close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Rodrigo Soberanes.

Como en 1997, Las Abejas de Acteal oran por la paz en medio de amenazas

La comunidad de Acteal, en Chiapas, se reunió el pasado sábado 5 de mayo para realizar una jornada de oración por la paz debido a los hechos violentos que han ocurrido recientemente en esa comunidad y que continúan vigentes.
Rodrigo Soberanes.
Por Rodrigo Soberanes
7 de mayo, 2018
Comparte

La violencia armada se acercó una vez más a Acteal, la comunidad tsotsil del municipio de Chenalhó, en Chiapas, donde un ataque a la organización católica Las Abejas hace 20 años dejó un saldo de 45 personas asesinadas.

De acuerdo con lo denunciado por esa organización, el pasado 21 de abril por la noche su comunidad sufrió una agresión en la que fueron usadas armas de fuego. Tiros al aire. Y esos hechos, por tratarse justamente de Acteal, encendieron todas las alarmas.

Las personas armadas estarían ligadas al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) actual partido político en el poder en el municipio de Chenalhó, según los integrantes de Las Abejas.

Leer: Hombres armados destruyen sede de Las Abejas de Acteal en Chiapas.

“Con tristeza y mucha indignación denunciamos una agresión armada en la sede de nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, Casa de la Memoria y Esperanza por un grupo de personas armadas del PVEM”, dice el comunicado emitido el 22 de abril por la organización.

En la celebración de este sábado participaron unas 400 personas y fue convocada por la Parroquia de Chenalhó a raíz de esa última agresión que, de acuerdo con los hechos denunciados por ambas partes, tiene su origen en la disputa de un predio ubicado en Acteal.

El 22 de abril integrantes de Las Abejas denunciaron un ataque.

El pasado 22 de abril integrantes de Las Abejas y también el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) denunciaron que un grupo de personas armadas ingresó a su comunidad para destruir unos cuartos construidos en el predio en disputa.

También mencionaron que se escucharon detonaciones de pistolas. Tiros al aire que “asustaron” a la comunidad porque recordaron los terribles hechos de 1997.

Leer: Integrantes de Las Abejas en Chiapas son liberados ante demandas sociales.

El conflicto de los últimos días se originó porque la familia de Francisco Vázquez, uno de los sobrevivientes de la masacre, exige les sea devuelto un terreno que fue donado a Las Abejas de Acteal para albergar familias desplazadas por la violencia armada que se expandió en Chiapas a partir de 1994, con el uso de grupos paramilitares para combatir al EZLN.

Francisco Vázquez falleció en 2016. Ahora sus  hijas reclaman la devolución de ese predio y acusan a Las Abejas de despojo, al tiempo que se deslindan del ataque denunciado por Las Abejas.

Javier Ruiz Hernández, testigo de los sucesos del pasado día 21, defendió la postura de Las Abejas con respecto al predio. Dijo que construyeron recientemente ahí una casita como “una acción para defender nuestras tierras” y sostuvo que escuchó disparos.

La parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz

“Ha sido muy fuerte esta agresión porque fue con armas de fuego aunque no dispararon a las personas, dispararon al aire”, agregó Javier Ruiz.

Una sobreviviente de la masacre de 1997 que pidió reservar su identidad estuvo entre un grupo de cinco mujeres que trataron de impedir la agresión del pasado 21 de abril, hasta que integrantes de la mesa directiva de las Abejas de Acteal las convencieron de retirarse del lugar cuando los daños a las construcciones ya estaban hechos.

“Nosotras nos tomamos de la mano y fuimos a defender nuestra casita. Después destruyeron la casa. Los empujamos pero no pudimos hacer nada, ellos eran seis. Vimos que no podíamos defender y ya los dejamos”, contó la sobreviviente.

Ella aseguró que las cinco mujeres estaban dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias y que al escuchar las detonaciones recordaron de manera vívida “todo lo que vivimos en el año del 97”.

Por su lado, las cinco hijas de Francisco Vázquez y un nieto emitieron un comunicado el 26 de abril donde negaron esos hechos y acusaron “enérgicamente” a Las Abejas de despojarlas de sus tierras, que son el lugar donde están las casas que fueron atacadas.

También negaron que hubiese ocurrido una agresión como la que describieron Las Abejas, pero sí reconocieron que esa noche se escucharon disparos al aire y que no podían identificar quién o quiénes los pudieron haber realizado.

