¿Es la adicción sexual realmente una enfermedad y se puede diagnosticar?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

¿Es la adicción sexual realmente una enfermedad y se puede diagnosticar?

Como sociedad, aceptamos que existe la adicción a sustancias como la nicotina, el alcohol y otras drogas. Pero, cuando se trata de sexo, los expertos no logran ponerse de acuerdo. Te contamos por qué.
Getty Images
6 de mayo, 2018
Comparte

Al escritor estadounidense Mark Twain se le adjudica haber dicho que dejar de fumar era fácil: él lo había hecho 100 veces.

Puede que la frase no sea de su autoría, pero lo cierto es que Twain falleció de cáncer de pulmón.

Como sociedad, aceptamos que existe la adicción a sustancias como la nicotina, el alcohol y otras drogas.

Pero, cuando se trata de sexo, los expertos no se ponen de acuerdo en si esta adicción es real o es un mito.

Actualmente, la adicción al sexo no es un diagnóstico clínico, lo que significa que, al menos en Reino Unido (pero también en otros países del mundo), no hay cifras de cuánta gente ha buscado ayuda médica por este problema.

Falta de evidencia

Los editores del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, una herramienta de diagnóstico clave en Reino Unido y Estados Unidos, consideraron incluir la adicción al sexo en la última edición del texto, pero finalmente no lo hicieron por falta de evidencia.

Manos

Getty Images
Un estudio de 2014 mostró que la actividad cerebral en los adictos al sexo cuando miran pornografía es similar a la de los adictos a la droga, cuando se les muestra su droga preferida.

Pero ahora, se ha propuesto la inclusión del término “comportamiento sexual compulsivo” en la Clasificación Internacional de Enfermedades, el manual producido por la Organización Mundial de la Salud.

La inclusión de la adicción al juego fue considerada en el pasado en la categoría de comportamientos compulsivos, pero obtuvo el estatus formal de diagnóstico como adicción en 2013 junto con el llamado trastorno por atracón, después de surgiera nueva evidencia.

Terapeutas creen que la adicción al sexo puede seguir el mismo camino.

Actividad cerebral

Un estudio publicado en 2014 señaló que la actividad cerebral en los “adictos al sexo” cuando miraban pornografía es similar a la de los adictos a las drogas cuando les mostraban su droga preferida.

En ese momento, la autora principal de la investigación, Valerie Voon, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, le dijo a la BBC: “Éste es el primer estudio que se centra en personas que sufren estos desórdenes y que se observa su actividad cerebral, pero no creo que ahora entendamos lo suficiente como para decir que se trata, claramente, de una adicción”.

Pareja

Getty Images
Creer que alguien puede ser adicto al sexo depende en gran medida de lo que uno considere que es una adicción, y actualmente no hay una definición oficial aceptada.

Creer que alguien puede ser adicto al sexo depende en gran medida de lo que uno considere que es una adicción, y actualmente no hay una definición oficial aceptada.

Si se trata solamente de algo de lo que una persona llega a depender fisiológicamente, (y si se le quita le puede producir daño físico), el sexo “no puede ser una adicción”, señala Frederick Toates, profesor emérito de la Universidad Abierta de Reino Unido.

Pero Toates cree que una definición más amplia es más útil.

Búsqueda de placer

Hay dos características clave que distinguen a una adicción, dice Toates: la búsqueda de una recompensa o de placer, y la existencia de un conflicto en torno a este comportamiento.

La búsqueda de una recompensa es lo que muchos expertos creen que diferencia una adicción de un comportamiento obsesivo compulsivo, aunque ambos son muy similares.

La gente que sufre una adicción busca una ganancia en el corto plazo, incluso si ésta es menor que la pérdida en el largo plazo. En cambio quienes sufren un desorden obsesivo compulsivo ejercen un comportamiento que no les da ningún placer, explica Toates.

Pero todos buscamos placer, entonces, ¿en qué se diferencian la búsqueda regular de placer y una adicción?

La psicóloga Harriet Garrod cree que un comportamiento se vuelve una adicción cuando alcanza un nivel de intensidad tal que provoca un daño en el individuo y en quienes lo rodean.

La adicción a la comida y a las apuestas fueron reconocidas como condiciones diagnosticables mientras que la adicción al sexo no, porque ambas han estado en la conciencia pública desde hace más tiempo, dice Garrod.

Pareja

Getty Images
Reconocer este comportamiento como una adicción, puede servir para ayudar a quienes se ven afectados, dicen quienes quieren que se reconozca a la adicción al sexo como una enfermedad.

Abigael San, psicóloga clínica, cree que el comportamiento sexual puede ser adictivo, pero la gente que tiene dificultad para mantener el control, el sexo en sí mismo es un elemento secundario de otro problema subyacente, ya sea depresión, ansiedad o trauma, que lo lleva a recurrir al sexo como mecanismo para lidiar con este problema.

“Diferentes actividades y sustancias activan vías de recompensa de diferentes maneras, pero aún activan esas vías de recompensa”, dice San.

“No hay razón para creer que el sexo no funciona de la misma manera, es solo que aún no tenemos evidencia suficiente”.

