Feminicidios en Chiapas, entre leyes con deficiencias y autoridades que no actúan
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlos Ogaz.

Feminicidios en Chiapas, entre leyes con deficiencias y autoridades que no actúan

A pesar de que el feminicidio fue tipificado como delito en Chiapas en 2011 y la Alerta de Violencia de Género declarada en 2013, los feminicidios no cesan en esa entidad y el combate a este crimen recae en el autocuidado de las mujeres, denuncian organizaciones.
Carlos Ogaz.
Por Carlos Ogaz
25 de junio, 2018
Comparte

“Pensábamos que no iban a llegar muchas a la movilización”, comenta una integrante de la colectiva Gritamos contra el acoso en San Cristóbal, luego que mujeres de Chiapas, Ciudad de México y diversas partes del mundo se manifestaran contra los feminicidios el pasado 31 de mayo en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Representantes de la colectiva reciben a este reportero dos días después al final de la ruta de la marcha, en la colonia La Isla, donde colocaron un altar que en ese momento limpiaban y acomodaban. En ese lugar las autoridades locales encontraron el cuerpo de una mujer dentro de una bolsa, con signos de tortura y agresión sexual. Para este caso, los gobiernos local y estatal no han aplicado todavía el protocolo para investigarlo como feminicidio, ni activado medidas para su plena identificación.

Desde la perspectiva de la colectiva, el asesinato de esta mujer es un ejemplo del feminicidio asociado a causas estructurales que vuelve invisibles los casos. “Esta muerte fue una muerte silenciosa… ni siquiera ha sido investigada como se debe. Si se activaran entonces los protocolos, sabríamos cómo se llama, tendríamos un nombre, por lo tanto un expediente para poder perseguir cuál fue la causa de esa muerte y (encontrar a) un culpable”, expresa la joven, quien pide resguardar su identidad por seguridad.

El movimiento de mujeres lleva años en Chiapas y su lucha la han dado sobre todo en el marco normativo, primero para que se reconociera judicialmente el feminicidio, y después para que se implementara una Alerta de Violencia de Género que atendiera la gravedad del problema e impulsara políticas públicas para su erradicación.

El feminicidio fue tipificado como delito en 2011 y el Código Penal de Chiapas determinó entonces que sólo podía acreditarse si existía una relación entre víctima y victimario. Esto representó un problema para su medición, registro y acceso a la justicia, al dejar de lado la participación de otros posibles agresores. Siete años después la tipificación se amplió y ahora se considera también la relación de subordinación o superioridad, que el cuerpo presente signos de violencia sexual, lesiones o mutilaciones, o que la mujer haya sufrido acoso o violencia con anterioridad a su asesinato.

El siguiente paso fue la declaratoria de la Alerta de Violencia de Género (AVG), pedida por las organizaciones que integran la Campaña Popular contra la Violencia hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas a la Secretaría de Gobernación en noviembre de 2013. A pesar de que la solicitud documentó más de 150 muertes violentas, la declaratoria fue negada. Finalmente en noviembre del 2016 fue declarada para 21 de 122 municipios del estado, de los cuales 17 están concentrados en la región de los Altos.

Sin embargo, las activistas denuncian que el protocolo de investigación de la Alerta carece de perspectiva de género por lo que es recurrente que probables feminicidios sean catalogados como homicidios dolosos, además de que no específica las diligencias particulares que deben realizarse para la acreditación de las razones de género.

Marta Figueroa, integrante del Colectivo de Mujeres Libres (COLEM), considera que “el protocolo está homologado para la atención tanto de homicidios como de feminicidos, se unifican las actuaciones ministeriales, policiales, y periciales y forenses para ambos delitos, hecho contrario a la debida diligencia y perspectiva de género necesaria para la investigación del delito de feminicidio, como se establece en los estándares internacionales”.

Foto: Carlos Ogaz.

Esto ha impedido combatir este delito en el estado, cuya gravedad ha alcanzado a niñas y adolescentes. De 2011 a mayo de 2018, 55 menores de edad han sido víctimas de feminicidio, según datos de la organización Melel Xojobal A.C., que trabaja por los derechos de la infancia en el estado. El caso más reciente de este tipo ocurrió el pasado 9 de mayo en el mismo San Cristóbal de Las Casas. María de los Ángeles, adolescente de 14 años, vivía en una colonia periférica al norte de la ciudad y estudiaba la secundaria. Fue degollada.

También la comunidad transgénero de la entidad ha enfrentado una ola de violencia en su contra. El pasado 19 de junio Nataly Briyith Sánchez, mujer trans integrante del colectivo Diana Sacayán, fue asesinada por un sujeto en el interior de su casa, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. El presunto asesino está detenido. De acuerdo con la organización, en lo que va del año en la entidad chiapaneca se han registrado ocho transfeminicidios en los municipios de Tapachula, Mapastepec y este último en Tuxtla Gutiérrez. La Red Colectiva Ciudadana para la Prevención de la Violencia Feminicida ha exigido acciones para combatir la ola de violencia que enfrentan las mujeres y la comunidad trans de la entidad.

La Campaña Popular contra la Violencia hacia a las Mujeres y el Feminicidio ha señalado en reiteradas ocasiones la ineficiencia en la implementación de la Alerta de Violencia de Género, así como una carencia de recursos en medio de una simulación por parte del Estado en relación a las acciones para prevenir la violencia en contra de ellas.

“Son acciones aisladas… los resultados se traducen en lonas, en productos, pero no en una disminución concreta de los feminicidios, o que haya mayor acceso a la justicia… Lo que observamos es que hay falta de voluntad política, hay una desarticulación también en las entidades”, señala Jennifer Haza Gutiérrez, directora de Melel Xojobal A.C. e integrante de la Campaña.

Foto: Carlos Ogaz.

Ante la falta de acción de las autoridades, han decidido impulsar acciones de autocuidado. Una de las integrantes del grupo de Gritamos contra el acoso en San Cristóbal cuenta que entre las acciones que ha impulsado la colectiva se encuentra la adecuación de un protocolo sobre qué hacer en caso de violación, el cual consideraron necesario ante la inoperancia de las instituciones estatales y federales en caso de contenerlas en temas judiciales y de salud. “Cuando fuimos al Ministerio Público una compañera salió llorando, decía ‘¿cómo nos pueden tratar así?’. De entrada el espacio es un espacio donde no están sensibilizados ni hombres ni mujeres y aparte que no cuentan con las condiciones mínimas para hablar de una cosa tan íntima, porque están agrediendo nuestros cuerpos, nos están violentando”.

También han redactado una serie de tips para abordar los taxis de forma segura, distribuidos en español, inglés, francés, tsotsil y tseltal, los cuales surgen como respuesta a la ola de acosos, secuestros y violaciones que se presentaron en 2017 en los Altos de Chiapas por parte de taxistas, y hasta talleres de defensa personal. Todo para enmendarle la plana al Estado y tratar de combatir la realidad que las está matando.

Desde el 21 de noviembre de 2016, siete municipios de Chiapas, entre ellos Tuxtla Gutiérrez, tienen activa la alerta de género por el número de casos de violencia contra las mujeres.

Los otros seis municipios son Chiapa de Corzo, Comitán de Domínguez, San Cristóbal de las Casas, Tamachula de Córdova y Ordóñez, Tonalá y Villaflores.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las consecuencias para América Latina de la histórica subida de tasas en Estados Unidos

La Reserva Federal de Estados Unidos realizó la subida de tipos más alta desde 1994, una medida que impactará en todas las economías de América Latina.
23 de junio, 2022
Comparte

La última vez que la Reserva Federal estadounidense subió los tipos de interés de forma tan agresiva como estamos viendo estos meses, el FMI tuvo que rescatar a México.

Al resto de economías de América Latina no les fue mucho mejor.

Porque cuando el Banco Central estadounidense aprieta, la región se ahoga.

Los expertos auguran que ahora tampoco va a ser distinto y cada economía va a sentir de forma distinta la fuerte subida de tipos de interés de la Reserva Federal, que en solo 3 meses aumentó la tasa de referencia a un rango entre 1,5% y 1,75%.

El objetivo es luchar contra una inflación desbocada, la más alta en más de 40 años, pero el peligro es que al tratar de contener la subida de precios, la economía estadounidense entre en una recesión arrastrando al resto del mundo.

Es cierto que no todo son malas noticias.

Kirstie Spence, gestora de renta fija en Capital Group, recuerda que “algunos países en América Latina han estado algo protegidos frente a la subida de los precios de los alimentos, ya que producen localmente y son menos dependientes del trigo y los cereales”.

Mercado en México

Getty Images

Unos más preparados que otros

Además, hay países que llevan tiempo preparándose para este escenario.

Pero, ¿cuál está mejor colocado? ¿quién podrá hacer frente al entorno económico que se viene sin que sus ciudadanos sientan el golpe?

“Las economías que están mejor preparadas para hacer frente a los aumentos de la Fed son aquellas con niveles moderados de deuda y déficit fiscal, tipos de cambio flexibles y requisitos modestos de financiamiento externo”, explica a BBC Mundo Caludia Calich, gestora de renta fija emergente de M&G Investments.

Dentro de América Latina, eso incluiría países como Perú, Guatemala y Paraguay.

Por el contrario, para la analista, los peores preparados serían El Salvador y Bolivia.

¿Y qué pasa con el resto?

Repasamos quienes podrán afrontar la situación que se viene con más calma y cuáles de las principales economías podrían verse en apuros.

Peso mexicano

Getty Images

México

Lo que sucede cuando la Fed eleva los tipos de interés es que los inversores retiran su capital de mercados con riesgo para colocarlo en inversiones más seguras, como la deuda de Estados Unidos.

El endurecimiento de las condiciones financieras mundiales significa a grandes rasgos que los inversores ganan más o más seguro en otro lado y se llevan a otra parte el aceite que permite a los engranajes de una economía funcionar a toda máquina: el dinero.

“Un cambio de dirección de los flujos de capital expone los desequilibrios“, afirma David Rees, economista senior de mercados emergentes de Schroders.

“Las salidas de capital hacen que los déficits ya no puedan financiarse, lo que, combinado con unos tipos de interés más altos, conduce a la recesión”.

“En la crisis del peso mexicano en 1994 las vulnerabilidades externas quedaron expuestas cuando la Fed subió los tipos agresivamente y en un momento de cambio político”, recuerda Rees.

México

Getty Images

Pero ya no estamos en la década de los 90 y la segunda economía más grande de Latinoamérica, coinciden los analistas, ha estado haciendo bien las cosas.

De momento el país goza de una situación fiscal equilibrada.

“La economía de México está mucho mejor que durante la crisis del tequila-como se llamó la crisis de 1994-. Esta vez, los amortiguadores externos son fuertes. La deuda en divisa es baja y el peso mexicano flota libremente”, explica Edward Glossop, economista de Abrdn.

“Como tal, la economía ciertamente debería poder salir adelante sin una crisis“, añade.

Y es que a diferencia de otros países de Latinoamérica, el gobierno mexicano decidió no estimular la economía durante la pandemia y por eso la situación fiscal “no se ha deteriorado mucho”.

Banxico

Getty Images
El banco central de México lleva meses adoptando medidas.

De hecho, dice Patricia Urbano, gestora de fondos en Edmond de Rothschild AM, su posición es sólida.

Eso significa que el Banco Central de México tiene cierto margen de maniobra para poner en marcha algunas medidas.

Además, “las exportaciones mexicanas están ganando cuota de mercado entre lo que importa Estados Unidos y la inflación es moderada“.

“Si miramos a largo plazo, se espera que la economía mexicana se beneficie de la tendencia a la deslocalización, en la que Estados Unidos está diversificando su cadena de suministro y disminuyendo su dependencia de China”, afirma Urbano.

Minas chilenas

Getty Images
Las minas chilenas sufrieron parones durante la pandemia

Chile

La minería ha convertido a Chile en el mayor exportador de cobre del mundo, pero la pandemia de coronavirus ralentizó la producción.

En un contexto de subida de tipos desde Estados Unidos, Chile suele obtener mejores resultados en términos relativos que otros países de Latinoamérica.

Eso se debe a “que la economía chilena está más relacionada con China y con la cadena de suministro de los vehículos eléctricos, debido a su papel no solo de gran exportador de cobre sino el más barato”, dice Urbano.

Si Estados Unidos se desacelera, Chile sufrirá pero sus lazos con China pueden hacer de amortiguador.

Además, la experta de Edmond de Rothschild AM, recuerda que el gobierno chileno está poco endeudado.

Pero Chile también ha acumulado desajustes externos y dado que necesita comprar su energía en el exterior “esto podría provocar un mayor deterioro del déficit por cuenta corriente”, cree el economista de Schroders David Rees.

Colombia

Getty Images

Colombia

“En Latinoamérica, la economía peor preparada es Colombia, que tiene un elevado déficit gemelos”, dice Urbano.

Los déficits gemelos hacen referencia a un desequilibrio macroeconómico, donde un exceso de gasto debe financiarse con otro déficit: el de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Los extranjeros financian el mayor gasto.

“A pesar de que Colombia es un productor de petróleo y los precios altos del petróleo durante más tiempo podrían apoyar su economía, el país tiene grandes desequilibrios”, añade la economista.

“Colombia necesita reformas estructurales para disminuir sus déficits fiscales y comerciales. La necesidad de financiación externa es clave”, dice.

Compaginar la solución del déficit fiscal con el cumplimiento de las promesas de cambios sociales será un reto importante para el nuevo gobierno de Gustavo Petro.

Colombia

Getty Images
Gustavo Petro fue electo presidente de Colombia en su tercer intento.

“La victoria de Petro alimentará la incertidumbre a corto plazo entre los inversores, ya que los mercados temen que pueda alterar la histórica estabilidad regulatoria y el entorno favorable a los negocios de Colombia”, dice Jimena Blanco, responsable de la división de Latinoamérica de la firma Verisk Maplecroft.

Para la analista esas dudas serán más fuertes dentro del sector extractivo, ya que Petro se ha comprometido a alejar la economía del país de estas industrias cruciales ahora mismo para su economía.

Y es que la evolución del precio de las materias primas será clave para determinar qué tanto afecta a Colombia que el crecimiento de Estados Unidos se ralentice.

“Una cosa clave a tener en cuenta será hasta qué punto la desaceleración de Estados Unidos va a arrastrar a la baja los precios de las materias primas. Eso debilitaría el comercio con la región y generaría mayores desaceleraciones”, explica Rees.

Billetes argentinos

Getty Images

Argentina

Según la ONU, hay 5 países en la región con vulnerabilidades financieras severas: Argentina, Venezuela,Ecuador, Belice y Granada.

“En la lista de los peor preparados, hay candidatos obvios como Venezuela, donde la economía está por los suelos desde hace años”, dice Blanco.

En el caso de Argentina, el país “lucha con uno de los niveles de inflación más altos del mundo y recibió uno de los mayores golpes económicos durante la pandemia”.

La política y las medidas que puedan adoptarse serán claves para el país, pero “la coalición gobernante no puede establecer un rumbo recto en términos de política macroeconómica”, afirma.

Y dado que el país se dirige a otro año electoral en 2023, “cualquier esperanza de una política económica coordinada y sostenible es efímera”, explica la analista.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NMDLd_zwYXY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.