Las omisiones y negligencias que dejan impunes los feminicidios en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
ADOLFO VLADIMIR /CUARTOSCURO.COM

Las omisiones y negligencias que dejan impunes los feminicidios en México

Datos recabados sobre la actuación judicial en casos de feminicidios registrados en los últimos cuatro años a nivel nacional, permiten documentar una ruta de impunidad compuesta por resistencias, omisiones, negligencias y actos violatorios de los derechos de las víctimas, de acuerdo con un informe del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.
ADOLFO VLADIMIR /CUARTOSCURO.COM
12 de abril, 2018
Comparte

El 4 de octubre de 2010, aproximadamente a las 9:30 horas, Rosa Diana Suárez Torres se encontraba sola en la cocina de su casa, en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, cuando escuchó que abrieron la puerta. Era Gilberto, su exnovio, quien le exigió entregarle su teléfono celular. Ante la negativa de Rosa, él la sujetó del cuello y comenzó a estrangularla. Solo porque ella le entregó el teléfono, la soltó, pero la amenazó de muerte.

Rosa acudió al ministerio público a denunciar los hechos y a solicitar una orden de restricción en contra de Gilberto. El funcionario que la atendió le dijo que “eso solo existía en Estados Unidos”. No se hizo nada. Semanas después, el 31 de diciembre, Rosa fue asesinada por Gilberto, quien abandonó su cuerpo en un predio que sirve de jardín de juegos infantiles sobre la Avenida Felipe Ángeles, en Atizapán de Zaragoza.

Aunque el mismo día de los hechos se abrió la carpeta de investigación, no fue sino hasta ocho meses después, el 19 de agosto de 2011, que se ejecutó la orden de aprehensión librada en contra de Gilberto. En ese entonces se le procesó como probable responsable de la comisión del delito de homicidio calificado, toda vez que al momento de los hechos no existía el tipo penal de feminicidio. Al feminicida se le dictó una pena de sesenta y siete años y seis meses de prisión.

Concluido el juicio, Victorina y José Diego, padres de Rosa Diana, interpusieron una denuncia en contra de los servidores públicos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, ante las omisiones y negligencias en que incurrieron previo al feminicidio de su hija. Lo único que han conseguido hasta ahora es una amonestación para los funcionarios.

El caso de Rosa Diana forma parte del historial que antecede a los 8,904 asesinatos de mujeres que las Procuradurías de Justicia y Fiscalías estatales del país tienen registrados en los últimos cuatro años, de 2014 a 2017. Apenas el 30 por ciento de estos casos, 1,886 asesinatos, se ha investigado como feminicidios y de estos, muy pocos llegarán a una condena.

Así lo consideran organizaciones y especialistas en México que han denunciado cómo la falta de castigo a la violencia contra las mujeres y la inexistencia de una política pública para prevenir los crímenes generan una especie de “permiso para matar”. Y se basan en los datos. De acuerdo con el informe Implementación del tipo penal del feminicidio en México: Desafíos para acreditar las razones de género 2014-2017, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), los asesinatos de mujeres se elevaron 52 % en esos tres años.

Esto se debe a una ruta de impunidad con ocho componentes que el Observatorio ha identificado y que Anayeli Pérez Garrido, asesora jurídica de la organización, explicó este miércoles en la presentación del informe en donde se analizan 14 casos que se cruzan con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP):

1.- Resistencia a investigar por razones de género

De acuerdo a los casos de estudio y a los datos del SNSP, el OCNF encontró que existen resistencias para iniciar las investigaciones desde la hipótesis del feminicidio o para considerar acreditadas las razones de género durante el desarrollo de las investigaciones o en el inicio de los procesos.

Muestra de ello es la recurrencia a descartar como probables responsables a las parejas sentimentales de las mujeres asesinadas, en lugar de identificarlos desde un principio como sospechosos máxime cuando existen antecedentes de violencia o se encuentra documentado que fueron las últimas personas que tuvieron contacto con la víctima.

