El documental de justicia en las nuevas tecnologías, la muestra del Salón Transmedia de Ambulante

Se trata de una exhibición de proyectos interactivos que permiten salirnos por un momento de la burbuja en la que vivimos para ponernos en los zapatos de personas cuyos derechos han sido transgredidos.

Salón Transmedia del Festival Ambulante
La justicia desde nuevas tecnologías, la propuesta del Salón Transmedia del Festival Ambulante Ambulante

Para realmente cuestionar a la justicia en los tiempos actuales, debemos hacerlo con las nuevas tecnologías, y es justamente lo que logra el Salón Transmedia, que acompaña a la gira Ambulante de documentales.

Se trata de una exhibición de proyectos interactivos que permiten salirnos por un momento de la burbuja en la que vivimos para ponernos en los zapatos de personas cuyos derechos han sido transgredidos.

El proyecto funciona como una sala de museo, un arcade o sala de maquinitas de videojuegos, y una sala de consulta de materiales de un centro cultural. Un espacio diferente con lo que habitualmente pensamos de una muestra de cine, pues ofrece la posibilidad experimentar las nuevas propuestas y narrativas vinculadas con el documental en su forma expandida.


Para muestra, está el documental interactivo sobre la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa. La página web donde está cargada la información ofrece una línea del tiempo y un mapa que señala los puntos donde sucedieron los hechos. También muestra todas las inconsistencias de la llamada “verdad histórica” en las declaraciones de los cuerpos de seguridad, es decir, puedes observar cómo los tiempos en que afirman haber estado en un sitio no corresponden con las otras versiones y con eventos confirmados.

El salón también ofrece una experiencia museográfica que recoge los relatos de violencia vividos por periodistas mexicanos y ponen al descubierto la persecución sistémica, así como el acoso que viven los comunicadores en los estados del país.

Esta curaduría está enfocada en la revolución tecnológica que está viviendo la forma documental y apela directamente a los públicos que están migrando de medios como el cine y la televisión, hacia la interactividad.

El consumo individualizado del teléfono celular, la pantalla de la computadora que comienza a competir en importancia con la televisión y el cine, junto con las consolas, han dado lugar a la búsqueda de nuevas formas de conectar con estas personas.


Para hacer posible este salón que reúne algunos de los proyectos de realidad virtual, videojuego serio y documental interactivo más relevantes de los últimos años, se sumaron dos cómplices a la propuesta: Máxicolab (empresa de Guadalajara dedicada al desarrollo de narrativas en multiplataforma) y Lab22 (laboratorio de narrativas transmedia documentales de Canal 22).

17 piezas componen el salón, proyectos nacionales e internacionales que ofrecen exploraciones sobre la violencia, la crueldad contra víctimas e imputados, así como arqueología forense, libertad de expresión, estados opresores alrededor del mundo y derechos humanos.

Entre los proyectos mexicanos está Fragmentos.mx, dirigido por Jacaranda Correa; Cadena de mando, de Daniela Rea, Mónica González y Pablo Ferri; Geografía del dolor, de Mónica González; Deriva.mx, del equipo Deriva.mx; Forensic Architecture. Ayotzinapa: una cartografía de la violencia, del equipo de Fa y Eyal Weizman; y Murmullos de la frontera sur, de Misus Ricalde y Héctor Valdés.

Dentro de los proyectos internacionales encontramos piezas emblemáticas como El proyecto Quipú de Maria Court y Rosemarie Lerner, uno de los documentales web más galardonados y conocidos. Esta pieza, sobre las esterilizaciones forzadas en Perú durante el gobierno de Fujimori ha dado la vuelta al mundo en festivales, conferencias y muestras. Ha sido uno de los casos más analizados y estudiados, y suele usarse como referencia en los talleres de documental interactivo alrededor del mundo.


También encontramos uno de los documentales web latinoamericanos más conocido: Mujeres en venta, dirigido por Anahí Lovato y Fernando Irigaray (encargados de la maestría en Comunicación Digital Interactiva de la Universidad de Rosario, Argentina). Esta pieza de investigación aborda el tráfico y explotación de mujeres en el país del sur.

Algunas piezas que completan el salón son: The Deeper they bury me, de Angad Singh y Ted Biggs; Borders, de Gonzalo Álvarez, Jon Digiacomo y Genaro Vallejo Reyes, un videojuego sobre los peligros de los migrantes en la frontera; Teatro dentro, de Anna Giralt y María Alcázar; The Enemy, de Karim Ben Khelifa; 6×9, de The Guardian; Sea Prayer, de The Guardian y Khaled Hosseini; Inside Auschwitz, de Jürgen Brügger, Jörg Haassengier y Gerhard Schick; Notes to My Father, de Jayisha Patel; y The Congo Tribunal, de Milo Rau.

Esta propuesta museográfica, interactiva y de narrativas expandidas podrá ser disfrutada durante el paso de la Gira Ambulante por Guadalajara, Ciudad de México y Ciudad Juárez, en esta última, en una versión reducida. Ambulante también propine una serie de charlas y talleres vinculados a los temas de las nuevas tecnologías para acompañar al salón.

Este espacio abierto de cuestionamiento constante sobre cómo el documental está evolucionando nos permite seguir conectados, vigilantes, alertas en el intenso ahora.

Close
Comentarios