close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlos Ogaz

Se recrudece violencia en Chiapas con asesinato de campesinos y más desplazamientos forzados

Al menos 700 personas han abandonado sus hogares en el municipio de Aldama debido a ataques de grupos paramilitares que disparan contra civiles por un conflicto territorial. Este lunes, un campesino y sus dos hijos fueron asesinados.
Carlos Ogaz
Por Rodrigo Soberanes
3 de abril, 2018
Comparte

La violencia armada causada por grupos paramilitares en la región de Los Altos de Chiapas, que en los últimos meses obligó a huir de sus casas a más de 5000 personas, se recrudeció con el asesinato de tres campesinos y el desplazamiento forzado de más de 700 personas en el municipio de Aldama.

Un campesino y sus dos hijos menores de edad fueron asesinados este lunes en la mañana cuando caminaban cerca de uno de los presuntos puntos de reunión de grupos paramilitares que actúan desde el municipio de Chenalhó disparando contra la población civil en el vecino municipio de Aldama por un conflicto territorial.

Manuel Gómez Pérez, campesino de 35 años, caminaba este lunes a las 6:30 de la mañana desde la comunidad de Cotzilnam hacia Juxton, donde está su parcela, para iniciar su faena diaria. Lo acompañaban sus hijos Alonso Gómez Hernández, de 17 años, y José Antonio Gómez Hernández, de 11 años.

Según información preliminar recogida por líderes comunitarios de las comunidades desplazadas, el campesino y sus hijos fueron atacados con armas de fuego en las inmediaciones de uno de los puntos de reunión de personas armadas en Chenalhó que disparan hacia los parajes de Aldama donde se centra la disputa territorial.

En ese lugar hay una comunidad llamada Santa Martha creada en el siglo XIX que abarca territorio de ambos municipios. En Aldama son 60 hectáreas comunales que han sido reclamadas a tiros por los grupos paramilitares de Chenalhó, ocasionando hace dos años el desplazamiento de siete familias.

En los últimos meses esa violencia se ha extendido, y este sábado Animal Político constató que, además de los integrantes de esas siete familias, hay cientos de personas desplazadas en tres comunidades de Aldama (Koko, Tabak y San Pedro Cotzlinam) porque persisten los disparos desde tres puntos estratégicos con una amplia visión hacia las comunidades de Aldama cercanas al límite con Chenalhó.

De acuerdo con Cristóbal Santiz, representante de los comuneros desplazados, el ataque de este lunes se originó desde uno de esos tres puntos, conocido como “el Árbol”, que está en las alturas del imponente cerro La Ventana. Las víctimas -dijo- Santiz- no eran desplazados ni estaban involucrados en el conflicto, simplemente habrían sido cazados al pasar.

A finales del año pasado y a principios del actual Chenalhó y Chalchihuitán revivieron un conflicto limítrofe que resultó con miles de desplazados y 10 personas fallecidas víctimas de las severas condiciones climáticas invernales que enfrentaron en las montañas viviendo a la intemperie. Mientras eso ocurría, en el aledaño municipio de Aldama también se gestaba una crisis humanitaria.

Según fuentes municipales de Aldama, el 25 de diciembre se registró un ataque armado a la comunidad de Tabak y a partir de ahí no ha parado el fuego. Otra fecha crítica es el 3 de marzo, cuando las familias de la comunidad de Koko también escaparon hacia las montañas cargando solo lo que traían puesto tras recibir balazos en sus casas.

Desde un ataque del 25 de diciembre pasado, no ha parado el fuego. Foto: Carlos Ogaz

Incluso, integrantes de las siete familias desplazadas hablan de disparos en la cabecera municipal de Aldama, cuyas entradas principales están bloqueadas para controlar quién entra y quién sale.

“Queremos que no haya derramamiento de sangre, se nos ha acabado la paciencia, ya no tenemos que aguantar más”, dijo Marcos Ruiz Hernández, comisariato ejidal de Santa Marta, actualmente despojado y desplazado de su tierra.