Esto sucedió en los casos de Mariana Lima Buendía, Wendy Hernández González y el de Lesvy Berlín Rivera Osorio, en los que a pesar de los antecedentes de violencia en la relación víctima – victimario, estos no se consideraron para establecer una hipótesis de un posible feminicidio.

El informe documenta también que las carpetas de investigación se inician por homicidio culposo (que tiene una pena menor al del feminicidio), a pesar de haber huellas de crímenes de odio en los cuerpos, como en los casos de Karen Sánchez o de Victoria Pamela Salas. Otros casos se tipifican como suicidio, pese a la presencia de lesiones infamantes o signos de violencia sexual, como en los asesinatos de Mariana Lima Buendía, María Fernanda Rico Vargas, Yang Kyung María Jun Borrego, Nadia Muciño Márquez y Lesvy Berlín, todos ellos documentados en el informe.

2.- Revictimización de las víctimas y las familias

Esto sucede a partir de la difusión en medios de comunicación de imágenes e información sensible sobre las mujeres asesinadas o cuando se les cuestiona directamente a los familiares sobre las actividades de las jóvenes, una mala práctica que expone datos sensibles y que puede poner sobre aviso a los probables responsables o generar hipótesis de investigación con fuertes cargas de estereotipos de género.

La revictimizacion fue evidente en los casos de Wendy Hernández y Mayra Abigail Guerrero y en el de Lesvy Berlín, en el que “fue la propia procuraduría desde sus áreas de comunicación social la que difundió información sensible de la investigación, que, además, estigmatizaba a la víctima y estaba basada solo en el dicho del agresor”, señaló la abogada del OCNF.

3.- Mal manejo del lugar del hallazgo y pérdida de evidencia

Este componente implica una falta de debida diligencia, y una sentencia de impunidad anticipada, en la que no se recaban, no se embalan y no se garantiza la cadena de custodia de pruebas fundamentales para la investigación e incluso se pierden evidencias.

Ejemplos de esto son los casos de Mariana lima, María Fernanda, Yang Kyung, en los que se perdieron: la cuerda, el cordón, la bufanda o el cinturón con el que supuestamente se habían suicidado, o el caso de Wendy, donde se perdió todo el material probatorio, o el de Mayra Abigail, en el que se extraviaron unos condones recabados por la autoridad pericial, pero que luego no aparecieron para los peritajes.

4.- Inconsistencias graves en los dictámenes periciales

En muchos casos, explicó Pérez Garrido, hay contradicciones entre peritos: “el médico forense da una opinión y el criminalista dice lo contrario. También hemos encontrado peritajes con deficientes o nulas metodologías, prueba de ello es la necropsia psicológica, que sirve más bien para reforzar los estereotipos de género en contra de las mujeres, incluso para afirmar que ellas se suicidaron”, como en el caso de Lesvy, del que ya la procuraduría reconoció que sí fue un feminicidio y no un suicidio, como lo clasificó al principio.

Además, en los peritajes no se describen o se minimizan lesiones infamantes o se analizan de forma equivocada. “Hay un caso donde se identifican mordidas humanas en el cuerpo de la víctima, pero la autoridad determina que son de fauna cadavérica; de ese nivel son las inconsistencias”, subrayó la abogada.

5.- Falta de análisis de contexto

Los estándares de investigación de feminicidios determinados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y confirmados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación contemplan el contexto en los casos de feminicidio como un estándar, pero en las investigaciones se omite. Por ejemplo, en los casos de Nadia Alejandra, Mariana Lima, María Fernanda, Yang Kyung y Lesvy Berlín se concluye que fueron suicidios a partir de no mirar el contexto de violencia en el que ellas estaban inmersas.

