Enfermedades crónicas llevan a la pobreza a familias sin cobertura médica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Enfermedades crónicas llevan a la pobreza a familias sin cobertura médica

El pagar tratamientos para la diabetes e hipertensión cuesta hasta 131 mil pesos anuales en tanto que la atención para el cáncer de mama alcanza los 245 mil pesos anuales. Familias tienen que sacrificar su patrimonio para poder costear la atención médica.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
28 de mayo, 2018
Comparte

Más de 16 millones de mexicanos carecen de algún tipo de protección financiera en salud y a consecuencia de esto se ven forzados a cubrir los gastos de atención y tratamientos médicos.

El gasto que este sector poblacional invierte en enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y dislipidemia, provoca que México sea el segundo país de la OCDE con el mayor porcentaje de gasto de bolsillo en salud y a su vez deriva en que millones de familias caigan en situación de pobreza, según el informe “Pequeños pasos para transformar al sistema de salud” realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El gasto de bolsillo se refiere al gasto directo de las familias para solventar requerimientos de la atención de la salud (no incluye seguros médicos privados).

De acuerdo con el IMCO, el gasto de bolsillo de los mexicanos es uno de los más altos en el mundo, mientras que el presupuesto de la Secretaría de Salud ha decrecido más del 20% en términos reales durante el sexenio.

Incluso calculan que si una familia mexicana promedio tuviera que pagar el total del tratamiento para una persona diabética, tendría que endeudarse y/o vender su patrimonio.

“En el escenario más conservador, los hogares afectados por una enfermedad crónica podrían tener un gasto de bolsillo del 20%. En este caso, las pérdidas de ingreso podrían alcanzar el 1% del PIB”, destacan.

El IMCO calcula que “el ingreso perdido por los hogares afectados por enfermedades crónicas, proyectado a 2030, equivale a 7.3 veces el presupuesto de la UNAM”.

El caso más preocupante es el de la diabetes. En 2016 esta enfermedad fue diagnosticada en al menos 6.7 millones de mexicanos, es decir, el 9% de la población.

Según con IMCO el tener diabetes sin una cobertura médica federal condiciona a una familia mexicana a pagar cifras anuales de miles de pesos, el gasto variaría de acuerdo a las condiciones de cada paciente.

IMCO calcula los siguientes escenarios:

  • Si una familia promedio tuviera que pagar el 20% del tratamiento, su ingreso disponible anual caería a 101 mil pesos.
  • Si una familia promedio tuviera que pagar el 60% del tratamiento, su ingreso disponible anual caería a 48 mil pesos.
  • Si una familia promedio tuviera que pagar el total del tratamiento, tendría que endeudarse y/o vender su patrimonio.

El escenario podría empeorar en los próximos años en caso de que el Gobierno Federal no ponga atención en el tema. IMCO calcula que de prevalecer la situación, las pérdidas económicas “podrían crecer a más de 302 mil millones como mínimo en 2030, lo que equivale a 7.3 veces el presupuesto de la UNAM”.

Con base en el presupuesto de no subsistencia de cada hogar y el gasto promedio para tratar una enfermedad catastrófica, así como los resultados de la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH) 2016 y las estimaciones de gasto de bolsillo para México de la OCDE, el estudio calculó el gasto de bolsillo anual para tratar padecimientos.

Con dicha metodología se encontró que, cubriendo los gastos de medicamentos, honorarios médicos y hospitalización, el gasto promedio para el tratamiento de una enfermedad catastrófica, es de aproximadamente 300 mil pesos anuales.

La investigación demostró que esta cantidad solo podría ser cubierta por apenas el 3 % de las familias con los ingresos más bajos.

“Esto implica que, si buscaran completar los recursos para cubrir los gastos de tratamiento para su familiar enfermo, deberán sacrificar parte del gasto de subsistencia, por ejemplo, vender su casa o dejar de ir a la escuela”, señala el texto.

Los efectos negativos en los ingresos de los hogares empeoran también con el tipo de enfermedad. A continuación los tratamientos y los costos.

