Función Pública impuso en 5 años 45 mil sanciones, pero ni el 1% resultó en la destitución de un funcionario
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
SFP

Función Pública impuso en 5 años 45 mil sanciones, pero ni el 1% resultó en la destitución de un funcionario

Un estudio de la organización civil Impunidad Cero advierte que la Secretaría de la Función Pública (SFP) sanciona en promedio solo el 13% de las denuncias que recibe por malos manejos de funcionarios.
SFP
11 de abril, 2018
Comparte

En cinco años, entre 2012 y 2016, la Secretaría de la Función Pública (SFP) emitió un total de 45 mil 108 sanciones contra funcionarios públicos por malas prácticas o irregularidades administrativas. Sin embargo, tan solo el 28% acabaron en sanciones firmes (13 mil 010). Y peor aún: menos del 1 % resultaron en la destitución de funcionarios (404); apenas un 1.7 % terminó en una sanción económica (779).

Estas son algunas de las principales cifras que documenta el informe ‘Responsabilidades administrativas en el Sistema Nacional Anticorrupción’, en el que la organización civil Impunidad Cero analiza los retos que enfrenta México en materia de combate a la corrupción, en un contexto marcado por las próximas elecciones presidenciales.

El informe elaborado por el investigador Luis Darío Ángeles subraya que a pesar de que la SFP, que es la dependencia encargada de investigar a funcionarios, emite todos los años miles de sanciones, la impunidad registra niveles muy elevados.

Por ejemplo, apunta el documento, la SFP sanciona en promedio solo el 13.4 % de las quejas o denuncias que recibe. “Esto implica, en principio, que en las denuncias existe una impunidad en la Administración Pública Federal del 86.6 %”. Y de las sanciones a funcionarios emitidas por la SFP, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa anula el 41.8 %, “lo que quiere decir que la cantidad de casos que no se sancionan aumenta del 86.6 % a un 92.2 %”.

Y a esto hay que añadir otros dos datos: uno, que casi la mitad de las sanciones impuestas por la secretería a servidores y funcionarios públicos (40%) se quedan únicamente en sanciones menores que se resuelven con una amonestación pública o privada.

Y dos, de acuerdo con una información del diario El Siglo de Torreón que recoge el informe de Impunidad Cero, desde la creación de la SFP en 2002 hasta septiembre de 2017, se han impuesto 16 mil multas económicas por 34 mil 855 millones de pesos en sanciones a funcionarios, de las cuales solo fueron recuperadas 158 millones de pesos; ni siquiera el 0.5% del monto total de las sanciones.

¿Los funcionarios son unos santos?

“Una de dos: o nuestros funcionarios públicos son unos santos, porque apenas hay sanciones graves firmes, o no sabemos qué está pasando con los criterios de la autoridad para sancionar, ni qué tipos de conductas están investigando, ni si se está investigando bien o mal”, planteó en entrevista con Animal Político el investigador Luis Darío Ángeles.

Sobre este punto, el académico expuso que para que el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) funcione a pleno rendimiento es necesario “generar una política de información pública en tema de sanciones”, que permita enfrentar la corrupción y también la impunidad. Una propuesta que lanzó a los candidatos presidenciales.

“Los candidatos se están centrando en el combate a la corrupción. Y la forma de combatirla, de entrada, sería aumentar el número de denuncias. Pero si aumentas las denuncias y no hay sanciones, vas a tener un nivel altísimo de impunidad. Entonces, no arreglas el problema solo queriendo acabar con la corrupción. Tienes que solucionar también el problema de la impunidad”, señaló Ángeles, quien insistió en que “el enojo y la desconfianza de los mexicanos” pone de manifiesto la necesidad de discutir los mecanismos de sanción a los funcionarios que incumplan las leyes.

El investigador de Impunidad Cero planteó también que no se necesitan más leyes para lograr un mejor funcionamiento del nuevo Sistema Anticorrupción, ni para elevar los índices de efectividad de las sanciones. Lo que se requiere, precisó, es de “voluntad política” y de una mayor “comunicación y coordinación” entre las instancias encargadas de combatir a la corrupción y la impunidad.


Por ejemplo, en febrero la SFP firmó un convenio con el Poder Judicial de la Federación para compartir estrategias contra la corrupción. Un convenio que, en opinión del investigador, se produjo muy tarde.