En otros casos, no se analiza el contexto de la zona. “Hay casos vinculados a la delincuencia organizada que exigen otro nivel de investigación. En estados con alta criminalidad –señala Anayeli Pérez– “debería haber una unidad de análisis y contexto, porque pasa que el ministerio público, que es abogado, se queda corto en su investigación. Hace falta conformar equipos con peritos y expertos en análisis político, económico, de la estructura de los cuerpos policiacos o los militares y la del crimen organizado, así como en análisis antropológicos o sociológicos de la zona”.

6.- No se garantizan los derechos de las víctimas

No hay participación efectiva de las familias de las víctimas en las investigaciones, a quienes se les violan sus derechos porque no se les explica cómo va la investigación, o porque se les niegan las copias de los expedientes y no se les asigna asesoría jurídica para tener una defensa técnica adecuada. No se les da tampoco atención psicológica y médica después del hecho, ni de tipo psicosocial para transitar el proceso judicial con menos impactos, y, por supuesto, no hay reparación integral del daño.

7.- No existe un mecanismo efectivo de seguimiento a la debida diligencia para evaluar y, si es necesario, sancionar a los servidores públicos

“Por las fallas y omisiones en las investigaciones nadie tiene una sanción, ni el procurador que puede estar vinculado con redes criminales, ni el perito que perdió los condones, ni el policía que no resguardó el lugar, nadie”, resaltó Pérez Garrido.

Esto pese a que las irregularidades y omisiones sistemáticas presentes en la mayoría de los casos develan la necesidad de que existan mecanismos efectivos de supervisión de las investigaciones, de las capacidades técnicas de las y los funcionarios públicos y de la sanción a servidores públicos. “En uno de los casos, el de Rosa Diana, la familia luchó desde 2010 para obtener una sanción, porque su hija fue asesinada gracias a que un ministerio público no le otorgó una orden de protección y el feminicidio se consumó, pero el funcionario solo recibió una amonestación”.

8.- Falta de perspectiva de género en las sentencias

Es frecuente observar que las sentencias desacreditan que la violencia ejercida en los cuerpos de las mujeres responda a razones de género, por el uso de interpretaciones basadas en estereotipos o en opiniones sin una base objetiva. “En el caso de Karen Johana –puntualizó la abogada– la segunda sala reconoce que el asesinato se realiza por esas razones, pero aduce que es con independencia del sentimiento que pueda tener el sujeto activo, como odio o desprecio, y entonces concluye que no puede ser feminicidio”.

Para probar la ancha brecha en la ruta de la impunidad, el informe del OCNF muestra que 13 estados no cuentan con un tipo penal adecuado para acreditar este delito, y en los otros 19, aunque sí se considera el feminicidio, la tipificación cumple solo parcialmente con las características requeridas o no hay protocolos de actuación para las investigaciones, como en el caso de Baja California Sur, Durango, Michoacán, Nayarit, Tamaulipas y Tlaxcala.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: cómo es Wuhan, la ciudad china donde se originó el nuevo brote

Esta ciudad en el centro de China es una poblada urbe que tiene conexiones con todas las regiones del mundo, lo que explica la rápida propagación del nuevo virus.
22 de enero, 2020
Comparte
wuhan

Getty Images
Wuhan, en el centro de China, es una poblada urbe donde viven 8,9 millones de personas.

Quizás no es una megalópolis tan conocida como Pekín o Shanghái, pero Wuhan, la ciudad china donde estalló el brote de un nuevo coronavirus, es una metrópolis con conexiones directas a múltiples partes del mundo.

El virus, del que las autoridades chinas han confirmado más de 400 casos -si bien otras fuentes elevan esa cifra a más de 1,000-, se ha propagado ya a varios países, incluidos Tailandia, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos.

En Latinoamérica, por su parte, los gobiernos de México y Colombia están analizando posibles casos, aún no confirmados.

Las autoridades de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, admitieron que se encuentran en una “etapa crítica” de prevención y control y están aconsejando a las personas evitar los viajes a la ciudad y a sus habitantes salir de ella.

Este miércoles, anunciaron que cerrarán todos los transportes e impedir cualquier salida de la ciudad “sin razones especiales”, con el objetivo de frenar la propagación del virus.

