Sin contratos y sin cobrar; así trabajan más de mil maestros de estudiantes con discapacidad a nivel bachillerato
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook. CAED's a Nivel Nacional.

Sin contratos y sin cobrar; así trabajan más de mil maestros de estudiantes con discapacidad a nivel bachillerato

Maestros de los Centros de Atención a Estudiantes con Discapacidad denuncian irregularidades laborales que van desde la falta de pago hasta trabajar sin contrato y hacer declaraciones de impuestos al SAT sobre salarios que no han recibido.
Facebook. CAED's a Nivel Nacional.
14 de mayo, 2018
Comparte

Desde enero pasado los mil 500 asesores educativos de los Centros de Atención para Estudiantes con Discapacidad (CAED), de todo el país, no reciben su sueldo.

Sus exigencias a la Secretaría de Educación Pública (SEP) van más allá del pago de su salario, pues además acusan una serie de irregularidades respecto a sus condiciones laborales y entorno de trabajo.

En las últimas dos semanas los asesores y encargados de los CAED a nivel nacional han realizado diversas acciones para exigir sus pagos. Sin embargo, aseguran que ni la SEP ni la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS) han atendido sus reclamos.

Los Centros de Atención para Estudiantes con Discapacidad ofrecen la opción de cursar el bachillerato de manera no escolarizada para personas con alguna discapacidad, con validez de la SEP.

Surgen en 2009, luego de que un alto número de estudiantes con discapacidad inscritos en el sistema de Preparatoria Abierta se encontraran con el obstáculo de que los maestros no estaban capacitados para trabajar con personas con discapacidad.

De acuerdo con la SEP, en todo el país existen 291 CAED. Estos se componen de un responsable del centro, un auxiliar y cuatro o cinco asesores. Cada asesor se encarga de un área de conocimiento, las cuales son: ciencias experimentales, humanidades, matemáticas y lenguaje y comunicación.

El sueldo de cada asesor ronda los 7 mil 600 pesos mientras que los responsables ganan alrededor de 8 mil 500 pesos; su pago es mensual.

La SEP adeuda a cada integrante de los CAED alrededor de 30 mil pesos. Pero a pesar de la difusión que se le ha dado al caso, los docentes afectados dicen que son ignorados por las direcciones correspondientes.

“Somos de todos y de nadie”

En entrevista para Animal Político, Gabriela Galicia, responsable del CAED no. 5 de Ciudad de México, explica que el problema radica en que los centros dependen de varias dependencias de manera informal y las irregularidades en el pago se deben principalmente a que los recursos destinados para ello pasan por diversas instancias.

“Financieramente nosotros dependemos totalmente de la SEP, pero no somos una Subsecretaría, trabajamos bajo la modalidad de Preparatoria Abierta, pero en cuanto a capacitación dependemos de la Dirección General de Bachillerato, es decir somos de todos y de nadie”, comenta.

Los maestros afectados se han manifestado en el Senado.

El presupuesto viene de la SEP. Este es entregado a la Subsecretaría de Educación Media Superior para que se distribuya a las diversas direcciones generales encargadas de los CAED. Finalmente las direcciones lo reparten a los planteles en donde los asesores dan clase.

Aunada a esta distribución del presupuesto, los Centros están divididos en el tema administrativo. Según datos de la SEP, 17 pertenecen a la Dirección General del Bachillerato (DGB); 26 a la Dirección General de Educación en Ciencia y Tecnología del Mar (DGECyTM); 78 a la Dirección General de Centros de Formación para el Trabajo (DGCFT), y 150 en la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial (DGETI).

Esta situación, comenta Gabriela, dificulta la organización y comunicación entre ellos. “El hecho de que no sepamos cuántos asesores somos y que no tengamos cifras exactas se debe a esta separación y a que no hay comunicación entre nosotros”.

El argumento de la encargada del CAED 5 sobre la inexactitud de las cifras se sustenta en los datos presentados por la propia SEP, ya que aseguran la existencia de 291 centros en el país, pero al hacer la sumatoria de los CAED adscritos a cada dirección, da como resultado 271. Mientras, en la página de la Subsecretaria de Educación Media Superior afirman que existen más de 300 centros.

