Las 5 razones por las que la Ley de Seguridad Interior es inconstitucional, según amparos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Las 5 razones por las que la Ley de Seguridad Interior es inconstitucional, según amparos

La Ley de Seguridad Interior tiene un efecto “amedrentador” en los ciudadanos al poner sus derechos bajo la subordinación de una autoridad militar.
Foto: Cuartoscuro
Por Arturo Angel @arturoangel20
16 de mayo, 2018
Comparte

La ley de Seguridad Interior (LSI) promulgada en diciembre pasado por el presidente Enrique Peña Nieto, y que faculta al Ejército a intervenir legalmente en tareas de seguridad, es inconstitucional de acuerdo con dos jueces federales que han resuelto hasta ahora 16 demandas de amparo promovidas en contra de esta normativa.

Pero, ¿cuáles son las razonas de los jueces para considerar que dicha ley atenta contra los derechos fundamentales de los ciudadanos?

La Organización no Gubernamental Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez analizó las sentencias de amparo concedidas por los jueces Juez Fernando Silva García y Karla María Macías Lovera,  e identificó las cinco razones principales en las que se agrupan las fallas identificadas en los amparos.

El juez Silva concluyó que, en resumen, la Ley de Seguridad Interior tiene un efecto “amedrentador” en los ciudadanos al poner sus derechos bajo la subordinación de una autoridad militar, mientras que la jueza Macías dijo que la ley cuenta con tantas fallas que habría que rehacerla de nuevo para tratar de corregirlas.

Si bien dichas sentencias de amparo no son definitivas, pues el gobierno puede apelarlas para que el caso llegue a la Suprema Corte de Justicia, el Centro Agustín Pro destacó que identifican y delimitan puntos clave que marcarán el centro del debate sobre esta norma.

Lee: Admiten dos amparos contra la Ley de Seguridad Interior por considerarla inconstitucional

Aquí las claves de los jueces para declarar inconstitucional la LSI:

1) No se cumplen condiciones para que soldados participen en seguridad pública

Los jueces consideraron que distintos artículos de la ley violan las reglas que la propia Corte y tratados internacionales han establecido para que una fuerza militar intervenga en tareas de seguridad pública, situación que debe ser excepcional y no una condición general.

Por ejemplo, destacaron que aun cuando la Ley  establece que el presidente debe autorizar por escrito y de forma justificada la intervención militar en una zona hay artículos como el 4, 6 y 11 donde se faculta a que se haga sin emitir esta declaratoria. Y de hecho destacaron que la sola entrada en vigor de la norma ya legaliza la presencia del Ejército en diversas situaciones sin que se requiera nunca una declaratoria

Peor aún es que hay artículos como el 30 que posibilitan al Ejército, so pretexto de participar en acciones de seguridad, a intervenir comunicaciones privadas y otro tipo de acciones lo que representa una potencial amenaza a los derechos de las personas.

2) Rompe el principio de subordinación

En México la Constitución establece que el Ejército está subordinado a la autoridad civil, sin embargo, de acuerdo con los amparos la Ley diluye esa frontera sin justificación lo que la vuelve inconstitucional.

Por ejemplo, sostienen que el artículo 4 establece una coordinación pero no una subordinación, mientras que el artículo 17 las faculta a actuar por su propia cuenta. El artículo 20 incluso señala que el mando en una acción coordinada será siempre militar, lo que atenta contra la Constitución y diversos tratados.

3) Términos vagos y excesivamente amplios

Los jueces coincidieron en que la redacción del concepto de seguridad interior en la ley es demasiado general, lo que deja abierta la puerta a la interpretación y por ende a cualquier posible abuso o exceso de la fuerza en un número considerable de situaciones.

“Calificar la afectación de diversos principios como amenazas a la seguridad interior es excesivo, dado que esos principios informan la actuación de la administración pública federal en muy diversos ámbitos” indican los amparos.

Los jueces consideraron grave que sin una definición precisa de seguridad interior se faculte entonces a militares a emplear recursos como intervenir comunicaciones. Subrayaron además que su concepto se mezcla con el de seguridad nacional.