Ellas aseguran que con el retorno de las familias desplazadas en 2001 y 2002, el predio quedó vacío y por lo tanto se los deberían devolver.

Tras dos semanas de fuerte tensión en la zona, la parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz y convocó a una peregrinación en las inmediaciones de Acteal, lo cual también causó molestia entre las hijas de Francisco Vázquez, quienes dieron una conferencia de prensa en San Cristóbal de las Casas para criticar la peregrinación y reiterar sus posturas.

La parroquia de Chenalhó valoró que el tono de la disputa era demasiado alto como para que se hiciera la peregrinación. Entonces optaron por realizar un acto que, por tratarse de Las Abejas, tiene una alta carga simbólica: orar en su lugar sagrado y asumir indefensos el riesgo de una posible agresión.

La matanza del 22 de diciembre de 1997 sucedió mientras Las Abejas realizaban una jornada de ayuno y oración por el cese de la violencia armada en diversos puntos de Los Altos de Chiapas y otras regiones de ese estado.

El pasado sábado cientos de personas lanzaban sus plegarias en el centro ceremonial de Acteal –que esta edificado sobre las tumbas de las 45 víctimas- durante varios minutos  y después permanecieron tranquilas, hablando en voz baja durante media hora aproximadamente para luego repetir el ritual.

Los testimonios de sobrevivientes cuentan que la jornada de oración del 22 de diciembre de 1997 se desarrollaba justo así cuando llegaron las personas que perpetraron la masacre.

Si bien en esa ocasión el nivel de amenaza era mucho más evidente, el ambiente de este sábado en las inmediaciones de Acteal era tenso.

La reunión del sábado concluyó alrededor de las dos de la tarde después de la celebración de la Eucaristía. A Las afueras de la comunidad se encontraban las hijas de Francisco Vázquez. Previendo una intensa cobertura mediática a la jornada de oración (que no la hubo) colocaron una pancarta que expresaba sus acusaciones en contra de la mesa directiva de Las Abejas de Acteal.

Este es el tercer conflicto con uso de armas en lo que va del año en Los Altos de Chiapas. El primero fue el pleito entre los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán donde grupos armados actuaron y causaron el desplazamiento forzado de alrededor de 5 mil personas.

Después se registró otra disputa de Chenalhó, ahora con Aldama, su otro municipio vecino. Ahí hay un ejido en pleito legal y la intervención de un grupo armado que desplazó a más de 700 personas. Los tres conflictos se encuentran vigentes.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Falla de WhatsApp: 4 cosas que puedes hacer para protegerte del software espía

El servicio de mensajería reveló que piratas informáticos consiguieron instalar un software espía en algunos celulares. Te contamos cómo puedes mejorar la seguridad de tu teléfono.
15 de mayo, 2019
Comparte
Logo de Whatsapp

Getty Images
Whatsapp reveló el lunes que piratas informáticos consiguieron instalar un software con un sistema de vigilancia remota en algunos teléfonos celulares.

La frase “un ataque dirigido contra WhatsApp” es una que ningún usuario de esta aplicación quiere leer en un titular.

Agrega: “Los piratas informáticos pudieron instalar un software espía de forma remota” y el departamento de relaciones públicas de la aplicación de mensajería tiene un día complicado por delante.

WhatsApp reveló el lunes que una pequeña cantidad de cuentas fueron atacadas por “un actor cibernético avanzado”.

Si esa frase te generó inquietud, aquí tienes algunos consejos para ayudarte a mantener tu información a salvo.

1. Actualizar, dormir, repetir

Imagen de un hacker

Getty Images
El ataque contra la aplicación de mensajería fue orquestado por “un actor cibernético avanzado”, según la empresa.

El ataque fue descubierto por primera vez a principios de este mes.

En ese momento, Facebook, dueño de WhatsApp, le dijo a los especialistas de seguridad que el problema era “una vulnerabilidad de desbordamiento del búfer en WhatsApp VOIP (protocolo de voz por internet) que permitió la ejecución remota de código a través de series especialmente diseñadas de paquetes SRTCP (protocolo de transporte en tiempo real seguro) enviados a un número de teléfono específico”.

Genial.

Permítenos hacer una traducción aproximada: los hackers utilizaron la función de llamada de voz de WhatsApp para llamar al dispositivo que querían atacar.

