Verificado.mx: ¿Duplicarlo? ¿335 pesos? ¿100 pesos más? El salario mínimo, según los candidatos a la Presidencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Verificado.mx: ¿Duplicarlo? ¿335 pesos? ¿100 pesos más? El salario mínimo, según los candidatos a la Presidencia

Tres de los cuatro candidatos presidenciales hablaron en el segundo debate de sus propuestas sobre el salario mínimo, ¿qué tan viables son?
Especial
Por Verificado 2018
21 de mayo, 2018
Comparte

“335, más o menos”, dijo El Bronco. “Hay que duplicarlo en la franja fronteriza”, reviró Andrés Manuel López Obrador. Y Ricardo Anaya propuso: “aumentar de inmediato el salario mínimo a 100 pesos y en los primeros cuatro años, duplicarlo”.

El salario mínimo fue tema del segundo debate presidencial y hubo propuestas específicas de los candidatos presidenciales, salvo José Antonio Meade, que no hizo referencia al tema.

Verificado 2018 entrevistó a cuatro economistas sobre el tema, quienes de entrada recordaron que la propia Constitución establece que el salario mínimo de un trabajador debe ser suficiente para satisfacer “las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural y para proveer la educación obligatorio de los hijos”.

Además, recordaron que para cubrir los gastos de una sola persona en zonas urbanas en alimentación, ropa, salud, transporte, educación son necesarios 99.5 pesos diarios en áreas urbanas, según calcula como línea de bienestar el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Si se considera una familia de cuatro personas en áreas urbanas, son necesarios 398 pesos, 63 pesos más de lo sugerido por Rodríguez Calderón, por ejemplo. Si se considera una familia de tres integrantes, es necesario percibir 298.5 pesos diarios.

La línea de bienestar para una persona en el campo es de 63.96 pesos diarios. Para sostener a una familia de cuatro integrantes, el salario del trabajador debe ser de 255 pesos. Para sostener a una familia de tres integrantes, el salario debe ser de 191.88.

¿Qué tan viables son las propuestas?

Raymundo Campos, investigador del Centro de Estudios Económicos del Colégio de México, comentó respecto a la iniciativa de Anaya Cortés, que la primera elevación del salario mínimo de 88.36 a 100 pesos diarios, en el primer año, no impactaría negativamente al empleo ni a la  inflación, ya que dicho incremento —equivalente a 13.6%— es moderado.

En cuanto a las propuestas de López Obrador, de incrementar a 200 y 171 pesos diarios el salario mínimo, respectivamente, implicaría un ingreso mensual de seis mil y cinco  mil 130 pesos, lo que aún sería insuficiente para mantener una familia de cuatro miembros con un sólo ingreso, pero suficiente para una familia con dos ingresos en áreas rurales, apuntó Eva Arceo, investigadora de la División de Economía del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), y reconoció que podría existir un ligero efecto inflacionario y aumento en el desempleo, sin embargo, no existen estudios sobre cambios tan grandes en el salario mínimo en un periodo tan corto. Campos, por su parte, agregó que los efectos dependerán del crecimiento en la economía.

Sin salario mínimo

Los cuatro economistas entrevistados concordaron que sería un error eliminar el salario mínimo —como lo sugiere Rodríguez Calderón—. Ricardo Fuentes, director ejecutivo de Oxfam México, comentó que el salario mínimo consiste en un derecho constitucional que no es negociable y no puede estar sujeto a la discreción de un tomador de decisiones que cree que tiene efectos negativos.

Es una “falacia” considerar —como lo hace El Bronco—  que con el esfuerzo se puede salir adelante, apuntó Arceo.

Eliminar el salario mínimo es viable en países donde este es muy cercano al salario medio, como Francia, apunta Castañeda, experto en temas de pobreza. También es viable en países, como Alemania, en donde los trabajadores forman parte del proceso directivo en las empresas y pueden presionar a una mejora salarial. El respeto de los derechos laborales y la vida sindical pacifista son los esquemas principales para proteger los derechos de los mexicanos. En México no es así: sólo 10% de los trabajadores están afiliados a un sindicato.

Actualmente países como Dinamarca, Italia, Austria y Finlandia no cuentan con salario mínimo.

Viabilidad legislativa

El salario mínimo puede ser modificado en cualquier momento, siempre y cuando existan condiciones económicas que lo justifiquen. Para realizar un cambio en el salario mínimo, este debe ser propuesto por  el Secretario de Trabajo y Previsión Social (STPS) y aprobado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, la cual está conformada por representantes de los trabajadores, de los patrones y del gobierno, según se establece en los artículos 570 y 573 de la Ley Federal del Trabajo. Por este motivo, las propuestas de Anaya y López Obrador sobre elevar el salario mínimo hasta alcanzar la línea de bienestar no tienen que pasar por el legislativo para ser implementadas.

Para eliminar el salario mínimo, como propone El Bronco, se tendría que modificar el artículo 123 constitucional, la Ley del Trabajo y a las leyes locales que consideran el salario mínimo como factor de cálculo económico-laboral.

María del Carmen Nava, directora de Visión Legislativa comentó a Verificado 2018 que el artículo 123 es uno de los pilares históricos de la organización del trabajo en México. El salario mínimo se ha utilizado como base para pagar a los trabajadores del país, así como para fijar las prestaciones.

