Como en 1997, Las Abejas de Acteal oran por la paz en medio de amenazas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Rodrigo Soberanes.

Como en 1997, Las Abejas de Acteal oran por la paz en medio de amenazas

La comunidad de Acteal, en Chiapas, se reunió el pasado sábado 5 de mayo para realizar una jornada de oración por la paz debido a los hechos violentos que han ocurrido recientemente en esa comunidad y que continúan vigentes.
Rodrigo Soberanes.
Por Rodrigo Soberanes
7 de mayo, 2018
Comparte

La violencia armada se acercó una vez más a Acteal, la comunidad tsotsil del municipio de Chenalhó, en Chiapas, donde un ataque a la organización católica Las Abejas hace 20 años dejó un saldo de 45 personas asesinadas.

De acuerdo con lo denunciado por esa organización, el pasado 21 de abril por la noche su comunidad sufrió una agresión en la que fueron usadas armas de fuego. Tiros al aire. Y esos hechos, por tratarse justamente de Acteal, encendieron todas las alarmas.

Las personas armadas estarían ligadas al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) actual partido político en el poder en el municipio de Chenalhó, según los integrantes de Las Abejas.

Leer: Hombres armados destruyen sede de Las Abejas de Acteal en Chiapas.

“Con tristeza y mucha indignación denunciamos una agresión armada en la sede de nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, Casa de la Memoria y Esperanza por un grupo de personas armadas del PVEM”, dice el comunicado emitido el 22 de abril por la organización.

En la celebración de este sábado participaron unas 400 personas y fue convocada por la Parroquia de Chenalhó a raíz de esa última agresión que, de acuerdo con los hechos denunciados por ambas partes, tiene su origen en la disputa de un predio ubicado en Acteal.

El 22 de abril integrantes de Las Abejas denunciaron un ataque.

El pasado 22 de abril integrantes de Las Abejas y también el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) denunciaron que un grupo de personas armadas ingresó a su comunidad para destruir unos cuartos construidos en el predio en disputa.

También mencionaron que se escucharon detonaciones de pistolas. Tiros al aire que “asustaron” a la comunidad porque recordaron los terribles hechos de 1997.

Leer: Integrantes de Las Abejas en Chiapas son liberados ante demandas sociales.

El conflicto de los últimos días se originó porque la familia de Francisco Vázquez, uno de los sobrevivientes de la masacre, exige les sea devuelto un terreno que fue donado a Las Abejas de Acteal para albergar familias desplazadas por la violencia armada que se expandió en Chiapas a partir de 1994, con el uso de grupos paramilitares para combatir al EZLN.

Francisco Vázquez falleció en 2016. Ahora sus  hijas reclaman la devolución de ese predio y acusan a Las Abejas de despojo, al tiempo que se deslindan del ataque denunciado por Las Abejas.

Javier Ruiz Hernández, testigo de los sucesos del pasado día 21, defendió la postura de Las Abejas con respecto al predio. Dijo que construyeron recientemente ahí una casita como “una acción para defender nuestras tierras” y sostuvo que escuchó disparos.

La parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz

“Ha sido muy fuerte esta agresión porque fue con armas de fuego aunque no dispararon a las personas, dispararon al aire”, agregó Javier Ruiz.

Una sobreviviente de la masacre de 1997 que pidió reservar su identidad estuvo entre un grupo de cinco mujeres que trataron de impedir la agresión del pasado 21 de abril, hasta que integrantes de la mesa directiva de las Abejas de Acteal las convencieron de retirarse del lugar cuando los daños a las construcciones ya estaban hechos.

“Nosotras nos tomamos de la mano y fuimos a defender nuestra casita. Después destruyeron la casa. Los empujamos pero no pudimos hacer nada, ellos eran seis. Vimos que no podíamos defender y ya los dejamos”, contó la sobreviviente.

Ella aseguró que las cinco mujeres estaban dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias y que al escuchar las detonaciones recordaron de manera vívida “todo lo que vivimos en el año del 97”.