Gabriela dice que en 2016 se creó una oficina en la DGB a la cual se le conoce como Enlace CAED. En ella se encargan de la capacitación y la gestión de trámites administrativos. “Esta oficina es el único enlace con las oficinas de la SEMS y de Preparatoria Abierta de todo el país”, agrega.

Otra situación en contra es que los Centros no cuentan con sus propias instalaciones. Los asesores dan clases en aulas que pertenecen a la DGB o dentro de los Centros de Capacitación para el Trabajo Industrial (CECATI).

“Con esta estructura no sabemos a dónde ni con quién dirigirnos cuando surgen estos problemas. No tenemos oficinas ni hay marco curricular”, dice Gabriela.

En los cuatro meses que llevan sin percibir su sueldo los CAED no han recibido presupuesto para materiales, por lo cual en las últimas clases han trabajado con sus propios recursos.

Trabajando sin contrato

Una de las principales exigencias de los asesores, además del cumplimiento de los pagos, es “el reconocimiento de los asesores como trabajadores docentes”.

La petición se debe a que ninguno de los trabajadores del CAED cuentan con un contrato laboral que los vincule a la SEP o al plantel en el que dan clases.

Luis Hernández, quien también es asesor de CAED en el CECATI 190 de Guadalajara, cuenta que su contratación como maestro del CAED se dio “de palabra”.

Reciben el poyo de padres y alumnos.

“Un amigo me avisó de la vacante, acudí al CECATI para que me realizaran la entrevista y ahí mismo me contrataron, pero solo así, de palabra, no firmé ningún papel. Después me pidieron mis papeles y una cuenta bancaria para depositar mis pagos”, comenta.

En los dos años que lleva como docente explica que siempre ha habido retrasos. El cree que se debe al hecho de no contar con un contrato. “Siempre nos han pagado por honorarios, no nos cuentan como personal docente, además de que el sueldo es bajo nuestro pago es mensual, lo cual nos afecta en el tema económico”.

Respecto a los pagos Gabriela Galicia asegura que cada mes la SEP les exige hacer declaración de impuestos, “nos paguen o no, nosotros tenemos que hacerlo”.

“En abril pasado al hacer nuestra declaración anual y solicitar la devolución del saldo a favor nos mencionaron en el SAT que no hay una declaración o documentación que comprueben que la SEP y la SEMS reporten las retenciones de nuestros pagos”.

Una irregularidad más, pues Gabriela asegura que mes tras mes la SEP les retira una parte de su sueldo destinado para los impuestos y ellos pagan otra parte. Pero de esta retención que hace la SEP no hay comprobantes, por lo menos, de los últimos dos años.

Tanto Gabriela como Luis piden condiciones dignas para laborar, pues consideran “injusto” que además de trabajar por honorarios no sean catalogados como maestros a pesar de que se les pide una especialización para poder dar clase a este sector de la población. Todo lo anterior, sin tomar en cuenta los bajos sueldos que perciben.

“Recibimos a personas con diversas discapacidades. En un mismo grupo puede haber una persona con síndrome de Down hasta una persona con ceguera o alguna amputación, por lo que nuestras clases son más complejas ya que tenemos que adaptar los materiales y los contenidos de las materias”, comenta Gabriela.

En su página la SEMS estipula que los únicos requisitos de ingreso a un CAED son: presentar un certificado de educación básica, un certificado médico que haga constar que el alumno tiene alguna discapacidad, 2 fotografías, identificación oficial, acta de nacimiento y CURP.

También se dice que al entrar, los estudiantes “disponen de diversos recursos didácticos como audiolibros, glosarios en Lenguaje de Señas Mexicano, textos en braille, recursos multimedia, software especializado, regletas, punzones, materiales termo formados para alto y bajo relieve, etcétera”.

Incluso se habla de las ventajas de estudiar en un CAED: la inscripción es gratuita y sin examen de admisión; se puede combinar el estudio con otras actividades; se puede estudiar a cualquier edad; se brinda asesoría académica gratuita y especializada; se cuenta con equipo y material didáctico adaptados a las necesidades de los estudiantes; se otorgan becas educativas, y el certificado de estudios tiene validez oficial en todo el país.

Ante la capacitación y experiencia que se les exige por la oferta educativa que plantea la SEMS, los asesores exigen la correspondiente seguridad laboral.