  1. El tratamiento de cáncer es prácticamente impagable para cualquier familia mexicana. El gasto promedio para tratar cáncer de mama es de 245 mil pesos. En el caso de las leucemias, el gasto promedio de tratamiento es de 875 mil pesos. Solo las familias de mayor nivel de ingresos, podrían pagar hasta 20% del tratamiento con recursos propios, sin tener repercusiones.
  2. Ocurre lo mismo con el tratamiento de hepatitis viral. En promedio los gastos anuales para su tratamiento ascienden a 470 mil pesos anuales, por lo que solo un hogar con al menos 482 mil pesos de ingresos al año podría solventar los gastos que implica el tratamiento.
  3. El costo de las enfermedades del corazón también es inalcanzable para las familias mexicanas. La estimación del gasto para tratar una enfermedad de este tipo oscila entre 194 mil y 347 mil pesos anuales. Este presupuesto solo puede ser cubierto por hogares que cuentan con ingresos de al menos 192 mil pesos anuales.
  4. Los tratamientos de enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión podrían ser cubiertas por familias de ingreso medio y alto. El gasto de tratamiento para estos padecimientos oscila entre 76 mil y 131 mil pesos anuales. Únicamente los hogares con un ingreso anual mayor a 85 mil pesos podrían cubrir hasta 20% del gasto total.

Destacan que en estas enfermedades, la detección temprana y el control es fundamental para detener el desarrollo de complicaciones que podrían elevar considerablemente los gastos de tratamiento.

La propuesta de IMCO

Ante los resultados obtenidos el IMCO propone una serie de medidas al Gobierno federal y a la sociedad civil.

  • Gobierno Federal

Lograr una cobertura médica universal efectiva, a través de una reforma profunda que garantice el acceso a los servicios de salud a todos los mexicanos.

También proponen crear métricas de calidad en los servicios de salud. Diseñar una política nacional de datos de salud que incluya al sector privado y permita la medición de resultados.

Para esto se necesita: Homologar procesos de captura de registros, reformar la Ley General de Salud y generar incentivos para que el sector privado reporte indicadores confiables.

Crear una Subprocuraduría de Servicios Privados de Salud dentro de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) que colabore con la Secretaría de Salud con el fin de: estudiar mejor al mercado de servicios de salud, difundir resultados de evaluaciones costo-beneficio de tecnologías médicas y garantizar que los servicios de salud se presten en condiciones de competencia y calidad.

  • Sociedad civil

Implementar acciones para centrar los servicios de salud en el paciente. Desarrollar una campaña entre médicos y pacientes, encabezada por una asociación médica  y consensuar recomendaciones basadas en evidencia científica para evitar la sobreprescripción.

Crear una organización independiente para recolectar, analizar y publicar datos sobre calidad y seguridad hospitalaria, es decir, una vía alterna para incluir al sector privado de forma voluntaria dentro de la política de datos en salud.

Además proponen fortalecer la preparación profesional de la medicina. Plantean la inclusión de contenidos sobre ética, calidad, seguridad del paciente y medicina basada en evidencia científica, para los estudiantes de medicina y enfermería.

De ser adoptadas, estas medidas ayudarían a revertir la crisis derivada del pago de tratamientos de salud que afecta a millones de mexicanos, donde los hogares que tienen algún familiar con enfermedad crónica  destinan más de 40% de su gasto de no subsistencia para cubrir
servicios de cuidado de la salud.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: los países de América Latina cuyas economías tardarán más en recuperarse de la pandemia

América Latina será la región más golpeada del mundo, pero algunos países están más preparados que otros. Los analistas apuntan a los más endeudados como los que más tardarán en reponerse del golpe del virus.
13 de octubre, 2020
Comparte
Mujer esperando

EPA
No todos los países tendrán que esperar lo mismo para recuperar su nivel de PIB.

Todos los informes económicos que publican los organismos internacionales repiten la advertencia: América Latina será la región más golpeada por la pandemia de coronavirus.

Para la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal) se trata de la mayor crisis económica en un siglo para la región.

Pese a que empieza a detectar señales positivas inesperadas, el Banco Mundial calculó que el Producto Interno Bruto del área caerá un 7,9% en 2020, un desplome sin precedentes en la historia reciente.