Por su lado, las cinco hijas de Francisco Vázquez y un nieto emitieron un comunicado el 26 de abril donde negaron esos hechos y acusaron “enérgicamente” a Las Abejas de despojarlas de sus tierras, que son el lugar donde están las casas que fueron atacadas.

También negaron que hubiese ocurrido una agresión como la que describieron Las Abejas, pero sí reconocieron que esa noche se escucharon disparos al aire y que no podían identificar quién o quiénes los pudieron haber realizado.

Ellas aseguran que con el retorno de las familias desplazadas en 2001 y 2002, el predio quedó vacío y por lo tanto se los deberían devolver.

Tras dos semanas de fuerte tensión en la zona, la parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz y convocó a una peregrinación en las inmediaciones de Acteal, lo cual también causó molestia entre las hijas de Francisco Vázquez, quienes dieron una conferencia de prensa en San Cristóbal de las Casas para criticar la peregrinación y reiterar sus posturas.

La parroquia de Chenalhó valoró que el tono de la disputa era demasiado alto como para que se hiciera la peregrinación. Entonces optaron por realizar un acto que, por tratarse de Las Abejas, tiene una alta carga simbólica: orar en su lugar sagrado y asumir indefensos el riesgo de una posible agresión.

La matanza del 22 de diciembre de 1997 sucedió mientras Las Abejas realizaban una jornada de ayuno y oración por el cese de la violencia armada en diversos puntos de Los Altos de Chiapas y otras regiones de ese estado.

El pasado sábado cientos de personas lanzaban sus plegarias en el centro ceremonial de Acteal –que esta edificado sobre las tumbas de las 45 víctimas- durante varios minutos  y después permanecieron tranquilas, hablando en voz baja durante media hora aproximadamente para luego repetir el ritual.

Los testimonios de sobrevivientes cuentan que la jornada de oración del 22 de diciembre de 1997 se desarrollaba justo así cuando llegaron las personas que perpetraron la masacre.

Si bien en esa ocasión el nivel de amenaza era mucho más evidente, el ambiente de este sábado en las inmediaciones de Acteal era tenso.

La reunión del sábado concluyó alrededor de las dos de la tarde después de la celebración de la Eucaristía. A Las afueras de la comunidad se encontraban las hijas de Francisco Vázquez. Previendo una intensa cobertura mediática a la jornada de oración (que no la hubo) colocaron una pancarta que expresaba sus acusaciones en contra de la mesa directiva de Las Abejas de Acteal.

Este es el tercer conflicto con uso de armas en lo que va del año en Los Altos de Chiapas. El primero fue el pleito entre los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán donde grupos armados actuaron y causaron el desplazamiento forzado de alrededor de 5 mil personas.

Después se registró otra disputa de Chenalhó, ahora con Aldama, su otro municipio vecino. Ahí hay un ejido en pleito legal y la intervención de un grupo armado que desplazó a más de 700 personas. Los tres conflictos se encuentran vigentes.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vanessa Guillén: el misterio que rodea la desaparición de la soldado de origen mexicano

La soldado de origen mexicano fue vista con vida por última vez el 22 de abril en una base militar. Su familia asegura que la joven sufría acoso sexual por parte de un superior, lo que ha generado protestas y motivado a otras mujeres a compartir sus historias.
2 de julio, 2020
Comparte
Vanessa Guillen

Ejército de EE.UU.
Vanessa Guillen tiene el rango de soldado de primera clase de las fuerzas armadas de EE.UU. en Texas.

“Por favor, no se olviden de mí”, dice la última línea que describe lo que vivía Vanessa Guillén antes de desaparecer, según su familia.

La soldado estadounidense de 20 años y origen mexicano no ha sido vista desde el pasado 22 de abril, cuando estaba en la base militar de Fort Hood, Texas, a la que estaba adscrita.

Más de dos meses después, las autoridades informaron el miércoles del hallazgo de restos humanos que podrían corresponder con la soldado, a falta de un examen forense que lo confirme.

Sin embargo, detrás de su desaparición han surgido señalamientos de acoso sexual por parte de un sargento en la base militar donde servía en el Escuadrón de Ingenieros Regionales.