El sábado pasado Ruiz y decenas de personas -incluyendo autoridades municipales- se reunieron en el palacio municipal de Aldama para hablar con Animal Político, en lo que fue su primer contacto con medios de comunicación desde el inicio del conflicto.

Había una fiesta preparada para celebrar el Sábado de Gloria. Un grupo musical tocaba música popular y jóvenes voluntarios lanzaban cohetes en la plaza central pero no había nadie celebrando, estaba vacío.

Ahí los comuneros narraron cómo fueron despojados de sus 60 hectáreas, 40 de ellas sembradas con plantas de café en etapa de producción, pese a haber ganado un juicio en el Tribunal Unitario Agrario. “Si el gobierno no hace valer el estado de derecho, nosotros recuperaremos nuestras tierras, cueste lo que nos cueste. La situación de verdad ya es precaria”, advirtió el comunero Adolfo López Gómez.

Mujeres y niños por igual sortean a diario los enfrentamientos armados. Foto: Carlos Ogaz.

Los campesinos explicaron que el camino hacia las comunidades atacadas está vigilado por los tres puntos donde -dicen- suelen verse hombres vestidos de negro y azul. Estar en la mira de armas de largo alcance es uno de los motivos para que las personas desplazadas que viven en el monte, no se atrevan a salir a buscar alimentos o volver a sus casas por ropa.

“No tenemos alimento y no podemos salir a buscarlo”, contó José Santiz, desde el refugio de los comuneros de Koko, un lugar donde se escucha un permanente murmullo de bebés y niños pequeños que lloran al unísono, piden comida y juegan.

Hay una habitación para los niños y los adultos duermen afuera bajo una lona de plástico. Están ahí, inmóviles porque si salen les puede “caer bala”, como le ocurrió este lunes al campesino Manuel Gómez Pérez y a sus dos hijos.

Después de una larga discusión, acordaron permitir las fotografías e imágenes para mostrar las condiciones en las que se encuentran. Los testimonios eran todos de desesperación. Son personas que no tienen relación con el conflicto territorial del ejido Santa Martha y pese a ello tuvieron que cavar zanjas en sus casas para esconder a sus niños de los disparos y enseñarles a refugiarse en los arroyos y manantiales.

En el campamento de refugiados de Koko habían más de 300 personas. Ahí se acordó que nadie hablaría revelando su identidad. Estaban explicando que tienen miedo de que los paramilitares lleguen “a matar” a su refugio cuando se escucharon disparos en las cercanías del escondite.

La reacción instintiva del grupo a las detonaciones fue caminar todos hacia un mismo punto y juntarse, apretarse unos con otros como los pingüinos cuando se protegen del frío.

Habló la mujer de la tercera edad que no quiere pasar ni una noche más durmiendo en el fango, la mujer en lactancia que no tenía nada el estómago desde hace días y los hombres que exigían al gobierno una solución inmediata a la violencia armada. También ahí se escuchaba el zumbido de los quejidos en coro de los bebés.

En San Pedro Cotzlinam, la otra comunidad con familias desplazadas, no tienen espacio para esconderse porque están cercados por cerros muy empinados y optaron por esconderse en un pequeño auditorio, esperando que sus paredes de cemento mantengan seguras a las familias.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) ha investigado el conflicto de Aldama desde sus inicios y ha identificado vínculos directos con la crisis humanitaria de Chalchihuitán.

“Existen testimonios que mencionan que este grupo armado se encuentra reclutando personas, y que se ha coordinado en sus acciones con otro grupo procedente de Chenalhó, vinculado con la Presidenta Municipal Rosa Pérez Pérez, el mismo que operó en el desplazamiento de más de 5,000 personas en el municipio de Chalchihuitán”, señaló el Frayba en un comunicado.

