close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Adolfo Vladimir / Cuartoscuro.com
Instituciones regatean el pago de premios literarios a jóvenes escritores
Ganadores de concursos literarios organizados por la Secretaría de Cultura se han visto forzados a perseguir y amenazar a las instancias estatales responsables de pagarles sus premios.
Adolfo Vladimir / Cuartoscuro.com
Comparte

Cada año, el Fondo Editorial Tierra Adentro de la Secretaría de Cultura federal lanza una convocatoria para que jóvenes escritores del país postulen sus ensayos, poemas, novelas, cuentos, crónicas y dramaturgia. El premio que reciben los ganadores es la publicación de su obra y un pago emitido por los gobiernos estatales. Dos de los ganadores de la edición 2017 acaban de recibir su pago, casi un año después del anuncio y tras angustiosas semanas de perseguir a los organizadores, sin respuesta. Fue hasta que denunciaron su caso en redes sociales y amenazaron con acciones legales, que su pago fue liberado inmediatamente. Los autores contaron a Animal Político su viacrucis.

Georgina Cebey y Eduardo Sánchez ganaron en 2017 los premios de Ensayo y Cuento, respectivamente, de este concurso que la secretaría de Cultura organiza para impulsar a escritores menores de 35 años, en convenio con los gobiernos estatales. El Premio Nacional de Ensayo José Vasconcelos se ha entregado desde 2001 junto con la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), y el Premio Nacional de Cuento Joven Comala desde 2010 con la secretaría de Cultura de Colima. El 23 de julio de 2017 fueron anunciados los ganadores de ese año, y aunque la convocatoria no precisa la fecha de premiación -por ende del pago-, cada año se ha llevado a cabo entre octubre y diciembre.

Sin embargo, en esta edición la premiación no ocurrió, sólo fueron publicadas las obras. Los ganadores buscaron a las instituciones que debían entregarles el premio pero sólo les postergaron mes con mes el pago de 70 mil pesos, hasta que dejaron de responderles del todo y ellos tomaron medidas desesperadas.

“El 23 de julio del año pasado se anunció que mi libro ‘Arquitectura del fracaso’ había resultado ganador del premio José  Vasconcelos, que convoca la @UABJO en colaboración del Programa Cultura Tierra Adentro de la Secretaría de Cultura. Al día de hoy, a más de un año del cierre de la convocatoria, con el libro en circulación (que obviamente tiene el logotipo de la @uabjo impreso) y ya presentado, no he recibido el pago del premio”, publicó Cebey en su cuenta de Twitter el pasado 9 de abril.

 

En una serie de tuits, la autora relató un resumen de la odisea que la Universidad de Oaxaca le hizo emprender durante nueve meses, en los que sólo posponían la fecha: en octubre argumentaron que la Universidad estaba en crisis por el terremoto del 19 de septiembre; en el mismo mes ella salió de México por motivos laborales y les avisó que no estaría disponible, por lo que le pidieron que antes dejara un poder notarial para que su familia pudiera cobrar el monto. Así lo hizo y en enero le dijeron que estaban “revisando los requisitos para el poder notarial”, por lo que su pago saldría hasta marzo. Llegó este mes y con él, absoluto silencio: los funcionarios de la Universidad que habían sido su contacto hasta ese momento dejaron de responderle correos y llamadas.

Fue hasta que las redes sociales y los medios informativos ejercieron presión sobre el tema, que el pago de Georgina fue liberado en su totalidad y de manera inmediata, sin las complicaciones que le argumentaron durante los últimos seis meses.

“Escribir en México ya es sumamente precario, para que en los concursos crean que con la publicación ya es suficiente. Te tienes que convertir en un cobrador experto para que se dignen a pagarte”, expresó la historiadora del arte.

La Secretaría de Cultura federal y la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca fueron consultadas por Animal Político antes de que el pago de Georgina Cebey fuera finalmente liberado, pero no hubo respuesta.

