De Tatiana Clouthier a Marcelo Ebrard: este es el organigrama del equipo de campaña de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP Archivo

De Tatiana Clouthier a Marcelo Ebrard: este es el organigrama del equipo de campaña de AMLO

Animal Político analiza quiénes son las principales figuras en la campaña de Andrés Manuel López Obrador, en su tercer intento por conseguir la Presidencia.
AFP Archivo
Por Manu Ureste y Agustín Salgado
9 de abril, 2018
Comparte

“El verdadero coordinador de la campaña de Andrés Manuel… es el propio Andrés Manuel”. Con estas palabras, integrantes de Morena resumen el organigrama del equipo que acompaña a Andrés Manuel López Obrador en su tercer intento por ganar la Presidencia de la República.

Sin embargo, al margen de la influencia y de la presencia del tabasqueño en prácticamente cada decisión de Morena y de la coalición de los partidos del Trabajo y Encuentro Social, éste ha reunido para su campaña a un equipo heterogéneo de integrantes, donde lo mismo lo asesoran expanistas que fueron cercanos al presidente Felipe Calderón, que empresarios, o viejos rivales de su paso por el PRD.

Los tres personajes clave

En lo alto del organigrama, solo por debajo de López Obrador, hay tres figuras clave: Tatiana Clouthier, Alfonso Romo, y Yeidckol Polevnsky. Y de estas tres figuras, destacan las dos mujeres.

Tatiana Clouthier tiene el encargo de coordinar la campaña de AMLO; es la estratega del tabasqueño y también su rostro más visible en medios de comunicación y en redes sociales, donde con un estilo ácido y polémico reparte críticas por igual en Twitter a rivales políticos, expresidentes como Vicente Fox, o incluso al Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

Con Tatiana, la estrategia de campaña de AMLO presenta hasta el momento tres diferencias clave, en relación con las pasadas elecciones de 2006 y 2012: focalizar la presencia de López Obrador en el norte del país, donde históricamente no ha obtenido resultados favorables –de ahí que arrancara campaña en Ciudad Juárez, Chihuahua, y luego dedicara toda la primera semana a recorrer estados como Durango, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas-; acercamiento con empresarios para contrarrestar la campaña que lanzaron sus rivales en 2006, cuando se le presentó como ‘un peligro para México’; y moderación en el tono y en las críticas a sus adversarios, a la par que en las redes sociales promueven hashtags como #AMLOVE.

Tatiana fue panista de cuna. Su padre, Manuel Clouthier ‘Maquío’ fue candidato presidencial por el PAN en 1988. Exdiputada federal hasta 2005, en entrevista con Animal Político dijo que no es militante de Morena, y que tampoco están en sus planes afiliarse.

En el mismo nivel en el organigrama, está Yeidckol Polevnsky, la presidenta y secretaria general de Morena, cercana a López Obrador desde que éste gobernaba con el PRD la Ciudad de México entre 2000 y 2005, y la operadora política más influyente en la campaña del tabasqueño.

Probablemente, señalan varias fuentes consultadas, Polevnsky es después de López Obrador la persona con más poder en Morena, especialmente en cuanto a la designación de candidaturas al interior del partido se refiere, y en la definición de las estrategias de campaña.

El empresario regiomontanto Alfonso Romo cierra el primer nivel del escalafón en el organigrama. Menos mediático que Clouthier y Polevnsky, Romo es el responsable de la estrategia con empresarios, y de hacer de vínculo con gobiernos y la sociedad civil. También participó en la elaboración del Proyecto de Nación del tabasqueño; el documento con las líneas maestras del gobierno de AMLO, en caso de ganar la elección.

Romo fue incluido a finales de los 90 en la revista Forbes como uno de los empresarios más ricos de México. Apoyó en el 2000 la campaña del expresidente Fox, hoy una de las principales ‘némesis’ de AMLO, para quien recaudó dinero. Junto a él, otras fortunas de México forman parte del proyecto obradorista, como Marcos Fastlicht, empresario inmobiliario y constructor, suegro del presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean; o Miguel Torruco, consuegro de Carlos Slim Helú, y propuesto en el Gabinete de AMLO como secretario de Turismo.

Los operadores políticos en el terreno y la defensa del voto

Por debajo de esta línea en el organigrama hay otros cinco operadores políticos: uno por cada una de las circunscripciones electorales del país. Ellos son los responsables del trabajo territorial y tienen un encargo muy específico: tejer una estructura de defensa del voto que aspira a contar con medio millón de personas que cuiden las casillas para Morena.

Entre los cinco operadores destacan dos exmandatarios: Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal. Tras permanecer varios años fuera de México, el exjefe de gobierno capitalino Marcelo Ebrard reapareció el uno de febrero, día en que López Obrador presentó a sus cinco coordinadores regionales.

