Los ocho libros de Javier Valdez para entender su trabajo sobre el narco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los ocho libros de Javier Valdez para entender su trabajo sobre el narco

Miss Narco, Levantones y Huérfanos del narco algunos de los títulos con los que Valdez retrató la realidad que enfrenta el país a causa del narcotráfico.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
15 de mayo, 2018
Comparte

Este martes se cumple un año del asesinato del periodista Javier Valdez quien dedicó gran parte de su vida al periodismo crítico, siempre especializado en temas de narcotráfico.

Javier Valdez fue atacado a tiros en Culiacán, Sinaloa, afuera del edificio donde se encuentra el semanario RíoDoce, del cual era fundador.

Leer: Las pistas de Javier Valdez: estas fueron sus últimas investigaciones antes de su asesinato.

El pasado 23 de abril las autoridades conformaron que su asesinato que  está relacionado con información que el periodista publicó semanas previas al crimen, la cual incluía una entrevista Dámaso López, El Licenciado, quien en aquel entonces mantenía una disputa con los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, para tomar el control del Cártel de Sinaloa.

Además de reconocer su trayectoria periodística, el trabajo de Javier puede ser honrado a través de en los libros que escribió durante los años que dedicó su investigación a temas de narcotráfico.

A continuación presentamos sus obras en las cuales, además de ser el crudo retrato de la realidad que enfrenta el país a causa del narco, son protagonizadas por aquellos que resultan ser las víctimas del crimen organizado y los daños colaterales que se derivan de este.

Los morros del narco (2007)

En este libro, Javier Valdez retrata la situación que los niños y jóvenes sufren en manos de los grupos criminales. “Explotación, sicarios y sueños rotos”, así describe el autor el entorno en el que viven los menores.

“Batos de 13, 14,15 años y hasta los 21 ó 23 años actúan alucinados y con feroz valentía en levantones, asesinatos, decapitaciones, transporte de droga y secuestros”, se lee en la reseña.

El texto está acompañado de historias reales que narran “la voraz guerra del narco en México”, desde el punto de vista de los niños y jóvenes que se han integrado al narco por su propia voluntad o arrastrados por la necesidad del dinero.

También se aborda la lucha interminable entre los sicarios y el ejército federal así como entre narcos y policías estatales. Un libro en el que Javier dio voz a los reporteros y fotógrafos que cubren las noticias del narcotráfico, testigos de los innumerables crímenes y actos de barbarie.

Miss Narco (2009)

En este libro, Javier Valdez describe la historia de una mujer al frente de un grupo de sicarios, la cual dirige una emboscada contra un convoy de agentes de la Dirección General de Reclusiones.

“Una bellísima Narca ordena que levanten a un mesero y lo encajuelen. Una madre de familia junta los pedazos de lo que fue su hijo de 15 años. No. No son escenas de una película de acción, se trata de noticias del periódico que aderezan el narco nuestro de cada día, noticias en las que el papel de la mujer cobra mayor trascendencia”, se lee en la reseña de la obra.

En Miss Narco, Javier Valdez ofrece un estilo que va del reportaje a la crónica. En el texto plasm al historia de las mujeres “que viven entre las balas momentos cruciales de su vida”.

Entre otros personajes muestra a amantes de capos, amigas de ellos o familiares, “mujeres con una verdad ardiente y dolorosa, que buscan el glamour y la hermosura, el poder económico y la huida de su realidad; mujeres que viven en el límite de la ley, de la violencia y de la muerte”.

Valdez “hace un retrato crudo y fiel” de aquellas mujeres que soñaron ser reinas de belleza o se hundieron en el delirio del crimen. La historia de Miss Narco está llena de testimonios de mujeres que, por decisión propia o por azares del destino, vivieron las consecuencias de entrar al mundo del narcotráfico.

Malayerba (2010)

En Malayerba Javier Valdez narra, a través de la crónica, la violencia del narcotráfico, específicamente en el norte de México.

La crítica considera que este libro es uno de los más “estremecedores” en la colección de Valdez.

“También es uno de de los más interesantes, precisos, extraordinarios (…) Es la crónica de la experiencia en aquella zona (norte de México), la vivencia de los niños y las mujeres de los empleados y los ciudadanos de a pie; de los narcos incipientes y los narcos veteranos”, describe la reseña.