Y es que esta metrópolis es la urbe más poblada de esta zona de China, con 8.9 millones de personas, según datos de la ONU de 2018 (hasta 11 millones, según otras fuentes).

Punto estratégico nacional

Wuhan, conocida coloquialmente en verano como la “olla de China” por las altas temperaturas que se registran, es más grande que Washington D.C. y es la séptima ciudad más grande en el país asiático y la número 42 del mundo.

La ciudad es resultado de la unión de tres localidades -Wuchang, Hanyang y Hankou- y es conocida por ser el lugar donde comenzó la revolución que acabó con la China imperial, el levantamiento de Wuchang, ocurrido el 10 de octubre de 1911.

El enclave es un importante nexo de transporte en el país asiático: está a pocas horas en tren de la mayoría de ciudades importantes de China, lo que la convierte en un punto estratégico en la red ferroviaria de alta velocidad.

También es una las 10 mayores economías del gigante asiático y punto de acceso a nueve de las provincias chinas, subraya un perfil realizado por el diario hongkonés South China Morning Post.

Wuhan, construida en el curso medio del río Yangtsé -que, con casi 6,400 kilómetros, es el río más largo de Asia y el tercero del mundo-, también cuenta con uno de los puertos intermedios más grandes a lo largo de este afluente, con barcos que conectan con Shanghái o la megalópolis de Chongqing.

estación de Wuhan

Getty Images
Las autoridades chinas han puesto en marcha diversas medidas para contener la propagación del virus.

El tamaño y la importancia económica de Wuhan pueden explicar por qué el virus viajó tan rápidamente en el sureste de Asia e incluso llegó a Estados Unidos.

En resumen: el virus se propagó así porque mucha gente entra y sale de Wuhan llevando consigo el virus.

Las autoridades chinas están aconsejando a la gente no viajar a esa ciudad y han recomendado a sus habitantes que eviten las aglomeraciones y minimicen las reuniones públicas.

“Básicamente, no vayan a Wuhan. Y a los que están en Wuhan, por favor no salgan de la ciudad”, declaró Li Bin, viceministro de la Comisión Nacional de Salud de China.

Además, a partir de las 10:00 hora local (02:00 GMT) del jueves, las autoridades suspenderán el “transporte público urbano, el metro, el ferry y los transportes de pasajeros de larga distancia”.

El aeropuerto y las estaciones de tren quedarán “temporalmente cerrados” y se prohíbe que ningún ciudadano “salga de Wuhan sin razones especiales” hasta nuevo aviso.

El virus está presente ya en al menos 13 provincias chinas, además de las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, que confirmaron este miércoles sus primeros casos, informó la agencia EFE.

Sin embargo, el jefe del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China, Gao Fu, destacó que, hasta el momento, no se ha detectado un “súper transmisor” del nuevo coronavirus, con capacidad para infectar a muchas personas a partir de un solo caso.

Conexiones internacionales

Además, la urbe cuenta con un aeropuerto que la conecta con todas las regiones del mundo, de manera directa o indirecta.

El aeropuerto internacional de Wuhan transportó a 20 millones de pasajeros en 2016 y ofrece vuelos directos a Londres, París, Dubái o Nueva York, entre otros.

La ciudad, según su página web, es “el cimiento tanto de la manufactura de alta tecnología como de la manufactura tradicional”.

aeropuerto

Getty Images
Varios aeropuertos alrededor del mundo ya establecieron revisiones sanitarias para los pasajeros que llegan de la región afectada.

Wuhan cuenta con una serie de zonas industriales, 52 “instituciones de aprendizaje superior”, y declara que tiene más de 700,000 estudiantes, incluidos, apunta, el mayor número de estudiantes de grado en el país.

Unas 230 de las 500 compañías más grandes del mundo (clasificadas por la lista de Fortune Global) han invertido allí.

Las inversiones más notables proceden de Francia, que tuvo una “concesión extranjera” (territorio arrendado) en Hankou, hoy Wuhan, entre 1886 y 1943.