Eliminar el salario mínimo “no es tan sencillo ni que se llegue a realizar por la parte histórica de país, de cómo se ha conformado y ha trabajado México en relación al salario mínimo y todos los cálculos alrededor. No lo veo ni factible y si lo llegaran a hacer, tendría que ser un proceso no tan acelerado. No menor a un año.” sostuvo Nava.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Hotel Saratoga: el esplendor y la decadencia del edificio de La Habana que sufrió una explosión este viernes

El edificio destruido este viernes por una explosión recuperó su estatus de hotel de referencia en la ciudad tras un siglo y medio de altibajos.
7 de mayo, 2022
Comparte

Además de pérdidas humanas, la explosión ocurrida este viernes en pleno corazón de La Habana hizo saltar por los aires un pequeño pedazo de historia de la capital cubana.

Específicamente 143 años de historia, los que han transcurrido desde la construcción en 1879 del edificio de corte neoclásico y suntuosas curvas que alberga al hotel Saratoga.

Este viernes, al menos 22 personas murieron y decenas resultaron heridas tras una fuerte explosión que causó grandes daños al hotel, uno de los más caros y exclusivos de la capital de Cuba.

De acuerdo con el gobierno de Cuba, “investigaciones preliminares indican que la explosión la provocó un escape de gas”.

El origen de este singular edificio hay que buscarlo en la segunda mitad del siglo XIX, aún bajo dominio colonial español. Corrían tiempos de fiebre arquitectónica en La Habana, cuya ciudad amurallada se quedaba pequeña para una metrópoli en plena expansión.

“Las murallas se demolieron en 1863 y todos esos terrenos se vendieron a grandes empresas, por eso los edificios tienen una escala y un plano urbano diferente a La Habana colonial, a La Habana intramural”, explica a BBC Mundo Ruslan Muñoz, profesor de Historia de la Arquitectura de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (CUJAE).

Hotel Saratoga

Getty Images
El hotel tal y como lucía antes de la explosión.

No nació como un hotel

En la nueva zona, emplazada en el contorno del tradicional barrio de La Habana Vieja, explica, “se asentaron muchos teatros y hoteles fundamentalmente”.

Pero el Saratoga no era uno de ellos. De hecho, el edificio original ni siquiera tenía ese nombre.

“No surgió como un hotel. Inicialmente tenía tres niveles: su planta baja tenía función comercial y en sus pisos superiores (tenía) habitaciones que se alquilaban”.

“Quizás por ahí le viene su vocación de hotel. Pero no se inaugura como hotel hasta 1933 y asume el nombre de Saratoga”, afirma.

La idea de transformar este edificio comercial y residencial en un hotel de lujo fue propiciada por el nuevo y flamante entorno de la zona: justo enfrente, a tan solo unas decenas de metros, en 1929 se erigió el imponente y emblemático Capitolio de La Habana.

Vista al Capitolio desde el Saratoga.

Getty Images

Hogar de familias

Tras décadas de esplendor como uno de los hoteles de referencia de la próspera Habana de mediados del siglo XX, esta edificación vino cambiar su destino junto con el del resto del país con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

“En los años 60 y 70, el edificio perdió su condición de hotel, se quedó en estado ruinoso y se convirtió en casas de vecindad después de que varias familias lo ocuparan”, indica el profesor.

Fue otro suceso histórico, la caída del bloque socialista liderado por la URSS en 1991, el que contribuyó a la resurrección del Saratoga años después.

La gravísima crisis económica propiciada por la ausencia de su socio y valedor soviético, conocida como el Período Especial, llevó al gobierno cubano a abrir sus puertas al turismo en las dos décadas posteriores.

Así, en 2005, el hotel fue restaurado y remodelado para volver a alojar clientes en sus 96 habitaciones y suites.

“El Ministerio de Turismo ocupó el inmueble, las familias fueron realojadas y se sometió a un proyecto nuevo de ampliación a cargo del arquitecto Orestes del Castillo del Prado”, explica Muñoz.

Más alto y con vistas inigualables

El Saratoga, ya con seis plantas tras la ampliación, recuperó gran parte de su esplendor.

“Se convirtió en uno de los hoteles más importantes de ese sector de la ciudad porque tiene una ubicación privilegiada, en una zona muy céntrica y con vistas espectaculares” al Capitolio y, un poco más lejos, al Gran Teatro de La Habana.

Salas de negocios, bar con piscina en la azotea y un spa, entre otros servicios, situaron al hotel entre los de más alta categoría en la ciudad.

Entre sus huéspedes más notorios de esta última época destacan los cantantes Beyoncé, Jay Z y Madonna, así como el guitarrista Jimmy Page.

Tras cerrar sus puertas por la pandemia de COVID-19, se llevaron a cabo trabajos de remodelación y planeaba volver a recibir huéspedes en breve.

Hotel Saratoga

Getty Images
Las vistas al Capitolio han sido uno de los mayores atractivos del hotel.
Hotel Saratoga

Getty Images
El Saratoga recuperó su elegancia clásica tras la última renovación.

En cuanto a su valor arquitectónico, destruido en gran parte por la explosión de este viernes, el profesor de la CUJAE considera que “no es una gran joya, pero tiene su elegancia”.

“El edificio en sí no es que haya resaltado mucho por sus valores arquitectónicos, realmente tiene más su valor artístico en su valor ambiental, ya que mantuvo una imagen homogénea en estilo y arquitectura con los edificios vecinos”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WT2e01-BXUs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.