Ebrard, quien hace seis años aspiró a ser el candidato del PRD para la Presidencia –candidatura que perdió, precisamente, contra López Obrador-, es responsable de operar en Jalisco, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Nayarit, Sinaloa y Sonora.

Región complicada para la izquierda pues hace seis años, en la elección para presidente, quedó en tercer lugar en siete de las ocho entidades: únicamente alcanzó una segunda posición en Nayarit.

Ricardo Monreal, exgobernador de Zacatecas y exjefe de campaña de AMLO en 2012, coordina los estados de la segunda circunscripción. Al no obtener la candidatura de Morena a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Monreal no descartó de ser abanderado de otros partidos, e incluso agradeció públicamente las invitaciones que recibió para liderar proyectos ajenos al movimiento obradorista.

Finalmente no dejó las filas de Morena y ahora es el operador político de López Obrador en Nuevo León, Tamaulipas, Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.

Bertha Luján, originaria de Chihuahua, excontralora del gobierno capitalino, e integrante, por muchos años, del Frente Auténtico del Trabajo, es la coordinadora en los estados de México, Colima, Hidalgo y Michoacán. Al igual queEbrard, Bertha Luján formó parte del gabinete de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México. Fue secretaria general de Morena, candidata de dicho partido a la delegación Coyoacán y se le ubica entre el grupo de mayor confianza del candidato presidencial.

Los otros dos operadores regionales son Julio Scherer Ibarra y Rabindranath Salazar. El primero, abogado por la UNAM e hijo del fundador del semanario Proceso, ha acompañado a López Obrador desde hace años. Ahora está bajo su cargo la tercera circunscripción que incluye los estados de Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Por último, el político morelense Rabindranath Salazar, es el responsable de la cuarta circunscripción. Salazar renunció a su aspiración de ser gobernador cuando López Obrador aseguró que el exjugador de futbol y alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, era “el mejor calificado” para contender por la gubernatura de Morelos.

El trabajo de Salazar se realizará en la Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Guerrero e Hidalgo.

Asesores expanistas

Días después de que se dieran a conocer a los cinco coordinadores regionales, López Obrador presentó al Consejo Asesor para Asuntos Electorales, instancia responsable de la observación electoral.

En un video grabado en la ciudad de Guadalajara y publicado en redes sociales, el candidato presidencial aparece con los cinco integrantes del consejo: el exdiputado federal y exconsejero electoral Jaime Cárdenas, el actual representante de Morena ante el INE, Horacio Duarte, y tres figuras polémicas: los expanistas, Gabriela Cuevas, Germán Martínez y José María Martínez. Este último con una militancia en el PAN de más de 25 años.

De Gabriela Cuevas, que en abril de 2005 pagó una fianza para evitar que López Obrador fuera detenido por el caso del desafuero y con ello, a decir de la exdelegada de Miguel Hidalgo, asumiera el papel de “mártir”, AMLO resaltó su conocimiento sobre la observación electoral a nivel internacional.

De Germán Martínez, quien fuera colaborador muy cercano del expresidente Felipe Calderón, a quien López Obrador ha acusado en reiteradas ocasiones de “robarle” la presidencia en 2006, el tabasqueño dijo que se trataba de un “distinguidísimo” abogado “con amplia experiencia en todo lo relacionado con asuntos políticos electorales”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué una vacuna que no evita la infección de COVID-19 sigue siendo útil para frenar la pandemia

No se sabe aún si las vacunas contra la COVID solo previenen la enfermedad o también evitan la infección. Pero aún así, son vitales para limitar el alcance de la pandemia.
Getty Images
25 de enero, 2021
Comparte

Las vacunas son una maravilla de la medicina. Pocas intervenciones pueden atribuirse el haber salvado tantas vidas.

Pero quizás te sorprenda saber que no todas las vacunas brindan el mismo nivel de protección. Algunas evitan que contraigas los síntomas de la enfermedad, mientras que otras también evitan que te infectes. Estas últimas inducen lo que se conoce como “inmunidad esterilizante”.

Con la inmunidad esterilizante, el virus ni siquiera puede entrar en el cuerpo porque el sistema inmunológico impide que este penetre en las células y se replique.

Existe una diferencia sutil pero importante entre prevenir la enfermedad y prevenir la infección.

Es posible que una vacuna que “solo” prevenga la enfermedad no te impida transmitirla a otros, incluso si te sientes bien. Pero una vacuna que proporciona inmunidad esterilizante detiene el virus en seco.

En un mundo ideal, todas las vacunas inducirían inmunidad esterilzante. Pero en la realidad, es extremadamente difícil producir vacunas que detengan por completo la infección por un virus.

