close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
DEPARTAMENTO DE POLICÍA DE FAIRFIELD
Acusan a pareja de California de someter a sus 10 hijos a ahogamientos simulados y otros abusos
Este caso recuerda el siniestro hallazgo a finales de enero del matrimonio Turpin que mantenía a sus 13 hijos encadenados en casa.
DEPARTAMENTO DE POLICÍA DE FAIRFIELD
17 de mayo, 2018
Comparte

 

Otro caso de tortura, hacinamiento y abandono infantil ha hecho saltar las alarmas en Estados Unidos.

Los vecinos de Fairfield, una localidad aparentemente tranquila del norte de California, no salen de su asombro tras conocer que en uno de sus bonitos barrios había 10 menores que vivían en “condiciones horribles” de miseria.

Este miércoles, la fiscalía de distrito del condado de Solano, al que pertenece Fairfield, acusó formalmente a Jonathan Allen e Ina Rogers, de 29 y 30 años de edad respectivamente, de múltiples delitos de tortura y abuso infantil.

La pareja niega las acusaciones, pero el relato de la policía, que habla de pinchazos, quemaduras y moratones, entre otras cosas, es estremecedor.

Llamada de emergencia

El pasado 31 de marzo, Ina Rogers llamó a la policía para decir que su hijo de 12 años había desaparecido.

Los agentes lo encontraron poco después, durmiendo bajo un arbusto en un parque cercano.

Hasta ahí, la historia parecía encaminada a tener un final feliz.

Sin embargo, cuando la policía llevó al joven a casa, se encontró con un escenario desolador: había basura, comida podrida y excrementos humanos y de animales por todas partes.

Los agentes registraron la casa y hallaron otros nueve menores con edades comprendidas entre los 4 meses y los 11 años.

Rogers fue detenida, pero salió de prisión pocos días después tras pagar una fianza de US$10.000.

Investigación policial

Desde aquel primer descubrimiento hasta la imputación de cargos de esta semana, las autoridades se han dedicado a investigar el caso para intentar comprender lo que ocurría en la casa.

“Con la colaboración de los servicios de menores y de la fiscalía, los detectives de la unidad de violencia familiar de la policía iniciaron una investigación que reveló una larga y continua historia de abuso severo físico y emocional sobre los menores“, escribe el Departamento de Policía en un comunicado.

Como resultado de la investigación, la policía emitió una orden de arresto para Jonathan Allen, el padre de las criaturas, quien fue detenido el pasado viernes 11 de mayo.

Allen fue imputado con nueve cargos de tortura y seis de abuso infantil y quedó detenido bajo fianza de US$5,2 millones.

Por su parte, la fiscalía modificó la acusación contra la mujer, que estaba en libertad condicional, para añadir nueve cargos de abuso infantil.

Rogers compareció este miércoles ante el tribunal y quedó detenida bajo fianza de US$495.000.

Detalles de los abusos

Tras un breve paso por el departamento de bienestar infantil, los niños fueron trasladados a casas de familiares.

En entrevistas con los investigadores, los niños describieron situaciones de abuso extremo, según explicó ante la prensa el teniente del departamento de policía Greg Hurlbut.

“Encontramos heridas por pinchazos, quemaduras, moratones y lesiones consistentes con disparos hechos con pistolas de perdigones“, enumeró Hurlbut.

Para la fiscal de distrito Sharon Henry, “los niños fueron torturados por razones sádicas”.

Allen concedió una breve entrevista a una televisión local y negó tajantemente todas las acusaciones.

“Nunca he pegado a mis hijos, llevo una vida espiritual, pero no hago ofrendas ni actos satánicos, como se ha dicho”, le dijo Allen a la cadena KCRA.

Triste asociación

Este caso recuerda el siniestro hallazgo a finales de enero del matrimonio Turpin que mantenía a sus 13 hijos encadenados en casa, señala la corresponsal de BBC Mundo en la Costa Oeste, Beatriz Díez.

“Si bien hay diferencias en los detalles de cada caso”, dice Díez, “tanto los Turpin como Allen y Rogers mantuvieron a sus hijos aislados del exterior, los educaron en casa y, según los indicios, los sometieron a distintas situaciones de abuso sin que nadie diera la voz de alarma”.


 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
@OVIALCDMX
Becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro protestan por retraso en pagos
Los manifestantes acusaron que alrededor de 150 mil becarios han sido dados de baja sin explicación alguna, y más de 200 mil no han recibido su pago.
@OVIALCDMX
16 de mayo, 2019
Comparte

Decenas de personas, beneficiarias del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, bloquearon durante varios minutos ambos sentidos de Paseo de la Reforma, a la altura de la Glorieta de Colón, acusando retrasos y falta de pago; así como la baja injustificada, según dicen, de al menos 150 mil becarios.

Los manifestantes se colocaron afuera de las oficinas de Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), ubicada sobre Paseo de la Reforma, exigiendo ser atendidos por el subsecretario Horacio Duarte.

Leer: ¿Qué aprenden? ¿Sí les sirve el programa? La experiencia de los Jóvenes Construyendo el Futuro

Los inconformes comentaron al diario Reforma que el programa ha tenido diversas irregularidades, principalmente en los pagos a becarios. En algunos casos acusan que se han retrasado al menos 15 días.

Un becario comentó que de los 500 mil becarios, que según el gobierno de México hoy forman parte del programa, más de 200 mil aún no han recibido su pago, además de que otros 150 mil becarios han sido dados de baja sin explicación alguna.

Leer: ‘No estoy en mi área, pero es experiencia’. Las fallas del programa Jóvenes Construyendo el Futuro

Después de varios minutos de protesta, un representante de la Secretaría del Trabajo salió de las oficinas para dialogar con los inconformes, asegurando que la situación sería revisada y ofreciéndoles pasar a las instalaciones en grupos de cinco personas.

“Se les dio atención por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión, para atender cada uno de sus casos”, indicó la Secretaría, en una tarjeta informativa.

“La STPS manifiesta que quienes han solicitado su incorporación a Jóvenes Construyendo el Futuro cuentan con diversos canales de comunicación directa con la dependencia, por lo que les advierte que no se requiere de ningún intermediario para dar continuidad a su ingreso, permanecia y adhesión a cada uno de los beneficios del programa del Gobierno de México”, agregó.

El pasado martes, Luisa María Alcalde Luján, titular de la STPS, informó que más de medio millón de becarios forman parte del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, y que la meta para este año es llegar a un millón.

De acuerdo con Alcalde, el programa “está funcionando bastante bien” y aseguró que éste ayudará que “ya no habrá ningún joven que no tenga la oportunidad de un empleo”.

La titular de la STPS subrayó que para 2020 se cumpliría la meta de 2.3 millones de personas de entre 18 y 29 años de edad que se han capacitado para tener un empleo o, en su caso, continuar sus estudios.

Durante una firma de convenio entre su dependencia y Aeroméxico, Alcalde que la proyecto se han integrado jóvenes que no han concluido su educación básica, otros el bachillerato y algunos que han concluido sus estudios universitarios, pero no han tenido la oportunidad de encontrar un empleo debido, en gran parte, a que no cuentan con la experiencia suficiente para ocupar un puesto de trabajo.

Con información de Notimex y Reforma (suscripción necesaria).

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.