close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro.
Más de 20 millones de niños en México viven en la pobreza; la cifra podría ser irreversible: Coneval
La Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 reveló que hacen falta políticas públicas que atiendan el problema. Los menores indígenas son los más vulnerables ante la pobreza pues su alimentación y educación se ven limitadas.
Cuartoscuro.
Por Notimex
30 de abril, 2018
Comparte

 

 

 

En México habitan más de 20 millones de niñas, niños y adolescentes que viven en hogares que experimentan algún tipo de pobreza, situación que tiene una alta probabilidad de volverse permanente y sus consecuencias negativas podrían ser irreversibles, informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En el informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018, el Coneval destaca que las políticas públicas deben tomar en cuenta las realidades heterogéneas que viven los menores en el país.

Resaltan que a pesar de los avances logrados durante la presente administración para combatir el problema, hoy al menos 20.7 millones de niñas, niños y adolescentes viven en hogares que experimentan algún tipo de pobreza.

De acuerdo con el documento, 52.3 por ciento de niños y niñas (0 a 11 años) se encontraban en situación de pobreza en 2016 (42.6 en pobreza y 9.7 en pobreza extrema), mientras que el 48.8 por ciento de los adolescentes (12 a 17 años) estaban en la misma situación (41.1 en pobreza y 7.8 en pobreza extrema).

El panorama es más complejo para los menores indígenas, quienes alcanzan porcentajes de pobreza cercanos a 80 por ciento (78.6 para las niñas y niños y 78.2 para los adolescentes), lo que refleja las desventajas que enfrenta la población indígena para el ejercicio de sus derechos.

El documento agrega que, en 2016, 77.7 por ciento de los niños entre tres y cinco años asistían a un programa del sistema educativo, mientras que el resto, 22.3 por ciento, no tenía otras posibilidades de aprendizaje fuera de las proporcionadas en el hogar.

En cuanto a alimentación, el informe detalla que entre los factores de riesgo para esta población se encuentra la falta de control de los peligros asociados a los alimentos, lo que promueve una mayor incidencia de enfermedades gastrointestinales.

Y es que en 2016, la tasa de muertes por enfermedades diarreicas fue de 7.1 por cada 100 mil niños menores de cinco años, mientras que en 2015, el 12.4 por ciento de los infantes presentaba desnutrición crónica, que es baja talla para la edad, y si sólo se toma en cuenta a los menores que radican en zonas rurales el porcentaje asciende a 18.9.

En el ámbito de salud, el porcentaje de niños menores de un año con esquema de vacunación completo ha tenido un incremento sostenido desde 2007, cuando el porcentaje era de 69.9 por ciento, pasando a 96.7 por ciento en 2015, de acuerdo con datos del Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018.

Finalmente, en el aspecto de trabajo infantil, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación Empleo 2015, 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes entre cinco y diecisiete años estaban trabajando, es decir, un 8.4% del total de esta población.

La mayoría de estos menores, que representa 89.6 por ciento, desempeñan ocupaciones no permitidas, situación que afecta su acceso y aprovechamiento a la educación, pues 37 por ciento de ellos no asiste a la escuela.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
HBO
Game of Thrones: ¿arruinó su final una de las series de televisión más exitosas de la historia?
El último episodio (el tercero de seis) sorprendió a los fanáticos al mostrar su batalla culminante y deshacerse del mítico enemigo del mundo. ¿Puede ser que los creadores del programa arruinaran el final de la historia?
HBO
3 de mayo, 2019
Comparte

“Winter is coming” o “El invierno está llegando”. Esta ha sido una frase repetida entre los fanáticos de “Juego de Tronos”. Y en ella se les recuerda la amenaza de un norte congelado desde que comenzó la exitosa serie de televisión en 2011.

Ese fue el punto central de los libros que inspiró la serie de televisión: “Una canción de hielo y fuego”, una lucha titánica entre los vivos y los muertos, la luz y la oscuridad.

*Advertencia: este artículo contiene “spoilers” sobre la temporada 8 de “Juego de Tronos”.

Ese momento llega por fin en el episodio 3 de la última temporada, en la forma de una épica batalla con el mal encarnado en el Rey de la Noche y su ejército de Caminantes Blancos (White Walkers).

Y resultó ser… bueno, no tan malo en realidad.