Pero Abhijit Surya, analista especializado en América Latina de la Unidad de Inteligencia Económica de “The Economist” advierte: “Hay países que se van recuperar muy rápidamente, como Chile o Uruguay, y otros que tienen muchos problemas que no lograrán superar hasta probablemente 2023 ó 2024″.

En realidad, determinar cuándo un país se ha recuperado de una crisis no es sencillo y los economistas tienen diferentes ideas sobre cuáles son los indicadores que hay que observar para ello.

Uno de los que más a menudo se utilizan es el Producto Interno Bruto, el valor total de los bienes y servicios producidos en un país en un periodo determinado.

Pese a las dudas que genera sobre el comportamiento de la economía el virus, para el que aún no hay disponible una vacuna efectiva, se espera que el PIB de la mayoría de los países latinoamericanos vuelva a crecer ya en 2021.

Pero el PIB regional no recuperará los niveles previos a la pandemia al menos hasta 2023.

En algunos países esa ardua senda hacia la recuperación de la riqueza perdida podría ser aún más larga.

Surya indica que “a los países que puedan mantener por más tiempo los estímulos a la economía les irá mejor en la fase de recuperación”.

Deuda fiscal en América Latina. (como % del PIB). .

Como sucedió en otros lugares, cuando el coronavirus golpeó a los países de la región, los gobiernos que pudieron permitírselo comenzaron a adoptar medidas para apoyar a la economía, desde las ayudas directas a las familias puestas en marcha en Brasil por el presidente Jair Bolsonaro, hasta los programas de compra de deuda pública adoptados por los bancos centrales de Chile y Colombia.

El objetivo era apoyar el crecimiento y la actividad en un momento en el que el virus los deprimía sin piedad.

Pero la persistencia de la pandemia obligará a los países a mantener este esfuerzo extra y nadie sabe por cuánto tiempo.

En palabras de Martín Rama, economista jefe para la región del Banco Mundial: “Cuando empezó la pandemia se aplicaron estímulos como si se tratara de un esprint; ahora vemos que va a ser más bien una maratón”.

¿Quiénes son los peor equipados para una carrera de fondo de estas características?

Los economistas lo tienen claro. A mayor endeudamiento, mayor riesgo. Cuanto mayor sea la deuda de un país, menor margen tendrá para seguir apoyando a sus empresas y ciudadanos.

Estos son los países con el pronóstico más oscuro en la América Latina pandémica.

Argentina

Con una de las cuarentenas más largas y estrictas de la región, la de argentina es una de las economías que más ha sufrido y el Banco Mundial estima que el país cerrará 2020 con un 12,3% menos en su PIB y casi el doble de pobres que a comienzos de año.

El gobierno de Alberto Fernández aplicó medidas de estímulo por valor del 3,5% del PIB, pero Argentina, agobiada por problemas de solvencia desde hace décadas no puede mantener ese esfuerzo indefinidamente.

Buenos Aires.

Reuters
La economía argentina sigue lastrada por su alto endeudamiento.

Surya señala que “en algún momento las van a tener que retirar porque no es sostenible fiscalmente”.

Fernández logró un respiro a comienzos de año cuando acordó con los acreedores una reestructuración de más de US$66.000 millones de la deuda vencida.

William Jackson, analista de la consultora británica Capital Economics le dijo a BBC Mundo que “el gobierno actuó rápido en la reestructuración de la deuda, pero en realidad lo que hizo fue aplazar un problema que va volver a plantearse a mediados de la década”.

Alberto Ramos, investigador para América Latina de la firma Goldman Sachs tampoco es optimista. “Argentina tiene mucha dificultad e incertidumbre, pese a la reestructuración, porque tiene un gran déficit fiscal que se está monetizando y esto está generando mucha presión cambiaria”.

Esta dinámica amenaza con agravar la espiral de la inflación, aumento de los precios, en la que la economía argentina lleva años atrapada, un lastre para el crecimiento.

A todo ello se suman los controles cambiarios y de precios que entorpecen la actividad económica y que, a juicio de los analistas, disuaden a potenciales inversores.

El Banco Mundial cree que el PIB de Argentina no recuperará su nivel anterior a la pandemia antes de 2023.