La mayoría de las vacunas que se utilizan de forma rutinaria en la actualidad no logran esto.

Por ejemplo, las vacunas contra el rotavirus, una causa común de diarrea en los bebés, solo pueden prevenir que la enfermedad se desarrolle de forma grave. Pero aún así, esto ha demostrado ser invaluable para controlar el virus.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Aún no se sabe si las nuevas vacunas contra la covid-19 inducen en el cuerpo el tipo de inmunidad que evita que el virus penetre en las células y se replique.

En Estados Unidos, ha habido casi un 90% menos de casos de visitas hospitalarias asociadas al rotavirus desde que se introdujo la vacuna en 2006.

Una situación similar ocurre con las actuales vacunas contra el poliovirus, pero hay esperanzas de que este virus se pueda erradicar a nivel mundial.

Incógnita

Se ha demostrado que las primeras vacunas autorizadas contra el SARS-CoV-2 son muy eficaces para reducir la enfermedad.

A pesar de ello, todavía no sabemos si estas vacunas pueden inducir inmunidad esterilizante.

Se espera que los datos sobre esta incógnita (que provendrán de los ensayos clínicos de vacunas en curso) estén disponibles pronto.

Aunque incluso si se induce inicialmente inmunidad esterilizante, esto puede cambiar con el tiempo a medida que disminuye la respuesta inmunitaria y se produce la evolución viral.

Inmunidad a nivel individual

¿Qué significaría la falta de inmunidad esterilizante para aquellos vacunados con las nuevas vacunas contra la covid?

Gente contectada

Getty Images
Las vacunas son fundamentales para evitar la propagación del SARS-CoV-2.

En pocas palabras, significa que si te encuentras con el virus después de haber sido vacunado este puede infectarte, pero tú puedes no tener síntomas.

Esto se debe a que la respuesta inmune inducida por la vacuna no puede detener la replicación de cada una de las partículas virales.

Se necesita un tipo particular de anticuerpo conocido como “anticuerpo neutralizante” para generar inmunidad esterilizante.

Estos anticuerpos bloquean la entrada del virus en las células y evitan toda replicación. Sin embargo, el virus infectante podría tener que ser idéntico al virus de la vacuna para inducir el anticuerpo perfecto.

Afortunadamente, nuestra respuesta inmune a las vacunas involucra muchas células y componentes diferentes del sistema inmunológico.

Incluso si la respuesta de los anticuerpos no es óptima, otros aspectos de la memoria inmunológica pueden activarse cuando el virus invade el cuerpo.

Estos incluyen células T citotóxicas y anticuerpos no neutralizantes. La replicación viral se ralentizará y, en consecuencia, se reducirá la enfermedad.

Esto lo sabemos gracias a años de estudio sobre vacunas contra la influenza. Estas vacunas inducen típicamente protección contra la enfermedad, pero no necesariamente protección contra la infección.

Dibujo en 3D de un coronavirus

Getty Images
El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19.

Esto se debe en gran parte a las diferentes cepas de influenza que circulan, una situación que también puede darse con el SARS-CoV-2.

Es reconfortante observar que las vacunas contra la influenza, a pesar de no poder inducir inmunidad esterilizante, siguen siendo extremadamente valiosas para controlar el virus.

Inmunidad en la población

En ausencia de inmunidad esterilizante, ¿qué efecto podrían tener las vacunas contra el SARS-CoV-2 en la propagación de un virus a través de una población?

Si las infecciones asintomáticas son posibles después de la vacunación, existe la preocupación de que el SARS-CoV-2 simplemente continúe infectando a tantas personas como antes. ¿Es esto posible?

Las personas infectadas asintomáticas suelen producir virus en niveles más bajos.

Aunque no existe una relación perfecta, más virus equivale generalmente a más enfermedad.

Por lo tanto, las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir suficiente cantidad de virus como para causar una enfermedad grave.

Esto a su vez significa que las personas infectadas en esta situación transmitirán menos virus a la siguiente persona.

Esto se ha demostrado claramente de forma experimental utilizando una vacuna contra un virus diferente en pollos; cuando solo se vacunó una parte de una parvada, las aves no vacunadas sufrieron una enfermedad más leve y produjeron menos virus.

Por lo tanto, aunque la inmunidad esterilizante sea a menudo el objetivo final del diseño de una vacuna, rara vez se logra.

Afortunadamente, esto no ha impedido que muchas vacunas diferentes reduzcan sustancialmente el número de casos de infecciones por virus en el pasado.

Al reducir los niveles de enfermedad en las personas, también se reduce la propagación del virus a través de las poblaciones, y esto, con suerte, permitirá controlar la pandemia actual.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

Sarah L Caddy is investigadora clínica en inmunología viral y cirujana veterinaria de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.