Pudo ser capaz de levantar a los muertos, convertir a un dragón que escupe fuego para que pueda correr sobre hielo y derribar una pared de 200 metros de altura que había existido durante milenios, pero no pudo superar las habilidades con la daga de una única (aunque muy bien entrenada) persona.

Y a la temporada aún le quedan tres episodios.

Al mostrar demasiado pronto la batalla clave entre el bien y el mal y matar al villano principal a un precio tan bajo, ¿puede ser que los dos hombres detrás del proyecto, David Benioff y D. B. Weiss, arruinaran el final de una de las series más vistas de la historia de la televisión?

El hielo se encuentra con el fuego y se derrite

El último episodio, titulado “La larga noche”, muestra a las asediadas fuerzas de la humanidad enfrentarse a la extinción cuando están rodeadas en su castillo por las fuerzas mágicas del Rey de la Noche.

Justo cuando parecía que todo estaba perdido, aparece de la penumbra la heroína Arya Stark para asesinar al Rey, que se había convertido en la mayor amenaza desde la cuarta temporada.

El golpe mortal de Arya nos robó a un personaje principal. Y para muchos fanáticos, eliminó toda la razón de ser de la serie de televisión y de los libros: la lucha catastrófica entre el hielo y el fuego.

Ni siquiera pudimos ver al Rey de la Noche desenfundar su temible arma, una espada atada a su espalda.

¿Por qué es esto tan sorprendente?

“Juego de Tronos” es famosa por matar a sus personajes principales. Al final de la primera temporada, nuestro héroe, el parangón de la virtud (y fatalmente estúpido) Ned Stark, fue ejecutado por un verdugo.

Pero el Rey de la Noche era el mejor malo. Nos habían enseñado a tenerle miedo y a temer la llegada del largo invierno que él representaba.

Una y otra vez, los personajes más sabios nos recordaron que las insignificantes cosas de la humanidad no eran importantes en comparación con la lucha por la supervivencia.

Numerosas tramas giraban a su alrededor: todo lo que había en el Muro hacia el Norte, la vida entera de Bran, todo lo que Melisandre, la Sacerdotisa Roja del Señor de la Luz, dijo alguna vez… todo estaba diseñado para recordarnos qué malvado era este tipo.

Desde la primera escena en el primer episodio, cuando un Caminante Blanco corta la cabeza de un débil adversario humano, se nos enseña que el enemigo es mucho más grande y malvado y que viene por nosotros.

Ahora el Rey de la Noche está muerto, su ejército se ha desintegrado y aún nos quedan tres episodios completos.

Todo lo que queda por decidir es quién se sentará en un trono mal diseñado por al menos cinco años, hasta que el próximo Kingslayer (Matarreyes) lo elimine.

Puntos por resolver

Pero aún quedan muchos puntos por resolver, y todavía tenemos una villana mucho más humana en la reina Cersei Lannister, en gran medida la Lady Macbeth de la saga.

Ella y su incestuoso amante y hermano Jaime seguramente deberán tener un ajuste de cuentas, después de que él la abandonó y reveló sus planes a sus enemigos en Invernalia. Y que se puede convertir en un trío si se incluye a su hermano Tyrion Lannister. Cersei quiere vengarse de él por haber matado a su padre con una ballesta.

Tyrion está siendo perseguido por su antiguo ejecutor Bronn, armado con la misma ballesta. Esto sale directamente del manual de Chéjov: el dramaturgo ruso dijo que si dices en el primer acto que hay un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercer acto debería desaparecer si no va a dispararse, y la ballesta la vimos muchas veces.

“Juego de Tronos” aún no ha disparado esa ballesta.

Y hay otras peleas personales para atormentarnos. Podría esperarse que el renegado de “El Perro” se encuentre con su hermano no-muerto, “La Montaña”, quien le quemó la mitad de su cara en una infancia bastante difícil.

Y, en última instancia, el heroico Jon Snow y su amante -y posiblemente tía- Daenerys Targaryen deben decidir si van a intentarlo como pareja (los Targaryan no tienen ningún tabú con el incesto) o descartar quién es el verdadero heredero del Trono de Hierro.

La “Canción de Hielo y Fuego” puede haber terminado, pero “Juego de Tronos” todavía está pie y muy encendido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=BmR2nHqIzTI

https://www.youtube.com/watch?v=0V3g2-HfkNY

DO NOT DELETE OR TRANSLATE! Digihub tracker for

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.