close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ana Alicia Osorio / Testigo Púrpura
De la tradición al empoderamiento: historias de mujeres totonacas
La cocina y el tejido han sido por generaciones el destino de las mujeres totonacas, pero aún con las dificultades que enfrentan decidieron darle otro valor.
Ana Alicia Osorio / Testigo Púrpura
Por Ana Alicia Osorio / Testigo Púrpura
3 de abril, 2018
Comparte

El humo del fogón llevó a algunas mujeres del Totonacapan a viajar por lugares que no imaginaron, las telas hechas hilo por hilo a conocer otras culturas, el barro convertido en arte a tener ingresos para subsistir.

La cocina y el tejido han sido por generaciones el destino de las mujeres totonacas, pero algunas lo tomaron y le dieron otro valor.

Aún con las dificultades que enfrentan estas mujeres indígenas, con sus tradiciones y trabajo han obtenido recursos y reconocimientos, viajado y estudiado. Se han empoderado.

Han cambiado el destino que tenían designado por nacer mujer.

“Hemos salido adelante y viajamos, salimos, vamos a un lado, a otro lado (…) ya no es de que vamos a decir al marido ‘¿me das permiso?’, ¡no!”, sentencia, Irma Pérez Hernández, originaria de la comunidad El Morgadal en Papantla, Veracruz.

Ana Alicia Osorio / Testigo Púrpura

Ixtaku: las estrellas de la ropa

Hace 10 años Irma se organizó en colectivo, junto con otras mujeres y unos cuantos hombres, para tejer y bordar ropa que llevaban a vender de casa en casa, de puerta en puerta.

Un oficio que a ella le enseñaron sus tías y que sus vecinas lo aprendieron de otras mujeres de sus familias. Un arte que perfeccionaron en la primaria, cuando entre las materias para mujeres aún estaban las actividades del hogar.

Hoy tienen una marca de ropa, Ixtaku, la palabra en totonaca que significa estrella; las han llevado a varias partes de México y el extranjero. Hoy ya no deben caminar para vender, pues las ofrecen en exposiciones textiles o las realizan por pedido. Hoy ya nadie les regatea el precio de las prendas a las que les dedican horas o días.

“Ya dicen tiene marca y lo pagan, como en Liverpool (…) ven la etiqueta y la voltean y dicen es calidad, lo pagan”, contó Pérez Hernández, quien liderea el grupo conformado por 40 mujeres y un hombre.

Sonriente, cuenta, que la marca fue resultado de un concurso que ganaron por la calidad de sus prendas.

Pasó casi un año entre la primer prueba a la que llevó ropa de todas sus compañeras y la noticia de que ahora tendrían una etiqueta, una asociación, cursos de capacitación y sobre todo lugares donde vender sin pasar por el triste momento en que alguien les pida una “rebaja”.

Ahora Irma, como otras mujeres del pueblo, le enseña el oficio a sus descendientes pero no como el rol tradicional.

Los recursos ganados con el tejido y el bordado le han dado para brindar estudios a sus dos hijas y lo hará con el menor de ellos.

“Yo tengo un muchacho de 18 años y borda con muy buena calidad, tengo una muchacha que anda de guía turística y está a punto de terminar su carrera como licenciada turística, otra hija que acaba de terminar su carrera de abogada”, cuenta, feliz de su logro.

El orgullo en la cocina

El caso de las mujeres tejedoras no es único.

Algo similar sucede con un grupo de alfareras que desde su comunidad, El Chote, han refinado la forma de hacer cerámica y que pasaron de hacer utensilios de cocina como ollas y comales para uso propio, a vender sus piezas en diferentes lugares del país y exponer un nacimiento en el Vaticano.

O con las “mujeres de humo” que le dieron otro significado a cocinar.

Soledad Gómez Atzin, una de las “mujeres de humo” hacía comida para personas que llegaban desde otras regiones hasta Papantla para hacer investigaciones. Les enseñó la forma de hacer algunos platillos.

Los talleres se convirtieron en una casa de cocina tradicional, con un museo vivo.

Pero el esfuerzo no duró mucho, el agua se lo llevó en una inundación de 1999.

