close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Enfermedades crónicas llevan a la pobreza a familias sin cobertura médica
El pagar tratamientos para la diabetes e hipertensión cuesta hasta 131 mil pesos anuales en tanto que la atención para el cáncer de mama alcanza los 245 mil pesos anuales. Familias tienen que sacrificar su patrimonio para poder costear la atención médica.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
28 de mayo, 2018
Comparte

Más de 16 millones de mexicanos carecen de algún tipo de protección financiera en salud y a consecuencia de esto se ven forzados a cubrir los gastos de atención y tratamientos médicos.

El gasto que este sector poblacional invierte en enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y dislipidemia, provoca que México sea el segundo país de la OCDE con el mayor porcentaje de gasto de bolsillo en salud y a su vez deriva en que millones de familias caigan en situación de pobreza, según el informe “Pequeños pasos para transformar al sistema de salud” realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El gasto de bolsillo se refiere al gasto directo de las familias para solventar requerimientos de la atención de la salud (no incluye seguros médicos privados).

De acuerdo con el IMCO, el gasto de bolsillo de los mexicanos es uno de los más altos en el mundo, mientras que el presupuesto de la Secretaría de Salud ha decrecido más del 20% en términos reales durante el sexenio.

Incluso calculan que si una familia mexicana promedio tuviera que pagar el total del tratamiento para una persona diabética, tendría que endeudarse y/o vender su patrimonio.

“En el escenario más conservador, los hogares afectados por una enfermedad crónica podrían tener un gasto de bolsillo del 20%. En este caso, las pérdidas de ingreso podrían alcanzar el 1% del PIB”, destacan.

El IMCO calcula que “el ingreso perdido por los hogares afectados por enfermedades crónicas, proyectado a 2030, equivale a 7.3 veces el presupuesto de la UNAM”.

El caso más preocupante es el de la diabetes. En 2016 esta enfermedad fue diagnosticada en al menos 6.7 millones de mexicanos, es decir, el 9% de la población.

Según con IMCO el tener diabetes sin una cobertura médica federal condiciona a una familia mexicana a pagar cifras anuales de miles de pesos, el gasto variaría de acuerdo a las condiciones de cada paciente.

IMCO calcula los siguientes escenarios:

  • Si una familia promedio tuviera que pagar el 20% del tratamiento, su ingreso disponible anual caería a 101 mil pesos.
  • Si una familia promedio tuviera que pagar el 60% del tratamiento, su ingreso disponible anual caería a 48 mil pesos.
  • Si una familia promedio tuviera que pagar el total del tratamiento, tendría que endeudarse y/o vender su patrimonio.

El escenario podría empeorar en los próximos años en caso de que el Gobierno Federal no ponga atención en el tema. IMCO calcula que de prevalecer la situación, las pérdidas económicas “podrían crecer a más de 302 mil millones como mínimo en 2030, lo que equivale a 7.3 veces el presupuesto de la UNAM”.

Con base en el presupuesto de no subsistencia de cada hogar y el gasto promedio para tratar una enfermedad catastrófica, así como los resultados de la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH) 2016 y las estimaciones de gasto de bolsillo para México de la OCDE, el estudio calculó el gasto de bolsillo anual para tratar padecimientos.

Con dicha metodología se encontró que, cubriendo los gastos de medicamentos, honorarios médicos y hospitalización, el gasto promedio para el tratamiento de una enfermedad catastrófica, es de aproximadamente 300 mil pesos anuales.

La investigación demostró que esta cantidad solo podría ser cubierta por apenas el 3 % de las familias con los ingresos más bajos.

“Esto implica que, si buscaran completar los recursos para cubrir los gastos de tratamiento para su familiar enfermo, deberán sacrificar parte del gasto de subsistencia, por ejemplo, vender su casa o dejar de ir a la escuela”, señala el texto.

Los efectos negativos en los ingresos de los hogares empeoran también con el tipo de enfermedad. A continuación los tratamientos y los costos.

