Accidente en Cuba: el testimonio de familiares y testigos del siniestro aéreo en el que murieron 110 personas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Accidente en Cuba: el testimonio de familiares y testigos del siniestro aéreo en el que murieron 110 personas

Los testigos del accidente del vuelo de Cubana de Aviación que se estrelló el viernes tras despegar de La Habana, causando 110 muertos, guardan un relato estremecedor del siniestro.
Getty Images
Por BBC Mundo
21 de mayo, 2018
Comparte

“Hizo un giro y se volteó, venía con candela y soltando humo por la parte de atrás” cuenta Ulises Peñate, vecino de 41 años del municipio Boyeros, quien vio el pasado viernes al Boeing 737-200 estrellarse contra una finca agrícola ubicada entre las inmediaciones del aeropuerto José Martí de La Habana y el poblado de Santiago de Las Vegas.

Al mediodía, Ulises venía en bicicleta por la avenida Van Troi cuando observó el percance de la aeronave. “Sentí la explosión y me quedé en shock, estático, no reaccioné, me quedé viendo todo el alboroto que se armó con la llegada de los bomberos y las ambulancias”, dice.

Un par de horas después, Peñate y decenas de personas se encontraban en la avenida Independencia, a casi dos kilómetros de donde cayó el avión, pasándose videos y fotos del siniestro a través de sus celulares.

Las imágenes son estremecedoras, impublicables. Fueron captadas por vecinos cercanos que llegaron a auxiliar a las víctimas. En ellas se ven cuerpos calcinados por las llamas, personas desfiguradas y con los intestinos desgarrados, gente sin vida entre ramas de árboles, hombres a los que solo les queda el dorso.

En el vuelo DMJ 0972, que cubriría la ruta La Habana-Holguín, viajaban 113 personas, de ellas 107 pasajeros y 6 tripulantes.

El personal de emergencia que acudió al lugar del accidente se encontró con escenas estremecedoras.
Getty Images

El personal de emergencia que acudió al lugar del accidente se encontró con escenas estremecedoras.

Las autoridades cubanas han declarado que la cifra de fallecidos tras el accidente es de 110: 99 cubanos, 2 argentinos, 2 saharauis y 7 mexicanos, en los que se incluyen los 6 tripulantes. Los 3 sobrevivientes son mujeres y se encuentran en estado crítico en el hospital Calixto García.

La aerolínea estatal Cubana de Aviación había arrendado la aeronave a la línea Damojh, perteneciente a la empresa mexicana Global Air.

“Nadie quisiera estar en su piel”

El Instituto de Medicina Legal es puro ajetreo. En sus laboratorios, un grupo multidisciplinario está realizando el proceso de identificación de las víctimas. Sergio Rabell, su director, le dijo a BBC Mundo: “Desde el viernes y hasta hoy hemos identificado 20 cadáveres. Vamos avanzando poco a poco, es un proceso complejo producto del deterioro de los cuerpos”.

Familiares de las víctimas esperan información a la afueras del Instituto de Medicina Legal de La Habana.

Getty Images
La mayor parte de las víctimas no eran oriundas de La Habana, por lo que sus familiares han debido trasladarse hacia la capital desde otras partes de Cuba.

Rabell también agregó: “Le hemos pedido a los familiares de los fallecidos que cooperen, que nos ayuden con pertenencias y fotos para arribar a resultados en un más corto período de tiempo”.

La mayoría de los muertos no son habaneros y el gobierno cubano ha transportado hasta la capital a sus familiares. En el hotel Tulipán del barrio de Nuevo Vedado se encuentran 180 familiares de las víctimas. Un equipo de médicos, psicólogos, psiquiatras y otros especialistas los acompañan las 24 horas del día.

El lobby del hotel es todo tristeza. Los familiares prefieren estar reunidos entre ellos que permanecer en las habitaciones esperando los partes de identificación del Instituto de Medicina Legal. El silencio se puede sentir. Los rostros, angustiados por la tragedia, son indescriptibles.

