Como en 1997, Las Abejas de Acteal oran por la paz en medio de amenazas

La comunidad de Acteal, en Chiapas, se reunió el pasado sábado 5 de mayo para realizar una jornada de oración por la paz debido a los hechos violentos que han ocurrido recientemente en esa comunidad y que continúan vigentes.

Como en 1997, Las Abejas de Acteal oran por la paz en medio de amenazas
En la celebración de este sábado participaron unas 400 personas y fue convocada por la Parroquia de Chenalhó. Rodrigo Soberanes.

La violencia armada se acercó una vez más a Acteal, la comunidad tsotsil del municipio de Chenalhó, en Chiapas, donde un ataque a la organización católica Las Abejas hace 20 años dejó un saldo de 45 personas asesinadas.

De acuerdo con lo denunciado por esa organización, el pasado 21 de abril por la noche su comunidad sufrió una agresión en la que fueron usadas armas de fuego. Tiros al aire. Y esos hechos, por tratarse justamente de Acteal, encendieron todas las alarmas.

Las personas armadas estarían ligadas al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) actual partido político en el poder en el municipio de Chenalhó, según los integrantes de Las Abejas.

Leer: Hombres armados destruyen sede de Las Abejas de Acteal en Chiapas.

“Con tristeza y mucha indignación denunciamos una agresión armada en la sede de nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, Casa de la Memoria y Esperanza por un grupo de personas armadas del PVEM”, dice el comunicado emitido el 22 de abril por la organización.

En la celebración de este sábado participaron unas 400 personas y fue convocada por la Parroquia de Chenalhó a raíz de esa última agresión que, de acuerdo con los hechos denunciados por ambas partes, tiene su origen en la disputa de un predio ubicado en Acteal.

El 22 de abril integrantes de Las Abejas denunciaron un ataque.

El pasado 22 de abril integrantes de Las Abejas y también el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) denunciaron que un grupo de personas armadas ingresó a su comunidad para destruir unos cuartos construidos en el predio en disputa.

También mencionaron que se escucharon detonaciones de pistolas. Tiros al aire que “asustaron” a la comunidad porque recordaron los terribles hechos de 1997.

Leer: Integrantes de Las Abejas en Chiapas son liberados ante demandas sociales.

El conflicto de los últimos días se originó porque la familia de Francisco Vázquez, uno de los sobrevivientes de la masacre, exige les sea devuelto un terreno que fue donado a Las Abejas de Acteal para albergar familias desplazadas por la violencia armada que se expandió en Chiapas a partir de 1994, con el uso de grupos paramilitares para combatir al EZLN.

Francisco Vázquez falleció en 2016. Ahora sus  hijas reclaman la devolución de ese predio y acusan a Las Abejas de despojo, al tiempo que se deslindan del ataque denunciado por Las Abejas.

Javier Ruiz Hernández, testigo de los sucesos del pasado día 21, defendió la postura de Las Abejas con respecto al predio. Dijo que construyeron recientemente ahí una casita como “una acción para defender nuestras tierras” y sostuvo que escuchó disparos.

La parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz

“Ha sido muy fuerte esta agresión porque fue con armas de fuego aunque no dispararon a las personas, dispararon al aire”, agregó Javier Ruiz.

Una sobreviviente de la masacre de 1997 que pidió reservar su identidad estuvo entre un grupo de cinco mujeres que trataron de impedir la agresión del pasado 21 de abril, hasta que integrantes de la mesa directiva de las Abejas de Acteal las convencieron de retirarse del lugar cuando los daños a las construcciones ya estaban hechos.

“Nosotras nos tomamos de la mano y fuimos a defender nuestra casita. Después destruyeron la casa. Los empujamos pero no pudimos hacer nada, ellos eran seis. Vimos que no podíamos defender y ya los dejamos”, contó la sobreviviente.

Ella aseguró que las cinco mujeres estaban dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias y que al escuchar las detonaciones recordaron de manera vívida “todo lo que vivimos en el año del 97”.

Por su lado, las cinco hijas de Francisco Vázquez y un nieto emitieron un comunicado el 26 de abril donde negaron esos hechos y acusaron “enérgicamente” a Las Abejas de despojarlas de sus tierras, que son el lugar donde están las casas que fueron atacadas.

También negaron que hubiese ocurrido una agresión como la que describieron Las Abejas, pero sí reconocieron que esa noche se escucharon disparos al aire y que no podían identificar quién o quiénes los pudieron haber realizado.

Ellas aseguran que con el retorno de las familias desplazadas en 2001 y 2002, el predio quedó vacío y por lo tanto se los deberían devolver.

Tras dos semanas de fuerte tensión en la zona, la parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz y convocó a una peregrinación en las inmediaciones de Acteal, lo cual también causó molestia entre las hijas de Francisco Vázquez, quienes dieron una conferencia de prensa en San Cristóbal de las Casas para criticar la peregrinación y reiterar sus posturas.

La parroquia de Chenalhó valoró que el tono de la disputa era demasiado alto como para que se hiciera la peregrinación. Entonces optaron por realizar un acto que, por tratarse de Las Abejas, tiene una alta carga simbólica: orar en su lugar sagrado y asumir indefensos el riesgo de una posible agresión.

La matanza del 22 de diciembre de 1997 sucedió mientras Las Abejas realizaban una jornada de ayuno y oración por el cese de la violencia armada en diversos puntos de Los Altos de Chiapas y otras regiones de ese estado.

El pasado sábado cientos de personas lanzaban sus plegarias en el centro ceremonial de Acteal –que esta edificado sobre las tumbas de las 45 víctimas- durante varios minutos  y después permanecieron tranquilas, hablando en voz baja durante media hora aproximadamente para luego repetir el ritual.

Los testimonios de sobrevivientes cuentan que la jornada de oración del 22 de diciembre de 1997 se desarrollaba justo así cuando llegaron las personas que perpetraron la masacre.

Si bien en esa ocasión el nivel de amenaza era mucho más evidente, el ambiente de este sábado en las inmediaciones de Acteal era tenso.

La reunión del sábado concluyó alrededor de las dos de la tarde después de la celebración de la Eucaristía. A Las afueras de la comunidad se encontraban las hijas de Francisco Vázquez. Previendo una intensa cobertura mediática a la jornada de oración (que no la hubo) colocaron una pancarta que expresaba sus acusaciones en contra de la mesa directiva de Las Abejas de Acteal.

Este es el tercer conflicto con uso de armas en lo que va del año en Los Altos de Chiapas. El primero fue el pleito entre los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán donde grupos armados actuaron y causaron el desplazamiento forzado de alrededor de 5 mil personas.

Después se registró otra disputa de Chenalhó, ahora con Aldama, su otro municipio vecino. Ahí hay un ejido en pleito legal y la intervención de un grupo armado que desplazó a más de 700 personas. Los tres conflictos se encuentran vigentes.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Close
Comentarios