Aerolínea causa polémica por pedir a mujer blanca demostrar ser la madre de su hijo mestizo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Aerolínea causa polémica por pedir a mujer blanca demostrar ser la madre de su hijo mestizo

Una trabajadora de Southwest le pidió a Lindsay Gottlieb, que es blanca, que probara que ella era la mamá de Jordan, de un año, que es mestizo.
31 de mayo, 2018
Comparte

Lindsay Gottlieb y Patrick Martin se disponían a viajar este lunes de Denver a Oakland, Estados Unidos, con el hijo de ambos. Pero la aerolínea en la que iban a volar no creyeron que ella era la madre del niño.

Una trabajadora de Southwest le pidió a Gottlieb, que es blanca, que probara que ella era la mamá de Jordan, de un año, que es mestizo.

La mujer y su prometido, que es afroestadounidense, le mostraron a la trabajadora el pasaporte del niño. Pero aún así, les pidió el certificado de nacimiento del menor. Incluso les pidió ver publicaciones en Facebook, según contó la madre.

La aerolínea dijo que aprovecharía el incidente para “formar” a los empleados.

Lindsay Gottlieb con su hijo, Jordan.

Lindsay Gottlieb/Twitter
La aerolínea les pidió a Lindsay Gottlieb y a su prometido que demostraran que el pequeño Jordan era hijo de la mujer.

 

Gottlieb, entrenadora del equipo de baloncesto femenino de la Universidad de California, dijo en Twitter que el incidente había sido “degradante e insensible, por no decir ineficiente”.

“Estoy consternada de que después de aproximadamente 50 veces de haber volado con mi hijo de un año, el personal me dijera que tenía que ‘probar’ que era mi hijo, a pesar de tener su pasaporte”, escribió la madre.

“(La trabajadora) dijo que fue porque tenemos un apellido diferente. Creo que fue porque tiene un color de piel diferente”, señaló.


“Fue degradante e insensible, por no decir ineficiente. Habríamos perdido el vuelo si no se hubiera retrasado. Sugiero que los empleados reciban un mejor entrenamiento para evitar que esto le pase a otros”, escribió Gottlieb en Twitter.


De acuerdo con la política de Southwest Airlines, los agentes de servicio al cliente deben verificar la edad de un niño en el aeropuerto a través de una identificación emitida por el gobierno.

Pero no existe una regla para verificar que el apellido del niño coincida con el del acompañante adulto en vuelos nacionales.

La aerolínea dijo en Twitter que se había sentido “desalentada” por la experiencia de Gottlieb y que el episodio no parecía ser habitual.

Según el periódico The Washington Post, Southwest se disculpó con la mujer por si su conducta había “incomodado a la familia”.

Gottlieb le dijo a CBS News que no creía que el problema fuera de toda la aerolínea, sino “solo de una empleada insensible”.

“Hirió mis sentimientos”, dijo. “Me hizo sentir menos, y eso no está bien”.

El hijo de Gottlieb y Martin, Jordan Peter Martin, nació en mayo de 2017, y ha acompañado varias veces al equipo que dirige su madre en viajes con Southwest, según informó CBS.

La entrenadora escribió en Twitter que estos incidentes eran “mucho más comunes” para los padres que no eran blancos.


“Estamos bien. Pero temo que esto es mucho más común para gente que no se ve como yo”, dijo en Twitter.


“Siento que es mi responsabilidad decir ‘sucedió esto, no está bien'”, señaló Gottlieb a CBS.

“Tal vez en algún momento, esto ayude a mi hijo, que es mestizo y lo será toda su vida”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Por COVID, Juegos Olímpicos de Tokio no permitirán público extranjero

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos se desarrollarán sin la presencia de espectadores extranjeros como medida para contener la propagación de la pandemia de COVID-19.
AFP
Por AFP
20 de marzo, 2021
Comparte

Los aficionados de otros países no podrán acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio, que se disputan este año entre el 23 de julio y el 8 de agosto, debido a los riesgos sanitarios ligados al COVID, anunciaron este sábado los organizadores.

