close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo el tequila salvó a los murciélagos magueyeros de la extinción

A través de diferentes campañas se logró convencer a los productores de dejar que algunas plantas de agave florezcan y produzcan semillas para que se alimenten los murciélagos.
8 de mayo, 2018
Comparte

Después de 30 años, el murciélago magueyero menor salió de la lista de especies en peligro de extinción. Su recuperación se debe, entre otros factores, a los cambios introducidos en la producción de tequila.

En 1988, había menos de 1.000 ejemplares de estos mamíferos, según consta en los informes del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos.

Ese organismo anunció que el total estimado de murciélagos asciende ahora a 200.000 y es fruto de un esfuerzo conjunto de organismos oficiales, ambientalistas y productores mexicanos y estadounidenses.

A fines de la década de los años 90 había unos 14 sitios que albergaban a los murciélagos y hoy hay 75.

Razones del declive

Los magueyeros habitan un área que va desde el sur de México, hasta el sur de Arizona y Nuevo México, en EE.UU.

La especie entró en declive debido a la expansión de las zonas residenciales que fueron avanzando sobre tierras donde crecía el agave, planta se usa para destilar el tequila y de cuya flor se alimentan los murciélagos.

Campo de agave

Getty Images
Los murciélagos son los principales polinizadores del agave, la planta que se usa para producir el tequila.

Otro de los factores que puso en peligro a los murciélagos fueron las prácticas de cultivo.

En México existen unas 180 variedades de agave; entre ellas el agave azul, que es el más apreciado para la producción de tequila.

En la década de los años 90, los productores adoptaron prácticas de monocultivo, reduciendo la diversidad genética haciendo que las plantas sean más vulnerables a enfermedades.

Los productores asimismo cortaban los agaves con alto contenido de azúcar antes de que las plantas florecieran y produjeran semillas.

Es precisamente el néctar de las flores la principal fuente de energía de los murciélagos.

Cambio de paradigma

A través de diferentes campañas lograron convencer a los productores de dejar que algunas plantas de agave florezcan y produzcan semillas para que se alimenten los murciélagos.

Estos mamíferos contribuyen al mismo tiempo con la polinización de las plantas.

El Servicio de Peces y Vida Silvestre de EE.UU. destaca que los productores reconocen que “los agaves dependen simbióticamente de los murciélagos para ser polinizados” y agrega que incluso están promocionando a los tequilas “amigables con los murciélagos”.

Murciélago magueyero

Science Photo Library
Los magueyeros habitan un área que va desde el sur de México, hasta el sur de Arizona y Nuevo México, en EE.UU.

Los magueyeros viven la mayor parte del año en el sur de México y sólo migran hacia el norte para reproducirse.

Cuando llegan a EE.UU. se alimentan en parques nacionales y zonas controladas por el Servicio Federal de Bosques.

Allí se mantienen plantas de agave, además de diferentes variedades de cactus que sirven de alimento para los murciélagos.

En las mismas áreas se restringe la presencia humana en cuevas y minas abandonadas donde tienen sus nidos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Extracción de agua y minería: preocupaciones ambientales de habitantes de Santa Lucía por aeropuerto

Investigadores, agrupaciones sociales y productivas, así como pobladores manifestaron sus principales argumentos contra el proyecto, tras una reunió con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Cuartoscuro
1 de junio, 2019
Comparte

En una reunión a la que asistieron 412 habitantes de la zona de Santa Lucía y que fue convocada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), vecinos mostraron de manera unánime su desacuerdo con la construcción del aeropuerto, principalmente por sus efectos ambientales.

Los asistentes también criticaron la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de la Secretaría de Marina y del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pues consideraron que además de ser una versión preliminar se enfoca en los efectos de la construcción, pero no en el funcionamiento del aeropuerto. El documento consta de cinco partes de más de 100 páginas cada una.

