Candidatos deberán responder a víctimas qué planean en materia de seguridad y drogas

Víctimas de todo el país se reunirán con cuatro de los cinco candidatos presidenciales para presentar una agenda con las prioridades en materia de seguridad. Entre los temas a tratar están: legalización de la mariguana y la creación de una fiscalía autónoma.

Candidatos deberán responder a víctimas qué planean en materia de seguridad y drogas
La reunión se llevará a cabo con cuatro de los candidatos presidenciales en el Museo Memoria y Tolerancia. Especial.

Este martes, 8 de mayo, víctimas de la violencia y defensa de los derechos humanos de todo el país sostendrán un encuentro con cuatro de los cinco candidatos que contienden por la presidencia de la República, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, Jaime Rodríguez Calderón y José Antonio Meade. El objetivo: presentar a los políticos la lista de prioridades que, desde la óptica de este sector de la sociedad, deben ser atendidas por el próximo jefe de la administración federal.

Pero, ¿cuáles son las acciones que las víctimas esperan del próximo presidente del país?

Mariguana y amnistía

En primera instancia, la agenda “Voz de las víctimas”, como se denominó al documento que se entregará a los candidatos, propone la legalización de la mariguana, tomando como base los criterios desarrollados por la Suprema Corte, que en diferentes amparos ha reconocido el derecho de las personas a consumir cannabis con fines de esparcimiento, si esa es su decisión autónoma.

Por ello, el documento pide a los aspirantes presidenciales que se comprometan a “establecer las bases para el cultivo, transportación, producción, etiquetado, distribución, comercialización, venta y uso de cannabis y sus productos”.

Asimismo, la agenda de víctimas propone que el próximo presidente de México otorgue la  “pre-liberación a aquellas personas encarceladas” por el delito de posesión de mariguana, y que reduzca o sustituya la pena carcelaria a todas las mujeres presas por delitos contra la salud, es decir, no sólo aquellas sentenciadas o procesadas por posesión de cannabis, sino por cultivo, producción, resguardo, traslado o venta de cualquier tipo de droga.

“La realidad de miles de víctimas de la guerra contra las drogas en el país no puede seguir siendo invisible –señala el documento–. Es urgente que el estado mexicano se enfoque en reformas institucionales de largo plazo, y no en medidas paliativas que se fundamentan en el populismo punitivo.”

Sobre este tema, los tres candidatos fijaron su postura en anteriores ocasiones.

En enero, por ejemplo, Ricardo Anaya, candidato de la coalición PAN-PRD-MC, señaló que “en este momento, legalizar las drogas no resolvería el problema de violencia en nuestro país”, y subrayó que el tema debe ser abordado en el marco de la relación bilateral México-Estados Unidos.

Un mes después, en febrero, José Antonio Meade, candidato del PRI-PVEM-Panal, descartó que la legalización pudiera disminuir la violencia, aunque aseguró que “el papel que juega la mariguana en la violencia, probablemente, no sea tan destacado”.

Además, ambos candidatos han condenado la posibilidad de ofrecer amnistía.

En contraste, Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena-PT-PES, en enero anunció que sobre la legalización de drogas no haría “ningún comentario al respecto”, aunque ya desde diciembre de 2017 había anunciado su intención de llevar el tema de la amnistía a consulta ciudadana, de llegar a la presidencia, sin detallar los términos de dicha amnistía.

Auditoría policial y fiscalía autónoma

En el año 2011, durante los diálogos entre víctimas de la violencia y los candidatos presidenciales que entonces contendían, se pactó la creación de una auditoría especial para los cuerpos de seguridad pública federales, propuesta que las distintas fuerzas políticas del país no sólo aceptaron en ese momento, sino que un año después llevaron al Senado de la República.

El supuesto consenso en torno a esta propuesta de las víctimas era tal que la iniciativa de creación fue formalmente presentada por todos los partidos representados: PRI, PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano. Sin embargo, nunca fue aprobado.

Por ello, la propuesta del auditor policial nuevamente será formulada a los candidatos presidenciales durante el encuentro de mañana.

Por otra parte, la agenda de las víctimas propone un mecanismo específico para garantizar que la Procuraduría General de la República se convierta en una fiscalía con autonomía real, que incluya un mecanismo transparente para elegir al titular, y un proceso de selección del personal con base al mérito, que evite “el traslado de malas prácticas o deficiencias instaladas en quien ahí labora”.

Observación internacional

La agenda de las víctimas también propone que el próximo gobierno federal permita el establecimiento de un “mecanismo internacional de combate a la impunidad”, conformado por personalidades nacionales y extranjeras, con un objetivo específico: investigar “crímenes atroces, violaciones masivas a los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad y aquellos actos de corrupción que permiten estas acciones, tales como lavado de dinero, malversación de fondo y abuso de poder”.

La propuesta de las víctimas prevé que dicho mecanismo sea creado por el próximo gobierno federal en acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas.

Por otra parte, se propone la creación de una “Comisión de la verdad”, también integrada por expertos nacionales y extranjeros, que en no más de tres años recoja “los testimonios del universo de víctimas y victimarios, y las diversas formas de violencia” que se han experimentado en México durante los dos últimos sexenios, para “comprender los orígenes del conflicto pasado y los actores que permitieron la perpetración de los abusos”.

El formato

El encuentro entre víctimas y candidatos presidenciales se realizará este martes en el Museo Memoria y Tolerancia, junto a la Alameda Central, en la Ciudad de México.

La idea es que cada candidato tenga una intervención de cinco minutos para fijar una postura en torno a las propuestas incluidas en la agenda de víctimas, y luego se abrirá un diálogo de 45 minutos entre el aspirante presidencial y moderadores designados por las víctimas, para concluir con otros cinco minutos de cierre, para cada candidato.

La primera participación será la de Anaya, programada para iniciar a las 8:50 y concluir a las 9:50.

Igual, con una hora, López Obrador participará en el encuentro de las 10:10 a 11:10.

Jaime Rodríguez Calderón iniciará su participación a las 11:30; y finalmente, José Antonio Meade acudirá al recinto entre 12:50 y 13:50 horas.

Close
Comentarios