Incluso si la llamada no fue contestada, el software de vigilancia aún pudo ser instalado debido a que el “VOIP vulnerable” no es lo suficientemente seguro.

Es posible que la llamada incluso haya desaparecido del registro de llamadas del dispositivo porque los hackers tenían el control de la aplicación.

Imagen de apps en un teléfono celular

Getty Images
Las actualizaciones para la mayoría de las aplicaciones de redes sociales incluyen mejoras de seguridad.

Y no, en este caso la solución no es simplemente apagar y volver a encender el teléfono.

El lunes, WhatsApp sugirió que sus 1.500 millones de usuarios actualicen la aplicación después de implementar una solución para ayudar a proteger los dispositivos de los ataques cibernéticos.

Tendrás que hacer esto manualmente -en esta ocasión, el pequeño punto rojo que aparece sobre el ícono del App Store (o lo que sea que haga tu teléfono para notificarte que tienes una tarea pendiente) no se resolverá por sí solo-.

A pesar de que los mensajes en WhatsApp están cifrados de extremo a extremo, lo que significa que solo deben aparecer en el dispositivo del remitente o del destinatario, el software espía utilizado en este último ataque habría permitido a los piratas informáticos leer los mensajes del objetivo.

Es una buena idea mantenerse al día con todas las actualizaciones de la aplicación, ya que a menudo incluyen ajustes de seguridad.

2. Sal de la nube

Imagen de un hacker

Getty Images
En esta ocasión los “hackers” pudieron leer mensajes ajenos en Whatsapp, a pesar de que están cifrados.

Probablemente ya conocías el cifrado de extremo a extremo de tus mensajes en WhatsApp, uno de los mayores atractivos de este servicio de mensajería.

Pero si tu o tus amigos hacen una copia de seguridad de sus chats de WhatsApp en un servicio como Google Drive o iCloud, se crea una vulnerabilidad.

Esa copia de seguridad no está protegida por el cifrado de extremo a extremo, por lo que cualquier persona que tenga acceso a tu nube podría obtener tu historial de conversaciones en la aplicación.

Por lo que, si realmente te importa tu privacidad, eso es algo que deberías deshabilitar.

Es posible que de vez en cuando recibas un mensaje preguntándote con qué frecuencia deseas realizar copias de seguridad. Pero si quieres cambiarlo ahora, entra en la app y busca en Configuración>Chats> Respaldo de chat.

3. 2FA

Si tu aplicación lo admite (y WhatsApp lo hace), la verificación de dos pasos -conocido como 2FA- es una buena manera de ayudar a mantener tus datos seguros.

Se trata de una capa adicional de seguridad para garantizar que las personas que intentan obtener acceso a una cuenta en internet son realmente quienes dicen ser.

Se empieza con el acceso normal: nombre de usuario y contraseña. Pero, en lugar de obtener acceso de inmediato, se pide una segunda forma de verificación, que puede ser por ejemplo una huella digital, un comando de voz o un código que es enviado por texto.

También puede ser información extra. Ya conoces las típicas preguntas: primera mascota, apellido de soltera de la madre; ese tipo de preguntas.

De nuevo, puedes elegir la verificación de dos pasos (2FA) desde la propia app: Configuración>Cuenta>Verificación de dos pasos.

4. Añade capas protectoras

Una pantalla con un candado.

Getty Images
Hay muchas opciones de seguridad que puedes elegir dentro de la app.

WhatsApp (y un montón de otras aplicaciones) ofrecen una gama de opciones de control de seguridad y privacidad.

Debes entrar a la app e ir a Configuración> Cuenta> Privacidad, para ver todos los servicios a tu disposición.

Desde allí puedes controlar quién puede ver el horario de tu “última vista”, tu foto de perfil o tu ubicación en tiempo real, por ejemplo.

También puedes desactivar las marcas que te informan de que tus mensajes han sido leídos, por lo que se desactivarán los ticks azules de verificación.

Puedes elegir todas o ninguna de las opciones, dependiendo de a quién quieres darle permiso para ver tu información.

Y un consejo: no pierdas el sueño por el último ataque

El ataque más reciente contra WhatsApp no debería preocuparte demasiado a menos que seas un abogado, una activista, un experto en derechos humanos o periodista.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, estos fueron los blancos más probables del último ataque.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.