Gina Cebey.

Fue el mismo caso de Eduardo Sánchez, ganador del Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2017. Cuando Georgina Cebey dio a conocer su caso en su cuenta de Facebook, Sánchez comentó que había tenido la misma suerte:

El escritor de 32 años, originario de Jalisco, también esperaba que la premiación ocurriera a finales de 2017. Al no recibir ningún aviso, contactó a la Secretaría de Cultura de Colima y al Fondo Tierra Adentro para saber qué ocurría, pero sólo obtuvo respuesta del Fondo. “Colima no contestó ni entonces ni nunca”, relata Sánchez.

Los funcionarios del Fondo le indicaron que la premiación tendría lugar el 1 de diciembre, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Siendo él habitante de esa ciudad, invitó a familiares y amigos a la ceremonia pero un día antes, a las 23:00 horas, le llamaron para avisarle que Colima había cancelado porque el secretario de Cultura (estatal) no podría viajar a la ciudad. “Ahí me tienes casi a la medianoche llamando para avisarles que ésta no tendría lugar”, lamenta Eduardo.

Posteriormente, el escritor supo que el secretario había viajado a Ciudad de México a inaugurar una muestra de arte en el Senado. “Puedo entender que tal evento tuviera prioridad sobre el mío, pero no que se me avisara con tan poco tiempo de anticipación o que mandara a un representante en su lugar”, expresa con molestia. Los directivos de Tierra Adentro buscaron a la secretaría de Colima para saber por qué se había retrasado el pago de Eduardo, pero tampoco ellos obtenían respuesta y, cuando finalmente la hubo, la dependencia aseguró que realizaría la transferencia, aunque ni siquiera habían pedido el número de cuenta del escritor.

Cansado de este trajín, Sánchez les escribió de nuevo para notificarles que había buscado asesoría legal y que promovería un amparo. “Al día siguiente tenía por fin el dinero en mi cuenta. Más que la tardanza –que fue bastante larga– me molesta la grosería, que no pudieran tomarse la molestia de responder mis correos y darme información. Pero en fin, burócratas a fin de cuentas”, concluye su relato.

Eduardo Sánchez.

 

Dentro del hilo de comentarios de apoyo que recibió Georgina Cebey está también el de la autora Laura Baeza, ganadora del Premio Nacional de Cuento Breve Julio Torri 2017, quien asegura que ya recibió el pago pero también de forma tardía, y cuenta otra mala experiencia que tuvo anteriormente al tratar de cobrar un premio estatal en Campeche:

Tanto Georgina como Eduardo señalan que el Fondo Tierra Adentro cumplió al publicarles la obra, y que quienes incumplieron su parte del convenio fueron la UABJO y la secretaría de Cultura de Colima. En tanto, la convocatoria 2018 para los Premios Nacionales de Literatura ya fue publicada, con una excepción para los de Ensayo y Cuento, que fueron pospuestos.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Los tres mexicanos que libraron la muerte en la horca en Malasia tras 11 años en prisión por narcotráfico
Pasaron 11 años en una prisión de Malasia, sentenciados a muerte por narcotráfico. Son tres hermanos que ahora regresan a casa tras recibir el perdón del sultán Ibrahim Ismail Ibni Almarhum Sultan Iskandar Al-Haj.
Getty Images
20 de mayo, 2019
Comparte

Aquel día de 2008, los hermanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal limpiaban una fábrica en Malasia cuando los sorprendió la policía.

Llevaban una semana trabajando en el lugar. Viajaron más de 15.000 kilómetros desde Sinaloa, México, donde vivían, hasta la ciudad de Johor Bahru, donde fueron detenidos.

La persona que los contrató dijo que había un buen proyecto donde ganarían mucho dinero.

El empleo era en una empresa donde aparentemente se fabricaban globos gigantes para publicidad. Pero en realidad era una fachada para producir drogas sintéticas, como metanfetaminas.

