Termina el plazo para que Lula se entregue a la justicia en Brasil; su defensa recurrirá a la ONU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Termina el plazo para que Lula se entregue a la justicia en Brasil; su defensa recurrirá a la ONU

Lula, de 72 años, fue condenado a doce años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero, como propietario de un apartamento ofrecido por una constructora para obtener contratos en Petrobras.
AFP
Por Newsweek en Español
6 de abril, 2018
Comparte

La defensa de Luiz Inácio Lula da Silva pidió el viernes ante la justicia brasileña y ante la ONU medidas cautelares que impidan que el expresidente brasileño sea arrestado si no se presenta antes de las 17:00 (hora local) en Curitiba para empezar a cumplir una pena de más de doce años de cárcel por corrupción.

El exmandatario de izquierda, favorito de cara a las elecciones de octubre pasó la noche en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo (en el cinturón industrial de Sao Paulo), frente al cual permanecieron en vigilia decenas de simpatizantes durante toda la noche.

En varias ocasiones, Lula se asomaba a una ventana para saludarlos, levantando gritos de “¡Lula inocente, Lula presidente!”.

A media mañana, el grupo se fue incrementando, hasta llegar a unas dos mil personas, comprobó una periodista de la AFP.

“Estaremos aquí el tiempo que haga falta. Hay gente decidida a todo”, dijo Luciano Oliveira, de 24 años. “El presidente no debe entregarse, porque uno se entrega cuando hizo algo errado y él no es culpable”.

Unos metros más cerca de la entrada principal del sindicato, Renata Swiecik, una cajera desempleada de 31 años y madre de cuatro hijos, está igualmente determinada. “Estamos aquí para resistir hasta el fin. Lula no será encarcelado y volverá a ser presidente para ayudar al pueblo”.

Lula, de 72 años, fue condenado a doce años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero, como propietario de un apartamento ofrecido por una constructora para obtener contratos en Petrobras.

Pero el exmandatario (2003-2010) se declara inocente y denuncia una conspiración político-judicial para impedir que vuelva al poder.

El exsindicalista se encuentra ahora ante una de las disyuntivas más dramáticas de su vida, desde que el juez anticorrupción Sergio Moro emitiera la víspera una orden de detención, concediéndole, “en consideración de la dignidad del cargo que ocupó, la oportunidad de presentarse voluntariamente” ante la Policía Federal de esa ciudad en un plazo de 24 horas.

Pero sus defensores presentaron al Supremo Tribunal de Justicia (STJ) una medida cautelar que bloquee la orden de arresto, alegando que ésta fue emitida sin que el tribunal de apelación de Porto Alegre analizara las objeciones presentadas contra el rechazo inicial de los recursos.

También solicitaron a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas que intervenga ante el gobierno brasileño para impedir el encarcelamiento de Lula hasta que sus objeciones sean analizadas.

Lula estuvo 31 días detenido en 1980, cuando dirigía las grandes huelgas obreras contra la dictadura militar (1964-1985).

Movilizaciones

El Partido de los Trabajadores (PT), del exmandatario, convocó a una “movilización general” contra la detención de su líder.

El Movimiento de Trabajadores rurales Sin Tierra (MST) inició por su lado una campaña de cortes de carreteras, para expresar su “indignación contra la inminente detención del compañero Lula”.

Foto: AFP

Informes de prensa señalaron piquetes de carreteras en varios estados, como Minas Gerais o Sao Paulo.

“Lula va a tener que resistir hasta el fin. No huirá. Y este pueblo no lo entregará. Vamos a cerrar la calle, permanecer en la puerta y enfrentar a la policía. ¿Por qué no?”, dijo a la AFP Adimir José da Silva, de 57 años, miembro del sindicato ferroviario ABC.

Otros manifestantes se mostraban más prudentes.

“Lula tendrá que resistir, pero en algún momento tendrá que entregarse. Los militantes aceptaremos cualquier decisión que él tome”, afirmó Michelle Baza, una farmacéutica de 37 años, militante del PT.

¿Candidato entre rejas?

Paradójicamente, la ley brasileña permitiría que Lula hiciera precampaña desde la cárcel, ya que su postulación solo podría ser invalidada en agosto por la justicia electoral, que impide participar en comicios a personas condenadas en segunda instancia, como es su caso desde enero.

El PT podría verse forzado a cambiar de candidato a último momento.

En ese caso, quedaría por ver cuál es su capacidad de transferir votos a otros candidatos de izquierda, para unas elecciones que se anuncian como las más inciertas desde la restauración de la democracia en 1985.

Nota publicada en Newsweek en Español. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Tengo mucho miedo, pero sólo quiero que la gente sepa que existimos": la vida en Qatar de una mujer transgénero

Los transgénero en Qatar pueden ser detenidos por "violar la moral pública", lo que no requiere un juicio ni una acusación oficial. Hablamos con una de ellas.
5 de diciembre, 2022
Comparte

La polémica en torno al Mundial de fútbol que se disputa estos días en Qatar se ha centrado principalmente en los derechos del colectivo LGBT y en la penalización de las relaciones entre personas del mismo sexo. Los transgénero qataríes pueden ser detenidos por “violar la moral pública”, lo que no requiere un juicio ni una acusación oficial. La BBC ha hablado con dos qataríes trans sobre sus vidas.

“Tengo mucho miedo, pero sólo quiero que la gente sepa que existimos”, dice Shahd acerca de su decisión de hablar sobre su vida como mujer transgénero.