La cocina siguió siendo parte de su vida y solo un año después, la invitaron a enseñar a los visitantes de una Cumbre (Tajín) a hacer tortillas, así que escogió un grupo de mujeres que solían cocinar para su familia.

“Fue la primera vez que me pagaron tanto dinero y fue un milagro porque me había quedado sin nada. El que me pagaran por enseñar a tortear, entonces dije mi trabajo sí vale”, narra.

Lo demás es historia, el taller se convirtió en un comedor para los turistas que llegan a conocer la tradición totonaca. Las palmeadoras de tortillas en un colectivo que difunde los guisos que durante generaciones han comido.

La cocina pasó de ser el espacio privado al interior de una vivienda, donde la mujer se dedica fundamentalmente al cuidado, a ser el sitio donde obtienen ingresos, conocen personas, viajan, enseñan, experimentan, se capacitan. Las llevó a convertirse en embajadoras de la cocina tradicional.

“Recibieron un pago y creo que no por el dinero pero si recibes un premio por algo que hiciste es como un aliciente y un reconocimiento a tu trabajo. Se valoraron y dignificaron su presencia en una casa, en una familia (…) nos hizo reafirmarnos, pensamos mejor”, indica Gómez Atzin.

Ana Alicia Osorio / Testigo Púrpura

Tradiciones que se resisten a cambiar

Pero no todos los cambios son fáciles.

En las danzas, como los “Voladores de Papantla”, las mujeres que deciden subir al palo para pender de los pies como parte de un ritual místico, se han enfrentado al rechazo de algunas personas en nombre de la tradición.

“No va de acuerdo a las mujeres, pero como tenemos una escuela de niños (…) las niñas van pasando porque no se quedan en eso, la mujer tiene tiempo que puede, y tiene tiempo que no; el varón siempre va a poder y siempre tiene que estar más adelante que la mujer por decir así”, dice uno de los maestros de esas niñas, Porfirio Morales.

Evelyn Lorenzo Ríos, una de esas niñas “voladoras”, ni siquiera se ha enterado del significado legendario para algunos totonacas que la mujer representa la tierra y el hombre al cielo, como argumenta su maestro. Para ella la razón por la que no la aceptaban era el pantalón que debe utilizar, “ropa de niño” según llama.

Pese a ello, entró a la escuela, danza, ha viajado a varios estados para mostrar esa tradición y no piensa en el retiro.

Pero eso no es lo único que no cambia, otras costumbres que ponen en desventaja a las mujeres tampoco lo han querido hacer en muchos casos. Como la doble jornada o que las mujeres se hagan cargo por completo del hogar además del trabajo fuera del mismo.

“Estamos en la lavada, en la planchada, en la cocina, en todo y aparte aportar para los alimentos (…) responsabilidades de los hijos, responsabilidades de la casa”, cuenta Irma.

Ella sabe de que eso les ha dado más trabajo, pero también afirma que el salir a laborar fuera les ha permitido algo más que ingresos: realización personal.

Sin embargo, lamenta, que no es la situación de todas las mujeres totonacas pues muchas continúan viviendo en los roles tradicionales y en algunos casos violencia.

“No todas, las comunidades todavía hay algunas mujeres como que mucho dominio de sus esposos, en su pareja, nosotros lo vivimos, pero aprendimos a dominar todo eso”, sentencia.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
7 consejos para tener éxito en tus citas online
Las apps de citas online, con más de 91 millones de usuarios, son populares en todo el mundo. Pero, ¿cuál es su tasa de éxito? Y¿cómo se pueden aumentar las probabilidades de encontrar el amor por internet?
18 de abril, 2019
Comparte

Millones de personas en todo el mundo buscan el amor en internet.

De acuerdo con Online Dating Statistics & Facts -una web dedicada al análisis del mundo de las citas online– este tipo de apps tienen unos 91 millones de usuarios a nivel internacional. Sin embargo, muchos de ellos nunca llegan a conseguir una cita.