“Me parece inverosímil que en 2018 se esté firmando ese convenio, y no se haya hecho muchos años atrás. Eso nos lleva a preguntarnos cómo se está combatiendo la corrupción si el encargado de perseguir irregularidades y el encargado de juzgar las sanciones, no están compartiendo información”, aseguró Ángeles.

Lee aquí el informe completo de Impunidad Cero.

Tras la publicación del informe de Impunidad Cero, la SFP emitió un comunicado en el que precisó que los porcentajes de denuncias no sancionadas “no significa necesariamente impunidad, ya que no todas las denuncias cuentan con los elementos para sancionar”.

“Sin embargo, se lleva a cabo una tarea institucional permanente para mejorar la integración de expedientes y contar con elementos más sólidos para la resolución de los mismos”, añadió la dependencia.

La SFP también indicó que se han fortalecido los mecanismos de atención y denuncia ciudadana, como el Sistema Integral de Quejas y Denuncias Ciudadanas (SIDEC) y la app móvil ‘Denuncia la Corrupción’, “lo cual permite a la ciudadanía contar con un mecanismo ágil y seguro, durante las 24 horas del día, los 365 días del año, para presentar su queja o denuncia y dar seguimiento hasta su conclusión”.

Asimismo, la dependencia subrayó que puso en operación el Sistema Integral de Responsabilidades Administrativas (SIRA), “como una herramienta para sistematizar la información puesta a disposición de las autoridades encargadas de prevenir, detectar y sancionar hechos de corrupción”.

Lee aquí la respuesta íntegra de la SFP.

El Paso Exprés, aún sin sanciones

El pasado 7 de febrero, Impunidad Cero publicó el informe ‘Impunidad, Sanciones Administrativas y el Socavón del Paso Exprés’, también elaborado por Luis Darío Ángeles.

En esa investigación, la organización civil expuso que a ocho meses de que dos personas murieran tras caer su vehículo en un socavón que se generó en la carretera federal conocida como el Paso Exprés de Cuernavaca, Morelos, ni un solo funcionario público ha sido sancionado, inhabilitado, ni destituido de su cargo. Situación que no ha variado a dos meses de la publicación del informe.

Ningún funcionario ha sido sancionado tampoco por las 22 irregularidades por mil 34 millones de pesos que detectó la SFP en los contratos de construcción de esta carretera, la cual estuvo a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) y dos empresas privadas.

Entre esas 22 observaciones que la SFP hizo como resultado de cuatro auditorías a la Dirección General del Centro SCT Morelos, a la Dirección General de Desarrollo Carretero, y a la Dirección General de Carreteras –todas dependientes de la SCT-, destacan irregularidades en los procedimientos de licitación y/o adjudicación, trabajos ejecutados sin comprobación documental, incumplimiento al programa de obra, e inadecuada planeación y programación de la obra, entre otros.

“En el Paso Exprés no se cometieron irregularidades leves, sino graves. Y el hecho de que meses después no se haya anunciado aún sanciones a funcionarios públicos involucrados en la muerte de dos personas, es una clara muestra de impunidad”, subrayó Luis Darío Ángeles.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La turista británica que salvó a su hermana gemela de un cocodrilo que la atacó en México

Georgia Laurie conversó con la BBC sobre el paseo por una laguna que acabó con el ataque de un cocodrilo y sobre cómo logró salvarle la vida a su hermana gemela.
12 de junio, 2021
Comparte

Como muchas historias de terror, la de Georgia Laurie comenzó de manera bastante inocente.

En un albergue en un rincón de Puerto Escondido, México, Georgia está sentada, recién salida del hospital, jugando con su teléfono y rodeada de compañeros mochileros, tratando de entender lo que le ocurrió en los últimos días.

Ciertamente, es material de pesadillas.

Ella y su hermana gemela Melissa, de Berkshire, en el sur de Inglaterra, decidieron unirse con algunos amigos a un paseo en bote por la cercana laguna de Manialtepec. Es un lugar inquietantemente hermoso, un sitio de una belleza natural virgen, con manglares repletos de la rica vida silvestre y aves.

Sin embargo, sus aguas poco profundas también son el hábitat natural de cocodrilos y, sin que el grupo lo supiera, está es la temporada cría.

