Como en 1997, Las Abejas de Acteal oran por la paz en medio de amenazas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Rodrigo Soberanes.

Como en 1997, Las Abejas de Acteal oran por la paz en medio de amenazas

La comunidad de Acteal, en Chiapas, se reunió el pasado sábado 5 de mayo para realizar una jornada de oración por la paz debido a los hechos violentos que han ocurrido recientemente en esa comunidad y que continúan vigentes.
Rodrigo Soberanes.
Por Rodrigo Soberanes
7 de mayo, 2018
Comparte

La violencia armada se acercó una vez más a Acteal, la comunidad tsotsil del municipio de Chenalhó, en Chiapas, donde un ataque a la organización católica Las Abejas hace 20 años dejó un saldo de 45 personas asesinadas.

De acuerdo con lo denunciado por esa organización, el pasado 21 de abril por la noche su comunidad sufrió una agresión en la que fueron usadas armas de fuego. Tiros al aire. Y esos hechos, por tratarse justamente de Acteal, encendieron todas las alarmas.

Las personas armadas estarían ligadas al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) actual partido político en el poder en el municipio de Chenalhó, según los integrantes de Las Abejas.

Leer: Hombres armados destruyen sede de Las Abejas de Acteal en Chiapas.

“Con tristeza y mucha indignación denunciamos una agresión armada en la sede de nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, Casa de la Memoria y Esperanza por un grupo de personas armadas del PVEM”, dice el comunicado emitido el 22 de abril por la organización.

En la celebración de este sábado participaron unas 400 personas y fue convocada por la Parroquia de Chenalhó a raíz de esa última agresión que, de acuerdo con los hechos denunciados por ambas partes, tiene su origen en la disputa de un predio ubicado en Acteal.

El 22 de abril integrantes de Las Abejas denunciaron un ataque.

El pasado 22 de abril integrantes de Las Abejas y también el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) denunciaron que un grupo de personas armadas ingresó a su comunidad para destruir unos cuartos construidos en el predio en disputa.

También mencionaron que se escucharon detonaciones de pistolas. Tiros al aire que “asustaron” a la comunidad porque recordaron los terribles hechos de 1997.

Leer: Integrantes de Las Abejas en Chiapas son liberados ante demandas sociales.

El conflicto de los últimos días se originó porque la familia de Francisco Vázquez, uno de los sobrevivientes de la masacre, exige les sea devuelto un terreno que fue donado a Las Abejas de Acteal para albergar familias desplazadas por la violencia armada que se expandió en Chiapas a partir de 1994, con el uso de grupos paramilitares para combatir al EZLN.

Francisco Vázquez falleció en 2016. Ahora sus  hijas reclaman la devolución de ese predio y acusan a Las Abejas de despojo, al tiempo que se deslindan del ataque denunciado por Las Abejas.

Javier Ruiz Hernández, testigo de los sucesos del pasado día 21, defendió la postura de Las Abejas con respecto al predio. Dijo que construyeron recientemente ahí una casita como “una acción para defender nuestras tierras” y sostuvo que escuchó disparos.

La parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz

“Ha sido muy fuerte esta agresión porque fue con armas de fuego aunque no dispararon a las personas, dispararon al aire”, agregó Javier Ruiz.

Una sobreviviente de la masacre de 1997 que pidió reservar su identidad estuvo entre un grupo de cinco mujeres que trataron de impedir la agresión del pasado 21 de abril, hasta que integrantes de la mesa directiva de las Abejas de Acteal las convencieron de retirarse del lugar cuando los daños a las construcciones ya estaban hechos.

“Nosotras nos tomamos de la mano y fuimos a defender nuestra casita. Después destruyeron la casa. Los empujamos pero no pudimos hacer nada, ellos eran seis. Vimos que no podíamos defender y ya los dejamos”, contó la sobreviviente.

Ella aseguró que las cinco mujeres estaban dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias y que al escuchar las detonaciones recordaron de manera vívida “todo lo que vivimos en el año del 97”.

Por su lado, las cinco hijas de Francisco Vázquez y un nieto emitieron un comunicado el 26 de abril donde negaron esos hechos y acusaron “enérgicamente” a Las Abejas de despojarlas de sus tierras, que son el lugar donde están las casas que fueron atacadas.

También negaron que hubiese ocurrido una agresión como la que describieron Las Abejas, pero sí reconocieron que esa noche se escucharon disparos al aire y que no podían identificar quién o quiénes los pudieron haber realizado.

