisconsin o Kansas.

“Tengo un amigo en Kansas que me dijo que esto ha seguido aumentando. Lo mismo ocurre en Wisconsin. Creo que todavía hay miedo, ese es un factor real. No creo que sea algo en lo que la gente no estaba pensando antes, pero al hablar con los pacientes queda claro que la decisión de la Corte Suprema los llevó al límite”, declara.

Por ejemplo, Keith Laue, que vive en Austin, Texas, y tiene 23 años, señala que él se sometió a una vasectomía porque cree firmemente que las mujeres no deben llevar todo el peso de los métodos anticonceptivos en una pareja.

“Texas ha sido menos que amable con los derechos reproductivos de las mujeres, por decirlo de alguna manera”, subraya.

"Vimos un aumento inicial en las cotizaciones de la vasectomía con la anulación de Roe v Wade. Muchos urólogos están reservados por meses para hacer vasectomías"", Source: Stanton Honig, Source description: Profesor Universidad de Yale, Image:

Laue y su pareja tienen una niña de 3 años y están seguros de que no quieren más hijos. Después de una conversación en la que ella le relató su amarga experiencia con las pastillas anticonceptivas, Laue pensó que él era quien debía tomar la responsabilidad por la prevención del embarazo dentro de la pareja.

Laue tomó la decisión el año pasado, después de que Texas aprobara el “proyecto de ley de latidos del corazón” que prohíbe el aborto después de seis semanas.

“Cambié varias veces la fecha de la cita, pero cuando se filtró la decisión de Roe, pensé: ‘tengo que hacer esto ahora’. Fue entonces cuando programé mi intervención”, relata.

Honig sugiere que el temor de que otras formas de control de la natalidad puedan estar en jaque por nuevas decisiones en torno a la legislación de derechos reproductivos podría estar alimentando la demanda de vasectomías en EE.UU.

“Ya sabes, es como una bola de nieve”, dice Honig.

“Especialmente en estados como Ohio, Indiana, Misuri -donde una vez que se anuló Roe vs. Wade volvieron a considerar que el aborto no era legal- muchas personas tienen temor de que tal vez pronto no puedan tener acceso a ningún método de planificación familiar”.

“Esa eventualidad se me pasó por la cabeza de inmediato”, anota Lenk.

Explica que fue, en parte, lo que lo motivó a programar una vasectomía mientras aún podía.

Y evitar a su compañera la incomodidad de estas opciones fue otro factor motivador, señala el joven.

“A ella le hacen mucho daño las pastillas anticonceptivas. Le provocan muchos efectos secundarios, pero aun así las toma. Además, los dispositivos intrauterinos (DIU) tampoco le resultan ideales”.

¿Cambio significativo o fenómeno a corto plazo?

A pesar de las aparentes ventajas del procedimiento, la cantidad de hombres que se someten a vasectomías ha sido tradicionalmente baja en EE.UU., en gran parte debido a la idea tácitamente aceptada de que la anticoncepción es responsabilidad de las mujeres, dice Krystale Littlejohn, profesora de Sociología en la Universidad de Oregón.

Ella advierte que incluso este aumento reciente debe ponerse en contexto.

“La carga ha recaído en gran medida sobre las mujeres y las personas que quedan embarazadas durante décadas”, dice Littlejohn.

“Y, aun así, al menos una de cada cuatro mujeres en edad reproductiva en EE.UU. se someterá a una ligadura de trompas. Compare ese 25% con la baja tasa de vasectomías. Vemos estas subidas, pero ¿cómo leerlas cuando el número era tan bajo en primer lugar?”, plantea.

Sin embargo, el aumento en las vasectomías tras la anulación de Roe vs. Wade es notable, anota Littlejohn.

Algunos hombres están dando un paso al frente, ya sea por preocupación por sus parejas, por miedo a tener hijos que no quieren, o como una declaración política contra la restricción del aborto… o bien como una combinación de los tres. Pero existe la posibilidad de que sea más una tendencia reactiva a corto plazo que un cambio sostenido en el tiempo.

“Creo que es maravilloso que lo estén haciendo. Creo que contribuirá a que las cosas mejoren un poco para las mujeres y las personas que quedan embarazadas, pero no creo que sea el cambio radical en la responsabilidad que creen ver algunos observadores”, señala la académica.

Y agrega: “A veces, como con muchas otras cosas que suceden en torno a las crisis en nuestra sociedad, puede aumentar el interés tan pronto como sucede algo. Pero tiene que sostenerse para que podamos ver un cambio real”.