En esta obra, Valdez logró registrar de viva voz la “terrible” experiencia de las calles y la manera en la que la gente experimenta la violencia.

Levantones. Historias reales de desaparecidos y víctimas del narco (2012)

En este libro Javier Valdez Cárdenas detalla el momento en que las víctimas del narcotráfico son tomadas por asalto y ejecutadas. Relata desde el momento en que inician las averiguaciones con la policía hasta el instante en que los cuerpos son hallados sin vida.

“Levantones es una obra de gran utilidad para entender el contexto del narcotráfico y también aspectos sombríos de nuestra condición humana”.

En el texto se muestran crónicas y reportajes sobre personas que viven de actividades relacionadas con el narcotráfico así como las historias de madres y esposas que suplican justicia por sus hijos y esposos desaparecidos y ofrece el testimonio “de seres anónimos que recorren los ministerios públicos, los forenses, cementerios y calles de sus entidades en busca de sus hijos”.

Todos ellos, personajes que imploran justicia y padecen cotidianamente el dolor que la guerra del narco ha sembrado en el país.

Con una granada en la boca (2013)

Con una granada en la boca, fue escrito con el apoyo de la opinión de analistas y expertos como Ricardo Ravelo, Paco Ignacio Taibo II y Luis Astorga.

En este texto, Valdez relata “el dolor de una mujer con una granada en la boca, del hermano perdido en el vicio de la droga o de la humillación a las víctimas por parte de sicarios o militares”.

Con esta obra Javier Valdez logró el reconocimiento y la admiración internacional por se especialización en el tema.

Huérfanos del narco (2015)

En Huérfanos del narco, Javier muestra los testimonios de una generación afectada por la violencia del crimen organizado y el narcotráfico.

Este libro “repleto de testimonios desgarradores, Javier Valdez Cárdenas nos plantea una serie de preguntas quizás hoy más pertinentes que nunca: ¿Qué harán los niños que han quedado huérfanos tras los más de 100 mil muertos que ha dejado la batalla contra el crimen organizado? ¿Dónde está el futuro de México, si hay toda una generación que ha crecido al calor de la violencia? ¿Por qué son pocos los que hablan de esta problemática? ¿Qué se está haciendo en el país para cobijar a un grupo tan vulnerable?”

Para esta entrega el periodista también indagó las historias de los niños y niñas que han terminado en albergues en lugares remotos del país a consecuencia de la violencia.

“Triste, desoladora, muy real, pero sin dejar de lado un espacio para la esperanza, ésta es una crónica de lo que pasa todos los días en México”, dice la reseña.

Narcoperiodismo (2016)

Habla del trabajo de los periodistas que trabajan sobre el tema en diversos estados del país como Tamaulipas, Culiacán, Veracruz, la Ciudad de México y Jalisco.

“Narcoperiodismo, es un libro amargo y conmovedor, sus páginas aún huelen a sangre seca, a reportero mutilado, pero también a esperanza, a cuaderno de notas e ilusión de mujeres y hombres periodistas”, se lee en la reseña

En este libro, Javier abordó las historias de periodistas, reporteros, fotógrafos y redactores que son o han sido amenazados, torturados y asesinados por narcos y sicarios, por el simple hecho de publicar la verdad, una verdad que suele afectar a los líderes de cárteles.

Habla también de la complicidad de las autoridades con el crimen organizado y sobre los comunicadores “que se vuelven informantes de los narcos, de mandatarios sin escrúpulos y los delincuentes”.

De esta forma Javier muestra por qué los comunicadores se ven forzados a abandonar su lugar de trabajo y sus ciudades sin dejar rastro, y cuenta cómo trabajan los periodistas que deciden no callar aunque la muerte los persiga; “los temerarios que dicen el nombre del jefe de plaza y sus acompañantes, del policía corrupto o del funcionario involucrado, los valientes de la lente y la pluma que aun ante una cuerno de chivo escriben la verdad de los hechos”.

Periodismo escrito con sangre (2017)

Con Periodismo escrito con sangre, Javier hace un homenaje a aquellos periodistas ejecutados “por decir la verdad, por dar voz a los desposeídos, a quienes tienen en el rostro la herida viva, ardiente, ocasionada por el crimen organizado y la indiferencia o complicidad de las autoridades”.

En la opinión del periodista César Ramos, quien escribió el prólogo posterior a la muerte del escritor, Javier tuvo “un denominador común en las crónicas, investigaciones y reportajes: su acercamiento intenso al ser humano, a las madres muertas en vida por no saber de sus hijos; al adicto que mira derrumbarse toda ilusión en un escenario de violencia impasible; a la víctima del levantón, del ejercicio terrible del sicario; al policía baleado; al niño despojado de toda esperanza en una casa donde se come desgracia; a las jóvenes que cambiaron la ilusión por el infierno del narco, el glamour por la ejecución feroz en un baldío”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La amenaza del crimen organizado que paralizó la millonaria exportación de aguacates de México a EU

EU decidió paralizar la importación de aguacate mexicano después de que uno de sus empleados en Michoacán fuera amenazado.
18 de febrero, 2022
Comparte

En pleno fin de semana del Super Bowl y mientras miles de aficionados degustaban guacamole en Los Ángeles, Estados Unidos anunciaba por sorpresa que frenaba temporalmente la importación de aguacate mexicano.

El motivo, según Washington, fue la amenaza recibida por uno de sus funcionarios mientras inspeccionaba esta fruta en el estado de Michoacán, donde el considerado “oro verde” se ha convertido en motivo de enfrentamiento entre el crimen organizado.

Las razones son obvias: el negocio del aguacate mueve millones de dólares y crea miles de empleo gracias sobre todo a la relación comercial entre ambos países.

México, primer productor de aguacate en el mundo, tiene a su vecino del norte como principal cliente. Y en EE.UU., donde el interés por esta fruta creció exponencialmente en los últimos años, la mayoría de aguacate que se come es mexicano.

La medida entró en vigor el pasado viernes, a lo que siguieron una serie de reuniones exprés entre autoridades de ambos países para analizar cómo garantizar la seguridad de los inspectores estadounidenses y desbloquear así la exportación.

Y aunque México se ha mostrado desde entonces optimista en que la situación se resolvería muy pronto, EE.UU. respondió este jueves que, casi una semana después, su postura no ha cambiado.

“Reanudaremos dichas inspecciones (de aguacate) tan pronto como sea posible”, se limitó a decir el Departamento de Agricultura estadounidense en un comunicado, sin especificar su opinión sobre las medidas propuestas por México para desenquistar el conflicto.

¿Por qué se frenó la exportación?

EE.UU. asegura que su equipo de seguridad en México consideró “creíble” la amenaza que uno de sus inspectores de sanidad agropecuaria en Michoacán recibió contra él y su familia.

Funcionarios del Departamento de Agricultura trabajan in situ en el estado mexicano para asegurar que los productos agrícolas cumplen con los requisitos para proteger a su país de plagas y enfermedades.

Poco antes de recibir la amenaza, según comunicó Washington, su inspector cuestionó la integridad de un embarque en particular de aguacate y se rehusó a autorizarlo.

Conflicto en Michoacán por aguacate

Getty Images
Los beneficios económicos del comercio de aguacate atrajo la atención del crimen organizado hacia Michoacán, donde muchos de sus productores denuncian sufrir extorsión y amenazas.

Actualmente, Michoacán es el único estado mexicano certificado y que cumple con los requisitos para exportar a EE.UU. Eso, pese a que en otras entidades cercanas también se cultiva, lo que en ocasiones ha provocado tensiones con productores vecinos.

Este lunes, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que tras la decisión “hay muchos intereses, económicos, políticos, hay competencia, no quisieran que el aguacate mexicano entrara a EE.UU. o predominara por su calidad” en aquel país.

¿Qué solución propuso México?

Desde entonces, representantes de Michoacán y de la embajada estadounidense en México sostuvieron reuniones junto a productores locales esta semana para tratar de encontrar solución al conflicto.

Las autoridades mexicanas propusieron este miércoles varias medidas para reducir la violencia en la región, donde las extorsiones por parte de los carteles son habituales, y garantizar la seguridad de quienes trabajan en el sector aguacatero.

Entre otras propuestas, se contempló la escolta a camiones que trasladan el producto, una red de radiocomunicación y un centro de monitoreo para darles seguimiento a los vehículos, así como la implementación de puestos de control fijos y móviles.

También se puso sobre la mesa una célula de actuación permanente con la Secretaría de Seguridad Pública.

Alfredo Ramírez Bedolla.

Getty Images
El gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, se siguió mostrando este jueves optimista de que pronto se llegará a un acuerdo con EE.UU.

Tras estos encuentros, los participantes mexicanos se mostraron siempre optimistas sobre los diálogos y la postura mantenida ante sus propuestas por los representantes de EE.UU.

“Llevamos dos sesiones de trabajo y creo que estamos a unos días de que se levante la suspensión, sobre todo por la respuesta de los norteamericanos en las reuniones”, dijo este jueves el gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla.

¿Qué respondió EE.UU.?

La pelota estaba ahora por tanto en el tejado de EE.UU., que se comprometió a analizar las propuestas de México y dar una respuesta a la mayor brevedad.

Y este jueves, aunque no emitió su opinión de forma clara sobre dichas medidas, su gobierno expuso en un comunicado que su postura sigue siendo la misma.

“El Departamento de Agricultura espera que esta situación sea resuelta de manera que asegure que las exportaciones de aguacate puedan reanudarse, al tiempo que las vidas de las personas que trabajan para poner aguacates en las mesas estadounidenses no se encuentren en riesgo por simplemente cumplir con sus labores de protección”, se lee.

“Debemos recibir garantías de que las vidas de nuestros empleados no están en riesgo (…). Estableceremos protocolos para resolver la situación tan pronto como sea posible”, añade sin dar más detalles de plazos previstos o próximas reuniones entre ambas partes.

Empacadora de aguacate

EPA
Algunas empacadoras de aguacate en Michoacán ya lucen con apenas producción esta semana.

En el texto, EE.UU. se muestra especialmente crítico al asegurar que “los incidentes de seguridad en México no se han limitado al programa de aguacate”.

Así, recuerda cómo un empleado del Departamento de Agricultura que trabajaba en sus programas contra la mosca de la fruta y las plagas y enfermedades de los cítricos en el norte de México fue asesinado en 2020.

¿Cómo afecta a ambos países?

Si bien el aguacate que ya estaba siendo enviado hacia EE.UU. en el momento en que se tomó la medida el viernes no se vio afectado, el impacto que este bloqueo tendrá a ambos lados de la frontera será enorme, atendiendo a las cifras.

Para México, el aguacate es su tercer producto de exportación más importante por detrás de la cerveza y el tequila. El año pasado, produjo 2,45 millones de toneladas de aguacate, de las que un 75% sale de Michoacán.

Guacamole

Getty Images
El guacamole se ha convertido en uno de los platillos más demandados por los estadounidenses.

Algo más de la mitad de la producción total mexicana se exporta, y ocho de cada diez de esos aguacates se envían a EE.UU. Según datos del gobierno de Michoacán, su exportación genera 400.000 empleos directos e indirectos, aproximadamente.

Por eso, productores locales ya mostraron su temor de que esta prohibición se prolongue en el tiempo, les haga perder su cosecha o tengan que venderla a menor precio que a EE.UU.

La Asociación de Agricultores y Empacadores de Aguacate de México denunció que, solo durante el primer fin de semana de prohibición, sufrieron pérdidas de US$20 millones diarios.

Aguacate

Getty Images
Expertos coinciden en que la suspensión podría impactar pronto sobre el precio del aguacate en EE.UU.

Por su parte, la dependencia de EE.UU. de esta relación comercial no es menor.

Las condiciones climáticas y de sus cultivos hacen que el país solo produzca alrededor del 10% de su consumo total de aguacates.

En 2021, casi el 90% de lo que tuvo que exportar EE.UU. llegó de México, lo que supuso unos US$2.800 millones.

Ahora, los consumidores en EE.UU. se empiezan a preguntar cuándo esta medida afectará al precio y a la disponibilidad en sus mercados del aguacate, que para muchos estadounidenses se ha convertido en un producto de la canasta básica.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VhaiClpvNtg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.