Esa organización también ha alertado sobre la amenaza a familias Bases de Apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que habitan en Aldama (este municipio es considerado como territorio zapatista).

Aldama es considerado un municipio zapatista. Foto: Carlos Ogaz.

Animal Político averiguó en la zona que el EZLN no hará llamamientos públicos sobre este caso porque lo consideran inútil.

“Exigimos un alto al fuego, y realizar una estrategia efectiva de desarticulación, desarme, detención y sanción a los grupos civiles armados de la región, así como una investigación a fondo de las autoridades responsables de la organización y actuación de los grupos armados”, señaló el Frayba.

Durante el pasado sábado continuaron las detonaciones de manera intermitente en la zona y el camino de regreso a la cabecera municipal tuvo que ser alterado para evitar estar en el rango de visibilidad de los tiradores, y evitar un episodio como el ocurrido este lunes en la mañana, con el crimen del campesino Manuel Gómez Pérez y sus hijos, quienes quedaron muertos en un camino vecinal con sus herramientas de trabajo y sus semillas.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué Suecia está deportando a talentosos trabajadores expertos en tecnología

El país nórdico, al que muchos trabajadores extranjeros acuden en busca de oportunidades, está emitiendo órdenes de deportación contra empleados que no han cometido irregularidad alguna.
Getty Images
30 de diciembre, 2019
Comparte

Había comprado un apartamento y un automóvil, recibido clases de sueco, inscrito a su bebé en una guardería e incluso mejoró sus habilidades en esquí para adaptarse a las gélidas temperaturas.

Aún así, más de tres años después de que su familia llegara a Suecia y a pesar de su bien pagado puesto como jefe de una de las compañías tecnológicas y de energía más prestigiosas, a Ali Omumi le pidieron que abandonara el país.

“Para mí fue una enorme frustración y para mi esposa supuso el comienzo de una profunda depresión”, lamenta el especialista en ventas del sector de la ingeniería, originario de Irán.

Omumi, de entonces 38 años, recibió la orden final de deportación en 2018, después de apelar sin éxito la decisión de la Agencia Sueca de Migración.

Los funcionarios le negaron la extensión de su permiso de trabajo basándose en un error administrativo de la compañía en la que Omumi trabajó antes, la cual falló en proveerle de los seguros correctos.

“La deportación me hizo sentir como un criminal cuando sé que no lo soy. Yo trabajo y pago mis impuestos, y vine con experiencia y dinero”, asegura Omumi.

Escasez de talento en Suecia

Suecia tiene una escasez de graduados cualificados en materias como ingeniería y programación, lo que significa que las empresas acuden cada vez más fuera de las fronteras nacionales y europeas para suplir las vacantes.

Miles de trabajadores talentosos se mudan cada año a este país nórdico y muchos deciden quedarse gracias a su relativamente poderosa economía y una alta calidad de vida.

Los permisos de trabajo, requeridos para los trabajadores no europeos, se conceden por empleos específicos, pero aquellos que deseen cambiar de compañía pueden hacerlo mientras se procesa la extensión del visado.

Sin embargo, centenares de trabajadores como Omumi han visto cómo se les niega sus aplicaciones de extensión debido a errores administrativos menores de sus antiguos jefes.

Junto a estos, otros de los errores que han provocado la deportación incluyen pagos de pensión incorrectos, tomarse muy pocas o demasiadas vacaciones o incluso registrarse para un trabajo en LinkedIn que no está anunciado por el Servicio Sueco de Empleo Público.

Los suecos llaman a estas deportaciones kompetensutvisning, que significa la “expulsión de alguien con habilidades requeridas en el mercado laboral”.

Y es un tema candente que ya lleva un largo recorrido, especialmente en el sector tecnológico, un área en plena expansión.

La deportación de un desarrollador pakistaní en 2016 provocó que más de 10.000 personas firmaran una petición en contra de estos procesos.