“Durante estos dos últimos años han ingresado muchos jóvenes nacidos después del 2000, pues tienen la intención de cursar el bachillerato en esta modalidad y continuar con la universidad, pero estas condiciones también merman su desarrollo académico”, comenta Gabriela.

Por esta razón es que tanto padres como alumnos de los CAED a nivel nacional se han solidarizado con la causa y han brindado su apoyo a los maestros en cada una de las acciones de protesta que éstos han tenido.

La SEP promete los pagos y mejoras laborales

El martes 8 de mayo, la SEP prometió pronta solución a la situación de los salarios no pagados a maestros y asesores a través de un comunicado.

El pago al personal de los CAED se realizará a más tardar el 20 de mayo próximo a través de la subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS), informó en el boletín la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Además ofrecen mejores condiciones laborales para quienes integran las plantillas de los CAED.

“La SEMS se ha propuesto asignar plazas no docentes a los profesionistas que cumplan con los requisitos de escolaridad y experiencia. Las bases, para la asignación de plazas, se darán a conocer en próxima fecha”, exponen sin dar mayores detalles.

De la misma forma, “la SEP reconoce a los mil 515 asesores que brindan los servicios educativos, de manera ininterrumpida, en los 291 CAED, en beneficio de 23 mil 892 estudiantes”.

Animal Político buscó a la Secretaría de Educación Pública para hablar sobre las irregularidades laborales planteadas por los asesores de los CAED, pero se negaron a ampliar la información más allá del comunicado.

Qué sigue para los CAED: plan de acción y pliego petitorio  

Tras una reunión entre estudiantes, padres de familia, asesores, y auxiliares de los CAED en Ciudad de México, los afectados informaron a Animal Político su plan de acción para las próximas semanas para lograr una solución integral.

“Se formaron comisiones con participación de estudiantes, padres de familia, asesores, auxiliares y responsables los centros, para impulsar la organización entre los CAED a nivel regional y posteriormente lograr una coordinación a nivel nacional”.

Otra acción será “una primera reunión de los CAED para la conformación de la coordinación de la región del centro del país”, la cual se llevaría a cabo el próximo 18 de mayo, en Ciudad de México. Esta convocatoria será para todos los CAED del país.

Este lunes los asesores educativos en compañía de padres y alumnos, llevaron a cabo una manifestación pacífica en la Plaza de Santo Domingo, frente a la SEP, desde las 11 de la mañana. En el lugar impartieron clases al aire libre de las áreas de Comunicación, Ciencias Sociales, Matemáticas y Ciencias Experimentales para los alumnos con discapacidad auditiva, visual, motriz, intelectual y psicosocial.

Posteriormente una comisión de los CAED integrada por tres personas, fue recibida por Rosario Nolasco Fonseca, encargada de la Coordinación Sectorial de Desarrollo Académico de las SEMS y José Armando García Reyes, integrante del área Jurídica de las SEMS. Los funcionarios se comprometieron a realizar los pagos atrasados el 20 de mayo y a no retrasar los pagos en el futuro.

También prometieron abrir una mesa de diálogo con la SEP para tratar el resto de las irregularidades.

Impartieron clases afuera de la SEP.

Durante estas semanas se mantendrán abiertos y en funcionamiento los CAED, es decir, a pesar de las condiciones laborales, los asesores no dejarán de dar clases.

El pasado miércoles 9 de mayo las exigencias de los afectados también fueron recibidas en el Senado de la República por Angélica de la Peña Gómez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la cámara.

La senadora escuchó la situación de responsables, auxiliares y asesores de los CAED y recibió un documento con su pliego petitorio, en el cual piden que se cumplan los siguientes puntos:

