close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cuánto se ha gastado, y cuál es el esquema de financiamiento del Nuevo Aeropuerto

En un inicio, se dijo que el Nuevo Aeropuerto tendría un costo de 169 mil millones de pesos, pero esa cifra se ha incrementado; para financiar la obra, el gobierno aumentó 124% una tarifa que se cobra a los pasajeros en el Aeropuerto Benito Juárez, en vuelos internacionales.
Por Arturo Daen / Animal Político y Verificado 2018
15 de mayo, 2018
Comparte

La obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que el gobierno de Enrique Peña Nieto estima tendrá un costo de construcción de 13,300 millones de dólares, es cuestionada por el puntero en las encuestas, rumbo a la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

El político tabasqueño planteó en el inicio de las campañas que la obra debía cancelarse, porque es demasiado cara, y que era mejor conservar el aeropuerto actual (AICM, Benito Juárez) y construir dos pistas adicionales en la base militar de Santa Lucía, para resolver el problema de saturación.

Sin embargo, a la postre dijo que, de ganar la elección del 1 de julio, buscaría tener un diálogo con Peña Nieto, para analizar la viabilidad del Nuevo Aeropuerto, e incluso planteó la posibilidad de hacer una licitación, para que la obra de infraestructura esté a cargo de la iniciativa privada, y no se gasten más recursos públicos en ella.

En medio de la polémica, y al estar cada vez más cerca el día de los comicios, te presentamos una guía con puntos clave sobre el proyecto, que se dice será de la Ciudad de México, aunque se desarrolla en tres municipios mexiquenses, que son Ecatepec, Texcoco y Atenco:

Millones en vuelo

En la página del Nuevo Aeropuerto se indica cuál ha sido el importe pagado, hasta el 31 de marzo de 2018, por Obras preliminares y estudios, Obras Lado Tierra y Obras Lado Aire.

Al hacer la suma, se obtiene que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) –empresa de participación estatal mayoritaria, encargada de la construcción— ha pagado a contratistas 25 mil millones de pesos, y ya está comprometido el pago de 119 mil millones de pesos.

No se precisa cuánto de ese gasto es con recursos públicos, asignados en el Presupuesto de Egresos (PEF), y cuánto corresponde a los recursos que son denominados privados, que genera la tarifa que se cobra a los usuarios del Aeropuerto Benito Juárez, conocida como TUA.

De acuerdo con los documentos del PEF, en los ejercicios fiscales de 2015 a 2018 fueron asignados al menos 39 mil millones de pesos de recursos públicos, a la construcción del Nuevo Aeropuerto, sin que haya un indicador claro en su página web, de a qué rubro se han dirigido estas cantidades, aprobadas por el Congreso, y cuáles fueron las modificaciones presupuestales.

El GACM, para esta obra, ha prometido máxima transparencia, sin embargo, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su revisión a la Cuenta Pública 2016, alertó que el Grupo había fallado en hacer una distinción clara, respecto a cuánto había de recursos públicos y cuánto de recursos privados, en las ampliaciones presupuestales que le aprobó Hacienda.

“Los recursos ejercidos por el GACM reportados en Cuenta Pública no se presentan de manera segregada de forma que se identifiquen los montos de la fuente privada y fiscal”, indicó la ASF.

Un ejemplo: En 2016, en el ramo 09 de Comunicaciones y Transportes, fueron aprobados 5,500 millones de pesos para inversión física en el Nuevo Aeropuerto, y ya en el reporte de la Cuenta Pública, se indicó que el gasto ejecutado fue de casi 37 mil millones de pesos. Es decir, 548% más.

Aunque en una nota se precisó que en el presupuesto modificado y ejercido habían sido considerados 31,600 millones de pesos de una partida adicional (46101 Aportaciones a fideicomisos públicos con tipo de gasto 9), no se precisó cuánto de ese dinero había sido de recursos PEF, y cuánto de recursos privados.

Si no se distinguen recursos fiscales y privados, de acuerdo con los reportes de la Cuenta Pública y la ASF, de 2014 a 2018 la asignación de gasto para la construcción del Nuevo Aeropuerto ha sido de al menos 85 mil millones de pesos. Poco más de un tercio del total estimado, con la expectativa de que el aeropuerto ya está listo para operar en 2020, en una primera etapa.

Lee: Verificado.mx: De Santa Lucía a la opción de licitar; las dudas y virajes en la propuesta aeroportuaria de AMLO

Lo pagan los usuarios

Para pagar el Nuevo Aeropuerto, además de los recursos fiscales o del PEF, el gobierno de Peña Nieto dispuso que se utilicen recursos generados por la Tarifa de Uso de Aeropuerto, conocida como TUA.

Estos recursos son los que el Grupo Aeroportuario denomina como recursos privados, y espera que cubran el 70% del costo total de la obra (ese calculó cambió, en un inicio se previó que cubrieran un 58%).

La TUA es un cobro que está incluido en el costo del boleto de avión de cada pasajero que utiliza el actual Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM) -en vuelos de salida-, y también se cobrará a quienes usen el Nuevo Aeropuerto.

