Anaya muestra su músculo panista en Celaya; va por más de un millón de votos en Guanajuato

Cobijado por 20 mil guanajuatenses, Ricardo Anaya resaltó la importancia de los jóvenes en su campaña y criticó el aumento de la desigualdad en México durante la administración priista.

Anaya
El evento se llevó a cabo en el estadio Miguel Alemán Valdés. Cuartoscuro

El estadio de futbol de Celaya, Guanajuato, se transformó este domingo en el escenario para que el PAN mostrara músculo a su candidato presidencial, Ricardo Anaya, que encabezó el arranque de campañas locales ante alrededor de 20,000 asistentes. A diferencia del segundo lugar en la mayoría de las encuestas con el que Anaya inicia la contienda, hace seis años este mismo estadio no llegó a llenarse para el cierre de campaña regional de la entonces aspirante presidencial, Josefina Vázquez Mota, cuando ya todas las encuestas pronosticaban el desastroso tercer lugar en el que el partido gobernante quedó ocho días después.

En medio de la cancha que viera jugar a Emilio Butragueño en los años 90, el actual candidato a gobernador, Diego Sinhué Rodríguez, prometió a Anaya 1.4 millones de votos en su aspiración presidencial, es decir, una tercera parte de los casi 4.5 millones de electores que tiene Guanajuato –la sexta entidad con más votantes del país–, y casi medio millón más de lo que obtuvo Vázquez Mota en 2012, a pesar de que fue uno de los únicos tres estados en los que ganó.

Anaya, candidato de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano en la coalición Por México Al Frente, hizo énfasis en los más de 25 años que el blanquiazul ha gobernado aquí. En el templete lo respaldaban tres de los exgobernadores que ha tenido el estado: Carlos Medina Plascencia, Juan Carlos Romero Hicks y Juan Manuel Oliva. No estuvo el actual mandatario, Miguel Márquez, ni el otro exgobernador que fuera el gran ausente en 2012, Vicente Fox, que desde entonces empezó a apoyar al PRI.

Aunque este acto había sido pensado originalmente como el arranque de campaña, a la par de los de José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador, Anaya ya había tenido dos actos en la Ciudad de México, y este domingo, ante los miles de asistentes que venían en autobuses de todos los rincones del Estado, como es tradicional en los mítines, el candidato presumió que no había iniciado su campaña con un mitin tradicional, sino con propuestas de jóvenes en un hackatón.

En su discurso de menos de 15 minutos, en los que sufrió dos fallos de audio, el candidato presidencial anunció que todos los días hará conferencias a las 7 de la mañana para explicar sus propuestas de campaña. Criticó que con el PRI han aumentado la desigualdad, la pobreza y la violencia, y dijo que promoverá en redes la etiqueta #NoEsNormal para denunciar lo que sufren las mujeres, que ganan menos que los hombres por el mismo trabajo, son víctimas de violencia y cargan con la mayor parte de las responsabilidades del hogar sin el apoyo de sus parejas.

“Nos tenemos que comprometer a todos juntos sacar adelante a la familia, porque la familia es una comunidad de amor y de responsabilidad compartida. Vamos por familias unidas donde todos juntos pongamos lo mejor de nosotros”, expresó.

También resaltó el núcleo familiar, en uno de los estados más conservadores del país, para felicitar a su hijo Mateo que este 1 de abril cumplía 8 años.

En el estadio Miguel Alemán Valdés, con capacidad para 23,000 asistentes, pero en el que la cabecera estaba vacía y se apreciaban algunos huecos, había militantes panistas de diversos municipios, como Irapuato, León, y hasta del vecino municipio de Querétaro, cuna de Anaya y que está a menos de una hora de distancia.

Sanjuana Balderas, de Valle de Santiago, estaba en un rincón del estadio tratando de evitar el sol que provocaba una temperatura de casi 30 grados. Era la primera vez que venía a Celaya, gracias al apoyo del alcalde Manuel Granados Guzmán, que puso los cinco camiones que llenaron para apoyar en el evento.

Orgullosa, contó que venía con los beneficiarios del programa “Impulso Social”, que cada año durante dos meses les da empleo temporal, limpiando arroyos o pintando bancas en parques públicos, a cambio de 90 pesos al día, 5,400 pesos en total, aunque el resto del año sobreviven con cualquier trabajo que le salga.

“Hace tres años que conocimos a Diego (Sinhué), y pues sí vemos muy bien que vaya a ser gobernador, porque nos ha apoyado mucho. A Anaya no lo conocemos, pero aquí estamos, para apoyar”, contó.

En el estadio predominaban las banderas blanquiazules del PAN. Había unas pocas de Movimiento Ciudadano, que un adulto mayor utilizaba para taparse el sol y reconoció que la había tomado porque se las repartieron al llegar. Otras tantas del PRD eran ondeadas con fuerza por habitantes de Santa Cruz de Juventino Rosas, uno de los únicos cuatro municipios que gobierna el sol azteca en el Estado.

De ahí llegaron 15 camiones hasta el estadio de futbol de los Toros del Celaya. Aunque los asistentes se mostraban reacios a decir si apoyaban la coalición con el PAN, manifestaban que su lealtad estaba con el alcalde perredista que busca reelegirse, Serafín Prieto.

“Apenas ayer nos avisaron para que viniéramos. El PAN sí invitó a su gente, pero no pudo llenar los cuatro camiones que tenía. Solo se les llenó uno y los otros nos los pasaron a nosotros”, explicó Lucero García, directora del DIF municipal que orientaba al colectivo sobre por dónde colocarse en el estadio.

Al terminar el acto, cerca de las 7 de la tarde, los que estaban más cerca del templete intentaron acercarse lo suficiente como para tener una selfie con el candidato, que pasó media hora atendiendo las peticiones de fotos, mientras la mayoría abandonaba el recinto y dejaba casi solo al cantante José Julián, presentado para cerrar el día.

Un bastión dividido

A poco más de una hora de distancia de Celaya, en Dolores Hidalgo, cuna de la independencia de México, dos expanistas también protagonizaban un arranque de campaña… pero de Morena.

Germán Martínez, exdirigente blanquiazul, acudió a apoyar a Ricardo Sheffield, panista durante 25 años hasta hace un par de semanas, cuando renunció en protesta por las designaciones de candidatos en el PAN, y posteriormente fue postulado por el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Aunque Guanajuato es uno de los estados en los que más fuerza tiene el PAN en esta contienda, Sheffield abrió una herida, y pese a que las encuestas le otorgan al panista Diego Sinhué más de diez puntos de ventaja, el abanderado de Morena asegura en entrevista telefónica que su postulación ha hecho subir al partido entre dos y cuatro puntos en solo una semana.

“Claramente ha habido un alza en los pocos días que tiene un servidor en la candidatura, y les preocupa. Yo creo que lo más sintomático es que hayan bajado a toda la corte celestial a hacer campaña a Guanajuato. Digo, jamás habíamos visto que un expresidente nacional del PAN viniera a entrevistar una campaña estatal, y menos a un personaje como Luis Felipe Bravo Mena”, señala el ahora morenista.

Bravo Mena, en efecto, estaba en el estadio de futbol, pero no como parte de la campaña de Anaya, pese a haber sido parte de su dirigencia nacional, sino por Diego Sinhué, de quien es coordinador de campaña.

Close
Comentarios