close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@gismendez
Funcionaria de Colima deja su cargo tras denunciar ser víctima de violencia de género
La secretaria de Movilidad, Gisela Méndez acusa que recibió agresiones físicas, verbales, amenazas y calumnias durante su administración, principalmente por parte del sector transportista.
@gismendez
Por Redacción Animal Político
8 de abril, 2018
Comparte

El 11 de febrero de 2016, la arquitecta Gisela Méndez asumió el cargo de titular de la Secretaria de Movilidad en el estado de Colima. Poco más de dos años después, se vio forzada a renunciar tras ser víctima de lo que ella denuncia como violencia de género, principalmente por parte de los integrantes del sector transportista.

“He tenido que soportar agresiones físicas, verbales, amenazas, calumnias que no solo han tocado mi labor profesional pero también la personal”, señaló la exfuncionaria este sábado a través de un comunicado.

En entrevista para Animal Político, Gisela explicó que dichas agresiones las recibió desde el primer día en que comenzó su gestión.

“En Colima se tiene una sociedad mucho más machista. Desde el día uno yo fui desacreditada por ser mujer, además el sector transportista es un sector muy masculino y cuando tienen a una mujer al frente, para ellos es un golpe muy duro y por ello desde el inicio fui descalificada, decían que sería una decepción y que no iba a poder con el cargo”, comentó.

No solo fue atacada por el sector, sino que, asegura, también los periodistas locales y la opinión pública cuestionaban su capacidad por el simple hecho de ser mujer.

Gisela señaló que a pesar de los obstáculos, logró avances importantes en el tema de movilidad para el estado, pues contó con el apoyo de su equipo y del gobernador de la entidad, José Ignacio Peralta, quien desde el inicio supo la situación que enfrentaba.

“Entre más cosas lográbamos y demostrábamos que nuestras decisiones eran las correctas, más nos descalificaban y atacaban. Así fue como iniciaron las calumnias y las amenazas, no solo contra mí, sino también contra mi equipo y mi familia”, narró Gisela.

Recordó que realizar su trabajo era difícil pues los líderes transportistas y concesionarios se negaban a negociar ciertas acciones que ella planteaba.

La agresión física más grave que recibió Gisela, fue en junio de 2017, cuando la dependencia entregó concesiones para taxistas.

Un grupo de taxistas se inconformó ya que cambió el proceso para obtenerlas. “En administraciones anteriores ellos podían sobornar a las autoridades y conseguirlas, pero eso lo cambiamos nosotros”, comentó.

Con la intención de tranquilizarlos Gisela recibió a cada uno de los inconformes en su oficina. Uno de los taxistas aprovechó estar a solas con ella e intento agredirla, sujetándola del cuello.

“Yo me defendí de manera violenta pues sentí que mi vida estaba en peligro. La agresión no pasó a más e informé al gobernador”. Desde ese día, el mandatario José Ignacio Peralta, puso a disposición de Gisela y su equipo un cuerpo de seguridad.

Sin embargo esa agresión física no se denunció. “No hubo acciones legales, recuerdo el rostro del taxista pero fue un momento de shock y no recuerdo su nombre y no hice una denuncia”, acota.

Después de esta agresión, un usuario de redes sociales amenazó su vida y decidió denunciarlo ante la Procuraduría General del Estado.

“En una nota de un portal de noticias una persona hizo una invitación para que me mataran por lo que denuncié los hechos. Seguí el proceso establecido por la Procuraduría, fui sometida a la evaluación psicológica, pero desconozco en qué se encuentre el proceso”, detalla.

A pesar de que las agresiones en su contra eran constantes y visibles, Gisela considera que una de las razones por las que no se toman acciones es porque en el estado, como en muchas partes del país, se tiene una percepción generalizada de que “la situación contra las mujeres en la política, así es y hay que aguantarla”.

Lamenta que por el simple hecho de ser mujer no pueda desempeñarse en su trabajo.

Respecto a su renuncia y las razones presentadas, Gisela comenta que el gobernador del estado no emitió respuesta alguna y aceptó su salida. “Creo que es difícil tener empatía desde el otro lado y entender la situación que uno vive”.

Considera que la mejor manera de acabar con este tipo de casos es darlos a conocer y denunciarlos.

Ante la salida de Gisela, el viernes pasado el gobernador, Ignacio Peralta Sánchez, designó a José Belisario Arrayales López como nuevo secretario de Movilidad.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Estudio desmiente la teoría que beber de forma moderada es saludable
Una investigación publicada en la revista especializada The Lancet concluye que beber, aunque sea de forma moderada, aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebral.
6 de abril, 2019
Comparte

¿Creías que beber una copa al vino al día era saludable?

Un nuevo estudio genético a gran escala, publicado en la revista especializada The Lancet, desmiente ahora la teoría de que beber de forma moderada puede proteger de determinadas enfermedades.

Incluso la ingesta moderada de alcohol aumenta la presión arterial y las probabilidades de que podamos sufrir un derrame cerebral, según la investigación realizada por expertos de Reino Unido y China.

El equipo le dio seguimiento a 500.000 adultos en el país asiático durante 10 años.

