Equipo de Meade acusa a Anaya de tráfico de influencias para inflar precios de terrenos en Querétaro

El vocero del equipo priista, Javier Lozano, citó a medios de comunicación para explicar la manera en que presuntamente Ricardo Anaya habría utilizado el puesto que tuvo en el gobierno de Querétaro para adquirir a bajo precio terrenos del estado, y después venderlos a mayor costo.

Javier Lozano
Equipo de Meade acusa a Anaya de tráfico de influencias para obtener ganancias en la venta de terrenos. Equipo de campaña de José Antonio Meade
El equipo de campaña del aspirante presidencial del PRI, José Antonio Meade, acusó a su oponente Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente, de tráfico de influencias durante su etapa como funcionario del gobierno de Querétaro para vender a sobreprecio los terrenos de una nave industrial y de una fundación.

El vocero del equipo priista, Javier Lozano, citó a medios de comunicación la tarde de este jueves 8 de marzo para explicar la manera en que presuntamente el panista habría utilizado su puesto como secretario particular del entonces gobernador, Francisco Garrido Patrón, para adquirir a bajo costo terrenos  del estado, y después venderlos a precios inflados.

Lozano aseguró que “documentos públicos” revelan que el precio de venta original del terreno adquirido por Anaya para la construcción de una nave industrial fue “prácticamente regalado por parte del gobierno del estado para su amigo (Manuel) Barreiro, quien le da toda la vuelta, le vende el primer terreno y le termina comprando el mismo terreno. Pero lo que vendió en 883 mil (pesos) el lote, lo termina vendiendo en 54 millones de pesos”.

El equipo de Meade acusa que cuando el exdirigente del PAN vendió el terreno a Manhattan Master Plan Development, S. de R. L. de C. V. —una empresa declarada como fantasma definitiva por el Sistema de Administración Tributaria (SAT)— se hizo con un incremento de más del 400% al precio original.


En cuanto al segundo terreno, el vocero de Meade acusó que la fundación Por más Humanismo, constituida por Ricardo Anaya  en 2009 realizó el mismo esquema de venta. Presuntamente adquiere un terreno  para luego venderlo a la empresa  AGACEL en 7 millones 854 mil pesos, quien habría promovido el cambio de uso de suelo en el predio.

“Todo inicia con un tráfico de influencias para que terrenos que son del estado se puedan enajenar con información privilegiada, previo cambio de uso de suelo, amigos de Anaya, y todos vinculados con (Manuel) Barreiro o con (Eduardo) De la Guardia.  Después ellos mismos hacen desarrollos, compran lotes, les dan un valor, pues obviamente tiene una plusvalía natural, pues se los vendieron en tres pesos cuando debían costar diez, pues tiene una gran plusvalía, y eso es lo que terminan vendiendo. Pero además terminan escondiendo la ruta del dinero”, explicó Lozano, quien pidió a PGR acelerar las indagatorias del caso “sin filias, ni fobias”.

Close
Comentarios