close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
En busca de un ejército electoral: Morena, PRI y Frente alistan estrategias para defender el voto
Los ciudadanos que enrolen los partidos serán los responsables de defender el voto el 1 de julio y evitar que factores externos incidan en la voluntad de los ciudadanos. Morena recluta a ciudadanos por todo el país; el PRI opera con su maquinaria y el PAN lo resuelve con tecnología.
Cuartoscuro
7 de mayo, 2018
Comparte

Los partidos alistan sus equipos y estrategias para defender los votos el próximo 1 de julio.

La mayoría de esos ‘soldados’ serán los representantes de partido en las casillas. Además de lealtad a su militancia, deben estar capacitados para reconocer las faltas e irregularidades que puedan desarrollarse el día de la contienda electoral.

El término defensa del voto inició en la década de los ochenta en “una época donde existían prácticas de fraude y la oposición decía que había que defender el voto, era una suerte de activismo social para cazar ‘mapaches’, detener robo y relleno de urnas”, explica Luis Carlos Ugalde, director general de Integralia Consultores y expresidente del Instituto Federal Electoral.

Ante el desprestigio y falta de credibilidad de las instituciones, el principal factor de confianza el día de la elección son el poder y la presencia de los ciudadanos.

Eduardo Espinosa Silis, abogado en materia electoral y director de Strategia Electoral, explicó que quienes tienen el control de la elección, son los ciudadanos, y cada uno de los funcionarios de casilla que estarán ahí.

Señaló que el voto masivo es otra forma de defender el sufragio, ya que aunque los partidos tengan cierta capacidad de movilización, el ejercicio masivo resta injerencia en el resultado de la coacción del voto.

En la próxima elección se elegirá al presidente del República, 9 gobernadores y 30 poderes locales. Son 3,400 cargos los que integran la contienda.

Morena, el ejército que se recluta

Morena tiene el objetivo de conseguir 500 mil voluntarios que serán los ‘ojos’ y ‘oídos’ de Andrés Manuel López Obrador.

Desde que empezó la campaña y en cada acto, el tabasqueño expone sus propuestas y a su despedida pide un momento más de atención. Aunque declara que “las encuestas nos favorecen”, llama a no confiarse e invita a sus simpatizantes para alistarse como representantes de casilla para defender el voto de “la mafia del poder”.

—¿Protestan evitar el fraude? —pregunta AMLO en sus actos.

La mayoría simpatizante levanta el brazo con solemnidad y responden con un coro sonoro “protesto”.

Leer: AMLO mantiene ventaja de 39% tras el debate; Anaya crece 5 puntos y llega a 25%: Parametría

La idea de crear una “superestructura” de defensa del voto inició en 2006, cuando López Obrador perdió por un ajustado margen (.56% del total de los votos) contra Felipe Calderón, al que acusó de ‘robarle’ el triunfo.

Esta defensa se avivó tras la última elección a gobernador del Edomex cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) validó la votación y el triunfo del PRI con Alfredo del Mazo, a la par que desestimó las denuncias de fraude y consideró que Morena, PAN, PRD y PT no sustentaron sus acusaciones.

Para reunir el ‘ejército electoral’, López Obrador colocó operadores para las cinco circunscripciones electorales: Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Julio Scherer, Rabindranath Salazar y Bertha Luján.

A ellos, se suman sus hijos, Gonzalo como coordinador nacional del aparato de defensa, y José Ramón y Andrés Manuel López Beltrán como enlace estatal de Morena en Edomex y en la CDMX, respectivamente.

Paralelo a esa estructura, Morena trabaja en otra estrategia que agrupa “equipos de abogados” para cada circunscripción, ellos ayudarán a denunciar “las formas de coacción del voto o de fraude que se puedan dar el 1º de julio”, explica Bertha Luján.