Entre los firmantes estaba el cofundador de Spotify Daniel Ek, quien luego admitió que 15 de los empleados contratados para los puestos más importantes de su empresa habían sido amenazados con la deportación.

A comienzos de este año, la Cámara de Comercio de Estocolmo advirtió que esta tendencia podría dañar la economía de la capital sueca, mientras que la sede local de Startup Grind, la organización independiente más grande de la comunidad de startups, organizó un evento llamado Keep The Talent (Conserva el talento) para protestar ante la “fuga de cerebros internacional” de Suecia.

En marzo, The Diversity Foundation, una organización sin ánimo de lucro que lucha por un mercado laboral más inclusivo, realizó una encuesta y halló que el 81% de los trabajadores no europeos que participaron dijeron que su salud o la de su familia se vio afectada ante la amenaza de la deportación.

Y cerca de un 70% dijo que no recomendaría Suecia como un destino para trabajadores extracomunitarios; es decir, sin la nacionalidad de un país europeo.

Stefan Löfven, primer ministro de Suecia.

Getty Images
El primer ministro sueco, Stefan Löfven, prometió nuevas regulaciones en materia de visados para trabajadores extranjeros.

“Creemos que esto ha sido dañino para la reputación internacional de Suecia. Tanto empleados como jefes que están en contacto con nosotros se sienten inseguros con el sistema legal de Suecia“, asegura Alexandra Loyd, abogada de Centrum för Rättvisa, una firma legal sin ánimo de lucro que representa a algunos de los trabajadores afectados.

La raíz del problema, argumenta Loyd, es la estricta interpretación por parte de la agencia migratoria de una decisión de 2015 de la Corte de Apelación de Migración.

Esta concluyó que los permisos de los trabajadores no deben extenderse si sus jefes no han acatado las normas de la industria.

Y lo hizo en base a dos casos en los que los extranjeros no habían sido pagados lo suficiente, con el objetivo de proteger a los inmigrantes de la explotación de empresarios deshonestos.

Esta es una piedra angular de la cultura laboral en Suecia, que tiene una larga historia de sindicatos fuertes y acuerdos estrictos diseñados para proteger los derechos de los empleados.

Sin embargo, ha resultado en un período de numerosas deportaciones de empleados talentosos que habían sido contratados precisamente por esos conocimientos específicos y como consecuencia de pequeños errores administrativos.

En 2017 se rechazó la renovación de 1.800 permisos de trabajo, aunque no es posible desglosar exactamente cuántas negativas se debieron a errores menores.

Progreso limitado

La situación ha mejorado en los últimos dos años, en parte gracias a una enmienda que permite a los contratantes corregir los errores retroactivamente,

Mientras, la Corte de Apelación de Migración decidió en diciembre de 2017 que se debía realizar una “evaluación general” de cada uno de los casos con el objetivo de tomar decisiones más proporcionadas, en lugar de andar rechazando las extensiones de forma automática por pequeños errores.

Per Ek, un portavoz de la agencia de migración, dice que entiende que algunos trabajadores extranjeros pasen por una “situación muy difícil” si sus visas son rechazadas.

Pero, a su vez, insiste en que la “evaluación general” está “funcionando sin problemas” para limitar la expulsión de trabajadores talentosos a la misma vez que se acogen a la legislación diseñada para protegerlos en cualquier industria.

Oficina de Spotify en Estocolmo.

Getty Images
Uno de los cofundadores de Spotify afirmó que algunos de sus trabajadores han sido advertidos sobre una posible deportación.

“Estamos aquí por una clara razón. Tenemos que asegurarnos del cumplimiento de las leyes… e intentamos, de la mejor manera posible, que todos los que llegan aquí conozcan los requerimientos para cumplir con esas reglas”.

En 2019 se les rechazó la extensión del permiso a 550 personas, incluyendo a 50 que trabajan en el sector tecnológico y en puestos de programación. Este número es significativamente menor que los registrados en 2017 y 2018.

