#DíaInternacionalDeLaMujer: 8 datos que muestran la brecha de género en México

El Coneval presenta un estudio donde se evidencian las diferencias en diversos ámbitos entre hombres y mujeres, que colocan a éstas en una situación de vulnerabilidad y desigualdad.

mujeres
Cuartoscuro

Los números no mienten y este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, nos dan una muestra sobre la situación de desigualdad que atraviesan las mujeres en México. Por ello la pregunta para este día no es si hay algo qué celebrar, sino sobre qué debemos reflexionar.

Este miércoles, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer el documento ‘Pobreza y Género en México: Hacia un sistema de indicadores, 2010-2016’, el cual revela cifras sobre la situación de pobreza en el país vista desde una perspectiva de género.

A continuación te presentamos 8 datos que evidencian la desigualdad en diversos ámbitos que viven las mujeres mexicanas.

Responsabilidad del hogar

En la actualidad, aproximadamente una cuarta parte de los hogares mexicanos cuentan con una jefatura femenina, es decir, donde las mujeres se hacen cargo de todos los gastos.

En estos hogares suele haber un mayor número de integrantes de población infantil y adulta mayor, lo que puede implicar una mayor carga de trabajo, por los cuidados que se les debe brindar.

“Los hogares con jefatura femenina se asocian también con mayor vulnerabilidad sociodemográfica e incluso mayores porcentajes de pobreza”, detalla el informe.

Acceso a la educación

Respecto al rezago educativo entre las mujeres, de 2010 a 2016, la brecha disminuyó con relación a los hombres. No obstante, las jefas del hogar, padecen mayor dificultad para acceder a la educación, sobre todo si están en condición de pobreza. “En 2016, la brecha educativa entre ambos sexos se ubicó en 6.5 puntos porcentuales”, según Coneval.

Rezagos en salud

Aunque la falta de acceso a la salud entre las mujeres se redujo entre 2010 y 2016, el sector femenino continúa en desventaja, pues sigue dependiendo de otras personas para poder gozar de este derecho.

Y es que, en su mayoría, es solo a través de otros familiares, que sean trabajadores, que pueden acceder a servicios de salud gratuitos. Esta situación las coloca en una posición de dependencia y vulnerabilidad “que condiciona su ejercicio del derecho a la protección a la salud”.

Seguridad Social

La inclusión laboral de las mujeres ha sido inequitativa en los últimos años, según los resultados de Coneval. Esta situación se refleja directamente en el acceso a la seguridad social como prestación del trabajo.

En 2016 por cada 100 hombres que contaban con seguridad social por parte de su trabajo, 62 mujeres se encontraban en la misma situación. Este indicador, detalla el reporte, prácticamente se ha mantenido constante desde 2010 y la brecha se acentúa entre la población con condición de pobreza. Entre estos, en 2016, por cada 100 hombres con seguridad social, 49 mujeres ocupadas tenían acceso.

Vivienda

En 2016, 8.4% de los hogares dependientes de una mujer presentaron pobreza. De 2010 a 2016, esta carencia económica se ha mantenido con relación a los hogares dirigidos por un hombre, en los cuales la situación de pobreza ha disminuido según informa el Coneval.

Alimentación

Desde 2010, los hogares con jefatura femenina experimentan mayores niveles de inseguridad alimentaria, en comparación con aquellos hogares que son mantenidos por hombres.

El Coneval argumenta que algunos factores que operan, en este caso, en contra de las mujeres “podrían encontrarse, por ejemplo, en el tipo de inserción en el mercado laboral -cuando se trata de empleos precarios-, así como en el tipo de hogar, los cuales tienden a ser ampliados, de mayor tamaño y con razones de dependencia demográfica mayores”.

Empleos remunerados

Otra de las situaciones que suman a la precariedad de las mujeres en México, se encuentra en el tipo de contratos que reciben éstas. El porcentaje de la población trabajadora (hombres y mujeres) sin contrato es de aproximadamente 80%, del cual un 38.6% corresponden al caso de las mujeres y un 16.5% a los hombres. Es decir, la diferencia de casos entre ambos sexos es más del doble, en desventaja para las mexicanas.

Trabajo doméstico

El trabajo doméstico no remunerado y de cuidados (a menores o adultos mayores) es uno de los sectores donde se marca más la desigualdad entre hombres y mujeres por la sobrecarga de trabajo a la que están éstas últimas.

En promedio, las mujeres dedicadas a este ramo “dedican a los quehaceres entre 12 y 17 horas semanales más que los hombres, y entre 5 y 14 horas semanales más al cuidado exclusivo y sin remuneración de otras personas, como menores, adultos mayores o enfermos, dentro o fuera del hogar”.

Close
Comentarios