Los hermanos González Villarreal lo sabían. “Nosotros estábamos en esa fábrica, a un lado tenían el laboratorio”, cuenta ahora José Regino a BBC Mundo.

Uno no es tonto, llegamos con la idea de que se iba a hacer algo ilegal“, reconoce.

José Regino y sus hermanos fueron sentenciados a morir en la horca, por procesar narcóticos.

Durante 11 años pelearon en los tribunales pero perdieron dos apelaciones a la condena.

Su última esperanza era un indulto. Y lo consiguieron de parte del sultán del estado malasio de Johor, Ibrahim Ismail Ibni Almarhum Sultan Iskandar Al-Haj.

El pasado 10 de mayo los hermanos regresaron a Culiacán, Sinaloa, después de ser perdonados con una condición: que jamás regresen a Malasia.

“Está bien”, dice José Regino. “Después de todo lo que pasó no quedan ganas de volver”.

“¿A quién íbamos a acudir?”

El mismo año de la captura de los hermanos González Villarreal, agencias internacionales antidrogas, como la DEA estadounidense, detectaron que narcotraficantes mexicanos producían drogas sintéticas en países de Asia y Oceanía.

De hecho, fueron desmantelados laboratorios del Cartel de Sinaloa en Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo.

Durante el primer juicio que enfrentaron en la Corte Superior de Kuala Lumpur, los mexicanos fueron señalados de pertenecer al cartel.

Ellos siempre lo negaron.

E inclusive, cuando se conoció el caso la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) dijo que los hermanos no tenían antecedentes penales en México.

Pero una de las pruebas que presentó la fiscalía de Malasia en el juicio fue la ropa de los detenidos con restos de metanfetaminas.

José Regino recuerda que a principios de 2008 un amigo le ofreció un empleo bien pagado en Malasia.

No lo pensó mucho. Como sus padres y diez hermanos, Regino se dedicaba a fabricar ladrillos, una actividad de mucho esfuerzo físico y pocas ganancias.

“Estaba con la ilusión de hacer una casita y dije, nos aventamos, todo va a estar bien”, cuenta.

“El amigo nos dijo: ‘Yo los llevo y los traigo’. Pero allá nos abandonó.

La realidad los enfrentó en Johor Bahru.

Cuando llegaron a la fábrica, encontraron el laboratorio de drogas. José Regino insiste a BBC Mundo que no pudieron escapar.

En el juicio los hermanos dijeron que les habían obligado a permanecer en la fábrica.

“Cuando llegamos y vimos todo eso no tuvimos la oportunidad de salir ni nada porque nos quitaron los pasaportes”, asegura.

“No sabíamos hablar inglés ni malayo, se nos hacía muy difícil comunicarnos y teníamos muy poquito dinero. ¿A quién íbamos a acudir?”.

Una semana después, al llegar la policía, empezó su odisea.

Abandonados

Los tres mexicanos fueron enviados a una antigua prisión, construida en el siglo XIX, que no tiene baños ni letrinas.

Las condiciones eran “terribles, muy duras”, le dice a BBC Mundo Luis Alfonso González Villarreal.

Su hermano José contrajo tuberculosis y así enfrentó el primer juicio.

Ellos denuncian que durante los primeros tres años no recibieron apoyo de la embajada de México y sus familias no tenían dinero para enviarles.

“Estábamos abandonados, solos, no teníamos ni para comprar jabón”, recuerda.

Sin embargo, la Cancillería afirmó en un comunicado que en marzo de 2008, cuando fueron capturados, los hermanos González Villarreal recibieron asistencia consular.

Y durante el juicio la diplomacia mexicana asegura que también solicitó atención médica para los detenidos e informó a su familia de los avances del caso.

La dureza de la prisión era una parte de su vida. La otra fue el proceso judicial que se complicaba cada vez más.

El abogado de los mexicanos aseguró que existían irregularidades graves, como la pérdida de evidencias sobre la culpabilidad de los clientes.