Gobierno ofreció agua, desarrollo e inversión a cambio de apoyo al aeropuerto en Santa Lucía

Al encuentro del pasado 30 de mayo fueron convocados investigadores, agrupaciones sociales y productivas, así como ciudadanos en general, quienes manifestaron sus principales argumentos contra el proyecto:

Explotación de mantos acuíferos

La extracción de agua fue el tema que los asistentes mencionaron con mayor frecuencia. De acuerdo con la MIA, el agua será suministrada mediante pozos ubicados dentro de la Base Aérea. En caso de que sean requeridas otras fuentes de suministro, serán determinadas en conjunto con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA).

La MIA también menciona que en el aeropuerto se considera contar con instalaciones de captación de aguas pluviales y recargamiento de los mantos acuíferos a través de pozos de absorción.

Hernán Correa Ortíz, académico de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), resaltó que la Manifestación de Impacto carece de estudios geofísicos para identificar zonas viables de extracción y conocer si los pozos de absorción son medidas suficientes para revitalizar los acuíferos.

Los representantes de los 12 pueblos, quienes gritaban “¡Agua sí, aviones no!” al comienzo y final de cada intervención comentaron que no es posible suplantar el proceso de inyección de agua mediante pozos sin generar resultados adversos. Según sostuvieron, la Cuenca de México formada por cinco lagos es una zona altamente sísmica y fangosa que no va a soportar la construcción del aeropuerto y destruirá su flora y fauna y generará un desequilibrio ecológico.

Lee: Falta consultar a 19 comunidades indígenas sobre el aeropuerto de Santa Lucía

Por su parte, Héctor Quezada Quezada, el presidente municipal de Temascalapa, municipio ubicado a seis kilómetros del aeropuerto, mencionó que según datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en los acuíferos de la zona son extraídos 750 mil litros de agua al día para abastecer al Estado de México, Hidalgo y parte de la Ciudad de México. Esta cantidad representa una capacidad mucho menor frente a los 6 millones de litros de agua al día que requerirá, según el estudio, la operación del aeropuerto.

Ante la afirmación de los ingenieros sobre la ausencia de peligro de desabasto para la población, el presidente municipal sostuvo que es imposible aislar el consumo urbano del consumo aeroportuario, pues todos los puntos se nutren del mismo manto.

Explotación de minas

Según afirmaron las autoridades en la presentación, la extracción de material se realizará basado en el banco de materiales autorizados por la Secretaría de Comunicaciones. La decisión de materiales se realizará mediante los criterios de calidad, cercanía y autorizaciones vigentes. También mencionaron que se buscará aprovechar el material extraído del poligóno de Texcoco para Santa Lucía.

Sin embargo, los asistentes mencionaron que de las cerca de 180 minas al aire libre, existe una gran cantidad que son explotadas ilegalmente y que no han cumplido las resoluciones de impacto ambiental. También comentaron que han sido afectados por su explotación mediante intermediarios.

La explotación de minas pone en riesgo la situación de los cerros y de la población que se beneficia de su presencia. Según comentaron, los cerros son fundamentales para la infiltración de agua, retención de suelo, almacenamiento de carbono, regulación de temperatura, inundaciones y calidad del aire.

Terminal de Santa Lucía se inaugurará en 2021 pero operará a toda su capacidad en 2069

Afectaciones a aves

Las autoridades comentaron que tienen contemplado realizar un monitoreo de aves en la zona aeroportuaria, la cual consistirá en cinco puntos de muestreo. A partir de los resultados, buscarán establecer medidas.

Sin embargo, según expresaron los asistentes, la población teme que afecte a las aves de la región, no únicamente a las de la obra.

Consideraciones no previstas

Las autoridades sostuvieron que la emisión de gases es de apenas el 4 %. Aún así, se encuentran trabajando con un inventarios para borrar las principales huellas.

Los asistentes criticaron que la MIA no contempla cómo afrontar situaciones no previstas como el derrame de hidrocarburos por volcadura de camiones y maquinaria pesada, generación de recursos peligrosos, contaminación de suelo por agua de drenaje residuales, misión de contaminantes y gases de efecto invernadero, generación de aguas residuales, generación de islas de calor, generación de residuos sólidos y cambio de uso de suelo y no contempla medidas de remediación.

Lee: Consulta sobre Santa Lucía se hizo solo en una comunidad, se analiza preguntar a otras: Sedatu

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.