Los cinco operadores de defensa del voto trabajan en coordinación con los Comités seccionales de Morena en todo el país; éstos llevan dos años trabajando en la designación de Coordinadores de representantes generales y Representantes generales. Ambas figuras son militantes y “personas de confianza” del partido, reciben un sueldo y capacitaciones en temas jurídicos.

Los Representantes generales trabajan en terreno, hacen “brigadeo casa por casa” para la promoción del voto, elaboran “una lista de convencidos” y conforman una lista de posibles representantes de casilla, detalla Luján.

Para la gran elección, Morena tiene como objetivo reunir cuatro representantes por casilla. Ellos, como voluntarios no recibirán pago, no tienen que contar con afiliación y el partido se encargará de su capacitación.

Las brigadas también se organizan para conseguir representantes y ofrecer apoyo en zonas calientes como Tamaulipas, Michoacán, Guerrero y Edomex donde se documentaron casos de amenazas y agresiones a simpatizantes de Morena en la elección a gobernador del 2017.

“Se va a pedir la presencia de la fuerza pública para que se cuide la paz en las casillas y alrededor de las casillas”, puntualizó Luján.

La maquinaria del PRI

El PRI es el único partido que tiene representantes en cada uno de los 2 mil 457 municipios del país y eso, dicen los líderes del PRI, hace la diferencia en una elección.

La maquinaria priista para esta elección arrancó hace un año con la selección de los líderes de los organismos del partido y representantes en tierra para que, el día de la elección, cuiden y promuevan el voto. Su objetivo es ganar 30 millones de votos para llevar a José Antonio Meade a la presidencia

“El PRI es una organización compleja, extensa, nacional y con presencia de alguna de las vías en todo el territorio del país. Existe desde las Baja Californias hasta la península. Es el único partido nacional con estructuras establecidas”, sostiene Beatriz Paredes, coordinadora de la tercera circunscripción que integra Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

La operación del PRI de cara a la elección trabaja por dos vías. Una, integrada por la estructura histórica con las tres principales confederaciones del país: la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), la Confederación Nacional Campesina (CNC), la Confederación de Trabajadores de México (CTM); 11 organismos políticos y 27 organizaciones adherentes.

La segunda se conforma por la estructura de campaña, integrada por 43 generales que incluye desde enlace con empresarios, hasta coordinadores regionales.

Leer: Ellos forman el cuarto de guerra de Meade: 8 excolaboradores cercanos y 22 priistas de carrera

Por eso es que aunque otros partidos, como Morena donde “la presencia de expriistas es preponderante”, preparan una estructura de defensa del voto, no se comparan con la maquinaria del priismo. “Son muy competitivos, tienen fuerzas regionales más potentes, (pero) no alcanzo a ver una estructura nacional”, asegura Beatriz Paredes.

Arturo Zamora Jiménez, secretario de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), explica que tras el arranque de campaña, “nos dedicamos a prepararnos exclusivamente para el proceso electoral”. Zamora insiste que “andar en mítines no es rentable para lo que viene, que es el trabajo, la información, a través de nuestras redes de lo que tenemos que propagar de nuestro candidato y también el trabajo de contención”.

Sólo la CNOP tiene 512 representantes en el país organizándose desde marzo de 2017. La maquinaria cuenta con un responsable electoral en cada uno de los 300 distritos del país, a ellos, sumarán a cuatro personas más como representantes de casillas para operar la promoción, movilización y defensa jurídica del voto.

La apuesta del PRI está en el trabajo en tierra, en engrasar una maquinaria que se comunica “todos los días, en todo momento, para convencer persona a persona”, explica el líder de la CNOP.  

Una app para cuidar el voto del Frente

Ricardo Anaya y la coalición Por México al Frente iniciaron sus actividades proselitistas con un hackatón, colocando a la tecnología como un símbolo de futuro y de ruta al cambio, capaz de general soluciones a problemas como corrupción, desigualdad y violencia.

El Frente se apoyará en la tecnología para defender el voto el día de la jornada electoral.