El gobierno fija esta tarifa de forma unilateral, está expresada en dólares, y cada año se determina su equivalente en pesos.

Desde que se anunció el Nuevo Aeropuerto, ha tenido un aumento considerable.

La TUA para vuelos nacionales pasó de ser de 15.91 dólares, a 23.20 dólares, en 2018. Esto es un aumento del 45%.

En el caso del cobro por vuelos internacionales, pasó de ser de 19.59 dólares, a 44.07 en 2018. Un aumento del 124%.

Esta Tarifa del Uso del Aeropuerto o TUA es parte esencial del financiamiento del Nuevo Aeropuerto; ese ingreso ha sido la garantía de pago del Grupo Aeroportuario, para pedir créditos, o colocar bonos verdes de deuda, con los que bancos e inversionistas internacionales le han dado recursos, en dólares.

Ese ingreso constante también le permite al Grupo Aeroportuario presumir que el Nuevo Aeropuerto es autofinanciable, ya que lo están pagando los propios usuarios, nacionales e internacionales, con la TUA.

Federico Patiño, el 26 de marzo pasado, explicó que para la construcción del Nuevo Aeropuerto el Grupo Aeroportuario había “levantado” u obtenido hasta ahora 10 mil de los 13 mil 300 millones de dólares necesarios.

6 mil millones de dólares a través de bonos verdes; 1,600 millones de dólares, por medio del fideicomiso de inversión denominado Fibra E; mil millones de dólares, con una línea de crédito revolvente, y 1,250 millones de dólares de recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

¿Cuál sería el costo total?

La principal crítica de López Obrador a la obra del Nuevo Aeropuerto es el costo, a su parecer exacerbado.

De acuerdo con el GACM, prevalece el cálculo inicial, de que la construcción costará al menos 13 mil 300 millones de dólares.

Sin embargo, cuando fue presentado en 2014, se dijo que en pesos mexicanos el costo sería de 169 mil millones de pesos, con un tipo de cambio de 13 pesos por dólar.

Y ahora, cuatro años después, con un tipo de cambio de 19 pesos por dólar, se habla de que el aeropuerto en Texcoco costará al menos 240 mil millones de pesos (es la cifra que dio Patiño, aunque en la cartera de Programas y Proyectos de Inversión de Hacienda, se considera un monto de 195 mil millones de pesos).

El director del GACM ha insistido en que el costo del aeropuerto está estrechamente vinculado con el tipo de cambio, ya que la obra está dolarizada.

Por un lado, varios de los componentes o materiales son de exportación; y por el otro, los recursos que capta el Grupo Aeroportuario con bonos, créditos o fideicomisos son en dólares, y una de sus principales fuentes de financiamiento, la TUA, también está expresada en esa moneda.

Asesores de López Obrador, como el ingeniero Javier Jiménez Espriú -a quien propone como secretario de Comunicaciones y Transportes- rechazan esos argumentos, e insisten en criticar que el costo en pesos se haya elevado.

Jiménez Espriú, además, acusa que el esquema de financiamiento del Nuevo Aeropuerto es ilegal, porque no se consideran como deuda pública los préstamos que ha obtenido el Grupo Aeroportuario, utilizando un fideicomiso y colocando como garantía de pago los ingresos de la TUA.

“Una deuda pública, se ha disfrazado de deuda privada”, dijo en entrevista con Televisa, el 26 de abril.

En ese sentido, la ASF apuntó: “Se advierte que el esquema de financiamiento para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, si bien permite al Gobierno Federal captar recursos para atender necesidades que no pueden ser cubiertas presupuestalmente, también origina que la captación del financiamiento no se refleje como un pasivo, ni se reconozca como deuda y tampoco se registre en las finanzas públicas”.

Deuda por años

Con el instrumento de los bonos verdes, por ejemplo, hay un monto de 3 mil millones de dólares que tiene como plazo de pago el año 2047 (con una tasa de interés anual de 5.500%); y otros mil millones, con vencimiento en el 2028.

Es decir, esa deuda podría seguirse pagando hasta ese entonces; aunque como ya se ha mencionado, el Grupo Aeroportuario estima que ese monto sea cubierto con la TUA, con recursos que considera privados.

Los bonos verdes son instrumentos que permiten obtener fondos, se pagan a cierto plazo, con sus respectivos intereses, y tienen como peculiaridad que los recursos que presten los inversionistas o tenedores deben ser utilizados para obras que procuren el cuidado del medio ambiente.

“Todo bono es deuda, para el emisor. Todo el que emita un bono, es deuda. Así sea el gobierno o sean las corporaciones privadas, o incluso organismos no gubernamentales”, explica el economista Raymundo Tenorio.

Cuánto se gastará en mantenimiento

En un lapso de 50 años, de acuerdo con el observatorio del gasto de la Secretaría de Hacienda, se estarían gastando unos 569 mil millones de pesos en operación y mantenimiento del Nuevo Aeropuerto.

Si se considera ese monto, el costo total del proyecto superaría en las próximas cinco décadas los 764 mil millones de pesos, sin considerar todo tipo de imprevistos, que podría aumentar la cifra.