“Le dije a mi madre que uno de mis sargentos me estaba acosando sexualmente en Fort Hood. Mi madre intentó convencerme de que le diera el nombre de la persona que me estaba acosando, pero no quería meterme en problemas”, dice la página que creó la familia para buscarla (Find Vanessa Guillén) con base en la información que tenían.

Vanessa Guillen

Ejército de EE.UU.
Guillén había contado a su familia que estaba sufriendo acoso en la base militar donde servía.

“Mi madre me dijo que lo denunciaría por mi seguridad, pero le dije que conocía a otras mujeres soldados que habían denunciado acoso sexual y que el ejército de los Estados Unidos no les creía”, añade.

Un sospechoso, también miembro de las fuerzas armadas, se suicidó justo antes de que autoridades lo detuvieran el miércoles, pero los investigadores dicen que “no está involucrado con las acusaciones de acoso sexual”.

Otra persona fue arrestada en relación con este caso. Sin embargo, las autoridades dicen que están reservándose la información que tienen porque la investigación está en curso.

“Seguimos tomando muy en serio las acusaciones de que Vanessa Guillén fue agredida sexualmente. Cuando escuchamos esto fue por parte de la familia”, dijo este jueves el agente Damon Phelps, del equipo de investigación.

Un mural para Vanessa Guillen

FindVanessaGuillen
Varios murales en honor a Vanessa Guillén han sido pintados en Texas.

Su desaparición y la infructuosa búsqueda durante 70 días ha llevado a muchos en la comunidad latina de Texas a exigir su localización y atención a las denuncias de la soldado.

También otras mujeres han dado testimonios de acoso en las fuerzas armadas a través de la etiqueta en redes sociales #IAMVanessaGuillen (Yo Soy Vanessa Guillen).

¿Qué se sabe de su desaparición?

Guillen pertenecía a una unidad militar que reparaba armas en el Tercer Regimiento de Caballería en Fort Hood, en el centro del estado de Texas (suroeste de EE.UU.).

Desapareció al mediodía del 22 de abril pasado. Había visto por última vez en el estacionamiento de esa base militar, según la investigación de las autoridades.

Su auto y sus llaves, su tarjeta de identificación y su cartera fueron encontrados en la sala de armas donde había estado ese día.

Map

La madre y las hermanas de la soldado señalan negligencias de las autoridades militares, pues aseguran que no les reportaron la desaparición de Guillén de inmediato y solo ofrecieron información hasta que se conoció el caso en los medios.

“En dos meses no nos dieron respuestas. Tomaron a mi hermana como si fuera un chiste. Mi hermana era un ser humano. Puso su vida por el país, por nosotros, y miren cómo la trataron”, dijo Guadalupe Guillén, una hermana, este miércoles.

Sin embargo, el agente Damon aseguró este jueves que su búsqueda se inició al día siguiente de la desaparición.

La búsqueda

El Comando de Investigación Criminal del Ejército inició la búsqueda en mayo, a la que luego se sumaron los Rangers de Texas (policía estatal), el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y la policía local.

Ofrecían una recompensa de US$25.000 por información de su paradero desde principios de junio.

Cártel de búsqueda

Ejército de EE.UU.

Luego de semanas sin indicios de su paradero, un portavoz militar, Chris Grey, informó el miércoles que recibieron un aviso de la posible ubicación, cerca del río León, a unos 48 km de Fort Hood.

“Después de recibir información adicional, los agentes descubrieron lo que se ha descrito como restos humanos parciales después del análisis de un antropólogo forense”, explicó.

Los restos fueron encontrados en una fosa poco profunda. Un análisis forense determinará si se trata de la soldado.

Una vista de Fort Hood

Getty Images
Fort Hood es una importante base militar de Estados Unidos.

Por su parte, el Departamento de Policía de Killeen informó que un sospechoso se suicidó cuando las autoridades se le acercaban.

Fue identificado por el agente Damon como Aaron David Robinson, pero indicó que no hay información que lo relacione con las acusaciones de acoso.