Ernesto Ruffo Appel, senador y coordinador de Defensa del voto en la campaña, declaró que el frente usará una aplicación móvil para evitar algún tipo de fraude el día de la elección.

La red de militantes y ciudadanos voluntarios que vigilarán las casillas usarán la app para monitorear y reportar irregularidades.

“Tenemos que tener un sistema de monitoreo para que a los representantes generales, observadores nacionales o internacionales, les puedas decir mira acá hay un foco rojo”, explica el exgobernador de Baja California.

El Frente es una coalición nacional – por primera vez en la historia – entre partidos de izquierda y de derecha, por ello, además de la suma de estructuras partidistas, se está conformando un núcleo de organizaciones civiles y ciudadanos sin militancia para vigilar la jornada electoral, explica Ruffo Appel.

“Si tienes una abundante presencia de voluntarios ciudadanos y partidistas por la misma causa no hay manera de que te trastornen el proceso”, declara Appel y explica que sólo alcanzan a cubrir el 60% al día de la elección, por lo que el otro 40% tendrá que ser de los ciudadanos para complementarse en un solo sistema y que haya una sola visión del proceso electoral.

Leer: Lo que está en juego en 2018, con la elección más grande en la historia de México.

Una de las principales preocupaciones del Frente ante la defensa del voto son los lugares en los que se presentan votaciones atípicas, como por ejemplo en Chiapas, donde aunque haya representantes de casi todos los partidos, el 100% de votos son para el Partido Verde que gobierna la entidad.

“Ahí es donde tienes que cuidar no solo la casilla, también el traslado y esta figura que establece el INE de CAE (Capacitadores Asistentes Electorales) no le metan la mano”, explica Miguel Muñoz, secretario de elecciones de Movimiento Ciudadano, consciente de que cada partido se apoya en su propia militancia.

Otro lugar considerado como foco rojo es el Estado de México.

Ruffo Appel enuncia que ante la posibilidad de un fraude del PRI – que gobierna el estado – es necesario, que todos – incluidos otros partidos que no forman parte del Frente – vigilen la elección.

“Yo se lo platiqué a Morena, les dije esto es ecuménico, que en términos de la iglesia quiere decir todos, lo que nos interesa es la transparencia del proceso electoral.

—¿En esto entran todos, todos?

—Sí, por eso hablo de un tótem electoral ciudadano, y si los de Morena se quieren inscribir ahí, pues que se inscriban, dijo Ruffo Appel.

Para hablar de sus estrategias para defender el voto se buscó a los equipos de los candidatos independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo una respuesta.  

Un ejército electoral

Espinosa Silis tiene muy claro que el partido que mejor trabaja en la defensa del voto es el PRI, “que alcanza a desplegar el mayor número de personas y que en su mayoría tienen mayor conocimiento de qué hacer el día de la jornada electoral en la casilla”.

Los demás partidos “no trabajan en sus estructuras, todo mundo está ahorita concentrado en las campañas, en la publicidad, los debates y mil cosas, pocos están preparando al ejército electoral en la defensa del voto y sobre todo por capacitar a las personas, si no nos dicen qué tenemos que ver, pues está muy difícil”.

Luis Carlos Ugalde exconsejero electoral explicó que con el paso del tiempo han mejorado los estándares de legalidad y transparencia del conteo de votos, pues la defensa se ha transformado en observación electoral.

Sin embargo hay otros fenómenos que ocurren antes de la jornada electoral que se han deteriorado en los último 10 años: clientelismo electoral, movilización de votantes, compra del voto, inhibición del voto, financiamiento ilegal de campañas, gasto excesivo de campañas, desvío de recursos públicos, pago de cobertura informativa de manera ilegal, etc.

“Estos fenómenos que sí están afectando las condiciones de competencia, que sí están generando un problema mayor de corrupción, no tiene nada que ver con la defensa del voto sino con en todo caso propiciar las condiciones legales de las contiendas políticas”.

