Autoridades no asisten a encuentro con familias de víctimas de feminicidio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Autoridades no asisten a encuentro con familias de víctimas de feminicidio

Familiares de víctimas de feminicidio fueron desairadas por autoridades de Centros de Justicia de la Mujer, fiscalías de feminicidios, comisiones de derechos humanos y centros de atención a víctimas de cada estado, a quienes invitaron para conocer las omisiones en la investigación de los casos.
Andrea Vega
Por Andrea Vega
21 de junio, 2018
Comparte

En el teatro Carlos Pellicer en Xochimilco en la Ciudad de México, la tarde de este 20 de junio, se quedaron muchas butacas vacías. Estaban reservadas para las autoridades de los Centros de Justicia de la Mujer, las fiscalías de feminicidios, las Comisiones de Derechos Humanos y de los Centros de Atención a Víctimas (CEAV) de cada estado de la República. Pero solo llegaron representantes de CEAV nacional, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de derechos humanos del municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

Los que sí llegaron para llenar las butacas del teatro en el Primer Encuentro con Familiares de Víctimas y Huérfanos de Feminicidio fueron justo las madres, hermanas, hermanos, padres e hijos de 50 mujeres asesinadas en diversos estados de la República, que buscan justicia.

El objetivo de invitar a las autoridades a este encuentro era que los altos mandos vinieran y escucharan los casos de las familias, los errores y las omisiones de su personal en los procesos, porque tal vez ni siquiera sepan lo que está pasando. “Pero no vinieron”, dice Sandra Soto, familiar de víctima de feminicidio, quien junto con la geofísica María Salguero, creadora del Mapa de Feminicidios en México, organizó este encuentro.

También, agrega Soto, “queríamos que la CEAV le diera información de primera mano a las familias respecto a los protocolos que existen para llevar los casos, los derechos que tienen como víctimas, a dónde pueden acercarse para tener apoyo jurídico y de otro tipo, pero el representante de la Comisión no venía preparado para dar la charla ni traía materiales para compartir con los asistentes, así que tuvimos que cancelar su intervención”.

Para las familias reunidas en el encuentro esto más que un desaire es una negligencia más de entre todas las que encuentran a diario en su búsqueda de justicia. Ya reunidos, aprovecharon para conocerse físicamente, después de encontrarse y converger en la página de Facebook Los Machos Nos Matan, creada por Sandra Soto para lograr justicia en el feminicidio de su hermana, Serymar Soto. Aprovecharon también para abrazarse y para tomar el micrófono y contar los errores y omisiones en la investigación de los feminicidios de sus familiares, pero también sobre los riesgos y amenazas que viven a diario.

Lorena Gutiérrez, madre de Fatima Quintana, asesinada el 5 de febrero de 2015, cuando tenía 12 años de edad, contó que además de sufrir el feminicidio de su hija han tenido que huir de su hogar, en el Estado de México, porque las autoridades encarcelaron a dos de los responsables pero dejaron en libertad a un hombre que Lorena señala como el tercer homicida de su hija. Como la señora y su esposo han estado pidiendo que se detenga y encarcele a este tercer sujeto, han recibido amenazas por parte de la familia de él. “Nos han dicho que forma parte del crimen organizado, que es un sujeto peligroso, y como nos han amenazado, salimos de nuestra casa, de nuestro estado y estamos refugiados en una entidad del norte; incluso hemos tenido que pedir asilo a otro país”.

Juana Benitez –hermana de Guadalupe, asesinada el 6 de julio de 2017 por su esposo, quien está detenido pero aún espera de sentencia– cuenta en el encuentro que ella y su familia también han recibido amenazas. “Nos dicen que los que siguen son mis hijos y mis sobrinos, hijos de mi otro hermano. Ya hemos denunciado esto a las autoridades y nos dicen que en el Estado de México, donde nosotros vivimos, en Nicolás Romero, las amenazas no proceden. Y lo único que nosotros estamos haciendo es pedir justicia, de manera pacífica, para Lupita”.

En su turno al micrófono, Elvira Camacho, mamá de Ivón, asesinada en Oaxaca el 4 de agosto del 2013, denuncia que a cinco años del feminicidio de su hija, el presunto responsable sigue prófugo. “Él era su novio y es el responsable, pero como es hijo de funcionarios del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca, lo están encubriendo. A mí solo me dan largas. Solo me dicen que están trabajando en la investigación. Ya se han ejecutado órdenes de aprensión de otros casos y el mío qué, ¿acaso no importa? ¿O están encubriendo al feminicida?