Al ser cuestionado insistentemente por reporteros sobre las líneas de investigación o los sospechosos, Damon dijo insistentemente que no podía compartir más detalles por estar en marcha la pesquisa.

Una mujer detenida es “la esposa separada de un exsoldado de Fort Hood y actualmente está bajo custodia en la cárcel del condado de Bell a la espera de cargos por parte de las autoridades civiles”, dijo Grey el miércoles sin detallar cuál es su vínculo con el caso.

Acusaciones

La abogada Khawam dijo que Guillén le había dicho a su familia y a otros compañeros en la base que estaba siendo acosada, pero no llegó a presentar una denuncia formal.

“Ella temía hacerlo, porque el acoso sexual venía de sus superiores”, dijo Khawam.

La madre de Vanessa Guillén

FindVanessaGuillen
Gloria Guillén asegura que su hija le contó sobre el acoso del que era víctima en Fort Hood.

“Le dije a mi madre que el mismo sargento que me acosaba sexualmente me seguía cada vez que corría y hacía ejercicio, y lo incómodo que me hacía sentir. Mi mamá me dijo que lo detendría, pero yo le dije que yo me ocuparía de eso, sentí que podía detenerlo yo misma”, relató la familia a nombre de la soldado.

Nunca llegó a darle el nombre del presunto responsable, solo que era un “sargento”.

El agente Damon dijo que no tenían información sobre el acoso que denuncia la familia y la abogada: “Queremos información acerca de eso, queremos investigarlo”.

El portavoz Grey dijo el día previo que recibieron las denuncias de parte de la familia sobre “agresión sexual”, pero dijo que la investigación habrá de emitir sus conclusiones a su debido tiempo.

“Una vez que se complete la investigación, el IO (autoridad investigadora) presentará los hallazgos y las recomendaciones al comando de la unidad para su revisión”, señaló.

Demanda de justicia

La desaparición ha llevado a la familia Guillén a exigir justicia y una investigación independiente del Congreso de EE.UU.

“Mi hermana fue víctima de acoso sexual, pero no se hizo nada al respecto. Fort Hood no ofreció seguridad ni respeto. No garantizaron la seguridad de mi hermana”, dijo el miércoles entre lágrimas Guadalupe Guillen.

Una ilustración de Vanessa Guillén de shopcherine

BBC
El caso de Guillén ha llevado a muchos en la comunidad latina a demandar justicia. (Ilustración cortesía de shopcherine.com)

“No entiendo cómo fueron capaces de mentir desde el primer día. Por qué, no lo sé. No sé quién está encubriendo a quién. Por eso necesitamos una investigación del Congreso”, expresó Mayra Guillen, otra de las hermanas.

La familia y activistas han encabezado vigilias y manifestaciones que han congregado a decenas de personas en Houston, la ciudad natal de la soldado.

También han denunciado casos de otras presuntas víctimas de agresiones o desaparecieron en Fort Hood.

Dos mujeres con un cartel

FindVanessaGuillen
En las protestas se han denunciado las desapariciones de otros soldados de Fort Hood.

La abogada Natalie Khawam, acompañada por la congresista Tulsi Gabbard, dijo que están promoviendo que haya una ley que se llame “Vanessa Guillén” para investigar el acoso sexual en las fuerzas armadas de manera independiente.

“Las mujeres no deben tener miedo de denunciar el acoso sexual. Estamos en 2020. Esto es inaceptable”, añadió.

Y a través de la etiqueta #IAMVanessaGuillen, mujeres han compartido testimonios en redes sociales sobre lo frustrante que es exigir justicia en casos de agresión sexual en el ejército.

“Acabo de cumplir 20 años. Ni siquiera había terminado el entrenamiento cuando fui agredida sexualmente. Lo reporté. Él confesó y otras cuatro mujeres se presentaron. Fue absuelto. Dos miembros del jurado del E8 se rieron en mi cara después de dar el veredicto de ‘no culpable’. Él obtuvo un ascenso. Tengo trastorno por estrés postraumático”, decía un testimonio en Twitter.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

https://www.youtube.com/watch?v=vtYdfXoK0W0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.