  1. El tratamiento de cáncer es prácticamente impagable para cualquier familia mexicana. El gasto promedio para tratar cáncer de mama es de 245 mil pesos. En el caso de las leucemias, el gasto promedio de tratamiento es de 875 mil pesos. Solo las familias de mayor nivel de ingresos, podrían pagar hasta 20% del tratamiento con recursos propios, sin tener repercusiones.
  2. Ocurre lo mismo con el tratamiento de hepatitis viral. En promedio los gastos anuales para su tratamiento ascienden a 470 mil pesos anuales, por lo que solo un hogar con al menos 482 mil pesos de ingresos al año podría solventar los gastos que implica el tratamiento.
  3. El costo de las enfermedades del corazón también es inalcanzable para las familias mexicanas. La estimación del gasto para tratar una enfermedad de este tipo oscila entre 194 mil y 347 mil pesos anuales. Este presupuesto solo puede ser cubierto por hogares que cuentan con ingresos de al menos 192 mil pesos anuales.
  4. Los tratamientos de enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión podrían ser cubiertas por familias de ingreso medio y alto. El gasto de tratamiento para estos padecimientos oscila entre 76 mil y 131 mil pesos anuales. Únicamente los hogares con un ingreso anual mayor a 85 mil pesos podrían cubrir hasta 20% del gasto total.

Destacan que en estas enfermedades, la detección temprana y el control es fundamental para detener el desarrollo de complicaciones que podrían elevar considerablemente los gastos de tratamiento.

La propuesta de IMCO

Ante los resultados obtenidos el IMCO propone una serie de medidas al Gobierno federal y a la sociedad civil.

  • Gobierno Federal

Lograr una cobertura médica universal efectiva, a través de una reforma profunda que garantice el acceso a los servicios de salud a todos los mexicanos.

También proponen crear métricas de calidad en los servicios de salud. Diseñar una política nacional de datos de salud que incluya al sector privado y permita la medición de resultados.

Para esto se necesita: Homologar procesos de captura de registros, reformar la Ley General de Salud y generar incentivos para que el sector privado reporte indicadores confiables.

Crear una Subprocuraduría de Servicios Privados de Salud dentro de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) que colabore con la Secretaría de Salud con el fin de: estudiar mejor al mercado de servicios de salud, difundir resultados de evaluaciones costo-beneficio de tecnologías médicas y garantizar que los servicios de salud se presten en condiciones de competencia y calidad.

  • Sociedad civil

Implementar acciones para centrar los servicios de salud en el paciente. Desarrollar una campaña entre médicos y pacientes, encabezada por una asociación médica  y consensuar recomendaciones basadas en evidencia científica para evitar la sobreprescripción.

Crear una organización independiente para recolectar, analizar y publicar datos sobre calidad y seguridad hospitalaria, es decir, una vía alterna para incluir al sector privado de forma voluntaria dentro de la política de datos en salud.

Además proponen fortalecer la preparación profesional de la medicina. Plantean la inclusión de contenidos sobre ética, calidad, seguridad del paciente y medicina basada en evidencia científica, para los estudiantes de medicina y enfermería.

De ser adoptadas, estas medidas ayudarían a revertir la crisis derivada del pago de tratamientos de salud que afecta a millones de mexicanos, donde los hogares que tienen algún familiar con enfermedad crónica  destinan más de 40% de su gasto de no subsistencia para cubrir
servicios de cuidado de la salud.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
6 métodos extraños que usaban en el pasado para evitar los embarazos
Te contamos algunos de los métodos más raros que empleaban muchas mujeres de antaño.
28 de abril, 2019
Comparte
Pareja

Getty Images
Algunos métodos no solo no eran eficaces, sino que podían resultar peligrosos.

Quienes quieren disfrutar del sexo sin riesgo de embarazo tienen, hoy día, numerosos métodos anticonceptivos a su disposición.

Muchas mujeres prefieren la píldora mientras que otras se inclinan por un dispositivo intrauterino hormonal o un diafragma, y hay quienes optan por el condón ya que además de servir para evitar el embarazo, ofrece protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

¿Pero cómo se cuidaban las mujeres o las parejas en el pasado, antes de que se desarrollaran estos métodos científicos con resultados probados?