También llega al encuentro Consuelo Salas, madre de Victoria Pamela, asesinada en Ciudad de México el 3 de septiembre de 2017. La madre cuenta que el presunto responsable continúa prófugo y que incluso ha solicitado un amparo. “Estamos pugnando para que el caso lo atraiga la Procuraduría de la Ciudad de México, porque en la fiscalía no hay avances y nosotros queremos justicia para mi hija”.

Esa misma exigencia se escucha una y otra vez en el Teatro Carlos Pellicer, en Xochimilco, incluso cuando las familias se reúnen en el patio del lugar, fuera ya de los micrófonos, y se abrazan y platican y se prometen que habrá otro encuentro, que empezarán a articular acciones en colectivo porque solas no las escuchan, pero acompañadas quizá logren alzar su voz y encontrar justicia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

A un año del COVID: ¿cómo se determina cuándo finaliza una pandemia?

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de un nuevo tipo de coronavirus una "pandemia". Te contamos qué metas deben alcanzarse para salir de la emergencia sanitaria.
11 de marzo, 2021
Comparte

China reportó los primeros casos de un nuevo tipo de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el último día de 2019 -de ahí que se lo bautizara “covid-19”-, pero el organismo lo declaró oficialmente una “pandemia” el 11 de marzo, hace un año.

Esta enfermedad viral se sumó así al grupo de los grandes brotes que afectaron la salud global a lo largo de los tiempos, como la peste negra, la viruela, la gripe de 1918-9 y, más recientemente, el VIH/Sida y la influenza A (H1N1).

Ninguna de esas enfermedades representa hoy una amenaza a la humanidad. Incluso una -la viruela- llegó a erradicarse.

¿Qué debe ocurrir para que el covid-19 también deje de ser considerado una pandemia?

¿Cuáles son las metas que deben alcanzarse?

La respuesta más directa surge de analizar la definición de lo que constituye una pandemia.

Según la Real Academia Española, es una “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”.

Por lo tanto, se infiere que el covid dejará de ser pandémico cuando ya no tenga un alcance tan grande.

Pero ¿quién define el umbral y cómo se determina?

Incluso si la OMS decidiera que se terminó la pandemia, serán cada uno de los países -o incluso de los Estados o provincias- los que determinarán cuándo termina la emergencia sanitaria y pueden levantarse las cuarentenas y restricciones.

Aquí te explicamos qué criterios epidemiológicos podrían utilizarse para decidirlo.

No más contagios

La forma más clara de determinar el final de una pandemia sería que ya no haya circulación del SARS-Cov-2, el virus que causa el covid-19.

Click here to see the BBC interactive

En la actualidad (al 11 de marzo de 2021) solo 14 países o territorios de todo el mundo están libres de covid, según la OMS, y de ellos 12 son islas en el Pacífico o Atlántico (que debieron cerrar sus fronteras para poder mantener afuera al virus).

A nivel global hay unas 117 millones de personas infectadas y cerca de 2,6 millones de víctimas fatales, cifras que siguen aumentando día a día.

Por lo tanto, la meta de frenar completamente la transmisión del coronavirus parece muy lejana, si no imposible.

Esto, a pesar de que ya existen ocho vacunas que previenen la enfermedad y que al menos 125 países y territorios comenzaron a vacunar a su población.

Click here to see the BBC interactive

Incluso en Estados Unidos, el país qué más dosis ha administrado hasta el momento (más de 90 millones), los expertos advierten que será casi imposible alcanzar los niveles de vacunación necesarios -por encima del 75% de la población- para lograr la anhelada meta que algunos allí han bautizado #ZeroCovid.

Si consideramos, además, que fuera de EE.UU. y un puñado de países como Israel, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Chile, la vacunación viene a un ritmo muchísimo más lento, y que, encima, siguen surgiendo nuevas cepas del virus que podrían reducir la efectividad de las vacunas, puede prácticamente descartarse que el coronavirus sea vencido por knock-out gracias a la inoculación, como esperaban algunos.

Inmunidad de rebaño

No obstante, la vacunación sí puede contribuir a otra forma de poner fin a la pandemia, la llamada inmunidad de rebaño o colectiva.

Esta se logra cuando una porción amplia de la población se vuelve inmune al virus, por lo que se reduce fuertemente su circulación.

La teoría es que, si suficientes personas son resistentes a la enfermedad, los más vulnerables quedan protegidos de un posible contagio.

Científicos británicos estimaron que la inmunidad de rebaño en el caso del covid-19 se lograría cuando aproximadamente el 60% de la población haya estado expuesta al SARS-Cov-2.