“En orden de ofrecer claridad a los poseedores de entradas que viven en el extranjero y permitirles que puedan ajustar sus planes de viaje en este momento, las partes desde el lado japonés han llegado a la conclusión de que esas personas no podrán entrar en Japón en ese tiempo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos”, anunciaron los organizadores en un comunicado.

Lee: México acumula más de 197 mil muertes por COVID; vacunan a 33% de adultos mayores

El Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Paralímpico Internacional (CPI) “respetan totalmente y aceptan esta conclusión”, señaló el texto, añadiendo que los detalles de devolución del dinero serán difundidos pronto.

El comunicado fue publicado al término de una reunión en línea, marcada en su inicio por un temblor de tierra sentido en Tokio, entre cinco partes relacionadas con los Juegos: el comité de organización, la ciudad de Tokio, el gobierno japonés, el COI y el CPI.

El presidente del COI, el alemán Thomas Bach, dejó entrever la decisión al inicio de la reunión, avisando de que “decisiones difíciles” serían necesarias para fortalecer la seguridad.

La presidenta de Tokio-2020, Seiko Hashimoto, habló de una decisión “muy decepcionante” pero “inevitable”.

“Es una noticia que esperábamos que nunca llegara”, reaccionó la delegación olímpica estadounidense.

Una decisión esperada 

La decisión había sido ampliamente anticipada en las últimas semanas, con filtraciones sugiriendo que los organizadores pensaban que una prohibición de entrada a visitantes procedentes del extranjero es la única opción, cuando trabajan para hacer unos Juegos Olímpicos seguros pese a la pandemia.

El COI había planteado excepciones para determinados invitados extranjeros, pero las reglas serán probablemente estrictas.

Seiko Hashimoto admitió que incluso será “difícil” que acudan los familiares de los deportistas que participen.

Esta prohibición constituye un hecho histórico. “Nunca había ocurrido que espectadores extranjeros tuvieran prohibida la entrada al país organizador de los Juegos, ni siquiera durante la gripe española en los de Amberes de 1920”, recordó Jean-Loup Chappelet, profesor emérito de la Universidad de Lausana (Suiza) y especialista de los Juegos Olímpicos.

Un rompecabezas aparece ahora para devolver el dinero por los centenares de miles de entradas vendidas fuera de Japón y hacer frente a esta pérdida de ingresos, cuando el presupuesto de Tokio-2020 supera ya los 15.000 millones de dólares, un récord del evento.

Unas 630,000 entradas debían ser vendidas en el extranjero, anunciaron este sábado los organizadores, pero esta cifra parecía cada vez más lejos de la realidad estas últimas semanas.

Ahora, los organizadores deberán decidir cuántos espectadores locales podrán asistir a las pruebas.

Otras medidas draconianas contra el COVID-19 están previstas para garantizar un “ambiente seguro” en los Juegos de Tokio, que fueron aplazados el año pasado debido a la pandemia.

Vacunación de deportistas

La vacunación de los participantes no será obligatoria, pero el COI anima a hacerlo.

Los “Juegos de la pandemia” favorecerán a las cadenas de televisión, cuyos derechos de retransmisión son cruciales para las finanzas del COI.

El año pasado, los organizadores querían hacer de estos Juegos una celebración de “la victoria de la humanidad sobre el virus”.

Pero su discurso ha cambiado radicalmente estas últimas semanas, insistiendo ahora sobre “la ansiedad” de los japoneses y “la prioridad” de su seguridad.

Japón, hasta ahora, ha controlado mejor que otros países la crisis sanitaria, pero ha tenido un recrudecimiento de las infecciones entre noviembre y finales de enero, forzando al gobierno a reimponer temporalmente el estado de urgencia en una gran parte del país, incluido Tokio.

El gobierno nipón lanzó en febrero un programa de vacunación pero por ahora solo concierne al personal sanitario. La mayor parte de la población del país no sería vacunada antes de los Juegos.

Desde hace varios meses, la opinión pública japonesa es mayoritariamente hostil a la disputa de los Juegos este año, prefiriendo un nuevo aplazamiento o una anulación.

Y un sondeo publicado el 8 de marzo por el diario Yomiuri revelaba que solo un 18% de los japoneses era favorable a que vinieran espectadores extranjeros a los Juegos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.