“Les hemos dado el mejor de los tratos porque esto es una situación muy dura. Aquí hay madres que perdieron a sus hijos, hombres que perdieron a sus esposas. Nadie quisiera estar en la piel de ellos”, comenta Yoismer Suárez, camarero del hotel Tulipán.

Ariel De La Rosa es doctor y viene acompañando a los familiares de los fallecidos desde Holguín. Después de tomarle la presión a una señora de 76 años que perdió a su hermana en el accidente, afirma: “Es una situación compleja porque producto de la conmoción de la noticia, el organismo suele descompensarse”.

Las tres sobrevivientes del siniestro que se encuentran bajo cuidados intensivos en el hospital Calixto García son: Mailén Díaz Almaguer, una holguinera de 19 años, Gretell Landrovell Font, habanera de 23 años y Emiley Sánchez de la O, holguinera de 39 años.

Sus familiares se encuentran en una sala de espera con atención médica incluida. Amparo Fong, madre de Gretell, le dijo a la televisión nacional: “La daban por muerta pero por las huellas dactilares la reconocieron. Yo no la quiero ver hasta que esté bien, que los médicos decidan. Mi niñita es una guerrera y se va a salvar”.

Carlos Díaz, padre de Mailén, declaró: “los doctores nos están dando partes constantemente aunque el pronóstico sea reservado”.

Investigación

En las últimas horas, la aerolínea Damojh ha recibido fuertes críticas por su historial de sucesos aéreos en los últimos años.

Marco Aurelio Hernández, un ex comandante de vuelo de la compañía, ha denunciado en el diario mexicano Milenio” que los directivos de Global Air estaban informados sobre las irregularidades y fallos técnicos de sus aeronaves.

Hernández perteneció a Damojh de 2005 a 2013 y dice haber piloteado el Boeing 737-200 que cayó en La Habana.

El piloto afirma tener en sus manos “una demanda por falta de mantenimiento de los aviones”. Y recrea varios pasajes de tensión que vivió.

Bandera cubana a media asta.

Getty Images
Tras el accidente aéreo, las autoridades cubanas decretaron duelo nacional hasta la medianoche del domingo.

“Con el equipo de Cruz Azul -fútbol-, viniendo de Paraguay a México, 140 millas antes de llegar a Perú para recargar combustible tuvimos falla del motor izquierdo por calentamiento, un calentamiento fundió un balero y se tuvo que hacer un paro precautorio para que no se quemara esa turbina, tenía a bordo a todo el equipo”, contó Marco Aurelio.

Otro pasaje fue cuando “se nos fue el sistema eléctrico despegando de México en una ocasión, yo venía a bordo, íbamos México-Cuba, el jefe de mantenimiento iba a bordo también, tuvimos que regresar y reparar las líneas de electricidad”, aseveró.

Según la descripción de Global Air en su web, la compañía es una empresa de aviación comercial no regular especializada en vuelos chárter, que ofrece servicios de fletes aéreos y renta aeronaves para grupos, eventos y paquetes turísticos.

Su dueño es el español Manuel Rodríguez Campo y fue fundada en Guadalajara en 1990. En 2011, la empresa tenía 9 aviones, pero en la actualidad solo daban servicio 3, incluyéndose el que cayó el pasado viernes en La Habana.

Miguel Díaz-Canel, presidente del Consejo de Estado y de Ministros de Cuba, ha dicho que ya está creada una comisión especial para investigar las causas del accidente. Especialistas de aviación mexicanos volaron desde el sábado a La Habana para formar parte del equipo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Guerreros Unidos sobornaba al coronel encargado del batallón que participó en caso Ayotzinapa, según testigo

La misma declaración de este testigo protegido es la principal prueba contra el capitán José Martínez Crespo, el único militar detenido. El uniformado dice ser un “chivo expiatorio” y niega relación con el crimen organizado.
Cuartoscuro
30 de noviembre, 2020
Comparte

Un coronel del Ejército mexicano estaba en nómina del grupo criminal Guerreros Unidos cuando desaparecieron los 43 estudiantes de Ayotzinapa, según un testigo protegido cuya declaración forma parte de la causa penal 5/2020 que investiga los hechos ocurridos en Iguala entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014.