“La ausencia de límites conceptuales en el término seguridad interior es razón suficiente para declarar la inconstitucionalidad del artículo 2 que lo prevé” destaca la jueza Macías Lovera.

4) Obstaculiza la transparencia

Las sentencias de amparo consideran inconstitucional el artículo 9 que clasifica como reservada la información relativa a las acciones que se lleven a cabo al amparo de esta ley.

“Si no está claro el significado de seguridad interior no se debe clasificar a la información derivada de la aplicación de dicha ley como de seguridad nacional, pues estamos ante la falta de norma precisa que defina qué es un riesgo o amenaza a la seguridad nacional y qué diferencia a ésta de la seguridad interior” indican las sentencias.

5) Amenaza a la libertad de expresión

El derecho a la libre manifestación es una de las vertientes de la libertad de expresión que promueve la Constitución. En ese contexto los amparos subrayan que la mera existencia del artículo 8 que hace mención a la protesta social en una ley que adolece de precisión, representa un riesgo a esta garantía individual y colectiva.

“Es posible que los quejosos se vean amedrentados o inhibidos para acudir a una protesta y ejercer su libertad de expresión y asociación, toda vez que su conducta estaría influida por la posibilidad y temor de una intervención de las fuerzas armadas en las protestas sociales o movilizaciones, además del uso de la fuerza que pudiera emprender, conforme al contenido del artículo 8 la Ley de Seguridad Interior” señalan los amparos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Black Friday 2020: por qué el Viernes Negro se llama así y otras 4 curiosidades sobre el famoso día de compras

El Black Friday se celebra tradicionalmente en Estados Unidos al día siguiente del feriado de Acción de Gracias. Pero, en los últimos años, otros países también lo adoptaron y sus ofertas se prolongan por más de un día.
27 de noviembre, 2020
Comparte

En medio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos y otras naciones del mundo celebran el llamado Black Friday o Viernes Negro, la jornada de descuentos y compras en las que millones de personas desbordan tiendas y centros comerciales.

Este año, sin embargo, será diferente: según encuestas de varias firmas de EE.UU., más del 65% de los consumidores optaron por realizar compras por internet, ante los temores de contagio de covid-19.

Es un contexto sin precedentes para una fecha que generalmente provoca grandes desplazamientos de personas y enormes gastos, y en la que las tiendas físicas y sus portales de internet se llenan de ofertas y promociones especiales.

Celebrado un día después de Acción de Gracias, el Black Friday es sinónimo de consumo.

Pero ¿de dónde viene el nombre de fecha? ¿Por qué se celebra en noviembre?

Aquí te desvelamos algunas de las curiosidades que rodean esta jornada.

1. Su nombre

Black Friday

Getty Images
Hay consumidores que esperan durante meses y estudian meticulosamente los descuentos ofrecidos en el Black Friday.

En realidad “el adjetivo ‘negro’ fue usado durante muchos siglos para retratar diversos tipos de calamidades”, afirma el lingüista estadounidense Benjamin Zimmer, exeditor ejecutivo del sitio Vocabulary.com.

Pero el concepto que representa hoy el Black Friday dista bastante de ese significado.

En Estados Unidos, la primera vez que se usó “Black Friday” fue el 24 de septiembre de 1869, cuando dos financistas, Jay Gould y James Fisk, intentaron tomar el mercado del oro en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Cuando el gobierno fue obligado a intervenir para corregir la distorsión mediante el aumento de la oferta de la materia prima en el mercado, se produjo una crisis: los precios cayeron y muchos inversores perdieron grandes fortunas.

2. La fecha

Mujer hace compras en internet.

Getty Images
No siempre las ofertas en internet del Black Friday son lo que parecen…

Desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX, Acción de Gracias se celebró en EE.UU. el último jueves de noviembre, en una costumbre iniciada por el presidente Abraham Lincoln (1809-1865).

Pero en 1939 ocurrió algo inusual: el último jueves coincidió con el 30 de noviembre.

Los comerciantes, preocupados por el corto período de compras que quedaba entre ese día y las fiestas de Navidad y fin de año, enviaron una solicitud a Franklin Roosevelt para que el presidente declarara el inicio de las fiestas una semana antes, lo que fue autorizado.

