Verificado.mx: ¿El Bronco presumió que conseguirá 60 millones de votos? No, pero sí se equivocó en la cifra de indecisos

Una nota le atribuye al candidato independiente la frase de que obtendrá ese número de votos, pero Jaime Rodríguez Calderón solo aseguró que tratará de conseguirlos. Lo que sí ocurrió es que el gobernador con licencia dio una cifra equivocada de indecisos.

Verificado.mx: ¿El Bronco presumió que conseguirá 60 millones de votos? No, pero sí se equivocó en la cifra de indecisos
La nota nota cuatro se ha distribuido mil 300 veces desde la página Regeneración. Especial.

El titular dice: “¡No es broma! El Bronco asegura que obtendrá 60 millones de votos”, y bajo esa consigna se ha distribuido una nota cuatro mil 300 veces desde la web Regeneración, pese a que el candidato no lo dijo.

La nota dice que “el ahora candidato presidencial, Jaime Rodríguez Calderón, aseguró obtener 60 millones de votos el próximo 1 el julio, a pesar de las 397 mil firmas apócrifas que presentó”.

Lo que Jaime Rodríguez Calderón ‘El Bronco’ señaló en una conferencia de prensa el pasado 11 de abril fue: “Hay 60 millones de mexicanos que no han decidido por quién votar; yo voy por esos 60 millones de mexicanos que no han decidido todavía por quién votar”.

Aún cuando ésta última es la frase que sí dijo el candidato presidencial, los datos no son correctos. 

Una cifra incorrecta

Pero no solo la cita es un error. Incluso la cifra que mencionó Jaime Rodríguez no es correcta: no hay 60 millones de indecisos.

Consultado por Verificado 2018, Fulgencio Hernández, miembro del equipo de comunicación del Bronco, explicó que “son cifras nuestras, según algunas encuestas que ha realizado el propio equipo”.

De ser cierto el dato, los indecisos representarían 67% de la lista nominal, formada por los 89 millones 412 mil 476 de personas que cuentan con credencial para votar en las próximas elecciones del 1 de julio (con corte al 13 de abril de 2018). Pero ninguna encuesta reciente ha establecido un porcentaje tan alto de indecisos.

Oraculus, que combina los resultados de varias encuestas para obtener una estimación de la preferencia electoral, muestra que hasta el momento la tendencia en las encuestas arroja 20% de indecisos, tres veces menos de lo que afirma el candidato.

De las encuestas publicadas en los últimos 30 días, el porcentaje más alto de indecisos lo contempla la de Mercaei, que establece que 19.9% de los ciudadanos aún no han decidido su voto. El periódico Reforma estimó el 18 de abril que hay 19% de indecisos. Por su parte, Berumen y Asociados arroja 17.4% y Parametría, 11%.

René Torres, experto en temas electorales y profesor en la Universidad Iberoamericana, explica que “pensar en los indecisos como un grupo homogéneo al que se le puede captar con una sola propuesta, es equivocado”. El académico señala que este grupo tiene un peso político clave y que “su característica principal pasa por un descrédito hacia las estructuras tradicionales de elección; los partidos. En ese sentido, un candidato independiente es al sector al que tiene que apuntar. Hay que tener claro que un votante es indeciso por una desconfianza acentuada hacia todos los partidos como instituciones y hacia el sistema representativo como tal. El desencanto ha hecho que una parte de la ciudadanía se aleje, pero es un grupo muy heterogéneo que no comparte los mismos posicionamientos o valores ni una cultura política similar”.

Paula Sofía Vázquez, consultora de Strategia Electoral, coincide en que “los indecisos no son un grupo uniforme que se puede capitalizar como una sola fuerza” y añade que “en elecciones con candidatos muy fuertes, la cifra se mantiene variable y únicamente se mueve al final de la campaña”.

La experta señala que los debates pueden ser una de las razones para que la gente defina su voto y, al final, también el llamado en favor del voto útil. “Aunque también hay otros movimientos negativos, como la movilización corporativa, la compra de votos o el llamado al voto nulo. En elecciones con candidatos fuertes, la cifra de indecisos se mantiene variable y únicamente se mueve al final de la campaña. Pero es difícil medir una tendencia, porque hasta el último día no sabe, y entre ellos hay gente que ya definió su voto pero decidió no decirlo”, precisa Vázquez.

Close
Comentarios