“Solo sé que su apellido es Rodríguez, de rango coronel, de aproximadamente un metro con setenta y cinco centímetros, moreno claro, nariz ancha, cabello corto, negro, delgado, cejas regulares”, dijo el declarante denominado como “Juan” en una comparecencia que tuvo lugar el 10 de febrero.

En el momento en el que tuvieron lugar las desapariciones de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, el coronel José Rodríguez Pérez estaba al mando del 27 Batallón de Infantería del Ejército en Iguala y fue él quien coordinó las acciones militares de aquella jornada. Posteriormente, fue ascendido a general brigadier durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. 

Lee: Dictan formal prisión contra el primer militar vinculado a la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

Animal Político quiso conocer la actual situación del coronel, pero ni la Secretaría de la Defensa (Sedena), ni la Fiscalía General de la República (FGR) dieron respuesta al cierre de la edición. 

El señalamiento contra el coronel Rodríguez está incluido dentro del auto de formal prisión dictado contra el capitán José Martínez Crespo, al que Animal Político tuvo acceso.

El capitán Crespo se entregó a las autoridades el pasado 11 de noviembre y está en prisión acusado de “delincuencia organizada con la finalidad de cometer delitos contra la salud”, delito que siempre ha negado.

Aunque la carpeta investigación la dirige la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, hasta el momento no se han formulado imputaciones directas sobre su participación en las desapariciones. 

El coronel Rodríguez y el capitán Crespo aparecen en la misma declaración: la del testigo protegido bajo el nombre de “Juan”. Sin embargo, su suerte ha sido muy diferente. Mientras que el militar de más alta graduación sigue en libertad, quien fuera su subalterno estará en prisión el tiempo que siga la causa en su contra.

Ambos declararon en su momento como testigos y Crespo no ha variado su discurso: se declara inocente y exculpa al Ejército. El capitán, no obstante, aparece también en otros testimonios: los de las personas presentes en la clínica Cristina, donde llegó a la 1 de la madrugada por orden de sus superiores. 

Dos declaraciones y varias inspecciones

El relato de “Juan” es clave porque se ha convertido en parte fundamental de la nueva investigación que sustituye a la denominada “verdad histórica” promovida por el entonces titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha reiterado desde hace meses la necesidad de “romper el pacto de silencio” y ha ofrecido beneficios legales a quienes se acojan a la figura de testigo protegido. Esto ha permitido que aparezcan nuevas aportaciones como las declaraciones de “Juan”, quien declaró al menos en dos ocasiones (10 de febrero y 31 de marzo) y acompañó a los investigadores a diversos lugares en Guerrero vinculados con el caso. 

Según lo declarado por el testigo protegido, los hechos de Iguala se desataron por el enfrentamiento entre miembros de Guerreros Unidos con un grupo rival, que habría llegado en camionetas detrás de los autobuses en los que viajaban los normalistas y sus integrantes habrían intentado camuflarse mezclándose con los estudiantes. El testimonio ha servido, como publicó la revista Proceso, para que se investigue el papel del Ejército en aquellos sucesos

La juez Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México con residencia en Toluca emitió el pasado 8 de septiembre al menos 25 órdenes de aprehensión por delitos de “delincuencia organizada” contra personas a las que vincula con la desaparición de los 43 estudiantes. Uno de los buscados era Crespo. Entre los requeridos por la justicia están también el expolicía federal Víctor Manuel Colmenares Campos, detenido en septiembre y encarcelado en Almoloya, Edomex, o Pablo Vega “El Transformer”, integrante de Guerreros Unidos y actualmente preso en Estados Unidos. 