Ellas aseguran que con el retorno de las familias desplazadas en 2001 y 2002, el predio quedó vacío y por lo tanto se los deberían devolver.

Tras dos semanas de fuerte tensión en la zona, la parroquia de Chenalhó intervino para intentar preservar la paz y convocó a una peregrinación en las inmediaciones de Acteal, lo cual también causó molestia entre las hijas de Francisco Vázquez, quienes dieron una conferencia de prensa en San Cristóbal de las Casas para criticar la peregrinación y reiterar sus posturas.

La parroquia de Chenalhó valoró que el tono de la disputa era demasiado alto como para que se hiciera la peregrinación. Entonces optaron por realizar un acto que, por tratarse de Las Abejas, tiene una alta carga simbólica: orar en su lugar sagrado y asumir indefensos el riesgo de una posible agresión.

La matanza del 22 de diciembre de 1997 sucedió mientras Las Abejas realizaban una jornada de ayuno y oración por el cese de la violencia armada en diversos puntos de Los Altos de Chiapas y otras regiones de ese estado.

El pasado sábado cientos de personas lanzaban sus plegarias en el centro ceremonial de Acteal –que esta edificado sobre las tumbas de las 45 víctimas- durante varios minutos  y después permanecieron tranquilas, hablando en voz baja durante media hora aproximadamente para luego repetir el ritual.

Los testimonios de sobrevivientes cuentan que la jornada de oración del 22 de diciembre de 1997 se desarrollaba justo así cuando llegaron las personas que perpetraron la masacre.

Si bien en esa ocasión el nivel de amenaza era mucho más evidente, el ambiente de este sábado en las inmediaciones de Acteal era tenso.

La reunión del sábado concluyó alrededor de las dos de la tarde después de la celebración de la Eucaristía. A Las afueras de la comunidad se encontraban las hijas de Francisco Vázquez. Previendo una intensa cobertura mediática a la jornada de oración (que no la hubo) colocaron una pancarta que expresaba sus acusaciones en contra de la mesa directiva de Las Abejas de Acteal.

Este es el tercer conflicto con uso de armas en lo que va del año en Los Altos de Chiapas. El primero fue el pleito entre los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán donde grupos armados actuaron y causaron el desplazamiento forzado de alrededor de 5 mil personas.

Después se registró otra disputa de Chenalhó, ahora con Aldama, su otro municipio vecino. Ahí hay un ejido en pleito legal y la intervención de un grupo armado que desplazó a más de 700 personas. Los tres conflictos se encuentran vigentes.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Esto no parece una ola de COVID, parece un tsunami': la odisea de una mexicana en la India

El país reporta nuevos récords mundiales de contagios diarios y sufre por falta de camas de hospital y oxígeno. Nayelly Rodríguez, una mexicana que vive en ese país desde hace 6 años cuenta que ella y toda su familia tiene COVID.
3 de mayo, 2021
Comparte

“En India no hay mucha esperanza. El covid-19 parece imparable. La gente tiene miedo. Temen que sus seres queridos mueran porque no haya lo más básico para que los traten, como el oxígeno”, cuenta a BBC Mundo la mexicana Nayelly Rodríguez Cortés.

Rodríguez, de 29 años, se convirtió al Islam hace 11 años en su natal Guadalajara. Después conoció a su esposo Feroz Khan, con quien tiene 3 hijos, de 8, 6 y 3 años.

Viven desde hace 6 años en Ghaziabad, en el norte del país, a 45 kilómetros de Nueva Delhi.

El jueves pasado, después de presentar síntomas de covid-19 -entre ellos tos, dolor de cuerpo y fiebre-, su prueba dio positivo. Un par de días después ocurrió lo mismo con su esposo y sus hijos.

“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana, como es conocida de manera coloquial.

Escasez de camas y oxígeno-6543

Asegura que no tiene tanto miedo por ella y su familia, pero acepta que cuando camina para hacer algo en su casa le falta el aliento.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana.

“Esa es la gran incertidumbre que tenemos en nuestra casa y todos los enfermos en India. ¿Qué hacemos si empeoran nuestros síntomas? ¿Vamos a poder conseguir lo más básico, como oxígeno o una cama en el hospital?”.

India ha registrado nuevos récords mundiales de nuevas infecciones de covid-19, alcanzando casi 400.000 en un día y está enfrentando una severa escasez de camas de hospital, así como tanques de oxígeno medicinal.

