México y otra decena de países en América desconocen la reelección de Nicolás Maduro

Al menos 14 países integrantes del Grupo de Lima, así como algunos miembros del G20 analizan las medidas, políticas, diplomáticas y financieras sancionatorias, que tomarán en contra del régimen de Maduro por violar la democracia en los comicios de Venezuela.

México y otra decena de países en América desconocen la reelección de Nicolás Maduro
Nicolás Maduro obtuvo la reelección con un 68 % de los votos. AFP

México, Estados Unidos, Argentina, Australia, Canadá y Chile desconocieron el resultado de las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Venezuela, tras las cuales Nicolás Maduro fue reelegido, para el periodo 2019-2025, como presidente del país con un 68 % de los votos, y anunciaron que evalúan medidas sancionatorias en contra del gobierno sudamericano, en una declaración al margen de la reunión del G20 que se celebra este lunes en Buenos Aires.

“Teniendo en cuenta la falta de legitimidad del proceso electoral venezolano, nuestros países desconocen los resultados al haber sido convocados por una autoridad ilegítima, la Asamblea Nacional Constituyente, excluyendo la participación de actores políticos y que no ha contado con observación internacional para que pueda ser aceptado como libre, justo, independiente y democrático”, dice la declaración conjunta que fue leída por el canciller argentino, Jorge Lafaurie.

“Esta elección ilegítima es una clara demostración de la ruptura del hilo democrático en Venezuela. Nuestros países consideran en este momento posibles medidas políticas, diplomáticas y financieras sancionatorias del régimen autoritario de (Nicolás) Maduro, procurando no afectar con ello al pueblo venezolano que es la primera víctima de esta ruptura de la democracia venezolana”, añadieron.

Maduro, en el poder desde 2013, obtuvo el domingo 68 % de 8.603.936 votos contra 21,2 % del exchavista Henri Falcón, quien consideró que el proceso carecía de “legitimidad” y pidió una repetición de la votación, al acusar al gobierno de “compra de votos” y “chantaje” con los programas sociales.

La elección estuvo marcada por una abstención de 52%, tras el boicot al que llamó la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) por considerar la elección una “farsa” para perpetuar a Maduro en el poder.

El grupo de naciones que desconoce el resultado argumenta que “la solución para la crisis que tiene Venezuela debe ser alcanzada de forma pacífica y con el protagonismo de los propios venezolanos”.

Los cancilleres alertaron sobre el “alarmante agravamiento de la crisis humanitaria” de Venezuela e instaron al gobierno de Maduro a “sin demora recibir ayuda de la comunidad internacional en alimentos y medicinas, que son las necesidades esenciales en esta hora del pueblo venezolano”.

“Más de 900.000 venezolanos han emigrado a diferentes países de nuestra región y esta situación de emergencia constituye una amenaza para la estabilidad y la seguridad regional en lo sanitario, en lo epidemiológico, en lo educativo, en lo alimentario, y en lo social”, agregaron.

Aunque no figura en la agenda formal de la reunión de ministros de Exteriores del G20, el tema de Venezuela fue tratado en reuniones bilaterales y multilaterales este lunes en Buenos Aires.

El Grupo de Lima, también en contra

Catorce países americanos del llamado “Grupo de Lima”, entre los cuales también se encuentra México, decidieron este lunes llamar a consultas a sus embajadores en Venezuela y actuar para bloquear fondos internacionales destinados a Caracas, tras la cuestionada reelección del presidente Nicolás Maduro.

Los 14 firmantes “no reconocen la legitimidad del proceso electoral desarrollado en la República Bolivariana de Venezuela por no cumplir con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente”.

Los países integrantes del Grupo de Lima son: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Como medida en contra de las irregularidades cometidas en el proceso electoral, dichas naciones “acuerdan reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas con Venezuela, para lo cual llamarán a consultas a los embajadores en Caracas y (deciden) convocar a los embajadores de Venezuela para expresar nuestra protesta”.

Además, el Grupo decidió realizar una reunión “durante la primera quincena de junio” en Perú con altos responsables del tema migratorio, para tratar “el preocupante incremento en los flujos de venezolanos que se ven obligados a abandonar su país y por el impacto que esta situación está teniendo en toda la región”.

Alerta en particular sobre el riesgo de una “emergencia epidemiológica”, provocada por “la grave situación humanitaria en Venezuela”, con “implicaciones en materia de salud pública para toda la región”.

Para enfrentar esa amenaza, pide “apoyar el suministro de medicamentos por instituciones independientes y las acciones de vigilancia epidemiológica en Venezuela y en sus países vecinos, en particular frente a la reaparición de enfermedades como sarampión, paludismo y difteria”.

Desde la etapa previa a los comicios, el proceso electoral fue criticado por países americanos y europeos. Estados Unidos lo calificó de “farsa”.

Close
Comentarios