Sus conclusiones, aseguran los especialistas, son relevantes para cualquier sociedad del mundo y la mejor prueba hasta el momento de los efectos directos del alcohol.

Este estudio se suma a otra investigación global publicada el año pasado que confirmó que ningún nivel de consumo de alcohol puede ser considerado saludable.

Hasta ahora, estaba comprobado que una gran ingesta de alcohol es dañina para la salud y aumenta el riesgo de sufrir un ictus, pero algunos estudios habían sugerido que beber pequeñas cantidades podía ser bueno para la salud mientras otros determinaron que no había ningún nivel de consumo “seguro”.

El riesgo

Los investigadores, de la Universidad de Oxford, de la prestigiosa Universidad de Peking y la Academia de Ciencias Médicas de China, comprobaron que:

  • Una bebida alcohólica o dos al día aumenta el riesgo de padecer un derrame cerebral en alrededor de un 10-15%
  • Beber cuatro bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo en alrededor de un 35%

En el estudio, una “bebida” fue definida como:

  • Un vaso pequeño de vino
  • Una botella de cerveza
  • Una medida estándar de licor fuerte

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 2.300 millones de personas en el mundo beben alcohol, con una media por persona de 33 gramos de alcohol puro al día, que se estima que es equivalente a unos dos vasos de vino (de 150 ml), una botella de cerveza de 750 ml o dos tragos de licor de 40 ml.

Países de América Latina con mayor consumo de alcohol per cápita. . .

El estudio no halló ninguna prueba de que beber de forma reducida o moderada tuviese un efecto “protector”.

“Las afirmaciones de que el vino y la cerveza tienen efectos protectores mágicos no se sostienen”, manifestó Richard Peto, co-autor del estudio y profesor de estadísticas médicas y epidemiología de la Universidad de Oxford.

Sobre la posibilidad de un ataque el corazón y su relación con el consumo de alcohol, no obstante, los investigadores indicaron que los efectos no estaban claros y que se necesitaban más datos.

¿Por qué China?

La investigación se centró en personas de Asia Oriental, ya que un porcentaje de estas tienen variantes genéticas que limitan su tolerancia al alcohol.

Dado que su composición genética tiene grandes efectos en relación al consumo de alcohol, pero no afectan otras variables como la dieta, el consumo de tabaco, el estatus económico o la educación, pueden ser utilizados por los científicos para determinar las consecuencias de la ingesta de alcohol.

Los científicos del informe aseguran que, al comparar los resultados de los bebedores y los no bebedores según su perfil genético pudieron establecer de una forma más certera los efectos directos del alcohol sobre el riesgo de padecer un derrame cerebral.

Ilustración de secuencia del ADN

Getty Images
El análisis genético fue clave en este estudio.

“Utilizar la genética es una vía novedosa… para esclarecer si beber de forma moderada nos protege realmente o si es ligeramente dañino”, manifestó la doctora Iona Millwood, co-autora del estudio y epidemióloga de la Universidad de Oxford.

“El análisis genético nos ayudó a entender las relaciones causa-efecto”.

Los investigadores consideran que todos deberíamos reducir nuestro consumo de alcohol: el mensaje clave de su estudio, destacan, es que ahora hay una prueba clara de que beber de forma moderada no protege de un ictus.

Eso significa que incluso beber una pequeña cantidad de alcohol al día puede aumentar las probabilidades de sufrir un derrame cerebral.

¿Qué dicen otros expertos?

No obstante, el estudio también planteó algunas dudas entre la comunidad científica.

El doctor Stephen Burgess, de la Universidad de Cambridge, consideró que tiene ciertas limitaciones: que sólo estudió la población china y se centró principalmente en el consumo de licores y cerveza, no vino.

No obstante, Burgess cree que la investigación refleja la culminación de muchos años de investigación sobre el impacto del consumo de alcohol.

“Sugiere de manera contundente que no hay beneficio cardiovascular de beber de forma moderada y que el riesgo de un derrame cerebral aumenta incluso con un consumo reducido de alcohol”.

“El riesgo de derrame cerebral aumenta de forma proporcional a la cantidad de alcohol consumida, así que si una persona decide beber, entonces debería limitar su consumo de alcohol”.

Men drinking alcohol

Getty Images
Otros expertos que no participaron en el estudio manifestaron algunas dudas sobre la investigación.

Para Kevin McConway, profesor emérito de estadística aplicada de la Universidad Abierta en Reino Unido, la investigación no responde a todas las preguntas.

“Aumenta lo que sabemos sobre el rol del alcohol sobre ciertas enfermedades, pero no puede ser la última palabra“, manifestó.

“El nuevo estudio no aclara exactamente cómo el alcohol hace que aumente el riesgo de ictus pero no aumenta el riesgo de un ataque al corazón”.

En cualquier caso, la investigación llevó a algunos a poner en cuestión anteriores teorías ampliamente aceptadas, como señala David Spiegelhalter, profesor de percepción pública del riesgo en la Universidad de Cambridge.

“Siempre había estado razonablemente convencido de que el consumo moderado de alcohol protegía de enfermedades cardiovasculares, pero ahora tengo mis dudas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K1yGOewtx5M

https://www.youtube.com/watch?v=AYRg2DPj-FM

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.