Ecuador

Ecuador también acordó recientemente una reestructuración de su deuda, que alcanza ya el 68,9% de su PIB. Un obstáculo demasiado grande para hacer el esfuerzo fiscal que requiere la situación actual.

Con un déficit fiscal que se ha disparado hasta el 8,9% este año, Ecuador se enfrenta al más difícil reto de aumentar sus ingresos fiscales sin ahogar aún más su ya golpeada economía.

“Podríamos ver un retorno a la austeridad cuando la economía aún está sufriendo”, indica Jackson.

Mujer en Ecuador.

Reuters
Ecuador ha sido muy afectado por el virus y su economía se resentirá.

Los analistas del Banco Mundial señalan que la economía ecuatoriana necesita “reformas estructurales”, pero cuando en octubre de 2019 el presidente Lenín Moreno intentó aumentar los impuestos al combustible para así incrementar los ingresos del Estado se encontró con masivas protestas que le obligaron a rectificar.

Ramos advierte que “el clima de tensión política se mantiene en el país y podría afectar al crecimiento”.

Ecuador es otro de los candidatos a no recuperar su PIB de 2019 al menos hasta 2023.

México

La recuperación será también probablemente mas lenta en México.

Al contrario que a Argentina o a Ecuador, su lastre no será la deuda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador llegó al poder con la promesa de sanear las cuentas públicas y reducir el déficit público, y la pandemia no parece haberlo desviado de su objetivo.

“En circunstancias normales eso está bien, pero en este momento necesitas más gasto público”, dice Surya.

AMLO

Reuters
El presidente de México prioriza frenar el déficit y muchos economistas que creen que no es el momento de eso.

El gobierno mexicano ha sido uno de los más reacios a aplicar medidas de apoyo a la economía, lo que probablemente explique en parte que el PIB mexicano vaya a reducirse en torno a un 10% en 2020.

La caída del turismo, clave para México, también ha golpeado la economía, y lo peor es que los expertos coinciden en que ese será uno de los últimos sectores en recuperarse.

El descenso de los precios del petróleo tampoco ayuda a México, que, paradójicamente, podría estar también ante su gran oportunidad.

Los problemas en el transporte y el peligro potencial de restricciones aduaneras han llevado a “una tendencia global a acercar las cadenas de suministro a los mercados, y México está muy cerca del gran mercado que es Estados Unidos”, afirma Surta.

Pero, según señala Ramos, de Goldman Sachs, el gobierno de López Obrador, “no ha creado el ambiente más favorable a los negocios”.

Venezuela

Sin cifras oficiales desde hace años, el Banco Mundial no incluye a Venezuela en sus análisis, pero según apunta Jackson, de Capital Economics, en un contexto de precios del petróleo bajos “las cosas no harán sino empeorar en un país que ya era una tragedia antes de la pandemia”.

La Unidad de Inteligencia Económica de The Economist” cree que el país perderá este año cerca de un 30% de su PIB en 2020, con lo que desde que Nicolás Maduro llegó al poder acumulará una caída cercana al 70%.

El gobierno venezolano culpa a las sanciones de Estados Unidos de sus problemas económicos, mientras que la mayoría de observadores los achacan a la mala política económica del gobierno y a graves problemas estructurales de la economía venezolana.

Ningún informe pronostica cuándo el PIB de Venezuela dejará de caer y tampoco cuándo recuperará su nivel de 2019.

Según la ONU, un tercio de los venezolanos no recibe comida suficiente y millones de ellos han abandonado su país en los últimos años.


Datos positivos inesperados

Pese al sombrío panorama general, el último informe del Banco Mundial detectó algunos datos positivos inesperados para América Latina.

El comercio mundial está volviendo a niveles prepandemia, lo que favorece a los países de la regiónque dependen de las exportaciones de materias primas, cuyo precio en los mercados internacionales se ha mantenido, quizá favorecido por la recuperación vigorosa de la demanda de China.

También se ha mantenido el volumen de remesas. Pese a un pronunciado descenso inicial, los migrantes latinoamericanos siguen enviando dinero que ha ayudado a sostenerse a muchos en sus países de origen.

También han sido más “robustos” de lo esperado las medidas de estímulo aplicadas por gobiernos y bancos centrales.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.