Lee: Familiares de los 43 de Ayotzinapa temen que pacto deje libre al capitán Crespo

En esta nueva narrativa que explique qué ocurrió con los estudiantes y quiénes son los responsables es clave la declaración de “Juan”. El testigo, que fue parte de Guerreros Unidos desde 2010, sirvió para explicar el origen del grupo criminal, sus trasiegos de drogas a EU y cómo corrompían a funcionarios de los tres órdenes de gobierno para ponerlos a su servicio. 

“Algunos mandos del ejército estaban en la nómina del grupo, los elementos del ejército que participaron en los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014, en Iguala de Independencia, Guerrero, eran de los que estaban trabajando ese día”, dijo en su declaración de febrero.

Los presuntos sobornos: de 60 mil pesos a 5 millones

El testimonio es una amplia explicación sobre el nacimiento de Guerreros Unidos, grupo que se escindió del cártel de los Beltrán Leyva y que estaba liderado por Mario Casarrubias Salgado. Aquí aparece una figura clave: Jesús Pérez Lagunas, “El Güero Mugres”, a quien el confidente responsabiliza de la coordinar la acción contra los estudiantes y también de pagar sobornos a distintas autoridades de gobierno.

Se trata de un individuo que apenas aparecía en las averiguaciones anteriores y a quien tampoco se podrá sentar en el banquillo, ya que fue asesinado en 2018. 

Una de las partes clave del testimonio de “Juan” es cuando señala a dos militares de estar al servicio del crimen organizado. Por un lado, al “coronel Rodríguez”. Por el otro, al capitán Crespo.

A ambos les acusa de recibir dinero del narco. Además, vincula a los elementos del 27 batallón de infantería con la desaparición de los estudiantes. “Como ya le dije todos los que estuvieron ese día trabajando fuera del batallón intervinieron de alguna manera en el evento de los muchachos estudiantes. Usted ya tendría que ver con su trabajo quiénes fueron, ese evidente, además que como le dije antes específicamente no puedo develar por el momento nombres pues está en riesgo mi vida y la de mi familia”, dice la declaración. 

Según este testimonio, la alianza entre uniformados y crimen organizado no era algo puntual, ya que integrantes del 27 batallón colaboraban habitualmente con Guerreros Unidos. “Pues ellos eran parte como autoridad, varios tantos que no puedo especificar pues era obvio la forma en que estaban coludidos con el grupo, como aquel que le narré de la persona alias “El Huarache” donde a él lo detienen y lo dejan en libertad a Mario Casarrubias Salgado, otros en el que ellos ayudaban a transportar armas y droga pues nadie los paraba en la carretera. No puedo decir más porque ya le dije que corre mi vida riesgo”, afirma.

Sobre los pagos, el testigo es muy claro. “Se pagaba mensualmente según el rango era lo que variaba, un teniente andaba entre 60 y 80 mil pesos, un capitán andaba en 120 mil pesos, mientras que un general ya es cosa seria, lo que se le da pues va de 4 a 5 millones”.

“Juan” aseguró que era “El Güero Mugres”, asesinado en 2018, quien se encargaba de efectuar los pagos. El procedimiento era recolectar el dinero entre los integrantes de Guerreros Unidos y entregarlo a las personas que correspondían. 

El testimonio señala directamente a los militares por su participación en las desapariciones de los 43 normalistas y asegura que “El Güero Mugres” fue también el encargado de dar órdenes a los militares.

“A lo que me enteré que ellos estuvieron realizando funciones de tomar a los estudiantes y llevarlos al veintisiete batallón, para interrogarlos, en ese interrogatorio algunas de las personas que esa noche llevaron al batallón murieron, esas y las que quedaron vivas fueron entregadas a los miembros del grupo Guerreros Unidos, específicamente a policías estatales y municipales y estos a su vez a Nicolás Nájera y los Benítez Palacios para ejecutarlos y deshacerse de esas personas, estudiantes y la gente que levantaron que venían en las camionetas”. 

