Así laboran los jóvenes: con salarios precarios, sin seguro social, con jornadas largas y sin contratos

El 66% de los jóvenes no tienen seguridad social y solo el 34% cuenta con este derecho laboral. Son el grupo más vulnerable de trabajadores en México, advierte el Informe del Observatorio de Salarios 2018 de la Ibero.

empleo
En 2017, apenas el 13.6% de los jóvenes tenían vacaciones, aguinaldo o Infonavit. Archivo/Cuartoscuro

Los jóvenes las están pasando mal en el mercado laboral. Ya no son solo los salarios precarios, cada vez pierden más derechos laborales, trabajan más de ocho horas, sus horas extras no son remuneradas, y no tienen seguro social.

De acuerdo con el Informe del Observatorio de Salarios 2018, solo el 31.9% de los jóvenes (de entre 15 y 29 años), cuentan con las prestaciones mínimas de ley, mientras que el 50.6% no tiene prestación alguna.

El 66% de la población joven asalariada no tiene seguridad social y solo el 34% cuenta con este derecho laboral.

México está entrando en la tendencia de la flexibilidad laboral desde que la reforma a la Ley Federal del Trabajo de 2012 facilitó las condiciones de contratación, sin embargo, eso se traduce en una situación de precariedad permanente en la juventud ocupada, que va al alza.

Son el grupo más vulnerable de trabajadores en México, tanto, que el 52% de los jóvenes sobrevive con un salario por debajo de la Línea de Bienestar (canasta de alimentos, bienes y servicios básicos), explica Miguel Santiago Reyes Hernández, coordinador institucional del Observatorio y quien presentó los resultados del informe.

Lee: ¿Para qué alcanza con el salario mínimo? Una persona requiere 99.51 pesos diarios para cubrir sus necesidades

Retomando el concepto del Living Wage Calculator –calculadora de salario vital- del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), los salarios mínimos que sean idénticos a la línea de pobreza serán “salarios de pobreza”, no dignos ni suficientes, porque sólo garantizan no caer en situación de pobreza, estando al límite de ella.

“Entre 2014 y 2017 vemos que hay una tendencia a precarización en ingresos, no solo estancamiento, sino que la gente que se incorpora lo hacen en baja remuneración”, afirma.

La mayoría de estos empleos que pagan entre uno y cuatro salarios mínimos se encuentran en el comercio, la agricultura, la industria manufacturera y en el sector de restaurantes y hostelería.

¿A qué se debe esta precariedad laboral?

Se debe a la pérdida de derechos laborales y al deterioro de la jornada laboral, el ingreso, los contratos, la seguridad social y las prestaciones como vacaciones y aguinaldo, detalla el informe del Observatorio de Salarios de la Ibero.

En 2017, apenas el 13.6% de los jóvenes tenían vacaciones, aguinaldo o Infonavit.

De acuerdo con el estudio, sólo el 21.7% de los jóvenes trabaja de acuerdo a su jornada de ley, la cual establece 8 horas.

Solo el 27.7% labora menos de 8 horas, pero el repunte es muy notorio cuando se contabiliza la población que trabaja más de 8 horas: que son el 50.6%, es decir 6 millones 729 mil 238 jóvenes.

Lees: A más de 50 millones de mexicanos el salario no les alcanza para comprar una canasta alimentaria

Además, el 58% de la población de 15 a 29 años no cuenta con un contrato, y solo el 30% tiene base o un contrato de planta por tiempo indefinido.

El informe indica que el nivel de bienestar de los jóvenes trabajadores, en una escala del 1 al 100, es de entre 45 y 47 puntos.

Dos de cada tres asalariados de entre 15 y 29 años trabajan en México en condiciones de precariedad.  “El mercado laboral de los jóvenes casi no se mueve respecto del promedio, pero sí nos dice que ser joven implica más vulnerabilidad”, sostuvo el académico de la Ibero.

Una de sus recomendaciones es que el aumento salarial esté vinculado a la productividad y no a la inflación, como sucede actualmente; también plantea que el costo de vida sea según la ubicación geográfica.

“Si el salario mínimo en México hubiera sido determinado con base en el aumento de la productividad y sin pérdida de poder adquisitivo debió haber sido de $112.50 pesos y no de $88.36 para 2018”, señala.

Otra de las propuestas del Observatorio es un nuevo sistema de protección social universal, desvinculado del trabajo, pues permitiría desarrollar un sistema universal de protección social básica para toda la población ocupada.

Close
Comentarios