Con información de Itxaro Arteta, Alejandra del Castillo, Manuel Ureste, Agustín Salgado y Nayeli Roldán.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
"Lo que diga mi dedito": Así es como AMLO evade temas de los que no quiere hablar
El presidente de México ha respondido en varias ocasiones con la frase "lo que diga mi dedito", evadiendo un tema que no quiere enfrentar.
12 de abril, 2019
Comparte

Una periodista le preguntó al presidente de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO) si estaba de acuerdo con las declaraciones del expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, de que “la gente que tiene miedo construye muros”, haciendo referencia al presidente Donald Trump.

La pregunta al presidente mexicano fue hecha el pasado 4 de abril durante su conferencia de cada mañana y se refería a la intervención de Obama durante la Cumbre Mundial de Comercio, que se realizó en Sevilla, España.

La respuesta de AMLO fue: “Lo que diga mi dedito”, mientras agitaba su índice derecho de lado a lado, en señal de un no.

Luego continuó hablando de algo completamente distinto a lo que le preguntaron.

Vamos a batear, aunque sea teóricamente“, dijo, tal vez confesando así su intención de enviar lejos el tema.

“Me gustaría batear en una práctica de béisbol, pero no he podido. Antier fui un ratito al campo de la universidad”, continuó.

Conferencia de prensa de AMLO y el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

Getty Images
Las conferencias de prensa pueden seguirse en “streaming” por YouTube.

“Estuve bateando bien, bien. Veía yo en la pelota algunas cositas que no me gustaban y macaneaba yo fuerte, le daba yo en el mero centro. Y así saca uno también, se relaja, es como suspirar profundo, pero bueno, bateo, bateo”, relató el mandatario mexicano.

“No es la primera vez”

No es la primera vez que el presidente de México alude al movimiento de su dedo como respuesta para evadir un tema del que no quiere hablar. Lo hacía desde que era el jefe de gobierno de la Ciudad de México entre 2000 y 2005, coinciden los distintos analistas entrevistados por BBC Mundo.

Y AMLO también recurrió al gesto -y la frase- en su campaña electoral, por ejemplo para negar las acusaciones de corrupción en contra de la exdiputada y candidata de MORENA Eva Cadena, en abril de 2017; o, en marzo del año siguiente, para negarse a polemizar con el entonces secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong.

El entonces candidato explicó entonces que pensaba recurrir a la estrategia para rehuir a las provocaciones.

Voy a usar lo que hace como 16 o 18 años usaba yo: lo que diga mi dedito. Si me preguntan ‘¿Te vas a pelear?’ ‘Lo que diga mi dedito’. ‘¿Vas a contestar? Que dijeron que te faltan pantalones’. ‘Lo que diga mi dedito'”, adelantó entonces.

AMLO

Reuters
AMLO utiliza “el dedito” para “batear” las preguntas incómodas.

“Cuando AMLO hace lo del dedito da una respuesta de negación, pero también de evasión“, explica Lorena Umaña, coordinadora de la carrera de Sociología en la UNAM.

Según Umaña, en su discurso el mandatario acostumbra combinar los argumentos racionales y los emocionales.

“El tema del muro, en específico, es uno de los que responde de forma más emotiva, con gesticulaciones, reiteración con el dedo, con dichos o modismos. AMLO evade el tema de las relaciones entre México y Estados Unidos“, destaca.

“En otros temas, como la corrupción o el aeropuerto, si utiliza argumentos más racionales”, le dice a BBC Mundo.

Una mujer con un niño tratando de cruzar el Río Bravo, frontera natural entre México y Estados Unidos.

Reuters
Según las autoridades estadounidenses, la migración en la frontera sur de su país ha alcanzado un punto de quiebre.