Más de 100 empresas francesas han invertido en la ciudad y Peugeot-Citroen tiene un consorcio chino allí.

Wuhan también sirve como puerta de entrada a las Tres Gargantas, una región turística y sede de la enorme represa hidroeléctrica homónima.

Posible origen del virus

Aunque China no ha podido confirmar la fuente exacta del virus, ahora conocido como 2019-nCoV, las autoridades creen que el brote se originó en un mercado de Wuhan.

mercado

Getty Images
Se cree que el virus se originó en uno de los “mercados mojados” de Wuhan, donde se venden animales vivos.

“Se trata de uno de los llamados ‘mercados mojados’ que son muy comunes en Asia”, explica Howard Zhang, editor del servicio chino de la BBC.

“Son mercados en los que se venden animales vivos, y puedes ver los pollos y gallinas en los puestos y los peces nadando en tanques de agua”.

“Esto es porque la gente quiere tener productos frescos. Entonces, por ejemplo, compran un pollo y el vendedor lo sacrifica y lo despedaza allí en el puesto, y todos los desperdicios quedan esparcidos, con poca higiene y salubridad, lo que facilita la propagación de enfermedades”, señala Zhang.

“Se sospecha que en uno de estos mercados se originó el virus”, agrega.

Tal como señaló Gao Fu, director del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades chino, es probable que el virus se transmitiera originalmente de un animal a un humano.

mercado

Getty Images
Las autoridades en Wuhan prohibieron la venta de animales vivos.

Las autoridades impusieron una prohibición en la venta de animales vivos en Wuhan. Y hay informes de que la policía está llevando a cabo inspecciones para asegurarse de que se está cumpliendo.

Propagación

Tal como señalan los expertos, aunque el virus se originó en un mercado local, es el flujo de gente que entra y sale de Wuhan el que ha provocado su rápida propagación.

El paciente en Estados Unidos, por ejemplo, visitó Wuhan recientemente, igual que las dos personas contagiadas en Japón. Asimismo, el paciente coreano vivió allí y el caso en Tailandia es un turista chino de Wuhan.

Lo que preocupa ahora a las autoridades es que este flujo ahora pueda incrementarse a medida que se acerca el Año Nuevo chino, y millones de personas regresan a sus hogares para festejar.

Las celebraciones oficiales empiezan este próximo viernes, si bien los viajes ya han comenzado y suelen durar hasta después de que acaben las festividades. Este periodo se conoce mundialmente como la mayor “migración interna” del mundo, en la que se desplazan millones de personas.

Por ello ya se establecieron revisiones sanitarias en los aeropuertos, estaciones de tren y carreteras que conectan a la ciudad en el punto de mira.

Y en otros países, como México, también se han puesto en práctica medidas para prevenir la propagación del virus, sobre todo en aeropuertos con conexiones directas con China, como Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, informó la prensa local.

estación de Wuhan

Getty Images
En los aeropuertos y estaciones de tren de Wuhan se establecieron escáneres para detectar la temperatura de los pasajeros.

Pero a pesar que el virus puede seguir propagándose con rapidez, las autoridades chinas están ahora mejor preparadas para enfrentar el problema, señala Howard Zhang.

“Después de la emergencia de salud pública del virus SARS en 2002, que también fue un coronavirus que se originó en China y que mató a casi 800 personas en el mundo, las autoridades sanitarias chinas aprendieron mucho sobre este tipo de situación”, dice el editor del servicio chino.

“En esa época las autoridades tardaron semanas en identificar el problema y cuando se supo en el resto del mundo ya había miles de personas contagiadas”.

“Ahora al menos ya tienen la infraestructura para enfrentar el problema y parecen estar actuando rápidamente, tanto en la identificación de la infección, la confirmación de los casos y el control del acceso a la ciudad”, agrega.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6ri6xiEMwao

https://www.youtube.com/watch?v=cBoiJt8Ruko

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts