El muerto que marcó dos goles, el árbitro borracho y otras anécdotas increíbles de los mundiales de fútbol
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

El muerto que marcó dos goles, el árbitro borracho y otras anécdotas increíbles de los mundiales de fútbol

El Mundial es la cita deportiva más esperada en todo el planeta y por eso es mucho más que partidos de fútbol. Por ello genera tantas historias que pueden ser increíbles. Acá te contamos algunas de ellas.
Getty Images
Por Boris Miranda @ivanbor / BBC Mundo
18 de junio, 2018
Comparte

Los mundiales de fútbol no son solo el evento deportivo más seguido en el mundo.

Son más que un puñado de equipos que cada cuatro años pelea por una copa dorada.

También son un sinfín de episodios que pueden ocurrir fuera de las cámaras, en los pasillos de los estadios o, frente a todos, en el césped.

BBC Mundo te cuenta algunas de estos hechos curiosos, y para ello conversó con el llamado “cazador de historias de fútbol”: Luciano Wernicke.

El periodista estuvo por la Feria del Libro de Bogotá presentando su último trabajo: “A Rusia por la gloria”, donde recopila algunas anécdotas increíbles de los mundiales, afición que comenzó en 1993 y que desde entonces le valió la publicación de varios libros.

Marcó dos goles, murió y siguió jugando

Sucedió en 1954 y el episodio fue protagonizado por Juan Hohberg, delantero uruguayo.

Uruguay en 1954

Getty Images
El equipo uruguayo en el Mundial de 1954.

En su debut, nada menos, anotó los dos goles que le permitieron al equipo celeste igualar el partido.

El segundo tanto lo marcó en el minuto 86, cuando el partido se iba y la derrota ya sellaba el destino de los uruguayos.

Sus compañeros le cayeron arriba en el festejo y por la emoción sufrió un paro cardíaco. Fue reanimado por el kinesiólogo Carlos Abate, quien le suministró coramina por la boca.

Cuando empezó el alargue seguía afuera, pero poco después retornó a la cancha y jugó hasta la finalización de la prórroga”, relata Wernicke, quien añade que las fuentes de aquel entonces aseguran que estuvo “clínicamente muerto” y fue reanimado.

Los orígenes de la “garra” celeste

La famosa “garra” uruguaya (o charrúa, como le dicen) tiene antecedentes que vienen desde antes del origen de los mundiales.

Sin embargo, hay dos episodios que la muestran en todo su esplendor y terminan de consolidar aquella especie de aura que acompaña a los equipos nacionales de Uruguay.

Uno es, lógicamente, el famoso Maracanazo de 1950 en el que los uruguayos demostraron su voluntad a prueba de balas al voltear el partido al local Brasil ante casi 200.000 personas.

El segundo episodio tiene que ver con el centrocampista Eliseo Álvarez.

Uruguay en 1930

Getty Images
La “garra” uruguaya es algo que se remonta al principio de los mundiales.

Sucedió en el Mundial de Chile de 1962, uno de los más violentos de los que se tenga recuerdo, y en el que las patadas desleales sacaron prematuramente a muchos jugadores de la competencia, entre ellos Pelé.

En un partido entre la Unión Soviética y Uruguay, Álvarez recibe un golpe que le provoca la rotura del peroné. Una lesión que en la actualidad significaría la inmediata salida de cualquier jugador en medio de gestos indisimulables de dolor.

Álvarez, cuenta Wernicke en una de sus columnas, “inscribió una de las páginas más heroicas de la historia de los Mundiales” al negarse a salir de la cancha.

“La hija del jugador, Analía Edith, aseguró que, a causa de una mala curación y el enorme esfuerzo durante ese partido, su padre casi pierde la pierna”, narra el periodista argentino.

La camiseta y la generación desterrada para siempre

Hay un color de camiseta con el que jamás volveremos a ver a jugar a Brasil: el blanco.

¿El motivo?

Fue el modelo de uniforme con el que Brasil protagonizó una de sus mayores derrotas de la historia: el Maracanazo en el Mundial que organizaron en 1950.

Todo estaba listo para que los locales se llevaran la copa, pero Obdulio Varela y los suyos cambiaron la historia y le dieron la segundo Copa del Mundo a Uruguay.

Gol en el Maracanazo

Getty Images
Uno de los goles uruguayos que sellaron el destino de toda una generación de futbolistas en Brasil.

El color blanco fue eliminado desde entonces de las camisetas brasileñas, que ahora usualmente son la amarilla oficial y la azul como segunda.

Sin embargo, no fue lo único desterrado por aquel partido.

Durante años, los futbolistas de ese plantel fueron considerados parias en su propia tierra y signados por la mala suerte.

El “veto” fue tal que al portero de ese equipo, Moacyr Barbosa, se le prohibió visitar a la selección brasileña que en 1993 iniciaba su recorrido triunfante que culminaría en el Mundial de Estados Unidos.

43 años después del Maracanazo, Barbosa seguía pagando por ese partido.

En la segunda oportunidad que el Mundial se jugó en Brasil, después de la humillante derrota del local ante Alemania por 7 a 1, un diario de Río de Janeiro publicó en su portada la foto del plantel de 1950 pidiéndole disculpas.

La peor de las derrotas del fútbol brasileño sucedió en 2014 y la culpa era de otros.

El intento de suicidio de Bilardo

Carlos Salvador Bilardo es más recordado por llevar a la Argentina a la conquista de su segunda Copa del Mundo en México 1986 o por la épica gesta albiceleste que logró llegar a la final de Italia 1990 en medio de numerosas tragedias.

Sin embargo, a principios de 1980 era el técnico de la selección colombiana que trataba de clasificar al equipo al Mundial de España 1982.

Bilardo

Getty Images
Bilardo le contó a Wernicke que intentó suicidarse en 1982.

Wernicke vuelve hasta ahí atrás para retratar la obsesión con la que el entrenador vivía el fútbol.

Él me confesó que intentó suicidarse en un hotel de Lima cuando Colombia queda fuera del Mundial 82“, cuenta el periodista argentino.

De acuerdo a lo que le contó Bilardo a Wernicke, estuvo a punto de saltar al vacío desde su habitación en la capital peruana.

“Dice que fue salvado por su preparador físico, quien lo contuvo y evitó la tragedia”, relata.

“No sé si es verdad, pero esa historia recrea un poco el pensamiento de Bill Shankly, un escocés que fue técnico de Liverpool, que dice ‘la gente cree que el fútbol es una cuestión de vida o muerte y yo no estoy de acuerdo porque es algo mucho, mucho más importante que eso“.

El árbitro borracho

El alcohol es un permanente compañero de los aficionados al fútbol, pero a veces también salta a la cancha, cuenta Wernicke.

Uno de los casos que recuerda es el del árbitro alemán Walter Eschweiler, quien durante el Perú-Italia en el Mundial de España en 1982, “se mostró muy errático y poco conocedor del reglamento”.

“Una empleada del hotel México de Vigo, donde se alojaba el referí, comentó a un periodista: ‘Hombre, como para dirigir bien: cuatro horas antes del partido, durante el almuerzo, bebió no menos de tres litros de vino él solo‘”, relata el periodista.

George Best

Getty Images
George Best fue un futbolista conocido por su afición al alcohol.

Desde luego que no fue el único caso en el fútbol.

Por ejemplo, Wernicke señala que el único que le disputó de verdad el cetro de mejor jugador del mundo en su momento a Pelé era el inglés George Best.

Sin embargo, su brillo se apagó rápido. “Probablemente por sus problemas con el alcohol”.

Desde luego que, en estos tiempos, beber vino o cerveza horas antes de los partidos es cada vez menos usual.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Ilustración: Adán Vega

Maestros de Guerrero buscan una educación no sexista para los niños

El personal docente se ha capacitado de forma autodidacta como un agente de cambio para lograr la educación no sexista.
Ilustración: Adán Vega
Por Scarlett Arias
17 de octubre, 2021
Comparte

Para la educadora Nadia Luna el juego no tiene género. Lleva 17 años dando clases y este ciclo escolar le tocó el grupo 1ºC en el Jardín de Niños Federico Froebel integrado por 19 estudiantes en lista a los que pone a jugar para su formación. Esta escuela de preescolar está en el municipio de Chilpancingo de los Bravo, capital de Guerrero.

“La educación no sexista brinda a los infantes la oportunidad de ser tal y como son, de crecer básicamente como deberíamos hacerlo todos: en libertad, sin tener que limitarles desde expresiones como ‘ay, es que tú no puedes jugar al futbol porque eres niña’, o ‘no puedes jugar a la comidita porque eres niño’”, cuenta en entrevista la profesora Nadia Luna.

Te puede interesar: México tuvo menos acciones en educación, salud y seguridad social que otros países de AL ante COVID

Ella considera que el juego es una forma de socializar. Sin embargo, lamenta que las actividades lúdicas estén atravesadas por el sexismo desde etapas como la niñez y en espacios como la escuela. “En todo momento está el sexismo, hasta para los juegos también. A la hora del recreo se les separa: los niños se van a jugar allá, las niñas acá”, señala.

En la educación no sexista no existe una división entre lo que se espera de hombres y mujeres de acuerdo con los estereotipos de género que existen en la sociedad, y donde se promueve el respeto y la diversidad.

En el documento Equidad de género y prevención de la violencia en primaria, editado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se habla de la importancia de diferenciar desde la más temprana edad el sexo y el género. “Si se reconoce que las ideas y los significados que atribuimos a lo femenino y lo masculino son construcciones sociales, podemos admitir que no son naturales. Esto significa que están determinadas histórica y culturalmente y que no tienen nada que ver con el sexo de las personas. Sin embargo, estamos tan acostumbradas y acostumbrados a pensar y a vivir de acuerdo con esas ideas y significados que resulta muy difícil separarlas de los cuerpos sexuados de las mujeres y los hombres.

Esta dificultad plantea la necesidad de estudiar y analizar cómo es que, en distintas sociedades y a través de los tiempos, se construyen tales diferenciaciones y distinciones, y junto a ellas, graves desigualdades, exclusiones y desventajas para ambos sexos”.

De ahí la necesidad de que sea indispensable que estos temas se incluyan en la formación y actualización docente, así como en la educación dirigida a las alumnas y alumnos de todos los niveles, apunta el documento que hace referencia a la Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB), marco en el cual se hizo una nueva propuesta para la educación primaria (2008-2009) que abrió la perspectiva para incorporar y entrelazar temas de género como propósito educativo central de ese plan de estudios.

Ya han pasado muchos años desde que este tipo de educación comenzó a adquirir mayor trascendencia, sin embargo, para la profesora Nadia Luna falta un largo camino por recorrer:  “Tristemente ni siquiera las docentes estamos realmente preparadas ni convencidas de la importancia de este tema. Tengo muchas compañeras que cuando hay actividades de las feministas se quejan. Yo estoy a favor de todas sus acciones, de todas sus actividades y considero que necesitamos más de eso en nuestras vidas, pero no, ahí las ves (a algunas compañeras) quejándose de que ‘esas no son las formas’, que ‘por qué se tienen que manifestar así’, etc.”, lamenta.

La SEP también refiere que en América Latina y El Caribe se ha ido incorporando la perspectiva de género con el propósito de alcanzar la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres. Pero la maestra en Educación Humanista, Nadia Luna, considera que en México los esfuerzos no han sido suficientes.  “En nuestro país se tiene la intención, y considero que de la intención no hemos pasado. Lamentablemente, el machismo en nuestro país prevalece”, advierte, y para erradicarlo es necesaria una educación desde la niñez.

El análisis Desventajas de género que enfrentan las niñas en la educación en México de la Cámara de Diputados indica que los movimientos feministas han luchado por el derecho a la educación. Sin embargo, el acceso de las niñas y mujeres a la escuela formal no ha estado exento de discriminación por razones de género.

La educación formal tiene un papel fundamental para la sociedad y las y los maestros deben ser agentes de cambio. “El personal debe asumir un compromiso, ser ellos agentes de cambio en el aula para construir relaciones de respeto, de igualdad, de no discriminación y de no violencia. Sí es un reto para la educación no sexista en México, para las autoridades educativas, pero no es imposible”, indica la pedagoga María Luisa Garfias Marín.

No obstante, muchas veces las maestras y maestros tienen que ser autodidactas en cuanto a la impartición de clases no sexistas, como ahora que la pandemia de COVID-19 ha afectado sus capacitaciones.

“Si antes teníamos algunas capacitaciones de equidad de género, ahorita no hemos tenido absolutamente nada. Este es el tercer ciclo que estamos en pandemia, a finales del 2019 tuvimos una breve capacitación, pero no fue para todas las educadoras, únicamente fue una por jardín, eso en cuanto se refiere a la zona en la que estoy”, cuenta Nadia Luna sobre una medida que no se replicará hasta las clases presenciales sin contingencia sanitaria en la capital guerrerense.

La especialista Garfias Marín coincide en que la educación no sexista también depende mucho de la iniciativa que tengan las maestras y maestros para sensibilizar al alumnado. “¿Cómo romper con todo esto? Cuando las maestras y maestros que estamos por cambiar este paradigma podamos fomentar en la escuela y en nuestros centros de trabajo una educación de este tipo dando pláticas, conferencias, invitando a otras mujeres y también a hombres (a hablar) sobre las nuevas masculinidades (…) Las mujeres que también hablen sobre violencia, sobre derechos humanos, sobre perspectiva de género y sobre la importancia de la educación transversal», indica.

Nadia Luna piensa que una cosa es asistir a las aulas y otra muy distinta es que se garantice una educación no sexista que incluya a personal docente y también a madres y padres de familia.  “Se debería tener algo así como una escuelita para padres, porque se tiene que trabajar en lo básico, crear círculos de estudio para orientarlos respecto a la educación no sexista, dar información, crear un poco de debate y también realizar convivencias con la finalidad de cimentar lazos como comunidad escolar no sexista”, propone.

Otro avance en el terreno de la igualdad se ha dado en las mediciones que realiza el gobierno. En la década de los noventa la Secretaría de Educación Pública (SEP) incorporó a sus registros administrativos la variable sexo, con el propósito de poder medir la brecha de género entre las mujeres y los hombres en el ámbito educativo.

En el documento La incorporación de la perspectiva de género en la estadística educativa, se señala que es  indispensable contar con este tipo de información, ya que esto permite enfocar el diseño de políticas, planificar y evaluar el Sistema Educativo Nacional (SEN). Es por ello que se ha trabajado para presentar información desagregada por sexo y con mayor desglose geográfico.

Guerrero y el programa Educación con Igualdad

México ha adquirido los compromisos internacionales establecidos en la Convención sobre todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, 1989), en la Plataforma de Acción de Beijing (1995) y en la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (1994).

Pero específicamente sobre educación no sexista hay un convenio pionero a nivel nacional entre el Fondo de las Naciones Unidas (Unicef), la Secretaría de la Mujer y la Secretaría de Educación de Guerrero (SEG) gracias al cual existe desde 2019 el programa Educación con Igualdad, que tiene como objetivo implementar la perspectiva de género y promover los derechos humanos desde edades tempranas, sobre todo en educación preescolar, primaria y secundaria.

Heriberto Huicochea Vázquez, secretario de Educación en Guerrero, está consciente de que lo que necesitan las maestras y maestros de nivel básico para su profesionalización en educación no sexista es formación.

«Es muy importante insistir en la formación, es decir, en capacitación en temas de género y derechos humanos. Ofertar permanentemente capacitación a todo el profesorado. Es muy importante que todos, quienes laboramos en la secretaría, desde el personal administrativo, los maestros en todos los niveles, obviamente todos los directivos, todos se involucren en estos temas porque es la única manera en la que vamos a poder ampliar de forma progresiva la cobertura del programa de Educación con Igualdad», afirma.

El funcionario indica que desde la Unidad de Igualdad de Género se tiene proyectado ampliar la capacitación a las escuelas normales, que son formadoras de maestras y maestros, para que sean ellas y ellos quienes puedan difundir los aprendizajes en las escuelas. Huicochea Vázquez tampoco descarta involucrar a las madres y padres de familia, y espera que para el nuevo gobierno esto sea una prioridad.

En el camino de la educación no sexista debe haber un involucramiento de la sociedad en su conjunto, tanto instituciones de gobierno, como madres, padres, y sin duda las maestras y los maestros ya que son modelos de referencia para las niñas y los niños, coinciden las especialistas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.