En México prevalecen la falta de información y la exclusión hacia personas con autismo: especialistas

El Trastorno del Espectro Autista puede llegar a confundirse con otros trastornos por lo que los menores no reciben el tratamiento adecuado y sus posibilidades de adaptarse a su entorno disminuyen.

Autismo
La Clínica de Autismo de la CDMX inició operaciones hace un año. Cuartoscuro

En México no existen datos oficiales sobre el número de personas que presentan Trastorno del Espectro Autista (TEA), lo cual evidencia la falta de información que prevalece en el país respecto al tema y por ende la exclusión que sufre dicho sector.

Cifras de la organización Iluminemos de Azul estiman que el mundo uno de cada 115 niños tiene autismo y cada año, según esta ONG, se diagnostican más casos con esta condición que menores con SIDA, cáncer y diabetes juntos.

De acuerdo con datos del INEGI, en México existen casi cinco mil niños con autismo, aunque según los expertos la cifra puede variar.

Medicamente, el autismo no se considera una enfermedad como tal, sino más bien una condición genética que afecta en mayor o menor medida la interacción social por medio de la comunicación, la conducta, el lenguaje y la integración sensorial de las personas.

Según los especialistas, las personas que presentan esta condición, interpretan de manera distinta las palabras, los colores, las formas y los sonidos del mundo exterior.

Por este motivo es que se dificulta su integración a la sociedad y más aún a un entorno educativo y laboral.

Aunque se cree que el Trastorno del Espectro Autista está asociado con un factor genético asociado a un componente ambiental, se desconoce el origen del mismo.

Ante esta esta desinformación especialistas en el tema aseguran que con un tratamiento terapéutico personalizado y especializado, las personas que lo manifiestan logran incrementar su calidad de vida.

Judith Vaillard, directora general de la asociación civil DOMUS Instituto de Autismo, comentó que el autismo “no tiene cura, sin embargo, la calidad de vida de las personas mejora si reciben una atención temprana, personalizada, adecuada a sus necesidades y a lo largo de toda su vida, esto representa un gran costo para la familia y para la sociedad”.

Por ello, pidió a la población a concientizarse sobre las barreras a las que día a día se enfrentan las personas con autismo.

Mencionó que el autismo comienza en la infancia y tiende a persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. Esta proporción es similar al número de personas que presentan autismo en México.

Dijo que tomar conciencia sobre las circunstancias de vida de las personas con autismo, contribuirá a facilitar su adaptación, así como a su inclusión y participación en todos los ámbitos sociales.

Información a los padres permitiría un diagnóstico oportuno

El pediatra del Hospital Infantil de México y director de la Clínica de Autismo del Centro Neurológico ABC, César Reynoso Flores, considera que las personas con autismo al no ser diagnosticadas de manera oportuna, llegan a edad adulta con menores posibilidades de atención.

El neurólogo dijo que el autismo se puede identificar cuando los niños o adultos presentan menor contacto visual, falta de respuesta cuando los llaman por su nombre o indiferencia ante las personas responsables del cuidado.

Mencionó que algunos niños pueden desarrollarse de manera normal durante los primeros meses o años de vida, pero con el paso del tiempo pueden registrar cambios y se vuelven introvertidos, agresivos o pierden habilidades del lenguaje que habían adquirido.

Agregó que los niños con autismo tienen también dificultades de aprendizaje, pues cuentan con una inteligencia inferior a lo normal o, por lo contrario, pueden tener una inteligencia entre normal y alta, ya que aprenden rápido, pero tienen problemas para comunicarse, aplicar lo que saben en la vida diaria y adaptarse a situaciones sociales.

Según Reynoso Flores los síntomas del autismo son una combinación única de cada persona, por lo que pueden llegar a confundirse con otros padecimientos como la hiperactividad o el síndrome de Asperger (dificultad en la interacción social), por lo que consideró necesario brindar mayor información sobre este trastorno.

“Especialmente para los padres de familia, pues ellos son el entorno inmediato de los niños, así como a los pediatras y psiquiatras, quienes en ocasiones pueden llegar a confundir el TEA”, comentó.

Al poder confundirse con otros padecimientos, la detección y el tratamiento del autismo se dificultan, más aún cuando no está considerado como una enfermedad, por lo que no existe un tratamiento.

“Desde los primeros años de vida se debe tener un diagnóstico acertado para ofrecer ayuda. Al no haber tratamientos solo hay técnicas para adaptar a las personas con autismo al entorno tanto en niños como adultos”, manifestó.

Tanto las personas con ese trastorno, al igual que sus familiares, requieren apoyo para lograr su inclusión, pues en diversas ocasiones hasta los padres sueles ser discriminados “porque sus hijos hacen berrinches y se golpean la cara en ciertos momentos”, acentuó el experto.

“Falta mucha capacitación para atenderlo. A las instituciones les hacen falta programas para la detección temprana, porque entre más rápido se detecte van a tener mejor calidad de vida”, definió.

A pesar de que hace un año el Gobierno de la CDMX abrió la primera Clínica de Autismo, que ha atendido a unas 651 personas, el especialista considera falta mucho por trabajar en el país.

“Principalmente debe brindarse mayor capacitación a pediatras y psiquiatras para identificar este tipo de trastorno, así como trabajar con padres de familia para que sepan manejar situaciones con las personas con autismo”, finalizó.

Exhortan a la modificación de entornos para facilitar inclusión

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) considera necesario dejar de limitar el tema de la discapacidad a la atención de las deficiencias y contemplar la modificación de entornos a partir de las necesidades específicas de cada persona para logra su inclusión social.

La CDHDF señaló que el autismo ha sido concebido a partir del modelo médico de la discapacidad.

Consideran que con la entrada en vigor de la Convención por los Derechos de las Personas con Discapacidad, la discapacidad se define como la interacción de las limitaciones inherentes a las personas con las barreras, debidas a la actitud y al entorno; lo cual evita la participación plena y efectiva en la sociedad de personas con discapacidad.

 

Con información de Notimex.

Close
Comentarios