Pero San no está convencida de que catalogarlo como una adicción sea, necesariamente, una ayuda para la gente, sobre todo para aquellos que usan el sexo para lidiar con otros problemas, y cree también que puede generar diagnósticos excesivos.

¿Es la adicción al sexo un mito?

Sin embargo, no todo el mundo concuerda con que la adicción al sexo es una condición real.

David Ley, terapeuta sexual y autor de “El mito sobre la adicción sexual”, dice que los comportamientos comúnmente catalogados como adicción sexual son en realidad los síntomas de desórdenes de ansiedad y ánimo no tratados.

“Equiparar el sexo o la masturbación al alcohol y las drogas es absurdo. La gente adicta al alcohol puede morir por la abstinencia”, dice Ley.

“El concepto de adicción al sexo está basado en valores morales de lo que es el sexo saludable”, añade.

Pareja

Getty Images
Hay quienes creen que comparar la adicción a las drogas con la adicción es absurdo.

“Eres adicto al sexo si tienes más sexo, o sexo diferente, en comparación con el terapeuta que te hace el diagnóstico”.

Un estudio reciente que analizaba la posibilidad de incluir la adicción al sexo en el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades, de la OMS, un grupo de investigadores entre los que se incluye Voon, justamente intentó evitar caer en esta trampa.

Por ello, dicen que el diagnóstico no debe utilizarse para “describir los niveles elevados de interés y comportamiento sexual” o basarse en “el estrés psicológico relacionado con el juicio moral o la desaprobación de impulsos sexuales”.

Para estos y otros investigadores que quieren que se reconozca formalmente esta condición, el tener una etiqueta clínica es importante para que la gente que lo necesita pueda recibir ayuda, más allá de si el comportamiento aditivo es un problema en sí mismo o el síntoma de un problema más profundo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

75% de lo reportado por la Auditoría en cancelación del aeropuerto es erróneo, dice Hacienda

El titular de Hacienda, Arturo Herrera, se dijo sorprendido por la falta de utilización de “criterios contables básicos y criterios financieros extraordinariamente elementales” en el reporte.
Cuartoscuro
23 de febrero, 2021
Comparte

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) aseguró que al menos un 75% del monto observado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su revisión a la cancelación del aeropuerto de Texcoco es incorrecto, al considerar que cometió errores básicos de contabilidad financiera.

El titular de Hacienda, Arturo Herrera, se dijo sorprendido por la falta de utilización de “criterios contables básicos y criterios financieros extraordinariamente elementales” en el reporte.

Leer más: AMLO reclama y la Auditoría se retracta sobre aeropuerto de Texcoco

“En toda auditoría puede haber errores, pero este no es el caso. Es difícil de entender proveniente de una organización experimentada. O hay un problema de preparación básica de quien formuló esto o hay un problema de mala fe de quien dio a conocer el reporte”, expuso Herrera en un video.

Herrera explicó que el reporte de la ASF contempla costos que “no existen”, al referirse a los asociados por la liquidación del Fideicomiso de Inversión y Bienes Raíces (Fibra E) a inversionistas del ya cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

“Ninguno de estos costos existe. En primer lugar, como mencioné estos bonos ya habían sido emitidos, de tal forma que ya eran deuda del Estado mexicano. Los bonos fueron emitidos en cuatro series, dos de esas series fueron emitidas en septiembre de 2016, las otras dos series en septiembre de 2017 y finalmente la Fibra fue emitida en marzo de 2018”, detalló el secretario.

Según el titular de Hacienda, los bonos en circulación corresponden a 4 mil 200 millones de dólares, un poco más de 84 mil millones de pesos, pero descartó que sean los 168 mil millones de pesos que reportó la Auditoría.

“Hay un tema de contabilidad financiera muy básica, por la cual estamos extraordinariamente sorprendidos de cómo algún auditor experimentado como lo hay en la Auditoría Superior de la Federación pudo haber cometido un error”, dijo.

“Deficiencia metodológica”: ASF

La Auditoría Superior de la Federación informó que una “deficiencia metodológica” en una de sus auditorías provocó un cálculo mayor sobre el costo de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco.

“Se reconoce que existen inconsistencias en la cuantificación realizada en el marco de la auditoría, por lo cual su contenido está siendo objeto de una revisión exhaustiva, en particular en relación con la metodología utilizada para determinar el costo de cancelación del Proyecto del Aeropuerto de Texcoco”, indicó la ASF en un comunicado difundido la noche de este lunes.

Este mismo 21 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador calificó las observaciones hechas a sus proyectos como una exageración.

En su conferencia matutina, el mandatario negó que haya irregularidades en los programas sociales y obras emprendidas por su gobierno.

“Exageran y no solo eso, están mal sus datos yo tengo otros datos, y se va a informar aquí y ojalá lo hagan ellos antes”, señaló el presidente.

López Obrador agregó que si los datos iniciales fueran reales, entonces el Nuevo Aeropuerto que se construiría en Texcoco iba a costar 600 mil millones de pesos y no 300 mil.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.