¿La atención especial excluye a las personas con síndrome de Down? Esto dicen organizaciones

Con la Ley para la Atención Integral de las Personas con Síndrome de Down y la inauguración de una clínica especializada, el gobierno de la ciudad asegura que garantizará los derechos de este sector, pero activistas y padres piensan lo contrario.

down
Miguel Ángel Mancera, presidió la inaguración de la Clínica de Síndrome de Down, ubicada en el Hospital Pediático San Juan de Aragón. Cuartoscuro

La Ciudad de México cuenta con una Ley para la Atención Integral de las Personas con Síndrome de Down y una clínica especializada para atender al mismo sector. Estas medidas han dividido opiniones entre algunos familiares y activistas.

Organizaciones como Trisomía 21 y Todos Somos Uno apoyaron al gobierno capitalino en la instalación de la clínica especializada ubicada en el hospital pediátrico San Juan de Aragón, y la cual brindará atención hasta a 5 mil pacientes entre 0 y 18 años.

La clínica cuenta con servicios de todas las especialidades con una atención multidisciplinaria, según información del gobierno local. Además destacó Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la CDMX, que los familiares recibirán atención médica y psicológica.

Para la periodista y activista, Katia D’Artigues, la inauguración de esta clínica es solo un paliativo al problema más no es la solución.

“Lo ideal sería que todos los doctores así como todos los maestros tengan información sobre lo que es síndrome de Down. Así no tendrían existir lugares especiales para ellos”, dice D’Artigues a Animal Político.

En México no existen cifras oficiales sobre el número de personas con este trastorno genético. El dato más actualizado, según el Inegi, revela que en todo el país habitan al menos 7.1 millones de personas con alguna discapacidad. Se desconoce cuántas de ellas, con síndrome de Down.

Sobre la Ley para la Atención Integral de las Personas con Síndrome de Down, que fue publicada en la Gaceta Oficial el 5 pasado de marzo, el gobierno de Miguel Ángel Mancera señala que sus principales objetivos son: establecer los mecanismos y el programa de acciones en favor de las personas que presentan ese síndrome.

Con ella también fijarán los mecanismos para la “formación, actualización, profesionalización y capacitación de las personas” encargadas de los procesos de atención, orientación, apoyo, inclusión y fomento para el desarrollo de estas personas.

La llegada de la ley servirá también para la creación la Unidad para la Atención Integral y Específica de las Personas con Síndrome de Down en la Ciudad de México, la cual dependerá del DIF capitalino.

Ésta servirá para planear, coordinar y ejecutar las acciones institucionales de apoyo y asistencia que emita el Gobierno de la CDMX, para fomentar el bienestar, inclusión social y desarrollo de las personas con Síndrome de Down.

Aunque estos programas y acciones parecieran beneficiar a las personas con síndrome de Down, su verdadera intención podría desvirtuarse.

La asociación Yo También, expuso su postura en contra, una vez que la Ley para la Atención Integral de las Personas con Síndrome de Down, fue publicada en la Gaceta Oficial.

El argumento de la organización, encabezada por D’Artigues, se basa en 10 razones que demuestran que dicha ley lejos de beneficiar a las personas con síndrome de Down, promueve su exclusión mediante la creación de espacios especiales para ellos.

Mediante el hashtag #NoALaLeySíndromeDeDown, plantea que los puntos presentados están basados en su experiencia como padres de personas con síndrome de Down y en la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad (CDPD).

Entre los puntos principales, destacan que la presentación de estas medidas “poco reconocen las capacidades de autonomía, toma de decisiones, autodeterminación y autocuidado” de las personas con síndrome de Down, que plantea la CDPD.

Argumentan que la ley creada tampoco contribuye a tener una calidad de vida óptima o una vejez digna.

Además de que solo toma en cuenta a personas con síndrome de Down, lo cual no suma a la inclusión tal y como lo presentan en sus argumentos.

“Falta legislar las miles de discapacidades intelectuales que existen para garantizar los derechos. ¿Haremos una ley para cada una? ¿sería esto viable?”, explica D’Artigues.

Otro punto importante es que aseguran que la “Ley no reconoce derechos ni la situación de la persona con síndrome de Down como un problema complejo, social, en la que influyen los estereotipos y actitudes de discriminación hacia la persona”.

Y apuntan que con esta ley, la ALDF no hace más que discriminar a las personas con síndrome de Down. Principalmente porque “nunca utiliza un diagnóstico médico para definir a cuáles personas proteger y a cuáles no; no aclara que el problema de la exclusión es la sociedad, más no la persona o su familia; y además una Ley nueva solo genera problemas sobre cuál ley aplicar, cuál serviría mejor. Duplica y excluye”.

Katia D’Artigues señaló que habría sido importante, antes de crear esta ley, reforzar la ya existente Ley General para la Inclusión de todas las personas con Discapacidad.

“Existen alrededor de 3 mil síndromes genéticos, por lo que no es viable hacer una ley por cada condición genética”, expuso.

Comentó que el significado de la inclusión esta desvirtuado en México y con decisiones como esta solo se ratifica.

Los puntos presentados por Yo También, puedes consultarlos y compartirlos desde su página oficial en Facebook.

Close
Comentarios