“Es muy difícil conseguir un tanque. Y algunos están lucrando: los están vendiendo hasta en 1.000 dólares, una cifra que es inaccesible para la mayoría, sobre todo después de que las personas se han quedado sin empleo y sin forma de tener dinero”.

Familias enteras

Cuenta que en el conjunto de edificios donde vive, y por lo que oye en las noticias, lo que pasó con su familia es lo que está pasando en el país: se enferman familias enteras.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
El esposo y los hijos de Nana también dieron positivo por covid-19.

“Hay muchísimos contagiados, los casos aumentan exponencialmente. Cada día nos enteramos de más y más personas. Esto no parece una ola, parece un tsunami”.

Nana dice que cada vez se sabe también de más muertos por covid, entre ellos los papás de un vecino.

“Y un caso que me impactó mucho, es que en los edificios donde vivo, hace dos semanas, un niño de apenas 8 años se desmayó en el parque y murió antes de llegar al hospital. Ahí les dijeron a sus padres que fue por el virus”.

Con más de 19 millones de casos registrados, India es el segundo país con más infecciones, solo después de Estados Unidos.

Hasta el momento ha reportado casi 212.000 muertes, pero se cree que esta cifra va a aumentar mucho en los próximos días debido a este nuevo fuerte embate del virus y por sospechas de los medios que no todas las muertes han sido reportadas.

Exceso de muertes

Nana dice que en febrero se oían pocos casos, que la gente empezó a relajarse y hacer una vida más normal, incluso a asistir a festivales religiosos masivos, y que en parte eso ayudó a la propagación del virus. En el país circula una variante del covid-19 de la que todavía no se conoce mucho.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
Nana y su esposo tienen tres hijos, de 8, 6 y 3 años.

Por todo el mundo circulan fotografías y videos en los que se ven crematorios con muchas piras que no dejan de arder y filas de cuerpos que esperan por hasta 20 horas a ser incinerados.

El diario The Hindu causó conmoción con una noticia de que el cuerpo de un hombre esperando turno fue parcialmente comido por un perro callejero.

También se han acondicionado lugares como parques y estacionamientos para hacer las cremaciones.

En Delhi, un crematorio que había sido creado para incinerar mascotas, pero que todavía no había entrado en operación, se está usando para personas.

“Los musulmanes cuando morimos no podemos ser cremados, sino enterrados. Pero los panteones también están ya llenos”, cuenta.

Calles de India

Cortesía
La única conexión de Nana con el exterior por ahora es la ventana de su casa.

Nana dice que ella ha visto un gran aumento de contagios comparados con la primera ola de coronavirus en 2021.

En ese tiempo ella documentó en su canal de Youtube cómo salió a ayudar al éxodo de migrantes trabajadores que volvían a sus pueblos y aldeas. Les daban agua y alimento para que pudieran continuar caminando ya que se cancelaron los trenes y los autobuses.

“Muchísimas personas viven al día y han perdido sus trabajos. Están en una situación desesperada. Así que los migrantes de otros estados otra vez dejaron la ciudad y se fueron a sus lugares de origen, para no morir de hambre. Aunque, también allá pueden morir porque hay menos infraestructura médica”.

Restricciones

Por ahora Delhi y otras ciudades están en confinamiento. Los únicos negocios abiertos son de comida o de medicamentos. Ella vive en el piso 26 de un edificio y su única conexión con el exterior es su ventana. “Desde allí veo la carretera y las calles. Están desiertas. No hay gente. Pasan muy pocos automóviles”, cuenta.

Su familia en México está preocupada por ella y por la situación en India. “Tienen miedo de que nos lleguemos a poner graves. Quisieran venir a ayudarnos, pero no se puede, estamos a más de un día en avión de distancia y ahorita es casi imposible viajar”.

Estados Unidos anunció que restringirá los viajes a India a partir de la próxima semana. Australia ha prohibido todos los vuelos a India y ha prohibido a sus ciudadanos regresar desde ese país, anunciando que serían castigados con multas y hasta 5 años de cárcel.

En India se tenía esperanza en las vacunas, por ser el primer productor a nivel mundial. Sin embargo, varios estados -algunos de los más afectados por la covid- han reportado falta de vacunas.

Hasta ahora solo se han aplicado 150 millones de dosis en una población de 1.300 millones. Por ahora, India ha detenido las exportaciones de AstraZeneca para vacunar a sus ciudadanos.

“Por ahora nuestra esperanza es que llegue ayuda de otros países. La gente está muriendo no sólo del virus, sino por falta de lo esencial para tratarlo. No sabemos cómo puede parar esto”, lamenta Nana.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.