Sin embargo, la abogada Alexandra Loyd opina que la agencia tiene una tendencia a seguir “ligada a las reglas”, rechazando casos sin precedente legal y esperando a las apelaciones en corte, en lugar de analizar toda la cuestión al comienzo de cada una de las renovaciones de las visas.

“Hay una falta de previsibilidad en el sistema y en las decisiones de la Agencia de Migración”, argumenta Loyd.

Ali Omumi, el especialista en ventas del sector de la ingeniería, está ahora de vuelta en Suecia y trabaja en su antigua empresa en un puesto nuevo. Sin embargo, asegurar su regreso fue un largo proceso.

El iraní se reubicó en Estambul con su familia mientras buscaba nuevas oportunidad en Suecia o en otro país del norte de Europa. Primero rentó su casa en Suecia, pero pronto fue forzado a venderla por debajo del precio del mercado.

Se le dijo que había incumplido las reglas que prohíben que cualquiera que posea una propiedad en Suecia la alquile desde el extranjero, a no ser que se haya ido por razones de trabajo, estudios, enfermedad, entre otras. Y ninguno de esos motivos aplicaban para el caso de Omumi.

Trabajadores en las oficinas de Spotify en Estocolmo.

Getty Images
Suecia ha sido un mercado atractivo para los trabajadores tecnológicos.

Cuando le ofrecieron de nuevo el trabajo en Suecia, se le impidió solicitar un nuevo visado porque no había pasado suficiente tiempo fuera del país, una decisión que después fue revocada.

Centrum för Rättvisa, el bufete de abogados, ahora le ayuda a demandar al estado sueco por las ganancias perdidas durante el período que estuvo fuera. Es la primera vez que un trabajador deportado presenta un caso de este tipo y de ganar el juicio podrían compensarle con unas 600.000 coronas suecas (US$62.900).

“El principal objetivo es reconocer que lo que sucedió fue incorrecto y que la agencia migratoria no vuelva a hacerlo”, dice Loyd, quien espera que el caso de Omumi suponga un antes y un después.

Si el caso progresa hasta la Corte Suprema sueca, podría sentar un precedente para aquellos trabajadores deportados que consideran que han sido injustamente tratados.

“Espero que esta demanda lleve a que se diseñen mejores leyes, las cuales permitan que el talento internacional venga a Suecia y se quede aquí siempre que contribuyan. Al final, será una mejor Suecia para todos”, añade Omumi.

La agencia de migración no quiere especular sobre el potencial impacto de la demanda.

“Esperaremos a que se tome una decisión y la comentaremos entonces”, dijo el portavoz Per Ek. La agencia no realizó declaraciones específicas sobre el caso de Omumi.

¿Quiénes siguen afectados?

Mientras tanto, muchos trabajadores talentosos continúa en el limbo.

La desarrolladora web Zena Jose, de India, apeló la negación a renovarle el visado y está esperando la resolución de su caso.

Tiene 28 años y trabaja en una startup en Estocolmo, pero ya había trabajado en la capital sueca para una compañía importante antes de hacerlo durante un periodo de forma remota desde la ciudad india de Bombay.

El hecho de que su primer empleador no le cancelara la visa al terminar el contrato fue lo que la llevó a este punto, a estar en riesgo de deportación.

“Es muy desalentador, porque no es mi culpa lo que está sucediendo y no he hecho nada incorrecto. Sin embargo, soy la que paga por ello“, dijo Zena.

A esta trabajadora se le ha aconsejado no dejar Suecia durante su apelación, ya que puede enfrentar problemas si regresa sin los documentos válidos. Esto significa que no podrá visitar familiares durante el período navideño. “Es deprimente porque hace casi un año que no les visito”, lamenta Zena.

Aniel Bhaga, un australiano de 34 años que recientemente trabajó como desarrollador de negocios para la marca de moda H&M, perdió una batalla legal de tres años para permanecer en el país en octubre. La razón: errores administrativos cometidos por su anterior empresa.