Al igual que la otra persona de este artículo, hemos cambiado el nombre de Shahd para protegerla.

Nos hemos comunicado con ella a través de una aplicación encriptada para velar por su seguridad y ella sale fuera de su casa para llamarnos por video en secreto desde una habitación oscura donde no se pueda identificar nada.

Shahd nos muestra su pelo, que le han cortado a la fuerza para darle un estilo masculino, pero no revela por quién.

A continuación, se desabrocha la camisa para mostrarnos las heridas en la parte superior del pecho y nos explica que las heridas son consecuencia de haber sido detenida por “hacerse pasar por mujer”.

Las autoridades le dijeron que se quitara el tejido mamario que se había formado desde que empezó a tomar estrógenos, que consiguió sin receta en otro país.

“Perdí mi trabajo y mis amigos”, relata. “Me detuvieron y me interrogaron varias veces por mi identidad. Lo perdí todo”.

Tres mujeres cataríes de espaldas caminando por la calle

Getty Images

Qatar es uno de los más de 60 países donde es ilegal ser gay. En Qatar, los actos homosexuales son contrarios a la ley porque se consideran inmorales según la sharia islámica.

Los castigos incluyen multas, penas de prisión de hasta siete años e incluso la muerte por lapidación, aunque no hay constancia de que esto haya ocurrido.

Detenciones

La policía puede detener a una persona durante un máximo de seis meses como sospechosa de haber infringido las leyes de “protección de la comunidad”, sin juicio ni cargos, si sospecha que ha “violado la moral pública”.

Shahd afirma que teme constantemente ser detenida.

Un reciente informe de la ONG Human Rights Watch detallaba las detenciones de personas LGBT en Qatar, y descubría que entre ellas había varias personas trans, por el mero hecho de expresar su género a través de la ropa, el pelo o el maquillaje.

Shahd evita los lugares concurridos en las horas de mayor afluencia, porque cree que la gente la mira y podría denunciarla a la policía.

Dice que la han detenido por “imitar a una mujer” por llevar maquillaje y describe el departamento de seguridad preventiva del gobierno -una división de las fuerzas del orden qataríes- como una “banda criminal”.

“Te capturan y te impiden decir a nadie dónde estás. La prisión es subterránea y te tratan como a un criminal”, relata.

“Te esposan”, detalla y añade con una risa seca: “es para proteger a la sociedad de nosotros”.

No pudimos verificar de forma independiente el relato de Shahd sobre su detención, porque no recibió ningún registro oficial de ella.

Lauren Moss mira por una ventana mientras sostiene su teléfono en la mano izquierda

BBC/Gemma Laister
Lauren Moss, de la BBC, habló con qataríes que utilizan aplicaciones de mensajería encriptada. Todos estaban demasiado asustados para usar sus nombres reales o mostrar sus rostros

Terapia de conversión

Shahd afirma que cualquier persona que haya estado en prisión por motivos similares a los suyos es enviada a un médico para que le aplique la llamada “terapia de conversión”.

Nos muestra capturas de pantalla de sus volantes médicos para sesiones en un centro terapéutico de Doha.

Un funcionario del gobierno qatarí negó que el gobierno gestione o autorice ningún “centro de conversión”.

“Me dijeron que podría ir al infierno por esto, pero creo que Dios me creó como soy“, afirma.

“Soy una mujer. Si pudiera ser un hombre, lo haría. Mi vida sería mucho más fácil”.

Coches de policía en Qatar

Getty Images
La ONG Human Rights Watch publicó un informe en el que afirma que las fuerzas de seguridad cataríes siguen deteniendo a ciudadanos homosexuales, lesbianas y transexuales, obligándoles en ocasiones a someterse a terapias de conversión.

Solicitud de asilo en Europa

Las cosas se pusieron tan mal para Sara, otra mujer transgénero, que huyó de Qatar y ahora está solicitando asilo en Europa.

Nos cuenta cómo dejó atrás todo lo que conocía, llevándose sólo una bolsa de pertenencias y poco dinero.

“Estaba en ese punto en el que o me suicidaba o tenía que irme y decidí irme”, explica.

Sara dice que ella también se ha visto obligada a hacer terapia de conversión varias veces en su país. Pero no cree que los llamamientos a boicotear el Mundial por las leyes de Qatar sobre la homosexualidad sean productivos.

“Muchos otros países también tienen estas leyes, pero la gente sólo está reprendiendo a Qatar y diciendo que Qatar no debería organizar el Mundial”, declara.

El director general del ente rector del fútbol, la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado), ha pedido que la atención se centre en la competición y no en la política. Sin embargo, varias organizaciones benéficas y de beneficencia siguen exigiendo que garantice que ningún otro país con leyes anti-LGBT pueda albergar el Mundial en el futuro.

Qatar ha rechazado “categóricamente” las afirmaciones de Shahd y Sara.

Un funcionario del gobierno reiteró su tan repetido mensaje de que “todo el mundo es bienvenido” al Mundial y dijo que los aficionados “de todos los ámbitos de la vida se reúnen en Qatar para construir puentes de amistad y romper las barreras de la incomprensión”.

El funcionario afirmó que Qatar “no tolera la discriminación contra nadie” y que se encuentra entre los países más seguros del mundo.

Sin embargo, un reciente informe de Amnistía Internacional rebate estas afirmaciones.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.