“Era pelear o huir”

“De hecho, le dije al guía, ‘esto parece un lugar donde los cocodrilos hacen su hogar'”, me dijo Georgia con una sonrisa irónica. El vendaje ajustado con fuerza alrededor de su muñeca es evidencia de que tenía razón.

El guía -aparentemente un ciudadano alemán que no estaba registrado con la autoridad de turismo y que huyó desde entonces- insistió en que era seguro nadar.

Mientras el grupo disfrutaba de un chapuzón en el fresco de la tarde (no en la medianoche como se informó inicialmente), Melissa fue repentinamente arrastrada bajo el agua.

Georgia

Georgia Laurie
Melissa ahuyentó al cocodrilo que atacó a su hermana dándole golpes en el hocico.

“Fue aterrador, ¿no?”, dice Georgia volviéndose hacia otras personas del grupo que estaban allí, quienes asienten con la cabeza.

En lo que un conservacionista local me dijo que probablemente era una hembra de cocodrilo defendiendo a sus crías, el animal atacó a Melissa en tres ocasiones distintas, hiriéndole el estómago y la pierna.

Sin embargo, en lugar de mirar impotente, Georgia entró en acción y golpeó al cocodrilo una y otra vez en el hocico.

“Era pelear o huir”, recuerda, “y uno tiene que pelear por la gente que ama”.

Una de las amigas, Ani, se subió a los manglares y pidió ayuda. Un barco cercano con un grupo de turistas diferente, escuchó los gritos y se acercó.

“Empujé entre la maleza con mi remo”, dice Lalo Escamilla, el barquero y ornitólogo local que se metió en las aguas poco profundas para ayudar a las gemelas.

Laguna

BBC
El grupo no estaba al tanto de que la laguna está habitada por cocodrilos.

Lalo me llevó al lugar donde ocurrió el ataque y me explicó que a los barqueros debidamente entrenados como él les preocupa que las acciones irresponsables de un guía deshonesto puedan dañar sus negocios.

No son guías“, dice de los extranjeros que viven en Puerto Escondido y se acercan a los turistas para ofrecerles viajes baratos en bote, socavando a los lugareños. “No son expertos aprobados por el gobierno federal, no conocen este lugar. Ese es el problema”.

Recuperación

Una vez a bordo, se hizo evidente que las heridas de Melissa ponían en peligro su vida. Además de las laceraciones y los cortes profundos, tenía agua en los pulmones y su muñeca estaba rota. Más tarde desarrollaría sepsis por la ruptura de su intestino.

Lalo Escamilla

BBC
Lalo teme que episodios como estos pongan en peligro el trabajo de los locales que sí conocen la zona y cuentan con permisos legales para ofrecer servicios turísticos.

Tal era la adrenalina que corría por el cuerpo de Georgia que no se dio cuenta de la magnitud de sus propias heridas hasta que llegaron a un hospital privado en la ciudad.

“No fue hasta que la enfermera abrió mi puño para limpiarme la mano que me di cuenta de que también estaba herida”, dijo Georgia. Comprensiblemente, toda su atención había estado centrada en su hermana gemela, quien para entonces había sido puesta en un coma inducido.

Hacer la llamada a sus padres fue el siguiente momento difícil, ya que eran alrededor de las 04:00 de la mañana en Reino Unido.

“Cuando me dijeron que su condición se estaba deteriorando, tuve que avisar mi l familia”.

Melissa y Georgia Laurie

Georgia Laurie
Ambas resultaron heridas en el ataque, pero las heridas de Melissa pusieron su vida en riesgo.

Afortunadamente, Melissa salió del coma. Después conversar con Georgia, ella se fue a visitar a su hermana en el hospital y dice que ya se ve más fuerte.

“Estamos todos tan felices”, me dijo Georgia en un mensaje de texto.

Sin embargo, el camino hacia la recuperación total será largo. Los médicos mexicanos y la embajada británica han sido “geniales”, dice Georgia.

Pero Melissa debe superar sus lesiones físicas y ambas mujeres necesitarán tiempo para lidiar con las consecuencias emocionales y mentales de lo que han pasado.

Georgia dice que está luchando por conciliar el sueño y que las imágenes del ataque continúan llenando sus pensamientos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=N0wyhKC_uok

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.