Esta exposición puede ser natural, a través de una infección, o gracias a una vacuna.

Con cada vez más personas infectadas o inoculadas con el coronavirus, ¿será esta la salida de la pandemia?

Mujer recibiendo vacuna

iStock
Cada vez más personas recibirán la vacuna o contraerán el covid, ¿podremos alcanzar la inmunidad colectiva?

No en el corto plazo, según la OMS.

A finales de diciembre, el organismo advirtió que “las encuestas de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países, menos del 10% de la población ha sido infectada con covid-19”.

En tanto, aunque las estadísticas sobre vacunación muestran que hasta el momento se han administrado más de 300 millones de dosis antivirales, las personas inmunizadas serían muchas menos, ya que la mayoría de las vacunas requieren dos dosis.

Si bien se trata de un avance científico enorme, logrado en tiempo récord, su impacto sigue siendo limitado si consideramos que en el mundo viven más de 7.700 millones de personas.

Lo otro que complica alcanzar la inmunidad de rebaño es que las personas infectadas con covid no necesariamente están protegidas contra la enfermedad.

“Todavía no se sabe con certeza cuánto dura la inmunidad de este coronavirus, pero basados en los coronavirus que ya existen y que infectan a la población regularmente, como los coronavirus que causan resfriado, sabemos que la gente se contagia con estos virus una y otra vez”, advirtió a BBC Mundo Jeffrey Shaman, profesor de Ciencias de salud ambiental de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Todavía estamos aprendiendo sobre la inmunidad al covid-19”, coincidió, por su parte, la OMS en su reporte.

“La mayoría de las personas que están infectadas con covid-19 desarrollan una respuesta inmune en las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es esa respuesta inmune”.

“También ha habido informes de personas infectadas con covid-19 por segunda vez”, advirtió.

Un hombre en la cama soplándose la nariz

iStock
La esperanza es que el covid-19 se transforme en una especie de gripe.

Como la gripe

Por todo esto, muchos creen que la salida de la pandemia no se dará ni eliminando el covid, ni logrando una inmunidad colectiva superior al 60%.

Se dará cuando logremos tener la enfermedad suficientemente bajo control.

¿Qué significa esto? Que la cantidad de infecciones, hospitalizaciones y muertes ya no serán considerados una emergencia sanitaria.

Un reciente artículo en la revista The Atlantic estimó que en EE.UU. ese umbral se alcanzaría cuando haya menos de 100 muertes al día.

¿Por qué 100? Porque esa es la cantidad aproximada de personas que fallecen cada año a causa de la influenza (gripe).

Joseph Eisenberg, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, dijo a la revista que ese nivel de mortalidad es “ampliamente considerado aceptable por el público”.

Las comparaciones con la gripe no son antojadizas.

Son varios los expertos que creen que el coronavirus podría eventualmente convertirse en un problema endémico, con picos estacionales, como los distintos virus de influenza.

A medida que más personas se exponen al covid, lo esperable es que comiencen a bajar las tasas de transmisión e infección.

A la vez, el SARS-Cov-2 podría ir mutando para ser menos dañino, como ocurre con muchos virus que tienden a ser más agresivos cuando recién aparecen y luego se hacen menos letales para poder sobrevivir.

https://www.youtube.com/watch?v=kWa06mmJT4U&t=15s

Seguramente seguiría habiendo brotes, como ocurre con la influenza, pero la esperanza es que el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar la infección podrían hacerla menos mortal.

“Lo que esperamos es lograr niveles de la infección que sean controlables y que el virus se vuelva cada vez menos severo, para lograr un equilibrio en el que la endemicidad de este patógeno no sea tan mala para la mayoría de la gente”, señaló a BBC Mundo el profesor Shaman, quien en octubre publicó un estudio en la revista Science sobre el potencial del covid de volverse endémico.

“Ese sería el tipo de estabilidad que nos permitiría vivir con este virus y, a la vez, volver a algún tipo de normalidad”, afirmó.

¿Cuánto tiempo tardará?

Otro trabajo publicado en Science en enero por científicos de la Universidad de Emory y la Universidad Estatal de Pensilvania, estimó el plazo, utilizando un modelo matemático para reproducir la propagación del virus.

Su conclusión fue que “domar la pandemia” -es decir, que el covid-19 se haga endémico- tardará entre un año y una década.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue más preciso.

En agosto pasado, estimó que la pandemia terminará “en menos de dos años”, o sea, antes de mediados de 2022, un poco menos de lo que tardó en superarse la gripe de 1918-9, la mayor pandemia del siglo XX.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.