Los siguientes tres años, Acción de Gracias, que recibió el sobrenombre de “Franksgiving” (una mezcla de Franklin con Thanksgiving, como se conoce este día festivo en inglés), fue celebrado en días distintos en diferentes partes del país.

Finalmente, a finales de 1941, una resolución conjunta del Congreso solucionó el problema.

De ahí en adelante, el día de Acción de Gracias sería conmemorado el cuarto jueves de noviembre, garantizando así una semana adicional de compras hasta Navidad.

3. Síndrome de Acción de Gracias

Papa Noel en un local de Estados Unidos.

Reuters
El Black Friday comenzó en Estados Unidos, pero fue adoptado por otros países con el paso de los años.

En 1951, una circular llamó la atención sobre la cantidad de trabajadores que no iban a trabajar el día después de Acción de Gracias.

Según Bonnie Taylor-Blake, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., el boletín del mercado laboral Factory Management and Maintenance reivindica la autoría del término “Síndrome del viernes después de Acción de Gracias” asociado con el período de fiestas.

Según publicó el boletín, este síndrome “es una dolencia cuyos efectos adversos sólo son superados por los de la peste bubónica. Por lo menos, así se sienten aquellos que tienen que trabajar cuando llega el Viernes Negro. El almacén o establecimiento estaba medio vacío y los que estaban ausentes era por baja médica”.

4. Su ‘boom’ de popularidad

Loja com cartaz da Black Friday

PAulo Pinto/Fotos Públicas
Black Friday chega à sua nona edição no Brasil

El término Black Friday permaneció limitado a Filadelfia, Estados Unidos, durante un largo tiempo .

“Podías ver que se usaba de manera moderada en Trenton, Nueva Jersey, pero no traspasó las fronteras de Filadelfia hasta los años 80”, dice el lingüista Zimmer.

Aunque el Viernes Negro es considerado el mayor día de compras del año, la fecha no ganó esa reputación hasta los 2000.

Eso fue porque, por muchos años, los estadounidenses no tenían devoción por este día de rebajas sino que más bien optaban por retrasar el momento de ir a las tiendas.

Así, el momento en que sus billeteras se quedaban vacías solía ser el fin de semana: esperaban hasta el sábado (y no el viernes) para inaugurar la temporada de compras navideñas.

5. Influencia en otros países

Macy's

AFP
La influencia del Black Friday traspasó las fronteras estadounidenses.

Por mucho tiempo, los comerciantes canadienses se morían de la envidia ante sus colegas estadounidenses, especialmente cuando sus fieles clientes decidían viajar al sur en busca de buenas ofertas.

Por ese motivo, también en Canadá comenzaron a ofrecer sus propias promociones, pese a que el día de Acción de Gracias se celebra en ese país un mes antes.

En México, el Viernes Negro recibió otro nombre: el “Buen Fin”.

Se asocia al aniversario del inicio de la revolución, el 20 de noviembre de 1910, que a veces coincide con el día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

Y como el nombre indica, el evento Buen Fin dura todo el fin de semana.

Black Friday

Getty Images
Además del Black Friday, está el “Gray Thursday ” y el “Cyber Monday”.

En Brasil, donde el feriado de Acción de Gracias no existe, el Viernes Negro pasó a incluirse en el calendario comercial del país cuando los comerciantes se dieron cuenta del potencial de ventas del día.

Y en los últimos años, países como España, Bolivia, Argentina o Perú entre muchos otros, también se sumaron a la fiebre comercial de ofertas del Black Friday o el Cyber Monday, que se celebra el lunes siguiente.

Y en los últimos años, al calendario de eventos de rebajas se le sumó una jornada más.

Wal-Mart, una de las mayores cadenas de tiendas minoristas del mundo, rompió en 2011 la tradición del Viernes Negro cuando abrió sus establecimientos en la noche del feriado de Acción de Gracias.

Esta práctica comenzó a expandirse por buena parte del mundo y a ese día adicional de compras se le bautizó como “Jueves Gris”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo

https://www.youtube.com/watch?v=9W9ZxcmNdj0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.