Pastuszak, por otro lado, ve el aumento reciente en las vasectomías como algo más que un relámpago pasajero.

“La decisión de la Corte Suprema fue realmente un momento decisivo. Sospecho que va a haber un aumento en los próximos años, mientras se mantenga la legislación tal como está”, dice.

La decisión de la máxima instancia judicial estadounidense ha obligado a algunas personas a examinar las posibles ramificaciones de los embarazos no deseados para las mujeres, especialmente en los estados más conservadores y donde la derecha prima en la política.

En un país post-Roe vs. Wade, algunos congresistas están pidiendo legislación que impida que las mujeres viajen a otros estados para abortar legalmente.

Eso significa que las mujeres podrían ser acusadas de un delito por tener un aborto legal en otro estado, arriesgarían su salud si lo tienen ilegalmente o se verían obligadas a continuar con un embarazo no deseado.

La amenaza de esas consecuencias es lo que llevó a Laue a someterse al procedimiento, un acto que él ve, al menos en parte, como una declaración política.

“Después de la anulación de Roe vs. Wade, tengo mucha más confianza que nunca en esta decisión. Creo que, como hombres, es hora de que comencemos a apoyar a las mujeres y a aportar nuestra parte al control de la natalidad“, señala Laue.

Si bien el suyo es un mensaje positivo y útil, Littlejohn dice que un cambio social real requerirá una línea de pensamiento diferente.

Keith Laue y su pareja.

Keith Laue
Keith Laue, de 23 años, dice que se hizo el procedimiento porque cree que las mujeres no deberían tener que lidiar solas con la carga del control de la natalidad.

“Mientras veamos esto como algo que los hombres están haciendo para ‘dar una mano a sus parejas’ y ser nobles, se perpetúa la narrativa de que las mujeres son la parte responsable por defecto de la anticoncepción”, anota.

Y señala que, para ver un verdadero cambio sistémico, el pensamiento debe ser, simplemente, “los hombres tienen un papel en la prevención del embarazo”.

“Lo que estamos viendo ahora es que los hombres asumen la responsabilidad porque existe una amenaza para el acceso al aborto y los métodos anticonceptivos para sus parejas. Pero si queremos ver un cambio real, entonces tenemos que centrarnos en promover la idea de que, independientemente de lo que suceda con el control de la natalidad para las mujeres, los hombres tienen una responsabilidad que tomar”.

Pastuszak espera que el aumento en las vasectomías se traduzca en un mayor interés en los métodos anticonceptivos, algo que impulsará la investigación sobre las opciones hormonales y no hormonales para hombres.

“Lo que estamos viendo es una gran demanda, especialmente entre los hombres más jóvenes, de opciones anticonceptivas”, apunta.

“Eso no significa opciones permanentes. Significa que más hombres están interesados en explorar y participar potencialmente en enfoques anticonceptivos. Ese es el tipo de cosas que creo que veremos en los próximos cinco a diez años. Y eso realmente dará la libertad reproductiva que los hombres, los jóvenes especialmente, están buscando”.

Médico y paciente

Getty Images
Antes de hacerte una vasectomía, debes estar seguro de que ya no quieres tener hijos.

Tanto Laue como Lenk dicen que programar el procedimiento fue una experiencia sencilla.

Ambos recibieron información sobre el hecho de que las vasectomías se consideran permanentes. Si bien la reversión es posible, reduce la tasa de embarazos exitosos en el futuro.

“Las únicas preguntas que hizo mi médico fueron sobre la seriedad de la decisión”, dice Laue.

El urólogo le preguntó si tenía hijos.

“Me dijo, ‘¿quieres tener más?’ Cuando dije que no, se acabó todo su interrogatorio sobre ese tema”.

Para Lenk, hacerse la vasectomía es tanto una manera de protegerse a sí mismo y a su pareja como un modo de simplemente asumir la responsabilidad de sus propias conductas sexuales.

“Me tomó mucho más tiempo pensarlo y conversarlo con mi pareja de lo que tal vez esperaba inicialmente, pero todo ha valido la pena. Mi pareja y yo nos hemos acercado más y recibo mucho apoyo de mi familia y amigos“, aclara.

Lenk espera que más hombres empiecen a pensar en su papel en el proceso reproductivo.

“Siento que hace dos décadas estábamos hablando sobre el control masculino de la natalidad, he estado esperando desde entonces y eso nunca sucedió”, aclara.

“Ahora nos quedamos con esta solución quirúrgica imperfecta, pero es lo que necesito hacer”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.