  • El pago inmediato de los honorarios que se adeudan a los asesores académicos, responsables de centros y auxiliares administrativos, correspondientes a los primeros 4 meses (enero-abril) del año en curso.
  • Exigimos se especifique y demuestre el concepto y partida a la que corresponde el pago de los honorarios de los asesores del CAED, y que con esta información se nos indique porque el retraso se da mes con mes.
  • La liberación de los recursos adeudados desde el mes de enero de 2018 para el mantenimiento y adecuado funcionamiento de los CAED (compra de materiales, mantenimiento de equipos, materiales de limpieza).
  • Que se realicen los trámites pertinentes ante el SAT para regularizar la situación de las retenciones fiscales, ya que hasta el momento no se han recibido las devoluciones correspondientes a los saldos favorables.
  • Que se incorpore a todas las plantillas que laboran en los CAED al “Servicio profesional docente”, para así regularizar nuestra situación laboral, lo que implicaría contar con: Un contrato que respalde nuestra relación laboral con la SEP; seguridad social; prima vacacional; aguinaldo; vacaciones, y aumento salarial acorde con la inflación.
  • Capacitación inicial y actualización constante que permita la profesionalización y especialización de los docentes y administrativos.
  • Infraestructura adecuada, así como ajuste y adaptación con la participación de los estudiantes y asesores de los CAED, de los libros de texto, exámenes y criterios de evaluación que garanticen la permanencia y óptimo desarrollo de los estudiantes con discapacidad en el Sistema Educativo nacional.
  • Cese al hostigamiento hacia algunos asesores y responsables académicos de diversos CAED por solicitar información referente a los pagos, así como por buscar mejoras para los centros.

“Exigimos que no haya ningún tipo de represalia ni despidos injustificados, en razón de las exigencias que nos hemos impulsado con el fin de garantizar las condiciones óptimas para el funcionamiento de los CAED”, expresan en el documento.

Aunado a su pliego petitorio solicitamos a la senadora que se comprometa a:

1.- Solicitar una audiencia del Secretario de Educación Pública, Otto Granados Roldán, con una comisión representativa de los CAED.

2.- Solicitar y entregarnos a la brevedad la información en la que se especifique y demuestre el concepto y partida a la que corresponde el pago de los honorarios de los asesores del CAED, y que con esta información se nos indique porque el retraso se da mes con mes.

3.- Plantear en la comisión permanente la asignación de dinero para los CAED en el presupuesto anual de la federación.

4.- Si después del 20 de mayo, la SEP no ha regularizado los pagos del personal de los CAED, solicitaremos su apoyo para ejercer presión para que esta situación se resuelva de inmediato.

Los asesores de los CAED informaron a Animal Político que la senadora Angélica de la Peña Gómez se comprometió a dar seguimiento al caso y resolver los últimos cuatro puntos solicitados en el documento.

También garantizó que no habrá represalias ni despidos injustificados hacia los trabajadores de CAED en el curso de las acciones que éstos realizan.

Los maestros esperarán al 20 de mayo, fecha límite en la que según la SEP se realizarán los depósitos, para saber qué acción llevarán a cabo. Mientras tanto esperan que el Senado atienda sus peticiones y logren un diálogo directo con el secretario de Educación Otto Granados Roldán para dar solución a sus problemas.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Si ya tuve COVID-19, ¿es necesario que me vacune?

A un año de pandemia y pocos meses de vacunación, cada vez se sabe más sobre cuáles son las formas más ventajosas de inmunizar a la sociedad.
5 de marzo, 2021
Comparte

Si una persona se contagió con coronavirus hace dos meses y otra persona se vacunó hace exactamente el mismo tiempo, ¿cuál de las dos está más protegida?

La pregunta bien podría parecer un problema matemático, pero se aproxima al razonamiento del que parten expertos y autoridades médicas para definir qué tan necesario es vacunar contra la covid a aquellos que ya pasaron la infección.

Con los problemas de distribución en varias regiones, decidir quién necesita dos dosis, una o ninguna es vital para conseguir que más personas estén protegidas cuanto antes, lo que implica menos muertes y hospitalizaciones.

Un estudio reciente de la revista británica The Lancet “razona” que haberse infectado por coronavirus ofrece tanta protección como una sola dosis de una vacuna.

Esto significa que muchos pacientes solo necesitarían una de las dos dosis requeridas por varios fabricantes de vacunas. De ser así, los países podrían repartir sus dosis con más eficiencia.

España, por ejemplo, aplazó seis meses la vacunación a los menores de 55 años que ya han pasado la enfermedad.

De la misma forma, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador anunció en diciembre que aquellos que ya pasaron la infección no recibirían la vacuna de forma inicial.

A la par que evoluciona la pandemia, también lo hacen las recomendaciones sanitarias. Por ello todas estas guías varían frecuentemente.

Pero, ahora mismo, ¿es recomendable vacunarse si ya hemos pasado la infección por covid-19?