Tampoco contaron con traductores y denuncian que sufrieron maltratos.

Un informe de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en el mundo señala que, en el caso de Malasia, “continuaron recibiéndose noticias sobre uso innecesario o excesivo de la fuerza, así como denuncias de tortura y malos tratos a detenidos a manos de la policía”.

Los argumentos de su defensa fueron desechados por la Corte Superior que emitió una sentencia de muerte.

Los hermanos González Villarreal apelaron la decisión pero en 2015 la Corte Federal de Malasia ratificó la condena.

Para ese momento la embajada mexicana ya había contratado un nuevo equipo de abogados, “pero era tarde, ya todo había terminado, recuerda José Regino.

No obstante, solicitaron una nueva revisión del caso con la esperanza de que, al evidenciar las fallas en el proceso, se repusiera el juicio. Tampoco hubo suerte.

La última salida era el indulto del sultán.

Los diplomáticos mexicanos pidieron que se les conmutara la sentencia de muerte.

Es un procedimiento que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) aplica en todos los casos de mexicanos que enfrentan la pena capital.

En México, está prohibida la pena de muerte y legalmente es obligación de la cancillería trabajar para impedir que se aplique esta sanción a los nacionales que reciben esa sentencia en otros países.

BBC Mundo solicitó a la SRE detalles de su participación en el indulto a los hermanos González. La cancillería declinó ofrecer comentarios sobre el tema.

La sorpresa

A partir de 2015, el caso se mantuvo virtualmente estancado, a la espera de la respuesta del sultán.

En marzo de 2018, el sultán ordenó conmutar la pena de muerte de los mexicanos por una sentencia de 30 años de prisión y, meses después, en octubre de ese año, el gobierno anunció la intención de derogar ese castigo de sus leyes.

La conmutación de la sentencia es algo que cumple con una de las tradiciones en Malasia. Cuando se celebra algún acontecimiento importante, las autoridades suelen otorgar medidas de gracia a los sentenciados a muerte.

Eso ocurrió en este caso. Pero los hermanos González Villarreal no esperaban la sorpresa del año siguiente.

Luis Alfonso cuenta que unos días antes de volar a México fueron enviados de la cárcel donde se encontraban a la prisión central de Malasia.

Para los sentenciados a muerte en ese país y que solicitan el perdón del sultán ese movimiento es una apuesta arriesgada: puede ser que les informen de un indulto, pero también pueden enterarse de que no fueron perdonados.

Los mexicanos sospecharon que podrían recibir buenas noticias porque su sentencia de muerte ya había sido anulada.

“El jefe de la prisión quiso jugar con nosotros”, considera José Regino. “Nos preguntó qué le pediríamos a Dios si lo tuviéramos enfrente. Yo le dije que regresar con mi hija y mis viejos (padres)”.

Respuesta atinada.Nos dijo: ‘Ya pueden regresar a México, el sultán los indultó‘”.

Las horas siguientes parecieron tan largas como la estancia en prisión, dice Luis Alfonso.

“En todo el viaje de regreso no dormimos nada. Estábamos ansiosos por pisar Sinaloa. Yo quería que se apuraran las horas pero con el tiempo no se puede”.

No está claro por qué el sultán los dejó en libertad, pero los mexicanos creen que fue otro momento de misericordia por algún asunto importante.

Ahora es lo de menos. Desde hace unos días los hermanos González Villarreal gozan de su segunda oportunidad de vida.

Su plan es empezar otra vez, con un nuevo empleo y el empeño de redimirse. Y aprovechar el tiempo porque “cada minuto es valioso”, dice Luis Alfonso.

“Dejé a mi hija chiquita y ahora ya cumplió 15 años”, cuenta José Refugio. “Le dije: ‘Mija, no tengo para hacer su fiesta’. Y me responde: ‘Regresaste, tú eres mi mejor regalo'”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.