Según la especialista de análisis de discurso político, el primer tipo de respuesta se relaciona con unabúsqueda de empatía, de solidaridad,con sus interlocutores.

Con esto, AMLO, “trata de evadir el conflicto, de mantener una distancia de cordialidad muy cuidadosa”, dice Umaña.

Y, con la analogía del béisbol, lo que está diciendo es “no vamos a responder de manera agresiva a esa provocación”, asegura.

Por ejemplo, en otra ocasión, tras las amenzas de Trump de cerrar las fonteras AMLO, explicó que no quería adelantarse a esa situación.

“Yo prefiero el amor y paz”, dijo entonces.

Polémicas innecesarias

Por otra parte, para Umaña las amenazas de Trump -aunque beligerantes e incómodas para el gobierno de su país vecino- son sobre todo “una estrategia discursiva de campaña”.

“Más que querer una confrontación con el gobierno mexicano, a poco tiempo de las elecciones, lo que está haciendo es hablarles a su votantes en EEUU”, asegura.

Donald Trump amenaza con cerrar la frontera si México no detiene el flujo de migrantes.

Scott Olson/Getty Images
Las amenazas de Trump más que buscar una confrontación con México, buscan apelar a sus votantes, dice una analista.

En esto último concuerda el vocero de AMLO, Jesús Ramírez, para quien el presidente usa ahora menos frecuentemente la expresión del dedo.

“Tiene que ver con su derecho a no emitir una opinión cuando considera que no es conveniente”, dice Ramírez a BBC Mundo.

“Ante las estrategias mediáticas de Trump, que tiene que ver más con una situación interna, se ha preferido no caer en el juego político electoral, no entrar en polémicas innecesarias”, asegura Ramírez.

El vocero presidencial advierte que el gobierno de México no estará respondiendo a cada tuit de Trump, pero que tiene una estrategia.

Esta es “mantener una relación estable, con líneas bien planteadas: que tienen que haber un plan y un acuerdo de cooperación para el desarrollo en México y Centroamérica para que haya una solución a largo plazo a la migración”, explica.

“Prensa fifí”

El dedito no es, en cualquier caso, la única estrategia de AMLO para evitar hablar de aquello que no le conviene o interesa

Según la especialista en discurso político de la UNAM, el mandatario usa también argumentos de descalificación, como el término “fifí”, que”es un recurso evasivo de corte emotivo; un argumento que usa un cliché”.

Simpatizantes de López Obrador.

Getty Images
Los adversarios del presidente electo se refieren a sus seguidores como “chairos”.

El primer presidente mexicano de izquierda ha popularizado esta término que el diccionario de la Real Academia Española define como “persona presumiday que se ocupa de seguir las modas”.

Y además de a las clases altas, AMLO ha calificado a un segmento de la prensa como fifí, con lo que da a entender que no merece una respuesta.

“Existe una prensa fifí, no es una invención. Existe el partido de los fifí, existe el conservadurismo en México y creo que nunca ha desaparecido. No están de acuerdo con nosotros, son nuestros adversarios”, dijo en su conferencia del 25 de marzo.

Pero el uso de ese y otros términos despectivos para referirse a los periodistas le ha valido críticas y encontronazos, como el que tuvo el 13 de marzo con un periodista que le mencionó un estudio de Artículo 19, una organización para la defensa de la libertad de expresión, y la Universidad ITESO de Guadalajara.

El estudio asegura que las “declaraciones estigmatizantes (de AMLO) hacia la prensa con calificativos como prensa ‘fifí’ y ‘periodistas chayoteros’ (vendidos) contra cualquier voz crítica de su gobierno, puede legitimar e incentivar ataques en contra de las y los periodistas en lo digital, en lo físico y afecta la pluralidad del debate público”.

Y el 26 de marzo, tras asegurar que “jamás vamos a atentar contra la libertad de expresión”, el mandatario volvió a decir que “siempre ha existido una prensa conservadora, una prensa fifí. Yo no inventé lo de fifí”.