En Reino Unido, una encuesta llevada a cabo por YouGov -una empresa de estadísticas y de estudios de opinión pública- sugiere que aunque el 10% de la población total del país utiliza estos servicios online, menos de la mitad de ellos tuvo una cita con alguien que conoció a través de una app.

Zoe Strimpel, historiadora en la Universidad de Sussex y autora de The Man Diet (La dieta del hombre), y Suzie Hayman, consejera sentimental, reunieron varios consejos que pueden ayudar a los interesados a conseguir la atención que buscan.

1. No tengas citas porque te sientas obligado a ello

Una mujer joven sostiene un celular en sus manos sobre un fondo turquesa.

Getty Images
Regla número uno: no tienes por qué hacerlo si no quieres hacerlo.

Si no te apetece, para. Si no te gusta alguien, no vuelvas a verlo.

“Probar” es fatal. Nos debilita, nos cansa y estimula sentimientos negativos sobre nosotros mismos y sobre los demás.

2. Confía en tus instintos

Una pareja joven se toma un café en un banco del parque.

Getty Images
Si ves que algo no funciona o no te fías de tu cita, actúa de inmediato.

Si detectas que algo no va bien en algún momento, tómatelo en serio.

A veces se siente la tentación de pensar: “es mi culpa”. Al contrario: probablemente será del otro.

3. Estudios recientes sugieren que en cuanto a mensajes, menos es más

Una pareja se abraza y al mismo tiempo chatea.

Getty Images
Apuesta por la calidad más que por la cantidad. Unas pocas conversaciones de calidad es más probable que te hagan sentir mejor que decenas de interacciones superficiales.

Chatear con cientos de personas al mismo tiempo, por ejemplo, con todas las conexiones que hayas podido hacer en internet en una semana, produce cansancio mental.

Invierte tus palabras y tu tiempo en aquellas personas con las que disfrutas chateando y con quienes te parecen más prometedores.

4. Las citas son cuestión de probabilidades, así que ve a las apps que tengan más usuarios

Imagen con un tiempo de exposición largo con una mujer china parada en medio de un paso de peatones con mucha gente a su alrededor.

Getty Images
Es más probable encontrar a alguien en un lugar con mucha gente que si te vas solo al desierto. En el mundo de las apps pasa lo mismo.

Evita servicios de citas online especializados. Ve a aquellos en los que hay un mayor volumen de gente.

Las citas son un juego de probabilidades. Así que si quieres encontrar diamantes en bruto, hay que buscar mucho y necesitas mucho material en el que hacer esa selección. No te creas esas apps que dicen que solo tienen diamantes pulidos entre sus miembros. No es cierto. No existen atajos.

5. Busca amigos primero

Dos mujeres jóvenes sonríen y se abrazan en la calle.

Getty Images
La amistad es un punto de partida excelente para una relación.

Las mejores relaciones suelen suceder cuando se comienza como amigos y luego se pasa a ser pareja.

Y además, un amigo nuevo puede acabar presentándote a tu futura pareja.

6. Se flexible

Dos hombres jóvenes hablan animadamente en una calle por la noche.

Getty Images
‘No eres mi tipo para nada’ – ‘¡Tú tampoco!”

Puedes pensar que sabes lo que te atrae, pero…

Si eres demasiado selectivo, quizá te estés perdiendo a la persona adecuada, aunque de antemano y por su aspecto no tenga nada que ver con tu pareja ideal sobre el papel.

7. Se cuidadoso y sensato

Un corazón sobre un teclado. Imagen conceptual.

Getty Images
Las apps de citas online pueden ser divertidas y dar buenos resultados, pero no puedes dejar de lado el sentido común.

Una desventaja de conocer personas por internet es que no se suelen tener personas conocidas en común, de modo que al principio, la información que tenemos sobre la otra persona es mínima.

Haz caso si saltan alarmas que avisan que hay algo en la otra persona que no acaba de encajar.

Si la persona con la que quedas te pide dinero o cambia de planes continuamente, mejor bloquéala y deja de tener contacto con ella.

No te dejes atrapar en montañas rusas emocionales.


Este texto es una adaptación del programa de la BBC You & Yours sobre cuestiones relacionadas con el consumo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.