Javier Román, el compositor al que recurren los políticos para promocionar sus campañas en Veracruz

Javier Román Román es un maestro de educación física veracruzano que encuentra en las contiendas electorales la manera de ganarse un dinero adicional haciendo canciones de campaña.

Javier Román Román
Javier Román Román, un maestro de educación física veracruzano que encuentra en las contiendas electorales la manera de ganarse un dinero adicional haciendo canciones de campaña. Ana Osorio

¿Has escuchado tu canción favorita con el nombre de un político en estas campañas? ¿Oíste una canción con promesas que ahora no puedes dejar de tararear? En cada campaña electoral los candidatos utilizan canciones o jingles para hacer llegar rápidamente su mensaje al electorado y detrás de ellas están personas como Javier Román Román, un maestro de educación física veracruzano que encuentra en las contiendas electorales la manera de ganarse un dinero adicional.

Desde Vicente Fox – canciones por cuya autoría estuvo en litigio- hasta el actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, las letras de José han recorrido campañas locales y estatales, amenizando los mítines y sonando en cada esquina.

“Parece siempre que es lo mismo pero hay que darle personalidad al político de acuerdo a cómo es él, la imagen que es él, lo demás le metes lo que toda la vida desde hace siglos (…) pues ya sabes, las mismas mentiras de siempre, que es honesto, que es sencillo, y que cercano a la gente y con calidad y con calidez, que viene a cambiar el mundo”, confiesa el autor, al que muchas veces se le dificulta escribir para un candidato “falsote”.

“Para alcalde a Veracruz Sergio Vaca Bentancourt, es honesto y de palabra Sergio Vaca Betancourt”, canta en una tonada de cumbia mientras mueve los brazos y cabeza a media entrevista cuando recuerda alguna de sus recomposiciones.

En algún momento Javier Román quiso ser cantante y hasta grabó su disco, incluso compuso canciones para grupos de cumbia famosos en el estado de Veracruz. Ahora se conforma con obtener algún recurso en las campañas por melodías que nadie sabe son suyas.

“Fuera Duarte, Fuera el PRI”, sonó en todas las colonias durante la elección a gobernador pasada, escrita por el mismo Javier y amenizando todos los eventos de Miguel Ángel Yunes Linares, quien ni siquiera conoció a su compositor.

La primera vez que Javier escuchó lo que es jingle, cuenta, fue en el entonces Distrito Federal donde sus primos se dedicaban a escribir y grabar canciones para productos que en aquel tiempo – años noventa- eran muy cotizadas. Ahora se oyen en cada proceso electoral y cada candidato trae su propia canción.

“Chiqui, chiqui, chiqui Yunes”, suena en cumbia y en banda en los actos del panista Miguel Ángel Yunes Márquez quien da unos cuantos pasos torpes al bailar.

“Vamos a apoyar, a Pepe Yunes impulsar, Veracruz despierta”, se oye en la canción al rimo de “yo quiero tomaaaar”.

Pero Javier recuerda que no siempre fue igual, pues antes solamente se colocaba una pista de fondo sobre la que alguien recitaba una serie de promesas.

La llegada de un músico de cumbia- Roberto Bueno en 1995 y quien encabeza hasta la fecha el grupo Los Flamers- a la alcaldía de Veracruz popularizó el uso de las canciones durante su campaña en la entidad.

Fue justamente él, según Javier, quien lo invitó a escribir unas canciones para un disco que sacarían en la campaña presidencial de Vicente Fox y de las que finalmente no recibió crédito, por lo que inició un proceso mediático y judicial.

“Para Vicente Fox, para su campaña en el 2000, hice nueve de un disco de 10 canciones que sacó él, sacó él el disco, se anduvo regalando, a menos aquí a Veracruz tuvo bastante auge, una se tocaba en las discos”, narra, para después ponerse a cantar un “Vicente, Vicente, vas a ser presidente”.

Afirma que en algunos casos las letras y melodía son originales y en otros, los políticos le piden una canción especial para que la modifique, aún cuando muchas veces ni siquiera les favorece.

“Cuando los políticos les gusta una canción por equis y quieren que con calzador les hagas un jingle, yo les digo ‘mira esta canción no te conviene pero si tú quieres yo lo hago’, al cliente lo que pida, pero pues que fea, ¿no?”, bromea.

Él no es el único que escribe, pues dice que ahora muchos buscan regalarle su música a los candidatos o en los puestos más altos tienen personas que se dedican a pedir y revisar a compositores. El trato no es directo, como suele hacerlo con los aspirantes a cargos locales.

“Hay dos o tres loquitos como yo que dicen ‘mire candidato ya le hice su cancionsita’, vas otro lado e igual y luego yo creo que son tantos, que ya ellos ni los escuchan sino que ya tiene una persona que es la que se encarga”, afirma.

Algunos candidatos a diputados, alcaldes y el gobernador han tenido sus letras pero la vida de Javier Román, dice, no ha cambiado.

Aunque a algunos les pidió ingresar a ayuntamientos para trabajar él o su familia en vez de cobrarles, la mayoría no se acordaron de aquel compositor que alguna vez hizo rimas con su nombre. Por eso prefirió cambiar su forma de trabajo y cobrar sumas que pueden oscilar en los 15 mil pesos.

Ahora continúa trabajando como maestro y cada periodo pasa a la sociedad de autores para verificar cuánto dinero tiene de las otras canciones que ha escrito y qué cantantes han grabado, solo para darse cuenta que la suma no sube y de eso no podría sobrevivir.

“Líderes en Veracruz los tenemos en el PAN, procurando el bien común, la justicia y libertad”, entona una vieja canción para el Partido Acción Nacional al finalizar la entrevista desde una mesa de un café tradicional del Puerto de Veracruz.

Close
Comentarios