Aquí compartimos algunos de los métodos más llamativos (y algunos incluso peligrosos).

Heces de cocodrilo

Para evitar el embarazo, las mujeres en el antiguo Egipto recurrían a un método tan curioso como oloroso.

Cocodrilo

Getty Images
La idea era crear una barrera ácida que frenara al esperma.

Se insertaban dentro de la vagina o en la vulva una sustancia pastosa hecha con excremento de cocodrilo y leche ácida.

Lo que se buscaba con este ungüento era crear una barrera ácida que impidiese el paso del esperma.

Es difícil creer que este método antihigiénico haya resultado efectivo, a menos que su eficacia haya radicado en el olor de la mezcla, o incluso en la idea misma, capaz de quitarle el deseo hasta al más apasionado.

Otro método empleado por aquellas reacias a introducirse heces en la vagina era una mezcla de miel y bicarbonato de soda.

Pesario de bloque

El pesario de bloque se utilizaba como método anticonceptivo hacia finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX en Europa.

Este incómodo dispositivo se colocaba en el cuello del útero de la mujer por hasta cuatro meses.

Se creía que evitaba que los embriones fertilizados recién formados se implantaran en el útero y comenzaran a desarrollarse.

Algunos estaban hechos de goma, metal o hueso.

Además de ser dolorosos, provocaban infecciones y, con frecuencia, eran expulsados por el cuerpo de las mujeres.

Saltar hacia atrás

El ginecólogo griego Soranus recomendaba a las mujeres en el siglo II a saltar hacia atrás siete veces y a estornudar inmediatamente después de mantener relaciones sexuales para evitar el embarazo.

Mujer estornudando

Getty Images
Primero saltar y luego estornudar para expulsar al semen del cuerpo.

Si bien Soranus no explica en detalle cómo debe hacer la mujer para provocarse un estornudo, el argumento detrás de esta idea es que la fuerza del estornudo provoca la expulsión del semen del cuerpo de la mujer.

Demás está decir que se trata de un método completamente inútil.

Condones de oveja y pescado

Durante la Revolución inglesa (entre 1642 y 1688), los soldados del rey Carlos I fueron provistos de condones hechos con intestinos de pescado y oveja para protegerlos de enfermedades de transmisión sexual.

Pero no solo los soldados los usaban.

Hacia finales del siglo XVIII, en Londres, por ejemplo, había dos tiendas dedicadas exclusivamente a la venta de condones.

Ilustración de un hombre en el siglo XVIII

Getty Images
Muchos hombre usaban los condones, los lavaban y los volvían a utilizar

Estos adminículos de intestino de oveja debían ser remojados en agua por un par de horas antes de usarse, para que hacerlos más flexibles y fáciles de colocar.

Se los ataba en la base del pene con un cordón para mantenerlos en el lugar y, después de usarlos, se los lavaba cuidadosamente, se los dejaba secar, y se los guardaba para la próxima ocasión.

En el siglo XVIII, el mujeriego y seductor Casanova optó por los condones de lino.

Siempre los inflaba primero para verificar que no hubiese filtraciones.

Beber mercurio

En el siglo VII en China, se les recomendaba a las mujeres beber una tintura de metal tóxico para evitar el embarazo.

Mercurio

Getty Images
La poción hecha en base a mercurio debía ingerirse con el estómago vacío

Una de las recetas médicas indicaba freír mercurio con aceite.

Esta poción debía ingerirse con el estómago vacío.

Es posible que haya servido para evitar el embarazo, pero esta mezcla venenosa provocaba esterilidad y, en muchos casos, una muerte agónica.

Testículos de comadreja

En Europa, durante la Edad Media los testículos de la comadreja eran apreciados como anticonceptivos.

La Trotula, una guía médica femenina escrita en el siglo XII, recomienda cortar los testículos de estos animales vivos, envolverlos en piel de ganso, y usarlos como amuletos para evitar el embarazo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.