El costo de cancelar

De acuerdo con el Grupo Aeroportuario, en este momento hay 321 contratos firmados, cerca de un 30% de avance de la obra, y cancelar costaría unos 120 mil millones de pesos, considerando lo que ya se ha invertido, y las demandas que habría de los contratistas, y penas convencionales.

Otro factor a considerar es que, de acuerdo con el gobierno de Peña Nieto, 45 mil personas trabajan en este momento en la construcción del Nuevo Aeropuerto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los alimentos que ayudan al cerebro a funcionar mejor

Desde el punto de vista del funcionamiento del cerebro hay diversos nutrientes y alimentos muy importantes, pero la clave siempre está en llevar a cabo una dieta equilibrada, coinciden expertos.
30 de octubre, 2019
Comparte

Una buena alimentación es clave para para nuestra salud en general, y para la de nuestro cerebro en particular.

“La alimentación es uno de los pocos factores de riesgo de enfermedades neurológicas que está en nuestra mano modificar y controlar”, le dijo a BBC Mundo el doctor Gurutz Linazasoro, portavoz de la Sociedad Española de Neurología.

Los expertos señalan que no hay alimentos mágicos, sino que lo importante es llevar un patrón dietético equilibrado.

“El patrón dietético que más se ha estudiado es la dieta mediterránea”, explica Linazasoro.

“Se sabe que disminuye el riesgo de padecer alzheimer y parkinson, también disminuye el de sufrir enfermedades cardiovasculares y disminuye el riesgo de obesidad, que indirectamente también incide sobre la salud cardiovascular”.

Una dieta mediterránea típica incluye muchos vegetales, frutas, legumbres, cereales y productos ricos en carbohidratos como el pan integral, la pasta y el arroz integral.

También contiene cantidades moderadas de pescado, carne blanca y algunos productos lácteos. Y además utiliza para cocinar y aderezar sobre todo aceite de oliva.

“Las claves son comer sano, equilibrado y con moderación“, insiste el experto.

Teniendo en cuenta estas recomendaciones, desde el punto de vista del funcionamiento del cerebro hay diversos nutrientes y alimentos muy importantes. Veamos algunos de ellos.

Pescado azul

El sistema nervioso y concretamente el cerebro son tejidos muy ricos en agua pero que también tienen un componente lipídico (graso) muy importante, le explicó a BBC Mundo el dietista-nutricionista y doctor en Biología Funcional y Molecular Ramón de Cangas.

De hecho, explica el también miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética, más de un 60% de su peso seco está constituido por lípidos, por lo que ciertos ácidos grasos cobran especial relevancia.

Pescado azul.

Getty Images
Los pescados azules son ricos en el ácido graso omega-3, un nutriente relacionado con un menor deterioro cognitivo.

Los pescados azules son ricos en el ácido graso omega-3 docosahexaenoico (DHA).

Una dieta rica en este nutriente “ha demostrado suponer una serie de beneficios, entre ellos un menor deterioro cognitivo y menor riesgo de enfermedades como el alzheimer”.

Cítricos y verduras

Son alimentos ricos en vitamina C, que según varios estudios se asocia con un mejor desempeño cognitivo.

“Quizás se debe a su función antioxidante y a que participa en la producción de los neurotransmisores —las biomoléculas que se encargan de transmitir la información de una neurona a otra—”, explica el nutricionista.

Ocurre lo mismo con los plátanos, ricos en piridoxina, una forma de vitamina B6 que participa en el metabolismo de los neurotransmisores.

Cacao puro y canela

Son alimentos ricos en polifenoles, que “han mostrado resultados interesantes en prevención del deterioro cognitivo por su efecto antioxidante que protege a las neuronas”, dice Ramón de Cangas.

Aguacates

Getty Images
Los aguacates poseen un tipo de ácidos grasos saludables para nuestro cerebro.

Aguacates

Los aguacates, junto con el aceite de oliva y otras fuentes de grasa monoinsaturadas (un tipo de grasa saludable) “son interesantes en la prevención del deterioro cognitivo justamente por su riqueza en este tipo de ácidos grasos y también en ciertos fitoquímicos (nutrientes de origen vegetal)”, dice el dietista-nutricionista.

Nueces

Las nueces son excelentes fuentes de proteínas y grasas saludables.

Son ricas en un tipo de ácido graso omega-3 llamado ácido alfalinolénico (ALA), que ayuda a bajar la presión arterial y protege las arterias. Esto es bueno tanto para el corazón como para el cerebro, según la Escuela de Medicina de Harvard.

Nueces

Getty Images
Los frutos secos son fuentes de proteínas y grasas saludables.

Los tres enemigos del cerebro

Linazasoro insiste en que la clave de todo esto es la variedad, pero también la moderación.

“De nada sirve comer todos los días dos kilos de nueces o todos los días dos aguacates”.

“No existen alimentos milagrosos ni dietas milagrosas, pero sí hay los que son enemigos para el cerebro, como la sal, el azúcar y las grasas trans (las que se encuentran en los alimentos procesados)”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KJDp1Nt_ySw

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=BmR2nHqIzTI&t=33s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.