Un periodista le respondió que sí había inventado el término. Pero AMLO explicó entonces fifí se usó para caracterizar los opositores de Francisco I. Madero, un expresidente revolucionario que él admira.

AMLO caminando.

EPA/Mario Guzman
AMLO recurre frecuentemente a la historia en sus conferencias y menciona a dos expresidentes que admira: Benito Juárez y Francisco I. Madero.

“Los fifís fueron los que quemaron la casa de los Madero, los que hicieron una celebración en las calles cuando asesinaron atrozmente a Gustavo Madero. Cuando los militares lo sacrificaron, que es una de las cosas más horrendas y vergonzosas que ha pasado en la historia de nuestro país, salieron los fifís a las calles a celebrarlo y había toda una prensa que apoyaba esas posturas”, aseguró.

Y precisamente las “clases de historia” que a veces da en sus conferencias son, para algunos analistas, otra forma de evadir los temas de los que no quiere hablar.

“Afirmaciones no verdaderas”

“AMLO evade hasta un tercio de las preguntas que le hacen sus conferencias, dice que no sabe en ese momento, que no tiene el dato, que luego lo dará”, asegura Luis Estrada, director de SPIN, una asesoría de comunicación política que ha seguido las 89 conferencias de prensa que ha dado hasta el 9 de abril.

Y, según el analista, con sus conferencias matutinas no se logran los objetivos que se debería: posicionar los temas o controlar las crisis.

Generan ruido y dan de que hablar, pero es diferente de poner la agenda. Da la impresión de que está trabajando todos los días desde temprano, pero no es cierto”, afirma.

Tabla SPIN

SPIN
Según la consultoría SPIN en cada conferencia AMLO hace un promedio de 16 “afirmaciones no verdaderas”, que van desde falsedades hasta cosas que no se pueden comprobar.

Según Estrada, y con base en el seguimiento de las conferencias entre el 1 y el 5 de abril, AMLO hizo 80 “afirmaciones no verdaderas”, entre las que se encuentran desde promesas que no se puede saber si se cumplirán, hasta datos falsos.

Y el analista también cita un documento obtenido vía el Instituto Nacional de Transparencia que dice que la información que el presidente da en su conferenciasno necesariamente cuenta con un respaldo documental.

“El hecho de que el Presidente de la República comunique a la sociedad, a través de conferencias de prensa, comunicados de prensa o mensaje públicos de diferentes materias de interés público no conlleva a establecer la obligación por parte de la Oficina de la Presidencia de la República a poseer el soporte documental respectivo”, se lee en el documento.

El diario El Economista informó que tal respuesta se dio a conocer tras pedir el documento que sustentaba el “plan conjunto para combatir el robo de hidrocarburos en Pemex” que presentó AMLO el 27 de diciembre pasado.

Aprobación del 64%

Sin embargo, la popularidad de AMLO sigue en aumento.

Esto, según el profesor de sociología de la Universidad La Salle Felipe Gaytán, se debe a que gran parte de las personas que votaron por él siguen expectantes de los programas sociales y entrega de recursos que prometió.

Y también porque “ante su discurso moral, que simplifica entre buenos y malos, es difícil que las personas digan estar en contra de cosas como el combate a la corrupción o al robo de gasolina”.

Protesta en apoyo a López Obrador.

Getty Images
Simpatizantes de López Obrador celebrando su victoria en las elecciones el pasado mes de julio.

“La popularidad se sustenta en el qué y por qué de las acciones que se miden en los sondeos y no en el cómo y en las consecuencias“, asegura Gaytán.

Y, por lo pronto, según un estudio del Grupo de Economistas y Asociados e Investigaciones Sociales Aplicadas publicado el 27 de marzo, la aprobación a la gestión del presidente aumentó 7 puntos porcentuales desde que tomó el poder, pasando del 57 al 64 por ciento.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.