Realización de prueba PCR a una paciente.

Getty Images
Varias investigaciones analizan la posibilidad de solo dar una dosis a las personas que ya han pasado la enfermedad.

“La protección más completa posible”

La respuesta más directa a la pregunta anterior es sí. ¿Por qué?

“Porque lo ideal es tener la protección más completa posible”, dice a BBC Mundo José Manuel Bautista, catedrático del departamento de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid en España.

“Las vacunas han demostrado funcionar muy bien, con porcentajes de protección superiores al 90% y son un indicador más fiable. Las infecciones de la enfermedad son muy heterógeneas”, añade el académico.

Esto quiere decir que en dos personas sanas de la misma edad, la infección por coronavirus puede dejar niveles de protección distintos.

Vacunación en una residencia de ancianos en Mallorca, España.

Getty Images
Sacar conclusiones universales sobre qué funciona y qué no con las vacunas no es recomendable, dado que la respuesta puede ser distinta según el grupo de edad.

Por no hablar de las diferencias entre pacientes sanos y aquellos más vulnerables como ancianos o con dolencias crónicas. Es por ello que sacar conclusiones universales ahora mismo es prematuro y los expertos recomiendan más seguimiento.

Por lo tanto, Bautista estima conveniente que los infectados también se vacunen, para que “se estabilice la respuesta inmunitaria y sea protectora”.

En este sentido, el experto también considera que pensar en alternativas como dar una sola dosis a los que ya pasaron la enfermedad ayudaría a contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que acusan regiones del mundo como la Unión Europea y América Latina, por ejemplo.

¿Y si se le da una sola dosis a los infectados?

Una vez aclarado que a pesar de superar la infección sigue siendo conveniente vacunarse, algunos científicos y gobiernos debaten sobre la posibilidad de retrasar la inoculación o solo ofrecer una dosis a esos pacientes.

Las autoridades se basan en que, según estudios recientes, una persona que recibe las dos dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo, adquiere una protección similar que otra que, tras pasar la infección, recibe una dosis única del mismo fabricante.

Jeringuillas apiladas.

Getty Images
Definir la mejor estrategia de vacunación puede contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que sufren varios países.

Esto es porque en las vacunas bidosis, la primera funciona para crear la protección y la segunda para reforzarla y hacerla más duradera.

“Una sola dosis de vacuna puede cumplir la función de reforzar la protección si el individuo ya tiene inmunidad natural por haberse infectado”, explica a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

Esto, agrega el experto, “puede ser útil pero no necesariamente requerido”.

“Dependerá de cuánto refuerzo natural también hayas desarrollado por exponerte al virus en tu comunidad”, complementa Tang.

Entonces, ¿quién está más protegido? ¿Vacunados o infectados?

Como suele ser habitual en las ciencias médicas, no hay respuestas absolutas.

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, asegura a BBC Mundo que ambos casos estarían protegidos.

Otro asunto es saber cuánto duraría esa protección. En este caso influye mucho cuánto durará la protección natural por coronavirus y cuánto la ofrecida por las vacunas.

No ha habido mucho tiempo para analizar esto, dado que apenas llevamos un año de pandemia y pocos meses de vacunación.

El doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, confía en que la protección de las vacunas “dure años”.

Tang, por otra parte, asegura que “habitualmente una infección produce una respuesta inmune más amplia y duradera que una sola dosis de una vacuna. Por ello es necesario complementar la inoculación con una segunda”.

Claro que, al infectarse, uno también se arriesga a ser hospitalizado o enfermar de gravedad, por lo que lo ideal, por supuesto, es protegerse a través de la vacuna.

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&feature=emb_title

Otra cuestión a considerar es cuán eficaz será la protección si aparecen nuevas variantes del patógeno que mermen la eficacia de los inmunizadores.

Bautista considera que por mucho que mute una variante, al menos próximamente no debería afectar la protección contra formas graves de la enfermedad, aunque se requieren más estudios para aclararlo.

Mientras, García Rojas opina que “el único escenario que debe plantearse ahora mismo es vacunar lo más que se pueda. Y ser conscientes de que en un futuro pueda ser necesario revacunarnos en la medida que los fabricantes modifiquen sus inmunizadores contra nuevas variantes”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.