En este punto, “Juan” asegura que los militares desplazados al Hospital Cristina no acudieron para auxiliarlos, sino para llevárselos, pero el plan se frustró por la presencia de muchos testigos. “Al llegar a la clínica los militares no iban a auxiliarlos sino sacarlos para llevárselos, pero al llegar a la clínica había gente por eso ya no se los llevaron pues iba a haber muchos testigos”, dice.

Al frente del batallón que llegó a la clínica estaba el capitán Crespo, quien salió a patrullar pasada la medianoche por orden del coronel Rodríguez. Desde la prisión, el uniformado negó todos los cargos y aseguró que él fue señalado “por estar en el lugar y en el momento menos indicados”. 

Crespo descarta ser testigo protegido: “yo doy la cara”

“Yo recibo órdenes, acato órdenes e informo. En ningún momento nosotros como Ejército tuvimos algo que ver en lo que haya sucedido. Mis actuaciones siempre fueron informadas, siempre apegadas a derecho”, dijo el propio Crespo en un mensaje a Animal Político transmitido por el abogado Conrado López Hernández, presente en la causa como hombre de confianza del militar.

López Hernández, también militar, estudió en misma promoción que el capitán Crespo y ha intervenido en todo el proceso de entrega de su compañero ante las autoridades. 

Lee: Por primera vez detienen a un militar por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

“Las acusaciones son fuera de lugar. La persona con la que se están apoyando tiene el beneficio para que den información y tengan beneficio”, aseguró Crespo en su mensaje. El capitán fue muy crítico con el testigo protegido, a quien acusó de hacer “señalamientos falsos”. “Siempre va a haber un chivo expiatorio”, afirmó. 

Crespo niega tanto haber tenido relación con la desaparición de los 43 estudiantes así como estar en la nómina de Guerreros Unidos. De hecho, asegura haber participado en operativos contra este grupo delictivo en el que se incautaron armas, se destruyeron plantíos e incluso se causaron bajas. Su consejero, Conrado López Hernández, recuerda que él salió a patrullar pasada la medianoche, cuando los ataques a los normalistas habían sido horas antes. 

“Lo que pretenden es involucrar al Ejército para quitarse la culpa”, consideró. También descartó convertirse en testigo protegido para declarar contra superiores como el general que aparece en la declaración. “Yo doy la cara”, dijo, y aseguró que desde la Sedena le recomendaron afrontar el proceso para probar su inocencia. 

El papel de los militares en la noche de Iguala sigue siendo una gran interrogante. Desde que ocurrieron los hechos, las familias de los 43 estudiantes han exigido que se investigue a los integrantes del 27 Batallón de Infantería.

En un primer momento, quien era secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos, aseguró que los integrantes del Ejército ni siquiera estaban allí. Pero aquellas afirmaciones quedaron desmentidas por la realidad: no solo estaban en Iguala, sino que patrullaron en algunos de los lugares clave donde se registraron los sucesos con los normalistas. 

Desde que se anunciaron las órdenes de aprehensión contra militares, únicamente el capitán Crespo ha sido capturado. Aunque, en realidad, fue él quien se entregó a las autoridades.

Según Conrado López Hernández esto se produjo después de un acuerdo con mandos de la Secretaría de la Defensa, que le garantizaron que estaría en una prisión militar para proteger su seguridad. La juez decretó que Crespo siga en cárcel y es allí donde prepara su defensa, asesorado por cinco abogados de la defensoría de oficio militar.  

Desde que López Obrador llegó a la presidencia se han detenido a 80 personas vinculadas a la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Desde marzo hasta la fecha se libraron 70 órdenes de aprehensión de 83 solicitadas. De ellas, 34 personas ya fueron arrestadas. Entre ellos no está ese coronel de apellido Rodríguez a quien un testigo protegido acusa de recibir dinero para proteger a Guerreros Unidos. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.