“He construido una extensa red profesional, una gran familia y grandes amigos aquí. He hecho mi vida”, lamenta Bhaga.

Ahora vive con sus padres en Brisbane, Australia, y realiza trabajos de autónomo mientras lanza una postulación que le permita continuar su trabajo para el gigante de la moda H&M.

A pesar de estar harto de la situación, se reconoce “entre los afortunados”, argumentando que hay “otras personas en peores circunstancias, sin un país fácil o agradable al que volver” mientras esperan que su situación se resuelva.

Una cuestión divisiva

El gobierno sueco ha abordado esta cuestión a nivel político, pero el progreso es lento.

En enero, un acuerdo entre el partido socialdemócrata del primer ministro Stefan Löfven, en coalición con otros partidos, prometió resolver este problema y presentó planes de una nueva visas de talentos para trabajadores altamente cualificados, empezando en 2021.

Desde entonces, sin embargo, no se han concretado muchos detalles y el ministro de Migración Morgan Johansson no aceptó ser entrevistado para este artículo.

Bandera sueca en Estocolmo.

Getty Images
Los distintos puntos de vista sobre la situación de los trabajadores extranjeros está demorando la creación de políticas que la resuelvan.

La inmigración por trabajo es en general un asunto divisivo, con partidos de oposición y sindicatos ofreciendo un amplio espectro de puntos de vista sobre las prioridades a la hora de realizar ajustes legales.

Algunos quieren limitar las visas, ofreciéndolas solo en sectores donde está comprobada la escasez de trabajadores, mientras que otros abogan por una mayor flexibilidad a la hora de manejar los errores administrativos.

Mientras tanto, varias investigaciones llevadas a cabo por medios locales, como el documental de la emisora ​​de servicio público sueco SVT sobre la explotación de los trabajadores vietnamitas en salones de belleza, han agregado combustible al debate, al exponer el potencial de eludir incluso las regulaciones actuales.

Matthew Kriteman, director de operaciones de The Diversify Foundation, dice que Suecia sigue sin una dirección clara en este ámbito, con funcionarios que “continúan buscando el camino para mantener las regulaciones laborales tradicionales” y al mismo tiempo “integrar el talento extranjero que necesitan para diversificarse”.

Kriteman comenta que las experiencias de Suecia deben ser observadas de cerca, y tomando en consideración que el kompetensutvisning representa mucho más que una colección de batallas judiciales individuales o debates internos.

“Creo que en realidad refleja los desafíos de lo que es una especie de cuarta revolución industrial, donde la tecnología, las ideas y la innovación son más fluidas”, dice.

“En cuanto a la movilidad, este es un problema de futuro… No hay duda de que la innovación y el verdadero talento tienen otros mercados a los que pueden acudir”.

“Mantén a los que ya tienes”

“Si quieres crecer y hacer que tus compañías sean globales, necesitas talento internacional que aporte ese extra a las compañías y los equipos”, concuerda Aniel Bhaga, quien advierte que el talento extranjero se irá desplazando de Estocolmo a Berlín o Londres si Suecia no encuentra una solución duradera al problema.

Aniel Bhaga.

Maddy Savage
Aniel Bhaga advierte que el talento puede ir abandonando Suecia de forma voluntaria si la situación no se aclara.

Argumenta, a su vez, que el primer paso es “crear conciencia” de las reglas entre los empleados y los contratantes, además de una “mejor colaboración” entre las grandes corporaciones, las startups, los sindicatos y los políticos.

“Estás atrayendo a todas estas personas aquí, pero también necesitas mantener a las que ya tienes… porque eso es lo que va a llevar a Suecia a seguir innovando”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gI2q-xA4TTc

https://www.youtube.com/watch?v=o8u_cuNTP8E

https://www.youtube.com/watch?v=tuYURBKMZzc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.