Auditorio lleno para Anaya en la Ibero; lo cuestionan sobre corrupción, aborto y matrimonio gay

El candidato de Por México al Frente acudió este martes a un encuentro con estudiantes de la Universidad Iberoamericana; respondió 12 preguntas de alumnos y tuvo una entrevista con el periodista Jorge Ramos.

anaya
El candidato de la alianza PAN-PRD-MC se encontró con estudiantes de la Ibero. Itxaro Arteta

El candidato a la presidencia de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, acudió este martes a la Universidad Iberoamericana campus Ciudad de México, fue cuestionado sobre corrupción, aborto y matrimonio entre personas del mismo sexo, y en diferentes momentos fue ovacionado, en un auditorio lleno. 

Durante el diálogo con alumnos y el periodista Jorge Ramos, Anaya dijo que su campaña apuesta por el cambio, no por la continuidad.

Marta Tiana, una alumna de la prepa Ibero, le preguntó a Anaya si investigaría los casos de corrupción del gobierno de Enrique Peña Nieto, si el candidato José Antonio Meade declinara a su favor. 

Anaya contestó que no le interesa el apoyo de Meade, porque representa al régimen con el que él quiere romper.

“No tengo interés de que eso suceda porque no queremos representar la continuidad de este gobierno, yo quiero un cambio a fondo”, dijo ante estudiantes. 

Cuando Jorge Ramos le recordó a Anaya que López Obrador le había dicho “Ricky Riquín Canallín”, durante el segundo debate presidencial, el candidato del Frente dijo sentir “pena ajena” por los recursos utilizados por el político tabasqueño, para atacarlo, y fue ovacionado por los asistentes al diálogo en la Ibero.

En el auditorio José Sánchez Villaseñor de la Universidad, un joven se levantó con una bandera arcoíris, justo en el momento en que el periodista Jorge Ramos cuestionaba al candidato presidencial:

-Si uno de sus hijos fuera gay, ¿iría a su boda?

-Por supuesto que sí-, respondió Anaya.

Sobre el aborto, Anaya dijo que está en contra.

“Ya te dije que estoy a favor de la vida. Quieres que lo frasee al revés, en contra del aborto. Nada más que tengo que aclarar, hay quien está en contra del aborto y quiere criminalizar a las mujeres. Bueno, está bien, siempre y cuando no se criminalice a las mujeres, sí”, respondió ante la insistencia de Ramos, para que se expresara con claridad sobre el tema. 

Gloria Ramos, estudiante de Derecho, le preguntó qué iba a hacer con el caso Ayotzinapa y si aceptaría que volviera a venir a investigar el GERI, a lo que el panista respondió que estaba de acuerdo con la ayuda internacional, y que la resolución de un tribunal había dejado claro que el actual gobierno, lejos de ayudar a resolver la verdad, fue un obstáculo en el caso.

-¿Cree usted que están vivos los estudiantes de Ayotzinapa?, cuestionó Ramos.

-Yo espero que sí. Quiero creer que sí, tengo esperanza que sí, y creo que el Estado mexicano no debe descansar hasta encontrarlos.

Anaya es el primer aspirante presidencial que acude durante este proceso electoral a la Ibero, la universidad que hace seis años marcó un antes y un después en las campañas, con el nacimiento del movimiento YoSoy132 contra el hoy presidente, Enrique Peña Nieto.

Al salir del auditorio, Anaya fue ovacionado y se escucharon gritos de “presidente, presidente”. El Partido Acción Nacional e integrantes de su equipo de campaña presumieron en redes sociales el desempeño del candidato y la reacción que obtuvo ante los alumnos.

Aunque la mayoría de las expresiones fueron a favor, un pequeño grupo de jóvenes gritó a su paso “es un honor estar con Obrador”, y otro alumno con una cartulina lo tildó de “canaya”, “doble cara” y “ambicioso”.

Otro grupo llevó pancartas exigiendo justicia por el caso Ayotzinapa e hizo la cuenta del 1 al 43 para rematar gritando “justicia”, mientras Anaya pasaba de largo hacia la salida, tomándose selfies con quienes sí lo apoyaban.

“No es contra Anaya específicamente, pero lo es porque representa a un sistema político mexicano, aunque él quiera decir que no es de una continuidad, que ha fallado a  la justicia y al Estado de Derecho.

Y esa es la exigencia en general, al sistema político, que ha decepcionado y que es la causa principal de que este país esté como está. Desde que Felipe Calderón implementó su supuesta guerra contra el narcotráfico. Y Anaya no se deslindó ahorita, eso es muy interesante”, criticó Ekaterina Sicardo, de 23 años, estudiante de historia del arte y que participaba en esa protesta.

 

Close
Comentarios